La Masonería contra Franco

Mucho se ha escrito y mucho se vilipendia a Franco por su “persecución” de la Masonería; esa sociedad secreta, aunque ellos dicen “discreta”, con la que ocurre como con las meigas, que existir no existe, pero haberla, hayla. Sin embargo, poco o nada se dice de los ataques de la Masonería contra Franco. Porque, en realidad, el constante combate de Franco contra la Masonería fue defensivo, una herramienta más de su defensa a ultranza de España –y, como católico, de la Iglesia–, no sólo porque sabía que la Masonería había sido en buena medida causante de la decadencia española, de la pérdida de nuestras provincias de ultramar –que no colonias— y de la implantación y subsiguiente deriva revolucionaria de la II República, causa asimismo de la guerra civil –todo ello nunca ocultado por la propia Masonería–, sino también porque sabía que era una amenaza para la nueva España que él estaba dispuesto a levantar a toda costa.

Las pruebas de que en realidad lo que el Caudillo hizo contra la Masonería a lo largo de su etapa de gobierno no fue atacarla –hasta 1969 año en que se atenúa sobremanera tal combate–, sino defender a España, a la Iglesia y al Régimen de ella, nos las facilitan los propios masones. Veamos algunos pocos, pero significativos ejemplos.

Diego Martínez Barrio

El 22 de Diciembre de 1941, Diego Martínez Barrio –presidente de la últimas Cortes frentepopulistas–, Gran Maestre Presidente del Grande Oriente de la Masonería española, emitía desde Massachusetts un largo comunicado reservado a los más altos cargos de la Masonería internacional en el que entre otras cosas declaraba:

«El progresivo desarrollo que la Masonería española viene logrando, después del ciclón motejado «Cruzada Nacional», coloca de nuevo en primer plano la necesidad de que masones residentes en España conozcan detalladamente las finalidades que la Masonería persigue… En la Francmasonería no hay religiones, no hay partidos, no hay nacionalidad… Nada pues de la nación porque separa. Nada de inculcar patriotismo (funesta invención, propia de tiempos atrasados) porque hace rencorosos y egoístas. Nada de Ejército porque es la base de sustentación de esos odios y egoísmos separadores. Nada de religión, en fin –como meta deseable– porque hace abúlicos, ineptos e intransigentes e inquisidores y perseguidores de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad: del derecho del Hombre… Procediendo por eliminación, cabría decir que no pueden o no deben ser masones: a) Los hombres que colocan sus principios religiosos por encima de sus deberes de fraternidad. b) Los que lo hacen así mismo con relación a sus ideas filosóficas o de clase. c) Los que, de igual modo, anteponen a esos deberes de fraternidad los ideales patrióticos, y, dentro de éstos, los políticos… Recuérdenlo bien los militares masones… La Masonería ha dejado que los Ejércitos de las naciones… sigan abrevándose en el estudio de una Historia ridícula… forjándose un sentimiento patriótico que, llegado el caso, ha hecho claudicar del deber masónico a muchos buenos masones… La Francmasonería, preferentemente, pide a sus afiliados… Saber callar. Saber obedecer. Saber dominar… no hay mejor aliado del éxito que la prudencia, el sosiego, el saber esperar… Para la Orden masónica continúa siendo fundamento insustituible de doctrina el que sus afiliados, llegada la hora de obedecer, obedezcan… Por radio se os trasmite la tercera prórroga de la palabra semestral: «Desprestigiar la figura del Generalísimo Franco» «Ahondar el descontento entre el Ejército y la Falange» «Muerte política a Serrano Suñer». No se abandone además el constante contacto: a) con los diversos componentes del Frente Popular b) con nuestros hermanos militares c) con nuestros hermanos del Partido Oficial (se refería al Movimiento) d) con resentidos o defraudados e) con los sectores malcontentos del conglomerado que apoyó a la Rebelión Militar. Hay que enfrentarlos mutuamente, dislocar a unos de otros. No nos sentimos satisfechos de cómo habéis llevado a efecto la decretada «siembra del confusionismo», naipe de triunfo de primer orden en nuestro juego. Como medida de defensa para nuestros hermanos que ocupan puntos neurálgicos en la trabazón oficial falangista, hay que seguir, con tiento y sin prodigarlo demasiado, lanzando acusaciones de masonismo contra profanos. Hay, en fin, que crear un clima asfixiante al Generalito, (siendo) cierto que las circunstancias de hambre general nos ayudan si sabemos aprovecharlas con espíritu masónico…».

Así pues, era el propio Martínez Barrio quien aseguraba que debía mantenerse constante contacto con “c) con nuestros hermanos del Partido Oficial” y defender a «…nuestros hermanos que ocupan puntos neurálgicos en la trabazón oficial falangista…», se refería, en ambos casos, al Movimiento, reconociendo con ello que ya en 1941 la Masonería poseía infiltrados en el Régimen a los que se pedía «…saber esperar…» a que llegara el momento oportuno. No era, por tanto, invención del Caudillo, el hecho de que la Masonería era una amenaza, como tampoco que fuera a cesar en su empeño. Lo anterior concuerda con el hecho de que, meses antes de que se consumara la derrota frentepopulista en la guerra, la Masonería española había decidido “abatir columnas”, término masónico por el que se procede a clausurar las logias y cesar toda actividad a la espera de tiempos mejores. Lo que quiere decir que en la zona nacional quedaron masones “durmientes” a la espera de instrucciones y de esos tiempos más proclives, y no sólo eso, sino que lo hacían infiltrándose en las estructuras del Movimiento. Ricardo de la Cierva, experto en la materia, cifraba tales infiltrados en aquellos momentos en no menos de unos 700, algunos de ellos en las Fuerzas Armadas.

El 30 de Diciembre de ese mismo año, el Soberano Gran Canciller de la Asociación Masónica Internacional (AMI) dirigía a los Orientes de España y Portugal una circular en la que tras reconocer aquello que Franco le achacaba, con lo que le daba la razón, es decir, que la Masonería fue la impulsora, entre otra cosas, de la independencia de nuestra provincias de América, del advenimiento de la II República «…la más masónica de todas las Repúblicas y que hay que resucitar…» y por consiguiente de su deriva revolucionaria que desencadenó la guerra civil, arremetía contra el Caudillo diciendo que España estaba «…sometida toda a la voluntad de un hombre, pigmeo-idiota, engreído por la adulación más baja y servil que ha deshonrado a la Humanidad…»; ¿no debía, pues, Franco, aceptar el reto y tomar las medidas a su alcance para combatir tal amenaza?

El 11 de Mayo de 1943, la Asociación Masónica Internacional (AMI) celebraba en Lisboa una importantísima reunión de la cual fue cumplida y detalladamente informado Franco (Ver nota al final). En dicha reunión estuvieron presentes tres representantes españoles, dos por la Gran Logia y uno por el Gran Oriente. En lo relativo a España se rindió homenaje:

«…a la memoria de los hermanos que han pasado violentamente al Oriente Eterno, en España, por las persecuciones del en mala hora resucitado Tribunal de la Inquisición Católica…», reconociendo de nuevo explícitamente «…la parte tan importante que le correspondió (a la Masonería) en el advenimiento de la más masónica de las Repúblicas, cual fue la española, de grandes esperanzas, desgraciadamente malogradas…», achacando sus defectos y errores a «…las provocaciones inauditas de los católicos…», calificando a Franco de «…mente enferma y siniestra…» y considerando a las Fuerzas Armadas como «…vil Ejército de cretinos, digno en todo del abyecto Inquisidor, sádico y perverso (en referencia a Franco)…».

Si lo anterior ocurría en 1943, claro estaba que Franco sabía muy bien a qué atenerse, de ahí muchas de sus decisiones en esta materia que hoy tanto se empeñan en considerar los de siempre como producto de la imaginación o fobia enfermiza del Caudillo.

En 1960, cuando España se encaminaba decididamente hacia su más espectacular desarrollo de todos los tiempos, Franco obtenía nuevos documentos internos de la Masonería en los cuales quedaba bien claro que la citada sociedad no cejaba en su empeño. Sus objetivos coyunturales en esos momentos eran sabotear en lo posible el turismo –fuente ya entonces importantísima de ingresos–, así como infiltrarse en el Opus Dei que por entonces había colocado a muchos de sus miembros en puestos claves del Régimen; siempre el mismo objetivo.

En otro documento interno de Septiembre de 1961 del Gran Oriente, fechado en Méjico, la Masonería, haciéndose eco de un artículo de Franco –de los varios que sobre ella publicó en el diario «Arriba» bajo el pseudónimo «Jakín Boor»— decía:

«…Recojamos, por último, dos afirmaciones de Jakín Boor: la caída de la Dictadura (de Primo de Rivera) fue obra específicamente masónica, y la II República Española desde su origen fue eminentemente masónica, traída por la Masonería. De acuerdo, amigo Boor. También lo será la caída de Franco y la proclamación de la Tercera República. Se lo juramos ante el ARA…».

Franco repitió y advirtió hasta la saciedad, hasta en su última alocución pública en la Plaza de Oriente de Madrid en Octubre de 1975, escasamente un mes y medio antes de fallecer, que gran parte de los ataques que sufría España tenían origen masónico. De ahí, su empeño de siempre en combatir a la Masonería. Aunque poco a poco fueron cada vez menos los que le creían, no por ello dejó de tener razón como él bien sabía por las informaciones a las que siempre tuvo acceso; uno de los mayores éxitos de la Masonería es el haber hecho creer que o no existe o es una sociedad benéfica sin ansias de poder. A la vista de lo ocurrido desde su fallecimiento, hoy podemos afirmar que la destrucción de la ingente obra del Generalísimo y más aún su absoluta demonización es obra, en buena medida, de la Masonería, pues ella misma lo profetizó.

NOTA.- Anita de S., cuya identidad permanece aún hoy desconocida, era el nombre en clave de la persona que, durante casi dos décadas, hasta 1960, fue una de las más importantes fuentes con que contó Franco sobre la Masonería; si bien no la única. Anita era la esposa de un importante masón español, alto cargo de la AMI que debía residir en Cascais (Portugal) a juzgar porque la mayoría de sus informes –unos 1.500, todos ellos copias literales a mano de la actas de las reuniones de la AMI– están fechados en tal ciudad. Católica ferviente –firmaba los informes “Q.C.D” (Quién como Dios)–, con acceso por razón de su matrimonio a los documentos de dicha asociación, formaba parte de la red de información «APIS» (“abeja”) dirigida por Mª Dolores de Naverán y Sáenz de Tejada –maestra y monja teresiana fallecida en Madrid en 1967– que entregaba sus informes directamente a Carrero Blanco, a su secretario e incluso a veces al propio Franco).

16 respuestas a «La Masonería contra Franco»

  1. Este artículo me parece una pequeña obra maestra de INFORMACIÓN, que ayuda bastante a explicar -o dar sentido- a lo mucho y malo de lo sucedido en y con España desde las postrimerías del franquismo hasta el triste momento presente de nuestra patria. Además, deja muy al descubierto el trasfondo luciferino de ese instrumento diabólico revestido de falsa filantropía que es la francmasonería.

    1. No solo da sentido al post franquismo; también al pre franquismo. Este mismo sitio, influyente por estar relacionado con uno de los poderes sociales; la defensa; es objetivo especial de la secta. En él despliega toda su protocolaria hipocresía.

  2. Al ser España un Estado confesional Católico, unode los grandes problemas para Franco en su última etapa fue precisamente la Iglesia, especialmente, la tomada por el pervertido criminal masónico de Montini. Montini mombraba obispos de baja calaña como la hiena de Setién, llegando el Cardenal Tarancón (según él mismo manifestó) a tener en su “bolsillo” preparada para entregar la excomunión de Franco. Tal era ya el grado de infestación masónica en la Iglesia española de aquella.

    1. Si se me permite usar el término Franco y parte del Redimen «fliparon» con el comportamiento de la Iglesia española desde el CV. II. Esta dio la espalda a prácticamente el único estado católico confesional de Europa y el mundo. Un comportamiento vergonzoso.

  3. España, en los tiempos de Franco, le faltaba poco tiempo para el desarrollo de la bomba atómica, teníamos todos los recursos y su ingeniería para su desarrollo. España hubiese sido una potencia y esto daba miedo o más bien terror a los anglosajones y su plan de diseño para Europa. El potencial español y su expansión por los países hispanohablantes, que somos 500 millones, era la oportunidad de volver a rescatar el imperio español. La masonería ha sido utilizada para impedirlo y así poder crear la Europa colonizada por los anglosajones, la mierda que tenemos hoy día. El separatismo y división de las 17 taifas subversivas, plan kalergi, es para que no levantemos cabeza y nos acaben de sodomizar en el crédito social de las eurorregiones de la agenda 2030 de la ONU, con su divisa euro digital CBDC. Imaginar que servicio de inteligencia tenemos, que trabaja para el enemigo.

    Saludos cordiales

  4. Estos miserables farsantes criminales degenerados y satánicos se llenan la boca hablando de «libertad, igualdad y fraternidad», pero sólo para ellos y entre ellos (eso se llama cinismo e hipocresía, bases del comunismo, masonería, totalitarismo); a los que no comulgan ni transigen con su infame credo aberrante y depravado hay que perseguirlos y atacarlos hasta destruirlos completamente. Bien lo sabía Franco, por eso los combatió y por eso no han parado de calumniarlo, difamarlo y ridiculizarlo para hacer creer a la turba que era un paranoico obsesionado con una quimera. «El triunfo del Diablo consiste en hacer creer a la gente que no existe».

  5. Acertada cita. Y hay que resaltar que esos 700 durmientes( sin duda muchos más, dado el secretismo que los envuelve ); a la espera de ordenes, formarían en su momento piña y red( densa red, dijo JFK )cada vez mayor y más organizada, tal que, apoyándose entre sí, irían infiltrando cargos( sin más mérito respecto a otros, que pertenecer a la secta lacaya )desde donde situar a más compadres de nueva hornada; en todo tipo de instituciones públicas y privadas.

    En cuanto al típico buenismo progre-masón( hipócrita, cínico y mentiroso patológico protocolario )del lacayo lameculos anglosionistas ese, en el exilio: «» El 22 de Diciembre de 1941, Diego Martínez Barrio –presidente de la últimas Cortes frentepopulistas–, Gran Maestre Presidente del Grande Oriente de la Masonería española, emitía desde Massachusetts un largo comunicado reservado a los más altos cargos de la Masonería internacional «»
    … Y donde iba a estar sino en el cortijo anglosionista de la Reserva Federal USA; sede de la B´nai B´rith un alto grado( un traidor/cínico de cuidado que igual era marrano ): El engaño de Pike( para los masones de grados inferiores que merecen ser engañados )de la sociedad igualitaria perfecta/coartada/excusa/pretexto.. y una porra frita; es la granja NOS/M comunistoide( anticristiana )de los Protocolos; la eficiente dictadura global; sumatorio de las parciales. Los que ahora nos ponen las gargantas bajo la navaja islámica en la vieja Cristiandad, y persiguen a los cristianos en los territorios que robaron a España, corrompen nuestras familias y sociedades; nos envenenan en secreto, y nos arruinan desposeyéndonos de nuestros bienes( España toda, incluida: campos, minerales, ríos y costas, animales y plantas ).

    Los que presa de su odio patológico inculcado, sacaron a Franco de su tumba Esta basura lacaya masona que nos desgobierna: no son comunistas; los siembran. Y lo fueron a celebrar al Palacio Real, y después al ágape de Pedro Jota. Ya le habrán cortado las manos( y luego hablan de superstición de la religión ), los anormales. Y estarán los trofeos en Skull and Bones para regocijo de la basura de presidentes marioneta USA.

    La Inquisición y los jesuitas primeros/verdaderos( no como los falsos contemporáneos), fueron los que metieron en cintura a estos criminales alucinados y a sus amos marranos; cuando el poder les respaldaba (RRCC, Carlos I y Felipe II). Como ellos mismos reconocen. Como tantas instituciones internacionales que se les habrán enfrentado a lo largo de los siglos. Todas vencidas, antes y sobre todo, por el oro marrano/usurero y por los traidores de dentro. Los más pringados y bajos seres sobre la tierra.

    Porque no en vano son los hijos de Satanás, literal; y malos no los gana nadie. Si «El que no está conmigo, está contra mi…», y en el pensamiento de esta gentuza, siempre está el mismo, mintiendo por su boca y matando con sus manos.

    Un celebrado masonazo de cuidado, habló de Franco sin tapujos( seguramente, porque le pilló la cosa empinando el codo, como solía, y no se cortó, lo que seguramente le costó caro en uno u otro momento ):

    «Franco tiene toda la razón, porque ama a su patria. Franco defiende, además, a Europa del peligro comunista (…) Varias veces he recordado a mis lectores que Franco era un general REPUBLICANO que previno plenamente al Gobierno español contra la anarquía política hacia la cual derivaba este. Ahora tiene la ocasión de convertirse en un gran español, del que pueda escribirse de aquí a cien años: Unió su país y reconstruyó su grandeza. Además de ello, reconcilió el pasado con el presente y MEJORÓ LA VIDA DE LA CLASE TRABAJADORA mientras conservaba la fé y la estructura de la nación española. (… ) no simpatizo con quienes creen inteligente, e incluso gracioso, insultar y ofender al Gobierno de España en cualquier ocasión.»

    Lo cual demuestra que, por importante masón anglo que seas, no sabes de la misa la media; el término ‘iluminados’/alucinados les viene al pelo. Porque el comunismo que temía Churchill como el que teme Aznar o Losantos, es otra rama del mismo árbol; pero los iluminados progres demócratas viven en sus paraísos liberales sin percatarse de que son y han sido diseñados transitorios hacia la eficiente dictadura protocolaria; aunque cada vez se va haciendo más evidente.

    1. No hay mejor masón que aquel que arde eternamente en el infierno más profundo acompañado por sus dirigentes diabólicos dándoles «más brasa» para que no disminuya su odio infinito.

  6. No debe ser casual que los masones, como tales, obren con los damnificados de sus planes «filantrópicos» de modo similar a como creemos los católicos que proceden los demonios con los humanos. Ergo, ¿será porque comparten la misma paternidad?

  7. Franco puso fuera de la ley a la masonería y a partir de 1975 dicha masonería se ha tomado la revancha.
    Todo el detritus que sobre el Caudillo se vierte tiene la misma procedencia, el rencor de la secta masonica.
    España progreeso y se hizo grande porque Franco prohibio la masoneria y echo a los politicos

  8. La masonería es la que siembra la escoria revolucionaria( las izquierdas progres, si se entra en ese juego )para servir a sus amos( lo sepan, o no,… la mayoría de ellos )anglosionistas. Está escrito; lo dejó por escrito Disraeli. Y han sido legión los que, como Marx, han contribuido a ello.
    Así que, Losantos… el problema no es el comunismo( que también ), no son los masones( que también ); son tus queridos anglo sionistas ultra liberales de apariencia, nazis de corazón.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad