La realidad de EEUU: en respuesta a José Mª Lancho

mm
Jose María Lancho

El artículo de José María Lancho que se insertó en el e-mail de Actuall (VER AQUÍ) falla muchísimo al presentar la realidad en EEUU. Otra vez aquí topamos con la desinformación tan típica en asuntos sobre EEUU, sumado al buenismo ingenuo y a un pésimo análisis de la situación. Más aún, pues José María Lancho disfraza su buenísmo y desinformación con el clásico «Hispanismo Vs Anglosajonismo» que tantas pasiones mal encaminadas despierta en España. Pero eso no tiene nada que ver. Nada en absoluto.

Nadie es más hispanista y más militante católico tradicional que yo. Nadie. Pero a diferencia de José María Lancho yo sí entiendo desde el interior de EEUU el asunto del muro de Trump que de vergüenza no tiene nada. No es Hispanismo contra Anglosajismo, ni catolicismo contra protestantismo. Es evitar una invasión de personas del tercer mundo sin educación, sin el idioma principal del país, que serán una carga económica, muchos de ellos criminales y muchos otros predestinados a vivir de ayudas sociales o en condiciones de ilegalidad. Peor aún, aquellos que se legalicen no sólo en su inmensa mayoría seguirán viviendo de ayudas sociales, ni se integrarán social y culturalmente, sino que serán en su mayoría voto seguro de las fuerzas más izquierdistas, anti-cristianas y radicales que EEUU jamás ha visto.

A pesar de un supuesto catolicismo light sin ninguna profundidad ni base teológica, o a pesar de un posible pentecostalismo también sin ninguna base teológica seria, la gigantesca mayoría de los inmigrantes hispanos en EEUU que logran legalizase son militantes fanáticos del Partido Demócrata de EEUU, adalid del aborto tardío infanticida, de la ideología de genero, de los niños transexuales, del lobby homosexualista, del ateísmo militante. Indirectamente eso es lo que produce la inmigración masiva que viene de la frontera con Méjico. Y eso en el mejor de los casos respecto a los que logran legalizarse. Los millones que no se legalizan y viven clandestinamente en EEUU sin papeles, todavía peor, pues en su inmensa mayoría son una carga económica que nunca se integrará y vivirán en sus ghettos aislados.

Los anglosajones, que son la base electoral de Trump, apoyan el muro no por racismo o xenofobia, ni mucho menos, sino por auto-defensa, pues en su gran mayoría son cristianos conservadores que siguen la Ley Moral Natural (Santo Tomas de Aquino) y quieren neutralizar a los potenciales y seguros votantes militantes del Partido Demócrata, defensor de todas las fuerzas demoníacas que uno se pueda imaginar. El muro no bloquea la élite y lo mejor del mundo hispano y católico, a los intelectuales y defensores de la civilización cristiana, que vienen a aportar moralidad y trabajo a EEUU (esos son siempre bienvenidos en EEUU de manera legal), el muro bloquea una invasión tercermundista, una carga económica insostenible y una invasión de futuros votantes del Partido Demócrata, destructor de la Cristiandad en EEUU. Eso sin mencionar que el mismo muro es la ultima defensa contra el Cartel de Juárez, las Zetas, el Cartel de Sinaloa y el de Tijuana, de los asesinos decapitadores al servicio del narcotráfico y de su práctica de masacres. Ese es el punto clave.

Además, todo pueblo tiene el sagrado derecho de proteger sus fronteras y guardar el tesoro de su cultural y herencia espiritual, pues eso no es como dicen los del cerebro lavado ¨xenofobia¨ ni ¨racismo¨, sino derecho natural explícitamente descrito por el Catecismo de la Iglesia Católica 2241 que claramente dice que el estado tiene el DERECHO a subordinar la inmigración a diversas condiciones jurídicas, especialmente a los DEBERES de los inmigrantes, y que estos están OBLIGADOS a respetar el patrimonio material y ESPIRITUAL del país de acogida, obedecer sus leyes y contribuir a sus cargas.

Meter a la sanguinaria y criminal MS13, vivir en ghettos aislados y no integrarse social ni culturalmente, votar al partido abortista infanticida Demócrata, y entrar ilegalmente vulnerando lasa leyes de los EEUU cruzando el desierto para vivir de ayudas sociales NO es ni obedecer sus leyes, ni respetar el patrimonio material ni espiritual, ni contribuir a sus cargas. Antes de venir a EEUU sería bueno que los inmigrantes  memorizasen el 2241 del Catecismo.

Más aún, José María Lancho no menciona algo importantísimo: el Departamento de Seguridad Interior (DHS) y el Departamento de Justicia de EEUU informaron en diciembre del 2017 que casi el 30% de todas las personas en cárceles federales en EEUU son inmigrantes y el 92% de estos son inmigrantes ilegales. Los que están en cárceles estatales son muchísimo más.  Nada que ver con lo que ordena el 2241 del Catecismo de la Iglesia.

MS13

Es la razón fundamental por la que el Partido Demócrata, el mismo del aborto tardío infanticida, el que espeta la ideología de genero a los niños, el del lobby homosexualista, es ahora el más ardiente defensor de la inmigración masiva sin control y de las fronteras abiertas. No sólo quiere que vengan millones de nuevos votantes para así nunca jamás perder unas elecciones, sino que también quieren diluir a los votantes de Trump, los de la América profunda –en su enorme mayoría cristianos conservadores, tanto protestantes como católicos–, defensores del sentido común y de la Ley Moral Natural. Ese es el punto que José María Lancho con su buenísmo ingenuo no menciona en su artículo.

Como escribí en mi artículo para Actuall  (VER AQUÍ), el mundo vive ahora su última defensa, su última barrera, como decimos en EEUU:¨the LAST STAND¨ en defensa de la Civilización Cristiana y Occidental, desde Orban en Hungría, a Bolsorano en Brasil, como en Austria, Polonia e Italia. Trump es parte de esa última defensa de la Civilización Occidental contra el globalísmo Sorista, la masonería anticristiana y el Neo Marxismo político y cultural. En vez de escribir artículos buenistas mal informados y ser tontos útiles de la revolución mundial, el deber moral del cristiano es apoyar con todas las fuerzas este último esfuerzo de salvar la Cristiandad. En esta guerra civil universal (Donoso Cortes, Bossuet, San Agustín) nos jugamos este mundo y la vida eterna.

Compartir

2 thoughts on “La realidad de EEUU: en respuesta a José Mª Lancho”

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*