La Reina y yo. ¿Quién manda en La Zarzuela…?

Cuando Felipe VI en casó con su actual esposa, en contra del criterio de toda su familia, dicen que la Casa Real hizo firmar unas capitulaciones a su novia, organizando el  posterior divorcio, en su caso, con el otorgamiento de un título nobiliario, una renta vitalicia muy elevada, y dejando la educación de  las hijas a manos de don Felipe.

Uno de los cuadros de Letizia Ortiz pintado por Waldo Saavedra durante sus años locos en Méjico, utilizado en la portada de un disco de Maná

Tenemos información al respecto  por el libro del primo de doña Leticia, quien, como abogado en ejercicio, le dijo que no se le ocurriera firmar ese documento, pues la dejaba en manos de la Casa Real…

Desconozco si lo  firmó.

Lo que si tengo claro es que se “convirtió” al catolicismo, desde su agnosticismo o ateísmo previo, de forma rápida e indolora, con unas simples charlas del cardenal Rouco Varela.

La Corona de España bien vale una conversión, debió de pensar la aspirante a esposa de Felipe VI.

Lo cierto es que los reyes “católicos” de España se han ido apartando, sin prisas, pero sin pausas, de cualquier manifestación católica, mientras que frecuentan los actos de claro contenido masónico, algo nada extraño, desde el ingreso del rey en la Orden de la Jarretera, mendigando distinciones nobiliarias de la única monarquía que acabará subsistiendo en el mundo, junto con los cuatro reyes de la baraja…

En los últimos tiempos, observo con estupor, no exento de indignación, a la “política” de presentar a doña Leticia, con c, como  Reina de España, cuando, al igual que doña Sofía, no pasan de ser las Consortes de los Reyes respectivos, pero nada más.

Creo que el propio don Felipe VI hace ostentación de este título indebido, cuando dice aquello de: “La Reina y yo…”.

Esta “no reina” es plebeya, no procede de ninguna familia real, como doña Sofía, y lo que es más importante, la Constitución solo le reserva un hipotético papel destacado como Regente, hasta la mayoría de edad de su hija –que debe de andar por los 16 años-, en el  supuesto de que Felipe VI falleciera, que Dios no lo quiera.

En efecto, el art. 59, 1, dice claramente que:

“Cuando el Rey fuere menor de edad, el padre o la madre del Rey …, entrará a ejercer inmediatamente la Regencia y la ejercerá durante el tiempo de la minoría de edad del Rey”.

Y el art. 58 es claro, y no necesita interpretación alguna:

Maralyn Monroe, que ya es decir, supo ser más discreta y pudorosa

“La Reina consorte o el consorte de la Reina no podrán asumir funciones constitucionales, salvo lo dispuesto para la Regencia”.

En el caso de doña Sofía, una señora como Dios manda, los españoles siempre la hemos reconocido como nuestra reina, tal vez por proceder de familia real, ser hija y hermana de rey, etc., pero no es el caso de doña Leticia, por eso me asombra tanto ese interés en “promocionarla”, haciéndole parecer lo que no es, ni de lejos…

El propio diccionario de la lengua española explica claramente en su acepción primera que un consorte es: “Dicho de una persona que recibe el título, condición, nombre de la profesión, etc., por razón de matrimonio con la persona que los posee por derecho propio”.

Comprendo que hace mucho calor, y todos procuramos llevar la mínima ropa posible, pero hay cargos y cargos, actos y actos, y una consorte del Rey no debe andar por ahí enseñando más carne de la debida, o vistiendo inadecuadamente, pues todo ello se traduce en un desprestigio y desconsideración social de la monarquía.

Claro que, tal vez se trata, precisamente, de producir esos efectos.

https://www.graueditores.com


8 respuestas a «La Reina y yo. ¿Quién manda en La Zarzuela…?»

  1. Querido y admirado Ramiro, por una vez NO estoy de acuerdo contigo. esta pandilla de corruptos y miserables masones NADA tienen que ver con la monarquia, Franco, supuestamente siguiendo instrucciones de los que mandan en el mundo puso como rey al idiota de Juan Carlos, burla a los 76.000 carlistas que pelearon por nuestro DIOS y nuestra PATRIA.
    Por otro lado estos bufones-masones TAMPOCO son borbones porque Francisco de Paula era impotente y, por tanto NO pueden llevar ese apellido.
    Lee el libro del policia franquista Mauricio Carlavilla «Borbones masones» muy claro al respecto.
    Y, como siempre un saludo de este carlista donostiarra.
    I. Caballero

  2. Desde luego, no manda don Felipe VI, que en realidad no pinta nada. Ni en su casa ni en ningún otro sitio.
    El día en que, todo un Rey de las Españas, fue al reino de los hijos de… la Gran Bretaña, a ser envestido como caballero de la masónica Orden de la Jarretera, sentí vergüenza, propia y ajena.
    ¿Qué hubiera dicho Felipe II de esta bajada de pantalones, y humillación a España y a los españoles…?

  3. Magnífico retrato de un punto más, importante, de la degeneración de España.
    El rey «consorte», a fuer de también masón como sus progenitores, pinta lo que le mandan en La Pérfida Albión y en su matrimonio

  4. A todo lo anterior que bien se ha apuntado habría que añadir las continuas infamias y humillaciones que ha protagonizado y tolerado este bufón como buen Borbón que es, a saber: la firma de unos indultos -más bien insultos- ilegales a una panda de criminales fascistas inmundos; el esperpento boliviano con una horda de macacos puño en alto mientras sonaba una parodia de nuestro Himno Nacional; la ausencia en la jura de los nuevos cargos judiciales por imposición de un desgobierno mafioso, infame y traidor; el simulacro de homenaje masónico satánico vomitivo y nauseabundo a las víctimas -no todas- del virus comunista chino, etc, etc. Si no fuera porque lo perentorio es desalojar y mandar a patadas a prisión perpetua a todos los criminales que tenemos en el poder arruinando y destruyendo España, lo prioritario sería hacer lo propio con este reyezuelo de pacotilla vil y miserable. Si se logra lo primero y el segundo deja, por tanto, de servir de escudo para la salvaguarda del sistema constitucional -que no democrático-, lo inmediato sería cerrar el capítulo monárquico de la Historia de España de una vez por todas, una institución que ha traído muchas más sombras que luces, por no decir una tiniebla total, en los últimos dos siglos largos de su existencia desde el funesto Carlos IV.

    1. Totalmente de acuerdo con usted.
      Se puede decir más alto, pero no más claro.
      Urge echar a los comunistas del desgobierno, y, seguidamente a los Bobón, digo Borbón, que no sé en que estaría yo pensando…

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad