La película Puy du Fou se beneficia de un “efecto Streisand”

Gracias a los medios de comunicación de izquierda, «Vencer o morir» es un éxito. La curiosidad pública se despierta por las críticas virulentas de la izquierda cultural. ¿Debería la primera producción cinematográfica de Puy du Fou agradecerle esta eficaz campaña publicitaria? Para bien o para mal, la película, que narra la vida de la Vendéen Charette, habrá tenido al menos el mérito de demostrar lo que muchos esperan del mundo académico, de las artes en general y del cine en particular: total lealtad a la doxa… 

El cine francés va mal. Los guiones que giran casi invariablemente en torno a los llamados temas societarios, progresistas o inmigracionistas, los espectadores lo han entendido: evitan como la sarna estas películas subvencionadas por la CNC y, cuando quieren ver películas francesas de calidad, hurgan en sus existencias de DVD aquellas cuya memoria Thomas Morales revive regularmente a través de magníficos retratos de los directores y actores que alguna vez hicieron de nuestro cine uno de los más bellos y envidiados del mundo.

Bisque bisque rabia!

Curiosamente, a pesar de una historia de Francia rica en hechos y hombres que marcaron su tiempo, son muy raras las películas francesas que los toman como tema. «Vencer o morir» llena parcialmente este vacío pero, para gran disgusto de la izquierda, relata la epopeya de los vendeanos luchando contra los ejércitos republicanos en 1793. Además, bisque bisque rage!, el éxito está ahí.

Antes de hablar del éxito de esta película, mi pobre pasado me anima a recordar con mucha precisión el número de entradas que han logrado las películas formateadas y políticamente correctas estrenadas recientemente y que para algunos se han beneficiado de una publicidad extraordinaria en los medios de izquierda, entre ellos, de supuesto, radiodifusión pública:

«Los Granujas» , de Jimmy Laporal-Tresor. En 1984, mientras «la extrema derecha gana terreno en Francia», una simpática banda de «jóvenes de los suburbios» es acosada por una mezquina banda de skinheads. Tras dos semanas de funcionamiento: 31.376 ingresos. ¡La gran bofetada!

“Los comprometidos” , de Émilie Frèche. David ayuda a un «joven exiliado» a escapar de la policía y cruzar ilegalmente a Francia. Gran promoción, entre otros en France Inter. Después de seis semanas de funcionamiento: 33.518 entradas. ¡La mega barriga!

«Nuestros hermanos» , de Rachid Bouchareb. Película que vuelve sobre la muerte de Malik Oussekine con todos los clichés que uno pueda imaginar sobre el racismo y la violencia policial. Después de seis semanas de funcionamiento: 78.421 admisiones. ¡La Super Bowl!

“Los Supervivientes” de Guillaume Renusson. En el corazón de los Alpes, Samuel salva a una joven afgana que quiere ir a Francia. Pero los fachos villanos les darán caza… Tras tres semanas de funcionamiento: 66.491 entradas. ¡El gran fracaso!

Antes, «Arthur Rambo» , de Laurent Cantet, sobre este «pobre» Mehdi Meklat, había hecho un total de 33.000 entradas, y «Le monde d’hier» , de Diasteme, sobre un presidente de la república que luchaba valientemente contra el extrema derecha, 78.000 admisiones. ¡Dos fiascos!

La comparación de estas cifras con la de «Vencer o morir», una película de bajo presupuesto rodada en apenas dieciocho días, es cruel. La película de Vincent Mottez y Paul Mignot fue un gran éxito en su primera semana de estreno: casi 112.000 espectadores con solo 188 copias. Estando ahí el éxito, el número de copias aumentó a 235 por segunda semana.

Alexis Corbière (LFI) denuncia una falsificación de la historia

Vincent Mottez coautor
Paul Mignot  coautor

Hay que decir que esta película se benefició de una publicidad increíble. Le MondeTéléramaL’Obs, France Inter y, sobre todo, Libération (portada + cinco páginas completas), pusieron en conocimiento del público una película que, de otro modo, podría haber permanecido confidencial. La crítica, que pretendía ser negativa, fue tan cruda, tan caricaturesca, tan obviamente ideológica, que fue totalmente contraproducente, y el efecto Streisand funcionó con toda su fuerza. «Vencer o morir», para la que los productores apuntaban a 100.000 espectadores sin creerlo realmente, probablemente al menos duplique la apuesta. Estoy encantado (todavía mi mal fondo) de imaginar a los periodistas de Liberation y Le Mondeechando espumarajos de rabia por el éxito de esta película a la que han contribuido en gran medida, sin quererlo, claro. Los felicito por su mala fe y su estupidez. Les agradezco haber aprovechado estos últimos para revelar a los ojos del mundo su craso desconocimiento de la historia de su país y su intolerancia frente a obras que no van en la dirección que ellos desean. Finalmente, les agradezco por ser tan hoscos, tan calumniadores, tan despiadados, tan desprovistos de esa inteligencia y esa delicadeza que hacen la crítica devastadora, mientras que la suya, gruesa y estúpida, produjo el efecto completamente opuesto al deseado. .

Por si fuera poco, este jueves 2 de febrero, Le Monde abre sus columnas a los diputados de LFI Alexis Corbière y Matthias Tavel. Estos últimos llaman a «una amplia movilización contra la falsificación de la historia» y «la cultura del borrado»  en el trabajo, según ellos, en «Vencer o morir». Les ahorro el largo delirio de estos diputados para llamar su atención solo sobre la sustancia de su plataforma: esta película sería una «ofensiva reaccionaria» y «representa un paso más de la empresa ideológica de la derecha ultraconservadora. La extrema derecha y la extrema derecha quieren imponer a la sociedad su rejilla de lectura de los problemas de nuestro tiempo, su odio a la igualdad republicana, su morbosa nostalgia por las pseudotradiciones católicas fundamentalistas, su nacionalismo, tantos pretextos para ser excluidos de la nación francesa todos aquellos cuyos orígenes familiares están en otra parte.»

Ahora esperamos con impaciencia las reflexiones histórico-cinematográficas de Sandrine Rousseau o Marine Tondelier, ¡y la producción de Puy du Fou podría vislumbrar tranquilamente alcanzar la inesperada barrera de las 300.000 entradas!

Para Causeur


Una respuesta a «La película Puy du Fou se beneficia de un “efecto Streisand”»

  1. Esperemos que la irracional y sectaria fobia, desatada por la propaganda contra la España Una, Grande y Libre -así como contra su artífice- lleve a alguien en España a realizar una película mostrando la realidad histórica.
    Los españoles, hartos ya de manipulación, pueden convertirla también en un rotundo éxito.
    Precisamente ese temor es la razón de haberse promulgado la infame ley 20/2022 de la “memoria democrática”
    No le era suficiente al PSOE con privar de subvenciones a quien quisiera rodar una película respetuosa con la verdad histórica.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad