La Milicia de la Inmaculada hoy, por María Ángeles González

María Ángeles González, nacida en Barcelona en 1970. Casada y madre de 5 hijos. Licenciada en Historia. Responsable de la Milicia de la Inmaculada en Barcelona.

¿Cómo nació su devoción a la Virgen antes de conocer la Milicia de la Inmaculada?

Yo me había consagrado a María en el año 1997 en la tumba de San Luis María Grignon de Monfort, en el contexto de una peregrinación a Francia con motivo de la JMJ de París.

Durante ese viaje los sacerdotes que nos acompañaban nos animaron a consagrarnos, yo no me preparé bien, de hecho me pilló por sorpresa, pero me consagré con la firme voluntad de ser Esclava de María, era el 18 de agosto. Cada año renovaba la consagración. En 2017, aniversario de las apariciones de Fátima, un amigo sacerdote, Mn. Felio Vilarrubias, me animó a hacer nuevamente la consagración, esta vez nos preparamos en familia y el 13 de mayo nos consagramos en la Parroquia de Nuestra Señora de Fátima, en el barrio del Turó de la Peira. En la confesión que hice ese día para consagrarme, el sacerdote me regaló una jaculatoria o un saludo que tenía que hacer cada mañana al despertarme a la Virgen María.

Desde ese momento empezó a cambiar mi relación con María, realmente la empecé a tomar como mi mamá, y empezamos a tener una relación así, sencilla, como con una mamá, yo le pedía todo y Ella me ayudaba, Ella me pedía y yo iba haciendo…

¿Y cómo fue el momento concreto de su encuentro con la Milicia de la Inmaculada?

En 2018 una amiga polaca me dijo que venían las reliquias de San Maximiliano María Kolbe a Barcelona, al convento de las carmelitas descalzas de la calle Inmaculada. Siempre me atrajo San Maximiliano María Kolbe y no quise perder la oportunidad de ir a venerar las reliquias. Total que fui con una amiga y con todos los niños.

Fue un flechazo, san Maximiliano me robó el corazón. Yo solamente conocía su martirio en el campo de concentración, pero en aquel encuentro escuché las palabras de Miquel Bordas, que en aquel momento era presidente nacional de la MI de España.

Miquel comenzó a explicar que San Maximiliano era polaco, que amaba a su Dios y a su Patria, que toda su vida la dedicó a luchar contra la masonería, los herejes, los cismáticos… en fin contra los enemigos de la Iglesia, contra el error. Y que para esa lucha había fundado una Asociación, una Milicia, un ejército en el que sus miembros consagrados a la Inmaculada lucharían como instrumentos en sus manos para aplastar la cabeza de la serpiente en ellos mismos y en el mundo entero. Y ¿cuál era el fin de esa Caballería capitaneada por la Inmaculada? Pues la venida del Reino del Sagrado Corazón de Jesús.

Y ahí sí que ya se rindió…

Así es pensé: yo quiero esto. Todo me sonaba familiar porque yo soy carlista: Dios, mi Patria, el Reino del Corazón de Jesús… y san Maximiliano se me presentaba como un caballero, quiero decir con esto que no entró en mi corazón como algo más espiritual, sino como algo más humano, social, de lucha…pero él hablaba de una lucha espiritual, se trataba de traer a los enemigos al bando de la Inmaculada, con oración, trabajo y sufrimiento, según sus palabras.

Y Miquel Bordas seguía hablando de todas las cosas que había hecho San Maximiliano, tantas cosas… Editar una revista para luchar contra el error “ El caballero de la Inmaculada”; un convento con 800 frailes viviendo muy pobremente, pero con los mejores medios tecnológicos, con el fin de difundir el Amor a la Inmaculada, para que en todos los lugares fuese venerada y amada, ese convento es “La Ciudad de la Inmaculada”… y todo esto él lo exporta al Japón y también a la India, pues su intención era fundar Ciudades de la Inmaculada en todos los países.

Total que me enamoré de San Maximiliano y empecé a buscar información. Por aquellos días me preparé una charla sobre San Maximiliano para los adolescentes de mi grupo de apostolado. Para ello contacté con Miquel Bordas que me pasó material, ahí descubrí, entre otras cosas, que en Barcelona había habido un intento de construir una ciudad de la Inmaculada. Este dato se me quedó grabado.

En fin que cada vez tenía más ganas de consagrarse a la Inmaculada y pertenecer a la Milicia.

Pero también tuve mis dudas, me daba miedo meterme en otro apostolado más, de hecho decidí no consagrarme, pero dos horas más tarde de mi decisión llegó providencialmente a mis manos una imagen preciosa de la Milagrosa y entonces entendí que tenía que entrar en la Milicia. Era como si la Inmaculada me hubiera venido a buscar…

Al final en mayo de 2019 en la Iglesia de los franciscanos conventuales de Granollers unas cuantas familias nos consagramos en una vigilia mariana preciosa en la que P. Gonzalo Fernández, gran impulsor de la MI en España, nos explicó lo que significaba consagrarse a la Inmaculada. Como decía San Maximiliano: “Déjate llevar por la Inmaculada que Ella es Madre y nunca te defraudará”.

Y entonces empezó el tsunami.

¿Qué supuso para usted encargarse de la Milicia en Barcelona?

Pues una sorpresa, un regalo, una locura y sobre todo un misterio muy grande, yo simplemente me entregué a la Inmaculada, no imaginaba nada de lo que ha sucedido. De hecho a mí el apostolado que me encanta es la Entronización del Sagrado Corazón de Jesús en los hogares. Pero… es que la consagración a la Inmaculada es una cosa muy seria, le entregas tu voluntad a María, eres un simple instrumento en sus manos para que ella te utilice. San Maximiliano le decía a la Virgen: “Gobiérname despóticamente”.

Antes de consagrarme la pregunta que le hacía a los milites de Madrid era: ¿qué tengo que hacer? y ellos siempre me respondían: NADA, todo lo hace Ella. Yo realmente no entendía esta respuesta, quería hacer todo yo, con mis fuerzas, un poco pelagiana… ¡me faltaba tanta confianza!.

Pero después de la consagración ha experimentado realmente que Todo lo hace Ella.

Te va conduciendo, te abre puertas… te pone deseos en el corazón…Después de entregarte a la Inmaculada estás tan alegre y es tanta la protección y el amor que experimentas de Nuestra Madre que quieres que todo el mundo se consagre.

Así que empezamos a invitar a todo el mundo a entregarse a la Inmaculada, al fin y al cabo somos un grupo misionero. Se empezaron a multiplicar las consagraciones y sobre todo veíamos que María nos ponía a trabajar, nos encomendaba tareas, abría puertas…

En la ciudad de Barcelona no existía la MI, en Granollers sí, en Badalona también había un grupito. Después de la consagración se desencadenaron una serie de hechos que nos obligaron a formar un grupo para poder llevar a cabo las diferentes actividades.

Del 2019 al 2021 el número de milites crecía…

Sí y eso que íbamos un poco por libre pero después de la visita de Madre Ven, los franciscanos conventuales de Barcelona, en la calle Bertrán, 14, nos acogieron en su comunidad y ahora tenemos un asistente espiritual, P. Marek, un fraile polaco ¡como san Maximiliano!, se lo habíamos pedido a san José. Y desde septiembre de 2023 la erección canónica, ya tenemos el reconocimiento del Cardenal Arzobispo de Barcelona para constituirnos como Centro local de la MI. Para servir a la Iglesia. Y en nuestro libro de registro tenemos como unos 200 milites inscritos.

No sé, la verdad, es todo un misterio, yo no entiendo nada. Somos siervos inútiles. Inútiles con mayúscula.

Como dice San Maximiliano: “la Inmaculada quiere mostrar en nosotros y a través de nosotros la plenitud de su misericordia: no queremos ser un obstáculo; que Ella lo haga. Pero ¿por qué quiere hacernos eso precisamente a nosotros? Es un misterio de su amor” (KW486)

¿En qué medida procuran ser fieles al espíritu del fundador de la Milicia de la Inmaculada, san Maximiliano Kolbe?

Yo creo que intentamos ser fieles en todo. Pero tenemos que profundizar más. San Maximiliano cuando funda la Milicia pide que los miembros hagan 3 cosas:

  1. Llevar la medalla milagrosa como signo de pertenencia a Ella
  2. Repartir medallas milagrosas a quien la Virgen te inspire
  3. Hacer cada día la consagración diaria con la jaculatoria siguiente, por lo menos una vez al día: “Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros, que recurrimos a ti, y por los que a ti no recurren, los enemigos de la Iglesia y todos los a ti encomendados”.

Esto es lo básico, es muy fácil, ¿no?

San Maximiliano a medida que aumenta el número de miembros va organizando la MI. Divide la MI en tres categorías: MI1 que serían los consagrados simplemente. MI2, que sería los más comprometidos con la organización y MI3 que serían los que sólo se dedican a la MI, serían por ejemplo las religiosas y frailes. Pero todos somos MI, es una gran familia, que está por todo el mundo, cada día en nuestra consagración diaria encomendamos la intención mensual de la MI internacional.

La MI de Barcelona, está empezando, todavía se están organizando, llevan 5 años de andadura y con sede sólo desde 2022…

Hasta ahora el foco lo hemos puesto en promover la Consagración a la Inmaculada pero creo que es importante que nos formemos con los escritos de San Maximiliano y que empecemos a combatir el error, como San Maximiliano hacía a través de “El Caballero de la Inmaculada”. A lo mejor ahora tenemos que buscar nuevas formas, no sabemos… Kolbe tardó 5 años desde que fundó la MI hasta que montó la revista. Como decía san Maximiliano: “La Inmaculada ya tiene sus planes, excepto que todavía no los conocemos. Nos bastará con conocerlos sólo cuando a ella le plazca ordenarnos que los llevemos a cabo. Gloria a la Inmaculada por todas las cosas”. (KW 492)

También nos reunimos los primeros sábados de mes para rezar juntos y cumplir el mandato de la Virgen de los primeros sábados reparadores. Vamos trabajando…

¿Cuáles son los principales eventos que han organizado hasta ahora?

Pues nuestro primer encargo fue la Visita de las reliquias de los pastorcitos de Fátima, más tarde fuimos los encargados de la visita de Madre Ven a Barcelona, también recibimos las reliquias de Santa Teresita y de sus padres, porque San Maximiliano la quería muchísimo y le encomendaba todas sus misiones.

También recibimos la Virgen peregrina de Fátima. Participamos en la campaña de 40 días por la vida. Y una tarea muy importante para nosotros son las peregrinaciones a Santa María de Collserola, Ciudad de la Inmaculada.

Subimos regularmente a darle gracias a la Virgen por dejarnos trabajar para Ella. Y cada vez que subimos nos encarga una nueva tarea. Es muy bonito, subimos rezando el Vía Crucis con María y arriba rezamos el Rosario con la intención de que en Barcelona haya una Ciudad de la Inmaculada o que Barcelona sea la Ciudad de la Inmaculada.

Nuestra Madre nos ha puesto en el corazón que en esa cima haya un templo como el Tibidabo pero de la Inmaculada donde una imagen suya custodie Barcelona y la proteja.

¿Qué más actividades han hecho?

También el día 7 de octubre de 2023 llevamos a cabo un Rosario por la familia, tan atacada en nuestros tiempos. Para este evento nos unimos diferentes grupos marianos. Queremos repetir este rosario cada año por esta fecha pero la intención es salir este año a la calle.

Rezar el Rosario por la familia en la calle con sacerdotes confesando, que las personas puedan acercarse…Para nosotros es muy importante la unión de los grupos marianos. Creemos que tenemos que trabajar juntos. También hemos impulsado la capilla de la Virgen peregrina en nuestra comunidad de San Francisco para que la Inmaculada visite los hogares y se fomente el rezo del Santo Rosario.

¿Qué frutos espirituales ha visto en todo este tiempo?

Pues he visto algunos, pienso sobre todo en conversión de personas. Pero prefiero pensar en los que no he visto pero que un día veré en el cielo porque son tantas las medallas que repartimos que muchos van a ser los frutos.

Es muy bonito ser milite, la Inmaculada lo pone fácil: tú da la medalla y yo me encargo. Ella hace todo. La medalla milagrosa es muy importante, es un encargo de María, y si le han puesto el sobrenombre de milagrosa será por algo, ¿no?

Tenemos que repartir medallas a tiempo y a destiempo. Para Kolbe las medallas son munición, son las balas que van directamente al corazón y el rosario nuestra espada. La Inmaculada es la que tiene el poder de pisar la cabeza de la serpiente y así aparece en la medalla. Yo creo que donde entra la medalla hay transformación. Sabemos de muchas conversiones, una de las más conocidas es la de Alfonso de Ratisbona.

¿Qué actividades hacen cada semana?

Nos reunimos una vez al mes, los primeros sábados, rezamos el Rosario, Adoración, leemos los escritos de San Maximiliano. También hacemos charlas de formación, la última ha sido sobre el P. Francisco Palau, otro fenómeno. A veces sustituimos estos encuentros por las peregrinaciones a Santa María de Collserola, y diferentes actividades marianas que van surgiendo.

Háblenos de las consagraciones de finales de mayo.

Pues el 25 de mayo tenemos consagraciones. Solemos hacer 3 veces al año. Estas van a ser especiales. Porque ese fin de semana celebramos la Asamblea nacional de la MI de España en Barcelona. Tenemos un programa muy interesante, el sábado 25 de mayo una ruta turística mariana por Barcelona con el P. Xavier Vila, charlas a cargo del P. Luis Petit, y de Fr. Jesús Mari, asistente nacional de la MI, tendremos las consagraciones en la Santa Misa que nos presidirá por primera vez el Sr. Obispo auxiliar Javier Vilanova y un rosario de antorchas por la noche. Y el domingo la asamblea nacional que será importante para la proyección de la MI en España y acabaremos con una comida de hermandad. El programa del sábado es abierto a todo el mundo.

¿Cuáles son los requisitos para consagrarse y ser miembro de la Milicia de la Inmaculada?

Todo el mundo puede consagrarse: en palabras de San Maximiliano: “jóvenes, ancianos, religiosos, sacerdotes y seglares, hombres y mujeres, hombres de ciencia y analfabetos, en una palabra todos aquellos que desean rendir a Dios la mayor gloria posible, sin limitaciones, por medio de la Inmaculada” (KW 1248), es más deben consagrarse porque es un mandato de Nuestro Señor en la Cruz cuando nos regaló a su Madre: “Hijo ahí tienes a tu Madre”. Nosotros tenemos una preparación muy sencilla pero profunda con textos de San Maximiliano. Además es compatible con pertenecer a otros apostolados. Lo que va hacer la consagración es ayudarnos a vivir nuestra vocación.

Como dice San Maximiliano: “Tenemos que ganar el mundo entero y cada alma, ahora y en futuro hasta el final de los tiempos, para la Inmaculada y a través de Ella, para el Corazón Eucarístico de Jesús”.

¿Cómo se puede colaborar con ustedes?

Uy, de muchas maneras sobre todo oración. Y después, TODO. Piense que estamos en construcción, nos hace falta gente que nos ayude en muchos ámbitos, sobre todo en la difusión de la MI, somos misioneros. Especialmente pienso en donativos para que podamos seguir comprando medallas milagrosas y repartiéndolas. Toda ayuda es bienvenida…

Si quieren información sobre la consagración o quieren colaborar pueden escribir a miliciadelainmaculada.barcelona@gmail.com


3 respuestas a «La Milicia de la Inmaculada hoy, por María Ángeles González»

  1. De la misma manera que hay quienes rezan ante clínicas abortivas, pudiera ser que esta asociación, tan devotos de la Inmaculada Concepción, tenga en sus planes prioritarios plantarse ante la sede de la Conferencia Episcopal Española por el tema de los perversos textos de educación para niños. Convendría llevar un buen grupo de exorcistas.
    Por sí andan despistados su sede en Madrid está en la calle Añastro 1.
    Sí tienen alguna duda pueden preguntar al periodista Carlos Cuesta al respecto:
    https://www.youtube.com/watch?v=AZ_l5N0CtyM

    1. No lo harán, don Eugenio, tenga esto por seguro. Estos catolicarras que apadrina el neoconazo de Navascués, evitan siempre, con tacto milagroso, no pisarles los callos al poderoso auténtico.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad