La Reina y yo, o el estilo calzonazos

Escuché, con el respeto que me merece la institución, el discurso del todavía Rey, y la verdad es que me resulto totalmente anodino, absurdo, decepcionante…

¿Pero éste hombre no se entera de la realidad, o tiene pocas luces, dicho sea con el mayor respeto a la persona, por supuesto?

Con la que está cayendo, ¿cómo puede hablar estilo vendedor de coches usados, o de productos para evitar la caída del cabello, auténticos estafadores ambos gremios, en términos generales, y salvo alguna –rara- excepción.

Los ataques, en mi opinión injustificados, hacia su padre, el rey anterior, quien disfruta del mismo derecho a la presunción de inocencia que cualquiera de nosotros, no me parecen propios ni de un hijo ni de un Rey.

Que yo sepa, nadie le ha procesado por nada, ni hay ninguna causa criminal abierta contra él, por mucha que la fiscala generala de la PSOE –y de Garzón- vaya filtrando a los medios que hay tres causas abiertas contra él, o investigaciones prejudiciales, pues, repito, no tengo noticia alguna de que existan diligencias previas incoadas contra el anterior Jefe del Estado, y Rey emérito.

Visto el discurso, parece que lo ha escrito la larga mano de la periodista, su todavía esposa, “la Reina”, como él dice.

Supongo que Su majestad sabrá, o debería saber, que la Constitución solo habla de un Rey, de la rama o dinastía de los Borbones, y que sus respectivas esposas, en su caso, o maridos, solo serán los consortes, y eso mientras lo sean, pero nada más.

La Constitución únicamente prevé la Regencia, en la persona de ese consorte real, cuando la persona que vaya a sucederle en el Trono, y por lo tanto en la Jefatura del Estado, sea menor de edad, como sucedería si Felipe VI falleciera, Dios no lo quiera, por las razones que fueren.

¿Se imaginan ustedes cuanto iba a durar la institución –y no debería darle ideas a algunos-, con una señora divorciada, dos veces abortista, según el libro de su primo, y de ideas republicanas, según sus amigos, asumiendo la Regencia de España…?

(Y que le cae mal al 90% de la población, y eso como mínimo, añado yo).

En fin, poco que añadir. Este rey nos lleva de decepción en decepción, y al final la monarquía acabará cayendo, más pronto que tarde, como cae la fruta madura de los árboles.

Decía don Jaime Peñafiel que en España no hay monárquicos, sino juancarlistas… Y añado yo: ahora, ni eso.

En lugar de situar en un segundo plano, o tercero, a su todavía esposa, el Rey se empeña en resaltar el papel, a todas luces absurdo, de su mujer, quedando como un calzonazos, en la acepción española del término.

De verdad que lo siento, pues me hubiera gustado alabar el papel y el discurso del Rey, pero me es imposible, por simples razones de coherencia intelectual y personal.

¡Para este discurso, no necesitábamos un Rey!

Seguramente el mensaje a lo Maduro del presidente de gobierno ficticio (el real es Pablo Iglesias) el próximo martes, será más de lo mismo, pero con más convicción, que Sánchez tiene una gran capacidad para creerse sus propios mentiras.

¿Será algún tipo clase de trastorno narcisista de la personalidad, o incluso psiquiátrico…?

En resumen: España se encamina hacia el precipicio de la historia, o el desguace como nación, y el Rey sigue al volante, tan tranquilo, como si aquí no pasara nada.

Pero ya lo creo que pasa…

www.graueditores.com


8 respuestas a «La Reina y yo, o el estilo calzonazos»

  1. Si hacen y dicen, nada más que mentiras , casi TODOS, por ejemplo : próximamente una ley para perseguir oficialmente al IDIOMA español , que ya se hace de hecho.

    FELIZ NAVIDAD

  2. Yo no sé si el rey actual es tonto, o se hace el tonto…
    De cualquier forma, y en ambos supuestos, ES MUY PREOCUPANTE, pues parece evidente que no pinta nada, y la JEFATURA DEL ESTADO se ha convertido en una especie de MUÑECO DE FERIA, del que todos se cachondean, y al que nadie hace caso alguno.

  3. ¿Por qué se empeña mucha gente en insultar, de una manera u otra, a quien no les ha insultado o ha hecho nada para ello?, Incluyo en esto a los que escriben, como en este caso, que por mucha decencia que pone al escribir, ha escrito escupitinajos sobre S.M. el Rey Felipe VI. Eso no está ni pizca de bien, a no ser que se sea anti rey.

    1. Supongo que usted será monárquico, y está en su derecho.
      Yo lo era, hasta que la actuación de Juan Carlos I me hizo cambiar de opinión.
      De cualquier forma, y como todo es opinable, ¿sería usted tan amable de decirme, de decirnos dónde están esos ESCUPITINAJOS (sic) de los que usted habla…?
      Así podría explicar, matizar, etc., mis afirmaciones.
      Gracias anticipadas, y Feliz Año Nuevo.

    2. Don Juan Carlos I era un hombre de vida «excesiva», hablando claramente, y tenía sus virtudes y sus defectos, como cualquiera de nosotros.
      Pero el rey actual ES QUE NO HACE NI SOMBRA, no pinta nada, parece un auténtico REY MAGO,que esos sí que tienen su función, al menos un día al año, es incapaz de ir a Barcelona a presidir la entrega de despachos a los nuevos jueces, que van a administrar justicia en Su Nombre, porque ello le desagrada al gobierno, que le «ordena» quede confinado en la Zarzuela, va al extranjero con un delincuente internacional e impresentable como EL MARQUÉS DE GALAPAGAR, que es su enemigo acérrimo, y le torpedea todo lo que pueda, vamos en realidad este hombre me produce más bien pena y lástima, que otra cosa.
      ¿Qué es buena persona…? PUES, SEGURAMENTE SÍ, pero mucho me temo que con la que está cayendo, con eso no llegará muy lejos.

  4. El problema es que la Monarquía en España, por Real deseo de Juan Carlos I, se ha convertido en un elemento ornamental.
    Precisamente cuando tal adorno está pasado de moda.
    Si a esto le sumamos que SM Felipe VI -mientras no ponga sus atributos reales y viriles sobre la mesa- tiene más sangre de Carlos IV que del Káiser, llegamos a la conclusión de que el futuro de España se presenta tormentoso.
    Y en cuanto a lo que dice José María Babot comprendo su queja, pero son las grandezas y servidumbres de quien ostenta el mando. No es suficiente con que sea buena persona y no haga daño a nadie.
    Debe ejercer el mando para que los “malos” no impongan su ley.

  5. Estoy bastante de acuerdo con el autor del articulo, yo no soy monarquica, pero si en cierto modo juancarlista,creo que no se puede echar al olvido los grandes servicios que ha prestado el Rey, los arabes son sumamente generosos y el rey les ha presatdo ciertos servicios de cooperacion, si se ha beneficiado de esos servicios, en contraprestacion ha creado riqueza y puestos de trabajo favoreciendo a la industria española, que nos ha ofrecido los chanchullos del PSOE o de Podemos? Nada, pero si enriquecimiento personal a costa dcel Pueblo Español, Juan carlos se ha beneficiado, sí pero a costa del bolsillo de los jeques arabes Esa es la diferncia Y efectivamente Felipe deberia prescindir de darle bombo a su impresentable consorte

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad