La peregrinación de Ntra. Sra. de la Cristiandad a Covadonga 2023 por su presidenta Diana Catalán

Diana Catalán

La peregrinación a Covadonga, que organiza Nuestra Señora de la Cristiandad, cumple ya su tercer año de andadura consolidando su continuidad. No solo es positivo que el número de participantes superase el millar y se quedase pequeña la Basílica de Covadonga con mucha gente asistiendo a la Santa Misa desde la explanada, sino sobre todo que no decayó el entusiasmo y el fervor, así como el cuidado de la liturgia para mayor gloria de Dios.

Entrevistamos a Diana Catalán, incombustible en su tercer año al frente del llamado Chartres español. La peregrinación a Covadonga se está consolidando como un evento de referencia. Diana analiza en esta entrevista de forma sencilla y precisa los aspectos más importantes de la peregrinación de este año.

¿Cómo valora la peregrinación de este año en su tercera edición, que supone un paso más en su consolidación?

La valoración global, por supuesto, es muy positiva. Es verdad que desde dentro siempre llaman mucho la atención los fallos y los aspectos a mejorar, pero desde fuera no paraban de repetirme lo bien que había salido todo.

El hecho de haber crecido en número de participantes a pesar de las circunstancias de las elecciones generales es un claro signo de consolidación.

Ha habido una gran participación con nuevos capítulos. ¿Hasta qué punto es positivo que haya una mayor presencia internacional?

Muchos de los extranjeros que acuden ya han estado previamente en la peregrinación de Chartres, como es el caso de los tres capítulos franceses: Notre-Dame de Terre Sainte, Notre-Dame de Fourvière y François-Athanase Charette. Contar con estos peregrinos veteranos nos ayuda a conseguir el ambiente deseado de oración, penitencia, y también festivo, pues conocen la dinámica de este tipo de eventos.

Este año también hemos contado, además de con el capítulo portugués, Nossa Senhora de Fátima, que ha crecido en número de peregrinos, con un nuevo capítulo holandés, Heilige Willibrord. Siempre es una alegría ver cómo muchos católicos de fuera de España se ven atraídos por la gran riqueza espiritual y cultural de nuestra patria.

Al ser el tercer año ya van mejorando y puliendo el trabajo de organización, gracias al esfuerzo de los voluntarios…

Sin duda. Aunque siempre cuesta alcanzar un número adecuado de voluntarios, finalmente pudo conseguirse, gracias al esfuerzo de algunos peregrinos que sacrificaron el hecho de caminar con su capítulo para poder echar una mano en la organización. Estoy segura de que no se han arrepentido, y también estoy segura de que muchos repetirán.

Además, este año hemos contado con la inestimable ayuda de voluntarios provenientes del Regimiento de Infantería “Príncipe” nº3, que han sido clave en el montaje del campamento y el traslado de las mochilas de los peregrinos. Por otro lado, también recibimos la ayuda de reservistas voluntarios que se encargaron de vigilar aquellos cruces de cierta peligrosidad por los que pasaba la columna de peregrinos.

¿Cómo ha sido el ambiente y el fervor de los peregrinos?

Este año me ha recordado a lo vivido en la primera edición de la peregrinación a Covadonga. Un ambiente más familiar, fervoroso… La Peregrinación ya se ha convertido en una cita imprescindible para muchos y, por lo tanto, también en lugar de reencuentro entre amigos y familias. Ya son muchas las caras conocidas, la confianza entre nosotros… y esto ayuda a crear un clima idóneo para la oración y la entrega.

¿Cómo se han vivido las celebraciones de las Santa Misas, especialmente la Misa solemne en la Basílica?

Creo que, en las Santas Misas, los momentos más importantes de la peregrinación, se ha percibido una notable mejoría. Desde los aspectos más logísticos, como la carpa y el sonido, hasta los pequeños detalles tan bien cuidados por nuestro equipo litúrgico. Desde aquí me gustaría agradecer la gran labor realizada por el P. Carlos y la Hna. Montse, que han realizado un trabajo impagable para que el culto fuera impecable.

Por supuesto no puedo dejar de mencionar al coro, con su director, Daniel Rubio (también Secretario de la Asociación NSC-E), a la cabeza. Muchos acuden a Misa Tradicional por primera vez durante la peregrinación. A veces resulta difícil seguir las celebraciones cuando no se ha asistido nunca, pero creo que lo que no puede dejar indiferente a nadie es vivir la liturgia a través del canto sagrado, de las melodías gregorianas y la polifonía que nos ayuda a elevar el alma hacia Dios. Esto pudo vivirse especialmente en Covadonga, gracias a la bellísima acústica de la Basílica y su órgano.

¿Qué momento de la peregrinación le ha resultado más emotivo?

Hubo dos momentos en los que se me saltaron las lágrimas de emoción, y los dos fueron en Covadonga. El primero, durante la Consagración, al escuchar la Marcha Real en honor al Rey de Reyes, cuya melodía llenaba todo el templo mientras los presentes contemplaban el milagro de la Transubstanciación.

Y el segundo, al finalizar la Santa Misa, con la alegría por haber terminado con éxito un año más. Para los organizadores son muchas las tensiones vividas antes y durante la peregrinación, velando por que todo salga bien, que los peregrinos lleguen sanos, salvos, y a poder ser, más santos, a su destino. Una vez finalizada la Santa Misa en Covadonga, todas estas tensiones se disipan y nos inunda la emoción.

¿Cómo ha percibido, como máxima responsable, las muestras de gratitud de los peregrinos por el bien espiritual recibido?

He de decir que no siempre es fácil invertir tiempo y esfuerzo en esto. El Señor sabe que somos débiles, y aunque tendría más merito trabajar en su servicio sin recibir ningún premio temporal, Él permite que podamos ver grandes frutos para animarnos a seguir adelante: conversiones, vocaciones, matrimonios…

Además, nos vemos muy reconfortados por las muestras de cariño y gratitud de los peregrinos. Ya hablando en primera persona, he de decir que me ayudan mucho en mi debilidad y ocasional desaliento.

Ya esto no para, sin tiempo apenas para descansar, ya van pensando en la cuarta edición…

Desde luego, ya está la maquinaria en marcha. Durante la peregrinación hemos ido anotando todos aquellos aspectos que vemos necesario mejorar, y en breve nos volveremos a reunir para poner todos estos puntos en común.

Además, también tenemos en mente seguir organizando diferentes actividades para mantener viva la llama de Nuestra Señora de la Cristiandad durante el año… ¡estén atentos!


4 respuestas a «La peregrinación de Ntra. Sra. de la Cristiandad a Covadonga 2023 por su presidenta Diana Catalán»

  1. ….¿escuchar la Marcha Real en honor al Rey de Reyes?

    ¿De qué reyes? ¿Los Magos de Oriente? ¿Los masónicos borbones?

    Desde luego, la igualdad de la mujer no se logrará hasta que «hagan la mili» (y los hombres también)

    El Himno Nacional se toca para rendir los máximos honores del protocolo (¡leñe!)

    Por lo demás, magnífico.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad