La lección venezolana

Ya lo han visto ustedes, a pesar de que, cosas de la España actual, los medios lo han silenciado o a lo sumo han publicado cuatro líneas. Y es que lo de Venezuela ha sido de traca. De esas tracas de las que España, mejor dicho los españoles, los pocos que quedan de verdad, debemos aprender, porque aquí la cosa va por el mismo camino.

Las elecciones parlamentarias 2020 fueron el pasado 6 de Diciembre. Se elegían 277 diputados para la Asamblea Nacional. Se presentaba el maduro-chavista «Gran Polo Patriótico Simón Bolivar» –coalición de partidos proMaduro entre ellos el Socialista (Zapatero estrella patética pero, eso sí, bien pagao— y… los partidos de la oposición reunidos en la Mesa de la Unidad Democrática (27 partidos entre ellos los principales Acción Democrática, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular) que no se presentaban porque, jugándosela, habían acordado unánimemente no participar por razones obvias, entre ellas la designación ilegal por Tribunal Supremo de Justicia de los integrantes del Consejo Nacional Electoral, competencia exclusiva de la Asamblea Nacional, y la intervención judicial por el Gobierno de siete partidos políticos entre ellos los importantes Acción Democrática, Primero Justicia, y Voluntad Popular. El Grupo de Lima, el Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela, los Estados Unidos y la Unión Europea expresaron su rechazo a las elecciones por considerar que no existían las mínimas condiciones de libertad y ecuanimidad exigibles en una democracia… por mediocre que sea.

Estaban convocados algo más de veinte millones de electores y han votado… algo más de seis, o sea el 31 por ciento, según balance oficial, mientras que la oposición afirma que tan sólo algo más de dos, o sea el 16 por ciento. Todo un record de absentismo sin parangón, todo un mensaje, todo un éxito de la oposición unida frente a la dictadura madurista, es decir, que quien ha ganado las elecciones y por goleada ha sido esa oposición… UNIDA.

Y ahora las lecciones de lo ocurrido:

  • Maduro es ya un dictador… «democrático», porque se asienta en el poder tras unas elecciones que, aunque nadie reconozca, se han celebrado, por lo que podrá cacarear que su partido ha ganado. Luego ¿quién ha dicho que la democracia no permite dictadores? ¿Y en España? Un dictador «democrático», Sánchez, se afianza en el poder gracias al apoyo y cesión al chantaje de la antiEspaña de la que, ojo, el PSOE ha formado parte desde su fundación a finales del siglo XIX.
  • Maduro se apoya en las Fuerzas Armadas y policiales venezolanas que sea por intereses, por corrupción, por confundir disciplina y obediencia con sumisión y neutralidad por inhibición o por pura cobardía, traicionan a Venezuela. ¿Y en España? Igualito, igualito. El día que las Fuerzas Armadas y policiales venezolanas recuperen el sentido Maduro dura lo mismo que un caramelo a la puerta de un colegio. En España igual. Y que conste que no hablamos de «golpe de Estado», sino de defensa de la Constitución (Art. 8º) y de la libertad, dignidad, soberanía e independencia de España, de la patria, de la nación y del honrado pueblo español.
  • Venezuela es un grano purulento, como Cuba, Nicaragua y de nuevo Ecuador en la tan benemérita como castigada geografía hispanoamericana. La España actual frentepopulista lo es en Europa; de ahí ese repugnante y humillantes eje «Madrid, Caracas, Bogotá, Habana y Managua» del que alardean Sánchez e Iglesias, Otegui y Rufián, que nos sume en la miseria y nos retrotrae a aquellos funestos años del primer tercio del siglo pasado, o a aquel siglo XIX «que quisiéramos borrar de nuestra historia» (Franco dixit) o a la repetición de lo peor de ella.
  • En Venezuela los partidos de la oposición han tenido la inteligencia, gallardía y el patriotismo de aparcar diferencias y, una vez les fue imposible sacar al tirano a base de masivas manifestaciones –a los tiranos marxistas, sean socialistas o comunistas, lo que diga la calle, excepto cuando son ellos, les importa un bledo, a ver si nos enteramos–, con incluso muertos sobre el asfalto a manos de militares… «paramilitares», aunar esfuerzos y propiciar la abstención, es decir, deslegitimar democráticamente al tirano y sus secuaces. Y es que en España mientras el Partido Popular siga siendo como es o… siga existiendo, la lección venezolana será papel mojado, porque no nos engañemos: el PP es el peor de los cánceres de España con su politiquilla siempre cobarde, corrupta, adocenada, vil, rastrera y miserable, tan antinacional como la del Frente Popular Bis.

6 respuestas a «La lección venezolana»

  1. Sí, el peligro bolivariano se cierne sobre nosotros… es terrible, pero ya se les ve la patita y las orejas de lobo, y están cerca del objetivo. Lo único decir que en España la gente ha votado uno a uno a este frente popular. Han votado al PSOE, a Podemos, a CIU, a PNV, a Bildu, a ERC… y son personas con las que nos cruzamos todos los días por la calle. Así de terrorífica es la fuerza de la manipulación y la ingeniería social.

    De acuerdo en que es posible que haya habido algún tipo de pucherazo, pero si lo hay ó lo ha habido tiene que ser con la aquiescencia del PP. Tienen una maquinaria gigantesca y son co-propietarios del Estado de la partitocracia, y un pucherazo masivo no se les escapa tan fácilmente. Les pueden engañar en unos cuantos escaños (que en nuestro pestilente sistema de listas sin separación de poderes, esos pocos escaños pueden ser cruciales), pero no creo que les cuelen un pucherazo masivo. Otra cosa es que el PP (ó una parte de él, la del discurso de Casado contra VOX) pudieran llegar a una hipotética complicidad con el PSOE para un pucherazo masivo futuro, en cuyo caso lo tendríamos muy difícil. Lo dicho, a rezar y a hacer cada uno nuestra humilde parte con la ayuda de Dios.

    1. A mí lo que realmente me extraña es que después del último pucherazo, VOX NO PIDIERA UN RECUENTO MANUAL, CON TODAS LAS GARANTÍAS…
      Tengo amigos, Interventores de VOX, que después de descubrir como les robaban miles de votos, en la ciudad de ZARAGOZA, por ejemplo, y mesas en donde habían salido 103 votos se pasaban a los resultados 3 votos para VOX, y tras comunicar todo eso a la dirección provincial, VIERON CON ESTUPOR QUE NO SE HACÍA NADA.
      ¡Claro que el diputado nacional por Zaragoza e sun abogado de Madrid, y aquí solo debe de venir de visita…!

      1. Sí, a mí también me pareció extraño… al principio dijeron que lo iban a pedir y luego nada (y no sólo en Zaragoza, sino ya puestos en todo el territorio nacional… dicen que Zaragoza es la provincia que más se parece en las votaciones al resto de España, en cuanto a encuestas etc, por lo que es muy posible que pasara en casi todas partes).

        Hace poco me enteré que en España es obligatorio el recuento manual en TODAS las mesas electorales, pero que no se hace para ahorrarse ese trámite. Creo que en las próximas hay que pedirlo… Vox tiene que pedirlo. Del PP no podemos fiarnos, no nos sirve para nada, salvo para engañar a incautos y gente de bien poco reflexiva. En todo caso el futuro probable es un gobierno PP-VOx, así que los votos del PP no se perderían, salvo por traición de lesa patria si Casado ó N.Feijoo (que parece estar haciéndole la cama) deciden pactar con el PSOE… desde luego que les creo capaces, pero quizás ni siquiera así les salgan las cuentas, ¡Dios lo quiera!.

  2. Aquí, lo más escandaloso y ridículo que hay es que un pies planos, llamado Zapatero, haga causa común, y en contra de su patria, aunque no creo que tíos como él tengan patria, haga lo que está haciendo, y quiero pensar que lo hace únicamente por dinero, por ese vil metal, y sea un Judas, vendiendo a España, ya que no considero que tenga a España como su patria, como es la mía, y que los otros socialmitas de aquí le apoyen y digan que es su forma de pensar. Inaudito!!!!!!

    1. Su patria es la logia (es grado 33 de una logia centroeuropea, suiza ó alemana, según el padre Manuel Guerra, el mejor experto en masonería de España). Y si su patria es su logia masónica, su religión es el satanismo luciferino, también según el padre Guerra y Ricardo de la Cierva, ambos expertos en estos temas. Para ellos nada significa el «por Dios y por España», sino más bien «por lucifer y por la masonería» (y con mucho odio contra la Iglesia católica). Así de grave es el tema, pero zapatero y el resto de masones rendirán cuentas ante el Altísimo cuando mueran, la vida pasa rápido y no querría yo estar en su pellejo.

  3. Así es. España ya es Argentina, pero vamos a gran velocidad hacia Venezuela.
    Por eso yo hablo, y voy a ver si patento el nombre, para que no lo paguie nadie, de ESPAÑAZUELA.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad