La lucha por la imagen

La penúltima operación, de intoxicación de Sánchez se ha dirigido hacia Europa. Remitió unas cifras falsas a la OCDE. La organización confeccionó un ranking comparativo de países, en relación con las medidas adoptadas por los respectivos gobiernos. Horas después el presidente presumía del 8º puesto en el que aparecía España. La organización aclaró inmediatamente que su lista había sido elaborada a partir de la información facilitada por los propios gobiernos y no como resultado de una investigación independiente.

En su carrera de imagen personal al presidente no le basta con desinformar a los españoles. También engaña a las organizaciones internacionales de las que España forma parte. Es un asunto muy grave, aunque la oposición al parecer no cae en la cuenta. Afecta muy negativamente a la imagen y credibilidad de España y es una pésima credencial para negociar en las instituciones europeas.

El varapalo de la OCDE ha coincidido, en el tiempo, con el informe elaborado por los Reporteros Sin Fronteras (RSF), que hacen un estudio comparativo sobre la información en diferentes países y los resultados obtenidos en controlar el contagio. Con respecto a España, señalan el filtro de la secretaría de Estado en la política de comunicación y la elección de criterios políticos por encima de los periodísticos, camino previo a la censura. Esta política se ha complementado con la supresión del portal de transparencia y con la pregunta del CIS: ¿Ve usted oportuno limitar la libertad de prensa, para evitar bulos?

En Europa, España se une a los otros dos países, Hungría y Polonia, cuyos gobiernos han escogido la falta de trasparencia en su política de comunicación y cuyos resultados para combatir la pandemia han sido mucho peores, que otros no censurados como Alemania y Portugal.

Al efectuar su análisis sobre Asia llegan a la misma conclusión. La efectividad de Corea del sur y Taiwán, ha sido muy superior a la detectada en China, país sometido a una rígida censura.

El análisis de RSF ha reabierto el protagonismo de China como actor principal, todavía no se sabe a que título. El gobierno australiano se ha unido a la idea de Trump de abrir una investigación sobre varias cuestiones, nada claras, en la propagación del covid-19. La reacción china ha sido inmediata y sorprendente, pues ha amenazado con un riguroso boicot a los intereses económicos australianos. Para desarrollar en el Pacífico la política económica que China quiere, le interesa imponer silencio en torno al respeto a los Derechos Humanos en su país. Detener el flujo de estudiantes a las universidades australianas, podría ser el primer paso. La tercera parte de los universitarios australianos son chinos.

El 23 de abril el fiscal del estado de Misuri ha presentado una demanda contra China. Todo ello hace previsible que China vuelva a tener un papel principal tanto en lo que se refiere a la evolución del virus, como en el nuevo escenario geopolítico que se está esbozando en el Índico – Pacífico.


2 respuestas a «La lucha por la imagen»

  1. Si China está detrás de la propagación del virus, deberá reparar a los paises si la propagación ha sido «sin querer». Si ha sido queriendo, los responsables deberían ser juzgados por el Tribunal Penal Internacional. Si China se negara, debería quedar prohibida toda relación comercial o del tipo que fuera con China (o las medidas que resultaran pertinentes).

  2. Hombre… las medidas de Orban en Hungría tienen 115 parlamentarios a favor y 35 en contra, yo diría que eso es muy democrático. Su gestión de la crisis ha sido modélica y muy efectiva, igual que la de Polonia. Ambos son ácidamente criticados en Europa por ser gobiernos cristianos, antiabortistas y resistentes a la ideología de género (esas perversas monstruosidades). Qué casualidad. Si fueran varufakis y Pedro sánchez los que estuvieran triunfando comparados con casi todos los demás, entonces serían maravillosos, y se les llamaría «la nueva izquierda de éxito» ó «el milagro progresista europeo» ó algo así. De Orban llegaron a decir en la UE que atentaba contra los «valores» europeos por oponerse al aborto, increíble (ó más bien por no ser un gobierno socialdemócrata masón, como el resto). Los valores europeos sólo pueden ser los principios cristianos, sencillamente porque esa es la verdad de la historia, y Europa ha sido la mayor potencia de la humanidad principalmente por esa razón. De estas cosas hay que darse cuenta con un poco de reflexión, no podemos «pastar» en la propaganda de la mayoría de la prensa, porque está prostituida, infiltrada y además tiene «amos». Conocemos su pensamiento único.

    Pego un link a un artículo de la gaceta.es (traducido de un artículo estadounidense), donde explican un poco el tema:

    «Por qué los medios han atacado las medidas de Polonia y Hungría contra el de coronavirus»
    https://gaceta.es/?p=120964/

    saludos

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*