LA LUPA. «Víctimas olvidadas de Stalin», por Carlos Caballero Jurado (1/2)

Nada más salir a la venta, publicamos una amplia reseña (AQUÍ) de un libro que SND Editores, cómo no, ha tenido el acierto de poner a nuestra disposición: «Víctimas olvidadas de Stalin» cuy autor fue Nikolai Nikulin. Pues bien, para hablar de él nadie mejor que Carlos Caballero Jurado, quien además de haber escrito el prólogo para esta edición española, es, sin duda, el mayor experto español sobre la II Guerra Mundial y más aún sobre aquel tan terrible como decisivo frente oriental o ruso.

Para sólo audio AQUÍ

Parte 2


5 respuestas a «LA LUPA. «Víctimas olvidadas de Stalin», por Carlos Caballero Jurado (1/2)»

  1. He seguido a Caballero Jurado y me parece un excelente historiador y el gran cronista de la División azul en el mundo, así que felicidades por el invitado… pero hay algo con lo que no puedo transigir ni soportar, y es la coletilla «hostia» como exabrupto. Sí, se ha vuelto una coletilla que se dice sin intención de ningún tipo la mayoría de las veces (no todas, y a veces con epítetos mucho más blasfemos), pero es precisamente que lo hayan vuelto exabrupto lo indignante.

    Es una blasfemia, y no debe ser aceptada en el programa, y al invitado se le debe apercibir y amonestar con todo el cariño, respeto y educación, para que no lo diga más en el programa y si es posible en ningún sitio (como consejo amable y que pide respeto por las cosas católicas, las más sagradas). El invitado lo aceptará gustoso si tiene lo que hay que tener.

    Que en España, tierra maldita por la blasfemia, el Santísimo Sacramento sea una coletilla infame y el exabrupto más extendido es INACEPTABLE. No he podido acabar el programa, no quiero seguir viendo algo en que se dice una blasfemia (aún de forma inconsciente) y no se corrige. Mi coronel, ahí le dejo este anhelo y esta demanda.

  2. Rafael García Serrano en «La Gran Esperanza» (libro de memorias),publicado en editorial Planeta,narra lo sucedido en un pueblo navarro (daba el nombre del cura),cuando con ocasión de los abucheos a una procesión del Corpus, el sacerdote que presidía la procesión se dirigió a su compañero diciendo:» Hágase Vd. Cargo de la Sagrada…que de las otras me encargo yo», enfrentándose a bofetadas con los alborotadores.

    1. ¿Quiere usted decir que el padre blasfemó?, no me hace ni puñetera gracia y todos deberemos rendir cuentas de las blasfemias, porque corresponden nada menos que al segundo mandamiento de la Ley de Dios, y que ofenden y banalizan el Santísimo Sacramento.

      Por esas actitudes supuestamente «socarronas» y de laxitud con lo más sagrado es que nuestra Patrian está maldita por la blasfemia, en la calle a todas horas. Que se metan con su madre ó con su tía la del pueblo y las usen de chascarrillos, pero no con lo más sagrado del Catolicismo.

      Y por ésto sí me rompo la cara con cualquiera

  3. Con el debido respeto, una cosa es acordarse de Dios y de la Virgen (en su caso reconociendo su sensibilidad he omitido el nombre de la palabra sustituyendola Po puntos suspensivos)y otra cosa es lo que comentamos, que distinguiendo sin hache frente a la utilización de la hache
    lo ha incorporado al diccionario de lareal Academia,en determinados casos haciendo referencia a bofetadas, incluso las que daba el ostiario (Orden menor, encargado de la custodia del templo que incluso impedia
    porr la fuerza la entrada en el mismo de los no autorizados).Lo de García Serrano,hecho cierto, no es para mi una novedad.Un sacerdote amigo mío, fallecido no hace mucho ,a mayores capellán de un turno de la Adoración Nocturna (basada en el Santísimo Sacramento) utilizaba dicha expresión al referirse las bofetadas.En biología marina se denomina ostión a un molusco emparentada con la ostra, aunque de mayor tamaño.
    Otra cuestión es la expresión utilizada por Don Gonzalo Queipo de Llano (que no está amparada por la Real Academia) y que sus biografos,incluyendo algún familiar del susodicho, refieren en relación con el Cardenal Segura (ambos tenían enfilado a Franco), cuando le decía: «Con Su Eminencia voy yo hasta el infierno», sin que haya constancia,le amenazase con excomunión,algo que el purpurado prodigaba.
    Saludos cordiales

    1. Infumable e inaceptable, todos sabemos que el exabrupto no se refiere al puerto de Ostia en Roma ni del ostiario encargado de la custodia del templo. Es un maldito desahogo que tiene su origen en el Santisimo Sacramento, y no retorcidas explicaciones alambicadas y absurdas. Es una blasfemia inaceptable, aunque haya desgraciados que la usen o que la incluyan en el diccionario… que usen de exabrupto a su madre o a su tía la del pueblo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad