La pirámide invertida

Toda institución, empresa o colectivo tiene necesariamente para funcionar que estructurarse de forma piramidal, es decir, que tiene que haber un jefe, o un consejo de administración, un nivel de apoyo a esa jefatura, y así, hacia abajo hasta llegar a los que sólo obedecen. Cuando ocurre lo contrario, es decir, cuando la pirámide se invierte, esa institución, empresa o colectivo colapsa.

Pues bien, aquí tenemos el caso de nuestra cada día menos flamante y boyante Guardia Civil que, además de ser ni la sombra de lo que fue, de un tiempo a esta parte, sobre todo desde Rodríguez Zapatero, pero también casi más con Rajoy, o sea, el PP, ha entrado en una espiral demencial por la que su pirámide estructural se ha invertido. Todo ello con el respaldo entusiasta de sus componentes, o al menos de sus mandos, entre cuyas ambiciones no están en primera prioridad, según parece, la de servir a España, sino la de «hacer la carrera».

¿Que no se lo creen? Pues la cifras oficiales, es decir, de su escalafón, que no mienten, cantan:

La Benemérita tiene 86.206 efectivos entre hombres y mujeres (los perros no figuran)

Hay 38 Generales entre Tenientes Generales, Generales de División y de Brigada. Un dato: la Guarda Civil nunca tuvo Tenientes Generales, ni Generales de División, siendo los de Brigada sólo un pequeñísimo puñado, y con tales mandos superiores fue, ya no lo es, el Cuerpo de seguridad más eficaz y prestigioso no sólo de España, sino posiblemente del mundo entero. Sí, como lo leen, cuando el bigote y el tricornio imponían la ley y el orden tan sólo con asomar.

Sigamos: 216 Coroneles, 275 Tenientes Coroneles, 445 Comandantes, 1.058 Capitanes, 1.445 Tenientes, 241 Alféreces y 207 Suboficiales mayores –a estos últimos, que nunca existieron, se les considera oficiales (¿?) por aquello de las envidias–; es decir 3.963 Oficiales; los Coroneles, Tte,s Coroneles y Comandantes, como en las FF.AA., fueron siempre «jefes», habiendo sido desde hace alguna década degradados a Oficiales sin que nadie rechistara.

Más: 1.116 Subtenientes, 1.412 Brigadas, 2.412 Sargentos primero, 2.997 Sargentos y 108 Cabos Mayores –estos últimos tampoco nunca existieron–; o sea, 8.095 Suboficiales.

Por último: hay 7.848 Cabos Primeros y Cabos.

Total por lo tanto de mandos: 19.944

Restando del total de miembros los mandos hay en la Guarda Civil 66.262 guardias.

Dividiendo sale que a cada mando le toca mandar sobre 3,33 guardias. Demencial.

¿Y por qué todo ello? Por lo de siempre desde hace tiempo: no hay amor a España, ni a la propia Guardia Civil, ni al deber cumplido como única y gran recompensa, ni amor al servicio, ni espíritu de sacrificio, lo que hay es ambición, trepismo, corporativismos –que es el vicio opuestos al compañerismo–, aburguesamiento, indolencia, enchufismo, ganas de prebendas y figurar en la foto; lo que importa es sólo ponerse estrellas o galones, subir, «hacer la carrera»… algo que ya detectaron nuestros corruptos políticos que engordando los escalafones vieron la forma de comprar voluntades y cerrar picos; bien sabían que iban a necesitar de ambas cosas. Ah!, e inocular el cáncer sindicalista bajo el eufemismo de «asociaciones» y la entrada, cómo no, tutti plen, de las mujeres –¿de verdad hacían falta? ¿es más eficaz la Guardia Civil con ellas? ¿antes no?–, lo que ha dinamitado la disciplina y demás virtudes que hicieron grande a la hoy chica, diminuta –excepto en mandos– y menos ejemplar Benemérita, a la cual este apelativo tan español y cariñoso le queda grande, muy, muy grande hoy en día.

Compartir

11 thoughts on “La pirámide invertida”

  1. Esto es la continuación del truco político del sistema liberal del s. XIX, eso sí, corregido y aumentado.
    Se trataba de utilizar las Milicias Provinciales, dependientes de los gobernadores civiles, para contrarrestar al Ejército Permanente, por si se les iba este de las manos a pesar de la importantísima inflitración masónica en sus filas.
    Y lo mismo pasó en la República, donde mayoritariamente las Fuerzas de Orden Público eran poderosas y fundmentalmente afines al poder político, frente a unos Ejércitos, fundamentalmente el de Tierra, diezmados por las Leyes de Azaña.
    Hoy tenemos, además de un estado policial seguramente el mayor de Europa (Policía Nacional, Locales, Autonómicas y cuerpos privados -vigilantes-, más la guardia civil) unos Ejércitos en la cabeza de la lista de los menores en proporción a las dimensiones de nuestra Patria. De ellos, por supuesto, se ha desgajado a la Guardia Civil (GC), la cual a penas es militar en … el código (peculiar y distinto del militar, mantenido como comodín para mejor explotación del Instituto) y en las prebendas (empleos, etc) y parafernalia.
    Pues bien, esa GC., tan inchada y poderosa, con más generales que el Ejército de Tierra y muchísimos más guardias que nuestros soldados, es, fundamentalmente, el contrapunto del Ejército de Tierra (ya de por sí anulado, sin Cuerpos Comunes y sin la UME) para que ni «en el peor de los casos» pudiera hacer un «Alzamiento».
    Desde luego, el tema merece, además de la felicitación al autor, que otros lo amplíen y hagan ver a los españoles que no tienen Fuerzas Armadas.

    1. Me identifico plenamente con el contenido de tan formidable artículo que demuestra el rotundo conocimiento que el autor posee del Cuerpo.
      Abundando en el asunto, señalaría al menos tres estrategias que se han seguido, y se continuan siguiendo, para el deterioro continuo de la Guardia Civil hacía la meta de su destrucción definitiva.
      Una, que empieza en la propia Academia de Guardias donde ya no se inculcan
      los valores y virtudes militares, la idiosincrasia, el carácter y la singularidad del Cuerpo, como base principal para la posterior formación profesional del Guardia Civil, principalmente porque o carecen de dichos valores o han perdido la fe en ellos, desde el Coronel Director del Centro hasta el último instructor de mismo, en la mayoría de los casos acomodados y aburguesados por llevar toda su carrera mitar en la Unidad.
      Dos, los actuales criterios para la promoción interna. Basados en la capacidad de memoria del candidato y donde se valora principalmente la titulitis, hasta el punto de preferirse a un licenciado en filología Bengalí, 3.3.3.3 en inglés, antes que a un aspirante con capacidad de liderazgo, dotes de mando, reconocido espíritu de servicio y de sacrificio, constancia, competencia, experiecia profesional y valor acreditado, pero carente de una licenciatura por la UNED más próxima a su residencia.
      Tres, el cáncer de las Asociaciones Profesionales, que en realidad son auténticos sindicatos marxistas encubiertos, murmuradores, insolentes, proclamadores de la lucha de clases entre las distintas escalas, con reivindicaciones impropias de un Cuerpo Militar donde la más principal hazaña es obedecer y el modo como ha de ser es ni pedir ni rehusar.
      Entre todos la mataron y ella sola se murió.

  2. La participación del teniente coronel Tejero (probablemente, una buscada «casualidad») en el falso golpe de estado del 23 de febrero de 1981, como único golpista ingénuamente idealista de toda esa trama, orquestada desde los centros de poder del nuevo régimen «democrático»; facilitó grandemente (aprovechando para ello la repercusión mediática de su poco delicado modo de hacer «política») la posterior desnaturalización de la Guardia Civil, hasta convertirla en la sombra de lo que fue apreciable actualmente.
    Similares consideraciones, estimo, se podrían hacer respecto de las repercusiones lamentables que el citado 23F tuvo para el conjunto de las Fuerzas Armadas.
    Aquella farsa, fue una absoluta bicoca para la nueva clase política que nos iba a tocar padecer, durante demasiado tiempo, a España y a la mayoría de los españoles.

  3. Qué fácil es hablar desde la ignorancia. El autor del artículo no tiene ni puta idea, con perdón, de lo que dice. Habla desde el total desconocimiento o desde la «mala leche», según dice hay 76 Generales, cuando hay 36 en total, habla de 216 Coroneles, cuando realmente son 78, en fin un despropósito todo el articulo

    1. Jose Barrionuevo, creo que el que no tiene ni puta idea de nada eres tu:
      https://extraconfidencial.com/noticias/71-generales-y-cinco-tenientes-generales-se-reparten-prebendas-en-la-guardia-civil-cada-mando-ya-solo-tiene-a-su-cargo-a-145-agentes/

      Esto de fuentes oficiales dela izquierda

      Pero vamos tu siguiendo el viejo lema de Lenin: «Contra los cuerpos la violencia, contra la almas: la mentira», siempre habrá algun incauto que pueda picar.

      1. Usted lo ha dicho: «Fuentes oficiales de la izquierda» y yo le digo : de un panfleto de izquierdas, que no tiene nada que ver con la realidad.
        Pregunte e infórmese en el lugar adecuado.

    2. Señor Barriionuevo, como observo que no coje usted el paso ni con un tambor, pongo a su disposición la banda de cornetas y tambores del Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro (Madrid), en pleno, a ver si sí. ¿No estará usted consultando el escalafón del año de su primera comunión?

    3. Estimado seguidor: ¿Puede que esté usted consultando un escalafón de hace veinte años? Asegúrese, porque el último, y actual dice lo que decimos nosotros. Cifras cantan. Saludos cordiales

        1. Estimado seguidor: ¿ha vuelto usted a leer el artículo’ Además le contestamos a su correo privadamente, pues así nos lo envió. Ahora lo hacemos por esta vía ya que usted la prefiere. Corregimos los cálculos, corregimos los Generales, según la fotografía que usted nos envió. Mírelo, que aquí somos así, no como otros. Ahora tiene que corregir usted, porque para nada, para nada, varia la proporción. La Guardia Civil hace mucho que está más que tocada del ala porque se ha dejado infiltrar y contagiar de los mismos que las FFAA. ¿Que hay excepciones? Sin duda, y más honrosas por su escasez. Pero esa es la realidad. Desde que abandonó el bigote y el tricornio va de capa caída… y sabemos lo que decimos. Siempre, desde luego, mil gracias y saludos muy cordiales.

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*