La Legión: a la vanguardia… en depropósitos, de nuestras… disparatadas FFAA

Col. Ferrera Arriba

La noticia la han traído los Reyes Magos: el Tercio «Gran Capitán» I de la Legión, que tiene su sede en Melilla, y cuyo jefe es, todavía, el Col. Antonio Ferrera Arriba, ha entrado en barrena y no hay tiros porque ni hay cataplines ni munición, que sólo tienen cartuchos de fogueo.

El caso es, en resumen, el siguiente: se programan unas maniobras en la península, y nada más saberse, se produce una riada de bajas médicas gestionadas a través de doctores civiles. Mosqueados el Col. Ferrera y demás mandos legionarios, hacen pasar a los interfectos por las manos de médicos militares y… todos son dados de alta porque ninguno de ellos tenía nada; ni siquiera aquel dolor de garganta que para el fundador, Millán Astray, valió para la baja en el acto de cualquier legionario. Obligados, por lo tanto, a prepararse para las maniobras, los legias se juntan y proceden, con la ayuda de los sindicatos militares –eso de «asociaciones» es un vulgar eufemismo–, a denunciar al Col. Ferrera y a casi todos los mandos del Tercio hasta Tenientes incluidos por presunto “abuso de autoridad”. Cabreados como monos, y cogidos con el pie cambiado, el Col. Ferrera grita: «A mí la Legión» y, junto con los mandos denunciados, procede a denunciar a su vez a los legias por presunta “sedición”. ¡Acojonante! Si esto ocurre en la Legión, qué no estará ocurriendo en otras unidades. ¡Acojonante!

Lo que está ocurriendo en este Tercio es lo que viene ocurriendo desde hace décadas en nuestras FFAA. Es la prueba de en qué se han convertido nuestros «aguerridos» militares: en funcionarios de uniforme, que están ahí, como podrían estarlo en cualquier otro ministerio, por ejemplo, en el de Igual-da.

No me voy a extender, porque a cualquiera con un poco de sentido común, y algo de patriotismo, lo descrito sólo puede confirmarle algunas de las lacras que corroen a nuestras FFAA: la indisciplina, la falta de mando y autoridad, de espíritu de sacrificio y militar, la nula vocación, el papanatismo, la negligencia de todos (mandos y subordinados), la corrupción y no sigo porque no hay adjetivos descalificativos suficientes en el diccionario.

¿Y por qué digo además lo que digo? Porque ahora viene lo mejor, o lo peor: investigado en primera instancia el caso, la cuestión es que los legias no querían ir de maniobras a la península porque, al parecer, en los quince días que duraban, más o menos, podrían perder los pluriempleos que tienen en Melilla; con los que cumplen rigurosamente con más dedicación y eficacia que con la Legión, o sea que con España.

Así pues, estamos ante un Coronel, Ferrera Arriba, y unos mandos, que no saben mandar porque no saben mantener la disciplina mínima, porque no se hacen respetar, y unos subordinados que no saben obedecer, porque carecen de dicho concepto. Y porque todos, unos y otros, se deidcan a todo menos a lo que han jurado, que es a lo que el pueblo español les encomienda en el Art. 8º de la Constitución.

Eso sí, seguro que si en vez de unas maniobras en la península hubiera sido una de esas «misiones en el exterior», que duran seis meses, en las que se dobla el sueldo a base de dietas, todos, manod y subordiandos, habrían salido corriendo a coger el avión.


15 respuestas a «La Legión: a la vanguardia… en depropósitos, de nuestras… disparatadas FFAA»

  1. ¿Alguién podría averiguar, y publicar, cuantos cientos de millones de euros nos cuestan a los españoles esa veintena de misiones en el extranjero, en países que la mayoría hasta desconocemos donde están, mientras se incumple el artícuclo 8 de la Constitución, y se permite la invasión y okupación de España por pateristas, menas -menores no acompañados-, etc…?

    1. Dicho lo cual, existe un Cuerpo de Sanidad Militar, con médicos, enfermeros, etc., que se supone son los que hacen las revisiones, dan las bajas, en su caso, etc.
      ¿Cómo es posible que se admitan bajas dadas por médicos civiles…, que no pintan nada en el Ejército?

      1. Sobre lo que es ahora el Cuerpo Militar de Sanidad (q es como se llama ahora) en todas sus especialidades – médicos, enfermeros (antes practicantes titulados), psicólogos, odontólogos y también farmacéuticos y veterinarios – se podría hablar mucho. Gran parte de las plazas que se ofertan NO SE CUBREN tengo entendido pq las condiciones de trabajo/contrato son pésimas. La sanidad militar se ha centrado en su vertiente logística-operativa y no en la asistencial, de esta supongo, se encarga la sanidad pública y las mutuas (¿?)

      2. Están trufando el ejercito de profesiones civiles, dentro de poco veremos a seguratas haciendo guardia en los cuarteles. Es un aspecto más de un complejo proceso de degradación del ejército que lleva décadas ejecutándose; hasta que no lo reconozca ni la madre que lo parió.

    2. Sí.
      «Sólo en 2023 fueron 1.400 millones de euros “extraordinarios” (581,2 millones en abril; 332,5 millones en junio y 471,8 millones en julio), más los 100 millones que figuraban en el presupuesto ordinario. ¡Increíble! Lo dicho delata o lo mal que se hacen los presupuestos, o lo mucho que se miente en ellos para engatusar ingenuos, pues el Gobierno sabía de sobra que con 100 millones no daba ni para papel higiénico. Todo, una mentira más de las muchas que hoy nos ahogan; tal práctica, quede claro, no es nueva ni exclusiva del gobierno actual.»
      Lo he cogido del magnífico artículo de Díaz del Castillo de hace unos días sobre el tema de las misiones dichosas que recomiendo ler porque lo cuenta todo sobre ellas:
      https://www.xn--elespaoldigital-3qb.com/la-realidad-de-nuestras-ffaa-pocos-y-lejos/

  2. Este asunto es más serio de lo que parece… Creo que tenemos un problema con unas FAS «funcionarizadas» en el peor sentido que se le da al término. ¿Eterno problema del pluriempleo en las FAS, que se viene arrastrando desde los años 40 del s XX? Si «sobran» horas cada día porque no buscarse otro empleo… Complicado.

    1. El problema no viene del pluriempleo de los años 40 ó de los años 60, ésto era inimaginable hace tan sólo 10 años. Me parece algo brutal, sencillamente increíble. El problema también está en un ejército «profesional» donde ser soldado es un trabajo de largos años, al final te puedes volver acomodaticio, y sobre todo la ausencia de patriotismo profundo, de ese que te hace arriesgar tu vida de verdad por la Patria, que en la sociedad española a día de hoy ni está ni se le espera, al menos en los niveles en que estaba un par de generaciones atrás. Han logrado destruir mucho, y al final las cosas dan la cara. En todo caso el ejército actual necesita una reforma de tal magnitud que ya tiene que ser otro sistema y otra sociedad la que la emprenda, a mi entender.

      1. Desde luego el «escaqueo» ante las maniobras dice muy poco del nivel de la tropa. Todos a «escurrir el bulto». Pero también se dice, que el pescado se empieza a pudrir por la cabeza…

  3. Este asunto es más serio de lo que parece… Creo que tenemos un problema con unas FAS «funcionarizadas» en el peor sentido que se le da al término. ¿Eterno problema del pluriempleo en las FAS, que se viene arrastrando desde los años 40 del s XX? Si «sobran» horas cada día porque no buscarse otro empleo… Complicado.
    En cuanto al papelón del Ejército del Aire (me da vergüenza llamarlo «del Espacio» cuando ni tiene aviones de patrulla marítima/asw) o la Armada (que ya no se llama Armada Española) que dedica cada vez más medios al rescate del «stock de coque»… no diré nada, ¡menudo papelón!

  4. La llamada Legión, que bien podría llamarse batallón de marujonas, o de bujarronas que me da igual, de modistillas sería darle una categoría que no le corresponde, a día de hoy sigue cubierta de mierda de arriba abajo y así seguirá por mucho que los moñas integrantes de «eso» hagan el payaso cantando bobadas como el titi de la muerte, o como ellos lo llamen. La hoy mantenida en plan folclórico legión no es más que un cagarro en el que se convirtió, y voluntariamente eligió ser, el día que dos hijos de puta, uno, un marrano cebón, y, el otro, un enano supuesto jurista para más inri y sin media ostia pero con mandil y compás que le hacía de peineta, acompañados ambos gorrinos por la cerda escribana «mayora» del reino, -del reino de mierda en que nos hemos convertido y en el que alegremente hozamos-, profanaron la sepultura del mejor soldado que ha conocido Europa en siglos y al que España, después de salvarla de convertirse en su época en la pocilga que es ahora, para llegar a ser bajo su gobierno un lugar próspero y digno en el que merecía la pena nacer y vivir, le vuelve ahora la espalda y hasta reniega de él y de sus obras, pese a vivir los gárrulos que la habitan de sus rentas. Son precisamente, además, aquellos que forman la gloriosa unidad que él colaboró a fundar y cuya I Bandera mandó, los primeros en, perjurando de su espíritu, volverle la espalda, en escupir sobre su memoria, de la que públicamente se avergüenzan puesto que la niegan, y en hacer escarnio de su obra, que ellos deshonran, como vulgares jotitos a los que solo falta, y cualquier día lo harán, desfilar el día del orgullo ataviados con su nuevo uniforme: camisola con puntillas y tirantes rojo pasión; tu-tú rosa, como es natural; y zapatitos de medio tacón (los mandos, de gala, con stilettos). El maquillaje de combate, perfumado por Christian Dior, será el remate y lo que los distinga, mientras canturrean la bobada esa del palmao.

    1. Por favor omite las blasfemias en tu comentario, no tienes derecho a escribirlas aquí, y te recomiendo por tu bien no decirnas nunca en ningún sitio. Bendito sea siempre el nombre de Dios. ¡Viva Cristo Rey!.

  5. Por desgracia, suele ser en situaciones de necesidad cuando la gente se pone seria; para lo bueno, y para lo malo. Hará falta volver a la extrema necesidad, y no me refiero solo a lo material, para empezar a buscar, otra vez, las razones.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad