La obsesión antilitúrgica

Annibale Bugnini

He celebrado mi primera Misa el 26 de noviembre de 1972. Lo hice empleando el rito entonces vigente, que era el creado por Pablo VI; autor: el masón Annibale Bugnini. En castellano, por supuesto; sobrevivían en latín las oraciones secretas del celebrante. Nunca se me ocurrió recurrir a la «Misa de siempre»; la que rezábamos en el Seminario todos los años de mi formación, con la novedad que era -en la capilla del filosofado, diariamente- «versus populum». Nunca se me ocurrió recurrir -contrariando la prohibición canónica, pacíficamente aceptada- al viejo formulario. Ni siquiera después que Benedicto XVI lo aceptara como forma extraordinaria del Rito Romano mediante su «motu proprio» Summorum Pontificum. A pesar de mis estudios teológicos y litúrgicos, que me daban lucidez para el olvidado ritual, ningún reparo ideológico, ni nostalgias se me impusieron; la costumbre se estacionó y quizá por pereza no me atreví a contrariarla juzgando críticamente la novedad que siguió al Vaticano II, durante el cual no hubo innovaciones litúrgicas. Hoy día puedo pensar que Pablo VI pudo haber realizado algunas modificaciones para actualizar la «Misa de las edades», la cual tenía vigencia desde hacía siglos, y no inventar una nueva Misa. Fríamente mensuro el «atrevimiento», un alarde inesperado para muchos de progresismo; muchos siglos fueron desechados, arrojados en el torbellino de los cambios.

He apelado a esta historia para destacar que soy libre: yo sigo celebrando la misa de Pablo VI. Esta posición eclesial me permite calibrar el daño realizado por el motu proprio Traditiones Custodes, reforzado todavía recientemente por un «rescripto». Roma tendría que preguntarse por qué cada vez más sacerdotes y laicos -estos sobre todo- se inclinan con veneración por el antiguo rito. La obsesión antilitúrgica es la ideología que se torna canónicamente tiranía. A pesar de que efectivamente la prohibición del Misal de Juan XXIII no es tenida en cuenta por los jóvenes, que aspiran a un culto que responda a la verdad de la fe: culto de Dios, no del hombre. Porque Roma sigue aferrada al die anthropologische Wende, de Karl Rahner.

En la última década, además, ha entrado a jugar la tradición alitúrgica de la Compañía de Jesús. El desplazamiento de la liturgia da lugar a la imposición de hecho y de palabra, de un moralismo relativista.

Las innovaciones antilitúrgicas se han sucedido sin interrupción desde la promulgación de la «nueva Misa». Este comienzo señaló un cambio innecesario. Podía haberse cumplido el propósito de renovación del Concilio Vaticano II con leves modificaciones del Rito Romano, o mejor dicho con corrección de las alteraciones producidas en la historia, continuando la obra de Pío XII, que fue un verdadero renovador. El propósito conciliar se llamaba significativamente instauratio, restauración. Crudas disidencias se produjeron a partir de los años 70, ante la impavidez de Roma. Benedicto XVI, por medio de su motu proprio Summorum Pontificum, habilitó la Forma Extraordinaria del Rito Romano; fue una solución salomónica que podía satisfacer las aspiraciones de sacerdotes y fieles apegados a la Tradición, y a la vez dar razón de las objeciones dirigidas contra la Misa promulgada por Pablo VI. Este arbitrio de prudencia y de sensibilidad pastoral permitía esperar una paz estable, con la vuelta a la obediencia de numerosas comunidades que vivían en situación de conflicto con Roma. Es verdad que las disidencias contra el Vaticano II iban mucho más allá del orden litúrgico, y se extendían al campo doctrinal y jurídico – pastoral. El magisterio litúrgico del Papa alemán retomaba la teología de la liturgia desarrollada por el Cardenal Ratzinger, que seguía las huellas de Romano Guardini y Klaus Gamber.

Un lamentable retroceso se produjo con el motu proprio Traditiones Custodes, que eliminó la Forma Extraordinaria del Rito Romano, e impuso fuertes condicionamientos para conceder el uso de la «Misa de los siglos». Desde esta perspectiva se puede apreciar la gravedad de las disposiciones de Pablo VI, que iniciaron una etapa nueva en todos los ámbitos de la vida eclesial, y dieron cabida en el posconcilio a errores y mutilaciones peores que los sostenidos por el modernismo de principios del siglo XX, condenado por San Pío X. La línea abierta por ese motu proprio ha sido recientemente ratificada y agravada por el «rescripto» que impone a los obispos la obligación de obtener el placet pontificio antes de autorizar el uso de la «Misa de todas las edades». Esta imposición inverosímil da al traste con la tan alardeada «sinodalidad»; la autoridad de los obispos ha sido recortada en un campo esencial de su munus como Sucesores de los Apóstoles. Es de temer que esta pertinacia antilitúrgica suscite nuevamente actitudes contrarias a la «unidad» que Roma dice profesar. De la misma fuente procede -me parece- la ilusión de una reforma, que habría sido solicitada por el cónclave que lo eligió al Papa. La Compañía fue siempre un factor de reubicación de la Iglesia en la sociedad, en competencia con la masonería. El Vaticano está lleno de masones, y el Pontífice trata de usarlos. Me resulta admirable, sorprendente, la complacencia del Papa en su década de gobierno, y la ficción de atribuir los éxitos a los colaboradores. Un problema crónico de la Compañía ha sido el de la humildad.

El aliturgicismo incluye la devastación de lo que en la liturgia del Rito Romano procede de la Tradición. La obsesión antilitúrgica, que ya he apuntado, llega al extremo de boicotear la sinodalidad. Un obispo, para poder autorizar a un sacerdote celebrar con el Misal de Juan XXIII –es decir, la “Misa de los siglos”- necesita pedir permiso a Roma. Tal es el tenor del reciente rescriptum: una verdadera tiranía pontificia que inhabilita a los sucesores de los apóstoles para cumplir su ministerio en un asunto tan fundamental. Esta orientación incluye dejar que impunemente se ejerza la devastación del Rito Romano. Nuevamente mencionaré que esta libertad contradice lo que prescribe el Concilio, en la Constitución sobre la liturgia Sacrosanctum Concilium, a saber: que nadie, aunque sea sacerdote cambie, añade o quite por iniciativa suya en los ritos litúrgicos. La libertad de devastación va unida a la persecución a los tradicionalistas.

Una contradicción flagrante: se persigue a los tradicionalistas, pero se consiente la integración en el Rito Romano de ritmos percusivos y danzantes, y la adopción de ritos paganos, hindúes, budistas, según los principios del NWO o Nuevo Orden Mundial, en competencia con la masonería. En las visitas a diversas naciones se acepta introducir en la liturgia ritos tribales de la cultura ancestral de los pueblos visitados. Así la deformación del culto divino roza la idolatría. Esta actitud se repite en muchos países, como una perversión del diálogo interreligioso. En 2019 el Papa firmó en Abu Dhabi el Documento sobre la Hermandad Humana para la Paz Mundial y la Convivencia Común, en el cual se dice: “El pluralismo y la diversidad de religión, color, sexo, raza y lengua son una sabia voluntad divina, por la que Dios creó a los seres humanos. Esta Sabiduría divina es el origen del que deriva el derecho a la libertad de creencia y la libertad de ser diferente”. Dios Creador sería entonces el autor del politeísmo. Esta afirmación equivale a renunciar a la misión esencial y originaria de la Iglesia, como está expresamente recogida en el Evangelio: “Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda criatura. El que crea y se bautice se salvará, pero el que no crea se condenará” (Mc 16, 15-16). Tal renuncia sólo puede verse como una apostasía. La misma actitud se encuentra en 2020, en la aceptación de la propuesta de una jornada de oración y ayuno de todas las religiones el 14 de mayo. El Pontífice se refirió a la aceptación de la propuesta: “He aceptado la propuesta del Alto Comité para la Fraternidad Humana con el fin de que el próximo 14 de mayo los creyentes de todas las religiones se unan espiritualmente en una jornada de oración y ayuno y de obras de caridad”. Resulta evidente que la Iglesia desconoce su original misión de anunciar el Evangelio de la salvación y se suma al concierto politeísta mundial, participando así, como una de las religiones en el NWO, el New World Order, propugnado por la masonería. Esto no sería posible si el Vaticano no estuviera ya entonces infiltrado por la masonería universal. El contraste con la doctrina y la praxis seculares de la Iglesia no podría marcarse más claramente. Desde esta perspectiva se entiende la incorporación a la liturgia de los ritos paganos. También se explica la persecución a los tradicionalistas, que con su negativa obstaculizan la plena inserción en el NWO; así la Iglesia se encamina al reino del Anticristo. La confusión de los creyentes es la consecuencia; se trata del mysterium iniquitatis desplegado por el diablo.

El documento de Abu Dhabi implica la apostasía de la fe católica para adherir –como ya he escrito- al NWO. No hay compatibilidad entre éste y la fe cristiana; la confusión en la que se arroja a los creyentes no puede ser mayor. Este contraste asoma en cada intervención del Pontífice, lo cual prueba que así entiende la misión de la Iglesia, y así es comprendida su tarea de gobierno. Un ejemplo clarísimo se encuentra en la carta que le dirigieron los políticos argentinos con ocasión del décimo aniversario del pontificado: “Queremos manifestar nuestra admiración por tu obra en favor de la Humanidad (así, con mayúscula en el original), en particular de las personas excluidas y pueblos pobres, tu firme defensa de la paz mundial y tu permanente promoción de una Ecología integral (la mayúscula en el original), que permita escuchar el grito de la Madre Tierra y del Ser humano (lenguaje politeísta y masónico) frente a las situaciones destructivas que atentan contra los pueblos y la naturaleza”. En este contexto se explica la pasión antilitúrgica contra la “Misa de siempre”, en la que brilla con claridad la fe verdadera y la coherencia con la voluntad de Jesucristo y la misión tradicional de la Iglesia.

Se insinúa ahora una nueva comprensión de la sinodalidad: si un obispo quiere autorizar a un sacerdote a celebrar la “Misa de siempre”, ¡debe pedir permiso a Roma! La obsesión ya no tiene fronteras.


13 respuestas a «La obsesión antilitúrgica»

  1. Interesante el artículo del sr. Arzobispo Aguer. Reveladoras, aunque ya sospechadas, sus referencias a la masonería en la Iglesia, y en concreto en el Vaticano. Masones conocidos por el obispo de Roma y que «colaboran» en el gobierno de la Iglesia. ¿Qué puede esperarse de este Pontificado? Lo que estanos viendo: la más espantosa demolición de la fe católica, ya desmoronada a los largo de los pontificados precedentes.
    ¿Obsesión anti litúrgica? Sí, es evidente. Porque la obsesión es por la fe católica de «siempre», la obsesión es por subvertir la fe católica y «crear» una nueva fe; ya tenemos la espantosa reforma litúrgica, la nueva creación litúrgica, vehículo para la nueva fe mundialista.
    La liturgia tradicional es un grano que hay que arrancar de una vez por siempre, para que no esté molestando, para que no haya testimonio de la fe de siempre, de la única y verdadera fe. Pero queda liturgia tradicional para rato. mal que les pese a los masones.
    Agradezco al editor la acertada inclusión de este artículo en el periódico.

    1. Estimado anónimo, casi dos terceras partes de los cardenales son masones o pedófilos o las dos cosas a la vez.
      Al Papa Juan Pablo I lo asesinó la masonería – el criminal, aunque ya disfrutando de Lucifer, tiene nombre y apellido – y lo identificó el cardenal canadiense Gagnon, un sacerdote de Cristo que dedicó una gran parte de su vida a desenmascarar a estos criminales pedófilos.
      La Iglesia hace setenta años no aceptaba en el sacerdocio a los maricones… con el Concilio Vaticano II se abrió la puerta a los homosexuales y a la vez se dio paso a la pederastia… que la masonería en su obra de corrupción moral lo había preparado muy bien.
      Los siguientes Papas han hecho poco o nada para arreglar el desaguisado.
      Gagnon no pudo aguantar seguir en el Vaticano, rodeado de estos criminales masones y se “exilió” a su Quebec natal para dedicarse a la oración.
      España por Cristo

        1. Conviene que se lea el libro de Magaldi, «Masones», donde describe la logia de la denominada clase «UR», Logia Vatiicano.
          Antes de insultar, procure informarse y, se me olvidaba, firme con su nombre y apellidos y no se esconda bajo «Geppetto».
          I. Caballero Aurrecoechea

  2. La liturgia es a la Iglesia Católica lo que un cable es a la energía eléctrica. Y lo que vienen haciendo los masones con sotana, desde varias décadas atrás, es procurar debilitar la calidad del conductor para deteriorar o imposibilitar el necesario suministro constante de fe verdadera (igual a católica) a todo el género humano (más allá, sí, de la sola filiación a la Santa Madre Iglesia).

    Satanás, a través de sus agentes en este mundo, nunca da puntada sin hilo…

  3. En el momento un obispo, pide autorización, es desechado para ascender,,.
    Cuando era pequeño, me llamaba la atención , que pusieran una bateria de música en la Iglesia, es evidente, que se ha perdido el tiempo, en vez de evangelizar.
    Que sea lo que Dios quiera.

        1. No es cuestión de ponerse nervioso, es que, desmiéntame Vd, ese trabajo es satanismo puro, del que se impulsa y bendice en las logias masónicas, que, como usted debe saber, se adora a Luzbel y se culpa a Yahvé.
          Creo que se lo tiene que mirar, o es usted un troll

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad