LA LUPA. Adiós Borbones. Hasta nunca más

La firma por Felipe VI de la infame, anticonstitucional y antinacional ley de amnistía, que aclaremos de una vez por todas no tenía obligación de firmar, sino todo lo contrario, la tenía de no hacerlo, supone, o debe suponer, el fin de la monarquía borbónica, esa que se nos impuso un mal día por una potencia extranjera y que sólo nos ha traído desgracias cuaqluiera que fue su representante.

Para sólo audio AQUÍ

(Duración 00:21)


17 respuestas a «LA LUPA. Adiós Borbones. Hasta nunca más»

    1. Creo será el último Rey borbónico.
      Lo está haciendo tal mal, que su hija no llegará a reinar.
      Al menos, ese es mi pronóstico…
      Cuando deje de serles útil, como tonto útil, le darán la patada en el culo, y a otra cosa.
      Y entonces llorará amargamente, como Boabdil el chico, en Granada, que lloraba como un niño lo que no supo defender como un hombre.

  1. Un ¿hombre? que es incapaz de divorciarse, a pesar de que su mujer (presuntamente), lleva años, décadas, pòniéndole los cuernos…, ¿qué se puede esperar de él?
    NADA, ABSOLUTAMENTE NADA.
    Nada bueno, quiere decir.
    EL REY ES INANE, NI SIENTE NI PADECE…

  2. Aunque me duele decirlo…, lo digo:

    ¡A QUIÉN SE LE OCURRE TRAER DE VUELTA A LOS BORBONES!

    Y seamos justos también (porque solo Dios conoce lo que nos hubiéramos encontrado tomando un camino diferente): la Segunda República Española no tenía rey y miren como acabó…

  3. Se repite la historia, sus antepasados y el último Alfonso XIII bueno y el JC I parecido y medio tapado pero igual. De padres gatos hijo mininos, más o menos lo que te enseñan en casa con tiempo se repite, por regla general. Me duele el decirlo como Español cristiano y madrileño con sangre de Dn Pelayo. Un saludo.

  4. Aunque entiendo perfectamente el pesimismo de Francisco Bendala -y lo comparto- no estoy tan seguro de compartir la «solución» a la vista de los dos antecedentes históricos. Porque España no es Francia, donde es posible una república nacional. Aquí sería una URSI (Unión de Repúblicas Socialistas Ibéricas) con ruptura de la unidad nacional e idéntico futuro que las repúblicas balcánicas.
    Pero lo que resulta incuestionable es que la responsabilidad histórica del desastre es, nuevamente, de la «estirpe maldita impuesta por Francia»
    Dinastía espuria la llamaron con notable propiedad nuestros antepasados.
    Y en cuanto a que ninguno de los dos Reyes pueden hacer nada, es preciso decir que es por expreso deseo de S.M. Juan Carlos I que así lo quiso. Primero porque era muy cómodo eludir todo tipo de responsabilidades, dedicándose al disfrute del «cargo». También consciente de que su capacidad intelectual es «más corta que el rabo de un conejo»
    De hecho los Borbones, la única cabeza que merecen llevar coronada, es la prepucial.
    La realidad es que ha dejado a su hijo con las manos atadas… sin que este muestre brío para librarse de las ataduras.
    Para los bien intencionados que los defienden alegando que no pueden hacer otra cosa, recuerdo lo que ya he dicho en alguna ocasión. Imaginemos a cualquier de los dos reyes llegando a un estadio en Cataluña recibiendo una sonora pitada.
    El primero la soporta con su habitual campechanía. El segundo con su acreditada preparación.
    Pero a continuación, cuando se pita el Himno Nacional, de inmediato se levantan y abandonan el estadio. Luego la Casa Real emite un comunicado aclarando que el Rey puede consentir que se les falte el respeto como persona, pero no puede ni debe admitir que se le falte a los símbolos de la Nación. Entre otras razones por el convencimiento de que cientos de miles de españoles no lo consentirían y obrarían en consecuencia.
    Con gesto similares, cortando por lo sano faltas de respeto -incluso de autoridades políticas- podían haber evitado llegar a la triste situación a la que se ha llegado en España.
    Si ambos hubieran leído algo de literatura española, conocerían entre los «cuentos viejos de la vieja España» el del infante Don Juan Manuel «Del hombre que se casó con una mujer de muy mal genio» cuya moraleja es SI AL PRINCIPIO NO MUESTRAS QUIEN ERES, LUEGO NUNCA PODRÁS CUANDO QUISIERES»
    Aunque en el caso de S.M. Juan Carlos I la inaudita mansedumbre con la que ha tolerado que le arrebaten el cetro es debido a ser muy consciente del «perjurio original» del «cáncer del 78» del que los españoles requieren urgente bautismo que los purifique.

  5. No puede hacer otra cosa, es tan marioneta él como Sánchez y toda la retahíla. Simplemente obedecen y representan, que es lo que se les pide para dejarles vivir. Si ‘hacen lo que deben’ no tendrán problemas, sino no, todos. Si le dicen que dimita, dimitirá; si le dicen que huya, huirá; si dicen que baile, bailará; que salte, saltará…; si no le dicen nada, hará su papel de rey ponderado y patriota. Pero no sólo el rey; son legión los masones con obligaciones, siempre en puestos de responsabilidad al efecto( fiscales generales incluidos ). España no es excepción, pero por algún motivo, aquí la cosa raya surrealista por la ingenuidad innata con frecuencia. Y desde la UE cómplice financiadora, risitas habituales ante tanta memez.

  6. Como dice el Conde de Romanones, en su libro «Breviario de política experimental» (ed. Espasa-Calpe, Madrid, 1944, pág. 19): «La debiulidad, la falta de carácter y de voluntad son los mayores defectos de un Rey».
    ¡Y en esas estamos!

    1. Y a Leticia, con c, habría que recordarle lo que dice el Conde de Romanones, en la obra citada, pág. 15:
      «Los amoríos de los Reyes son vistos con indulgencia por los pueblos; a veces, con casi una aureola. (Vid. el caso de Juan Carlos I, por ejemplo).
      El más leve desliz de una Reina -o de la esposa de un Rey, y por lo tanto sólo reina consorte, y mientras dure el matrimonio- NO SE PERDONA».
      Y añado yo, a riesgo de ser considerado machista: LOS REYES NO PAREN, PERO LAS REINAS SÍ, lo que entraña un grave peligro para la continuidad monárquica si la reina en cuestión (o consorte real), nos ha salido casquivana y lijera de cascos (es un suponer, por supuesto, y solo presuntamente).
      ¿Quién nos asegura que sus hijos o hijas LO SON REALMENTE DEL REY…?

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad