La ofensiva nacional sobre Valencia (3). Primer objetivo: El Maestrazgo hacia Castellón

Del 23 al 28 de Abril de 1938, se opera por parte del Cuerpo de Castilla con el objetivo de ocupar las localidades de Aliaga y Jorcas, así como la comarca que las contiene. El primer día, con la intención de continuar explotando el éxito que se venía obteniendo sobre el enemigo, pero más aún de provocar su desplome que se creía inmediato, se consigue romper el frente, mientras las condiciones meteorológicas empeoran sensiblemente. El avance nacional transcurre según lo previsto y en tan sólo un día se llega a ocupar Aliaga “…En el comienzo de su avance el General Verla consiguió dar al enemigo la más desconcertante sorpresa que se puede conseguir en una guerra moderna. Una vez roto el frente hubo sectores marxistas envueltos y copados que no se enteraron de la penetración nacional, realizada a unos kilómetros de sus posiciones, sino hasta dos días después, cuando las fuerzas de Castilla avanzaban ya a sus espaldas. El parte de guerra del Cuartel General del Generalísimo ocultó durante dos días el desarrollo de estas operaciones, pues se daba el caso paradójico de que su información era la mejor de que podían disponer los marxistas y el simple anuncio de la maniobra hubiese abierto los ojos a las fuerzas que luego quedaron encerradas…” (Lojendio).

Terreno ganado por los nacionales del 23 al 28 de Abril

El 24 de Abril, y a pesar del descalabro frentepopulista y de continuar el avance nacional, éste se hace ya en varios puntos bajo fuertes contraataques enemigos que tienen que ser rechazados con notable empleo de fuerzas; la 108 División continua su avance alcanzando la línea del Guadalope, pero hay sectores donde apenas se consigue ganar un poco de terreno, como es el caso de la 85 División que tiene enfrente a la 28 División frentepopulista que se mantiene firme en sus posiciones gracias a que las mismas son de las de mayor grado de fortificación en esta zona. El tiempo empeora aún más dificultando las operaciones y beneficiando por ello a los frentepopulistas “…La ventaja del castigo del primer día no podía aprovecharse en rápida persecución del enemigo. La Artillería no podía adentrarse, pues se hundía en las tierras empapadas…” (Lojendio); la aviación nacional se ve imposibilitada para actuar.

El día 26, sigue la presión nacional logrando la 82 División descolgarse en un rápido movimiento desde Aliaga y alcanzar Jorcas. El día 27, por fin, la 82 División logra despegar y conseguir profundizar en territorio enemigo una vez rotas las posiciones en las que se atrincheraba la 28 División frentepopulista que, ante tal hecho, opta por el repliegue. El día 28, el temporal arrecia convirtiéndose incluso en fuerte nevada, fenómeno normal en Abril en estas tierras, bloqueando a los nacionales que tienen que suspender las operaciones en este sector. Así pues, la climatología acudía en ayuda de los frentepopulista cuya situación en esos instantes era penosa “…el 14 Grupo de Asalto con escasa moral… la 25 División muy gastada y con una moral poco elevada… la XVI Brigada, unidad de buen historial, pero que, debido a su desgaste y cansancio, por su repetido empleo, no posee la eficacia de anteriores épocas… (un batallón de ametralladoras) que no se ha mantenido debidamente en sus posiciones… (un Regimiento de Caballería) falto de mandos y con el ganado en deficiente estado físico como consecuencia de la escasez y calidad de los piensos… (se propone) energía para cortar cuanto puede ser indicio de pánico colectivo…” (Gral. Hernández Saravia, jefe del Ejército frentepopulista de Levante).

Tres momentos de la toma por fuerzas nacionales de una alquería cualquiera en el Maestrazgo

Al tiempo que ocurría lo relatado, del 18 de Abril al 5 de Mayo, operaba el Cuerpo de Galicia por la costa cayendo desde el norte con la intención de adelantar la línea alcanzada durante la gran ofensiva al mar por la cuenca del río Miguel a fin de apoyarla en ella. Pero va a ser aquí, donde se presumía más fácil, pues el terreno era plano y no ofrecía grandes posibilidades de resistencia, donde surja la gran sorpresa de esta ofensiva. Efectivamente, a pesar de estar desplegado en esta zona el maltrecho Ejército de Maniobra frentepopulista, su jefe, el Col. Leopoldo Menéndez no ha perdido el tiempo y, además de lograr reforzar convenientemente sus unidades, ha intensificado de forma casi increíble los trabajos de fortificación estableciendo una compleja red de líneas defensivas escalonadas en profundidad y dotadas de posiciones bien fortificadas y situadas que van a oponerse con notable éxito al avance nacional. Ya el primer día del ataque “…El enemigo opuso en todas partes fuerte resistencia… en la sierra de Irtá existe un dispositivo de armas automáticas perfectamente disimulado y organizado en profundidad… Durante casi todo el día de hoy la aviación enemiga estuvo en el aire ametrallando impunemente a las fuerzas que avanzaban… (las unidades frentepopulista que cedían ante la maniobra nacional) volvían pegajosas hostigando los flancos de las que avanzaban…” (Diario de Operaciones de la 4ª División nacional); la 83 División no logra arrancar y la 84 apenas gana unos pocos palmos de terreno. El éxito arrollador que se esperaba, fundamental para progresar con velocidad sobre Castellón y facilitar la gran maniobra de envolvimiento del Maestrazgo, no se consigue. En los siguientes días los combates se tornan durísimos “…(los frentepopulistas) disponen de abundantes armas automáticas, artillería, tanques, un tren blindado y la acción y vigilancia desde el aire…” (Diario de Operaciones de la 4ª División); incluso se sufrirán peligrosos contraataques e infiltraciones frentepopulistas entre la 4ª y la 83 Divisiones que deben ser neutralizados a costa de numerosas bajas y pérdida de tiempo. Se conseguirán algunos avances, sí, pero lentos y con un coste inesperado.

Cañón de 7,7

El día 24, colaboran con las fuerzas de Aranda que marchan pegadas a la costa los minadores Vulcano, Cánovas y Canalejas que operan ya desde su nueva base en Vinaroz. El día 27, el temporal obliga, como en el Maestrazgo, a paralizar las operaciones que no se pueden reanudar hasta el 1 de Mayo en que mejoran algo las adversas condiciones climatológicas. Sólo el día 5 consiguen las fuerzas de Aranda llegar en toda su extensión al cauce del río Miguel “…El enemigo opuso bastante resistencia en algunas partes del frente, terminando por huir en grandes masas una cantidad insospechada de milicianos, que se encontraban apostados en todo el llano al oeste y sudoeste de Alcalá de Chivert…” (Diario de Operaciones de la 4ª División nacional). Junto a la resistencia frentepopulista, los nacionales sufren, además de las inclemencias del tiempo, graves carencias “…los proyectiles del Grupo de 7,7 (artillería de campaña), principal elemento con que se contaba, no explotaban en casi su totalidad… Que tampoco lo hacían la mayor parte de los proyectiles con que se municionó el Grupo de 100/17… Que la batería de 88 de la Legión Cóndor, sobre cuya base se había proyectado el plan de fuegos, recibió orden directamente de su Coronel, sin que tal decisión fueses comunicada a mi autoridad, de batir unas lomas comprendidas dentro de la zona de acción de la 83 División, no pudiendo, por tanto, intervenir en esta fase…” (Parte de la 4ª División del 4 de Mayo). Las bajas sufridas –sólo en la conquista de la sierra de Valdancha habían sido 1.500– sobre todo entre los mandos afectaron a la eficacia de las unidades, llegándose a solicitar para cubrirlas 250 oficiales y medio centenar de suboficiales.

Terreno ganado por los nacionales del 18 al 26 de Abril

Aunque el éxito ha sonreído a los nacionales, no cabe duda de que también a los frentepopulistas que, ante todo, han evitado el derrumbe e incluso se han mostrado firmes y agresivos más allá de lo esperado. Las causas son varias: los refuerzo que el Col. Menéndez recibe del Gral. Miaja que, dadas las circunstancias, y como ya se apuntó, se muestra ahora desprendido, al contrario de lo que le hizo cuando la batalla por Madrid; la intensa labor de sostenimiento de la moral realizada por los comisarios políticos, junto con la aplicación de una férrea y prusiana disciplina que lleva a los soldados a temer más los castigos propios que al enemigo, registrándose numerosos casos de degradaciones de mandos –incluso de un jefe de batallón– y fusilamientos in situ por abandono de posiciones, servicios o negligencias –hay entre los ejecutados varios oficiales, suboficiales y cabos–; por último, la ya citada implementación de las fortificaciones junto a lo acertado de la ubicación de las posiciones defensivas.

Miembros de las Brigadas Internacionales combatiendo en Levante

Llegados a este punto la situación de la ofensiva nacional quedaba así perfectamente resumida por el Gral. García Valiño “…Detenidos los Cuerpos de Ejército en sus alas después de un avance de escasa profundidad… inmovilizado desde el comienzo el centro (del despliegue)… la ambiciosa maniobra concebida por el Ejército de atenazar simplemente el Maestrazgo, envolviéndolo en dos ramas para llevar el frente a lo largo del ferrocarril Teruel-Sagunto, no había tenido éxito…”. Y como en parte se observaba que el cálculo de fuerzas que inicialmente se consideraron suficientes era erróneo, se procedió a reforzar en lo posible las existentes con una unidad de nueva creación que se denominó Destacamento de Enlace que se puso a las órdenes del propio García Valiño –que conservaba el mando de la 1ª División de Navarra–, formada con la dicha 1ª División más la II Brigada de la 61 División, una Compañía de carros y dos grupos de Artillería, de modo que sirviera de enlace entre los Cuerpos de Galicia y Castilla y además apoyara a uno u otro según fuera menester. Quedaba ya claro para todos que el enemigo recibía cuantiosos refuerzos y que su moral iba en aumento conforme veía que podía detener a los nacionales, lo que hacía prever que la ofensiva iba a endurecerse aún más. Asimismo, se imponía un cambio de planes que consistió en que a la vista la mayor dureza de las resistencias frentepopulistas por la costa, se decidió llevar el esfuerzo principal de la ofensiva al interior, y ello a pesar de ser en tal sector mucho más duro el terreno por el que debía avanzarse.

Mientras tal ocurre entre los nacionales, los frentepopulistas no descansan y, animados por la posibilidad de enfrentarse a sus enemigos de tú a tú, su Estado Mayor, en concreto el Col. Matallana, una vez confirmado que el esfuerzo principal nacional no se dirige hacia Barcelona, sino hacia Valencia, ordenaba el perfeccionamiento urgente de tres importantes líneas defensivas –una de ellas con dos ramales– con la intención de conseguir no sólo detener a las fuerzas que pudieran atacarles por la costa, sino también a las del interior, y ello siempre encaminado a proteger Valencia pero dando la batalla ante Castellón y Sagunto, claros objetivos estratégicos nacionales. Dichas líneas defensivas eran la de “Levante” o sector Oropesa, que se apoyaba entre Oropesa, en la costa, y la Sierra de Nogueruelas; la de Teruel o sector avanzado, esta doble, que iba desde dicha sierra hasta el Turia: y la denominada «XYZ», también llamada de “resistencia” o de Almenara, que desde dicha localidad ubicada en la costa al norte de Sagunto terminaba en Santa Cruz de Moya, localidad sita en el Turia. De ellas, la primera estaba dotada de treinta y ocho centros de resistencia, la segunda de veintisiete y la tercera de veintidós. Existía también una más pequeña llamada de Puerto Mingalvo al norte de la de Oropesa. La única misión de todas ellas era, como es evidente, la de resistir a toda costa. Para reforzar tal despliegue se hacía ya intervenir en él a los Cuerpos de Ejército XVI, XVII y XX hasta el momento en reserva.

LÍNEAS DEFENSIVAS PARA PROTEGER VALENCIA Línea continua gruesa.- Línea defensiva de «Levante» o de Oropesa Línea discontinua.- Línea defensiva de Puerto Mingalvo Dos líneas de puntos.- Líneas defensivas de Teruel o «sector avanzado» Línea de trazos y puntos.- Línea defensiva «XYZ»

El 4 de Mayo, encargándose de romper el frente la 1ª División del Gral. García Valiño, los nacionales reanudan su ofensiva por el norte de su despliegue “…El enemigo… había fortificado el pueblo …ante él la 55 División roja y en terreno realmente infernal repleto de barrancadas profundísimas que se cruzaban entre sí en medio de un caos total…»; “…El enemigo… había fortificado el pueblo de Cinctorres, que constituía el núcleo de la resistencia,… cuya principal fuerza residía en las cortaduras naturales del terreno muy bien aprovechadas…” (Gral. García Valiño). El día 6, se conseguía desbordar Cinctorres que caía por envolvimiento “…el enemigo ha ofrecido tenaz resistencia, habiéndose llegado en varias ocasiones al cuerpo a cuerpo. Ha dejado gran número de muertos y armamento en nuestro poder, y se han cogido 50 prisioneros, algunos heridos… el terreno cubierto e intrincado de esta parte dio lugar a sorpresas y combates cuerpo a cuerpo…” (Gral. García Valiño); las bajas nacionales son elevadas y la climatología especialmente mala “…El tiempo era infernal, a pesar de la época del año; hacía mucho frío, y en todo el día, como en los anteriores, no dejó de llover, por lo que a las penalidades que a la marcha se presentaba por la naturaleza del terreno, habría que sumar el que los requetés iban completamente empapados…” (Revilla Cebrecos, Tercio de Lácar); “…No obstante, el avance nacional se hace muy profundo, teniendo que rechazar, además, fuertes contraataques. Los días 8 y 9 el tiempo empeora aún más… A causa del violento temporal de lluvia y granizo no se ha podido operar…” (Parte del Ejército nacional). El día 10, aún con malísimo tiempo, y reforzándose el Destacamento de Enlace de García Valiño con la 55 División, se impulsa el avance nacional en el sector, envolviendo las importantes fortificaciones existentes en los pueblos de La Iglesuela del Cid y Cantavieja, siendo este último ocupado el día 12, continuando los progresos hasta el día 14.

La climatología castigó con especial dureza el avance de ls tropas nacionales

Por la otra ala del despliegue nacional, la derecha, ocurría lo mismo que por la izquierda ya descrita, llegándose, el día 2, a El Pobo que caía tras duro combate a cuyo final se recogían numerosos cadáveres enemigos abandonados en el campo, así como 300 prisioneros y buen botín de material. El día 3, la 82 División logra situarse a un kilómetro y medio de Allepuz, mientras la 85 continuaba avanzando, bien que con grandes problemas “…El enemigo opone a nuestro avance gran resistencia… La actividad enemiga es mayor que en días anteriores, contraatacando algunas de nuestras posiciones…” (Diario de Operaciones del Cuerpo de Castilla); las abajas son elevadas, aunque también los prisioneros que se hace a los frentepopulistas, así como el número de muertos dejados sobre el campo. El día 5, el mal tiempo arrecia “…En la sierra de Pobo cae una intensa nevada…”. Hasta el día 10 se suspende la actividad debido al mal tiempo, lo que no impide que se sufran fuertes contraataques, “…durante todos aquellos días hizo un tiempo pésimo, llovía la mayoría de los días y el frío era impropio para estar ya en Mayo. Cuando terminaba la lluvia,… el viento arreciaba y era tan frío que daba la sensación de estar en Diciembre o en Enero… se inició de nuevo la tormenta, pero esta vez con aparato de rayos y truenos,… parecía el fin del mundo… cuando paró la lluvia sucedió un granizo menudo, primero, y después más grueso, del tamaño de las avellanas…. total, que empezó a nevar, mezclándose los copos de nieve con el granizo, que aún no se había fundido…” (José Llordes, Al dejar el fusil). El día 11 se reanudan las operaciones muy dificultadas “…por las grandes destrucciones que el enemigo ha hecho…” (Diario de Operaciones del Cuerpo de Castilla). Será el día 12, cuando la resistencia frentepopulista ceda y se consigan notables avances, entre ellos ocupar el nudo de comunicaciones de Allepuz. Las bajas enemigas superaban las 1.000, recogiéndose de nuevo muchos muertos sobre el terreno. El día 14, la 108 División lograba llegar a Fortanete y la 5ª Monteagudo del Castillo y Cedrillas. El desgaste por ambas partes era acusadísimo “…si bien es cierto que se produce un desgaste paulatino en nuestras fuerzas, no lo es menos que igual está ocurriendo en las del enemigo…” (Parte del G.E.R.C. frentepopulista); “…General jefe de 4ª División tropieza con grandes dificultades para el ejercicio del mando por escasez buenos jefes de Brigada, lo que le ha obligado recientemente a intervenir de una manera minuciosa y directa en el desarrollo del combate de algunas unidades… he resuelto ejercer personalmente el (mando) de la Agrupación ofensiva…” (Parte del Gral. Aranda del Cuerpo de Galicia). El desgaste en las fuerzas frentepopulistas, con todo, no dejaba de acusarse en su moral que, si bien se mantenía, no por ello ocultaba síntomas de poder resquebrajarse en cualquier momento “…Se ha observado que las evasiones de personal de nuestras filas a las enemigas ha sufrido un sensible aumento… (siendo lo peor que entre los desertores había más veteranos) de los que huyeron en los primeros tiempos del terror fascista para no ser fusilados (que reclutas nuevos)…” (Parte del G.E.R.C. frentepopulista).

García Valiño

Los días 13 y 14 sigue, aunque con lentitud, el avance de García Valiño con el objetivo de ocupar Mosqueruela que, por el terreno en que se realiza, hace decir a dicho General “…caracteriza las operaciones la aplicación exacta de los principios fundamentales de la guerra en montaña: decisión audaz en los mandos; maniobra en todos los escalones; conquista de objetivos importantísimos por pequeñas unidades; avances de noche después de duras jornadas; …espíritu ofensivo y de sacrificio… fraccionamiento obligado de la artillería a lomo y despliegues artilleros en primera línea para lograr el máximo aprovechamiento de los alcances…”. El día 15, no se puede operar debido a la lluvia. El día 16 se reanuda el avance, y el día 17 se consigue un espectacular éxito al efectuar varios ataques concéntricos que sorprenden a los frentepopulistas, les desorganiza y hacen que se consiga el objetivo perseguido de conquistar Mosqueruela, localidad que en un principio los frentepopulistas intentaron defender a toda costa, cogiéndose cincuenta prisioneros, dejando los frentepopulistas abandonados 300 muertos y 214 heridos “…es tal la desmoralización (de los frentepopulistas) que un capellán de la 61 División va al pueblo solo y trae grupos de prisioneros…” (García Valiño). La 55 División, por su parte, lograría también en estos días avances sustanciales. En estos mismos días siguen registrándose avances del resto de unidades del Cuerpo de Castilla, bien que lentas y a costa de notable desgaste, en jornadas duras a través de una orografía que alcanza los 1.400 metros de altitud siendo esta la parte más alta del Maestrazgo. Jornadas monótonas, causantes de gran agotamiento y bajas por enfermedades tanto en uno como en el otro bando. Como puntos más destacados, lo nacionales lograrán el día 16 romper de nuevo la cohesión de las líneas frentepopulistas en el sector de Corbalán.

Terreno ganado por los nacionales del 4 de Abril al 26 de Mayo

Por parte frentepopulista no se cesa de traer nuevas unidades y embeberlas en el combate de acuerdo con la estrategia inicial de retardar el avance nacional, desgastarlo en lo posible y ganar tiempo para poder preparar un golpe de gran alcance que detenga de forma total a los nacionales. En general, y como se va viendo, los frentepopulistas logran en gran parte su objetivo pues los avances nacionales se realizan con lentitud y a costa de fuertes pérdidas, lo que no quita para que también se sufran descalabros cuando algunas unidades entren en pánico; en relación con la caída de La Iglesuela del Cid diría el parte del Cuerpo de Ejército de Levante frentepopulista “…cabe preguntarse qué causas han originado una actuación (la de la 14 División) con un final como el ocurrido… la desorganización existente en los Cuerpos de Ejército. En ninguno de ellos se ha visto una mediana organización… Se ha colocado una línea que forzosamente tiene que ser débil, material y moralmente, y no se ha pensado en organizar una línea más o menos lejos de la actual… a la que pueda acogerse la primera línea… por precipitación o por desconocimiento… se ha desaprovechado una gran energía…”. Para estos días los frentepopulistas tienen ya empeñados en el combate los Cuerpo de Ejército XIII, XXI, XXII y una llamada Agrupación Táctica de la misma entidad que los anteriores, lo que supone 12 Divisiones con un total de 39 Brigadas.

Requetés con una ametralladora

Pero con todo, es decir, aun con los avances logrados, los mandos nacionales comienzan ya a dudar seriamente del éxito general de la ofensiva. El 22 de Mayo, el Gral. Kindelán se hace eco de tales dudas, así como del malestar que surge entre ellos, y dirige a Franco una nota en la que textualmente le dice “…lo que sí propugno ahora es la necesidad de no proseguir la maniobra actual sobre Valencia, que estimo nociva por no tener influencia alguna resolutiva en el término de la guerra… (pues dicho objetivo se ve) muy lejos… (y el camino se prevé sangriento en extremos)…”. Pero para ese día el propio Generalísimo había ya redactado con fecha 18, es decir, cuatro días antes, una breve nota en la que plasmaba sus pensamientos al hilo de la evidencia de que la ofensiva que se consideró fácil se ve ahora dificilísima “…1º.- Necesidad de atacar en fuerza a Cataluña para cortar la frontera con Francia y evitar la ayuda que los rojos reciben de dicho país. 2º.- No dejar en libertad de reorganizarse al ejército rojo de la zona del Sur y recobrar su eficacia. 3º.- Aprovechar el estado de derrota ocasionado por nuestro avance por Levante, para conseguir una mejora notable en efectivos, así como un trazado más fácil y estratégico de las líneas actuales. 4º.- Colocar al Ejército propio del Centro en condiciones de mover sus frentes y operar. 5º.- Economizar fuerzas para constituir una Reserva General potente, que permita operar en fuerza, tanto en Cataluña como en otra región.”. Es decir, que también Franco se daba ya cuenta de que la ofensiva sobre Valencia poco iba a influir en la consecución de la victoria final, entre otra cosas porque junto a la tenacidad del enemigo para defenderse, y lo duro del terreno, se estaban produciendo fallos en la eficaz maquinaría bélica nacional, tal vez por primera vez o, al menos, de forma evidente en relación a lo acontecido hasta el momento desde el comienzo de la guerra “…(las Divisiones del Cuerpo de Castilla operan) preocupadas solamente de sus actuación parcial (desatendiendo al conjunto)(el impulso que imprimen los mandos divisionarios no es el adecuado pues por ahorrar fatigas a la tropa ralentizan sus movimientos) aun cuando no tuviesen muchas resistencia (enfrente) no explotando el éxito (tras romper el frente… deficiente organización del terreno, falta de enmascaramiento, ausencia de precauciones en la circulación… carencia de prudencia…” (Informa del Cte. Beltrán Vivar, observador del Cuartel General del Generalísimo en el Cuerpo de Castilla); “…tendencia a la alineación (de las Divisiones)… empleo a veces deficiente, consumo exagerado y poco cuidado del material (de la Artillería)…” (Cte. Méndez Parada, agregado al Cuerpo de Castilla).

Anterior // Siguiente


Una respuesta a «La ofensiva nacional sobre Valencia (3). Primer objetivo: El Maestrazgo hacia Castellón»

  1. Brillante y exhaustivo artículo, que merece todos los elogios,
    He revisitado, de la mano del trabajo, esas tierras del Maestrazo, tan queridas por mí, y donde tanta sangre patriótica española se derramó.
    (Hay un error mecanográfico al final del artículco, cuando dicen (CTe. Méndez Parada, agredado mal Cuerpo de Castilla), que obviamente quiere decir AGREGADO AL CUERPO DE CASTILLA, creo…).

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad