La Revolución de Asturias de 1934

Los hechos ocurridos en octubre de 1934 fueron lo que después se hizo llamar Revolución de Octubre o simplemente Revolución de Asturias, porque fue en esta provincia donde tuvo graves consecuencias, ya que los acontecimientos fueron lo más parecido a una guerra civil. Los sucesos de Octubre de 1934 fueron provocados por el Partido Socialista Obrero Español, a quien se unieron los Comunistas y Anarcosindicalistas que, siguiendo consignas, dejaron principalmente a la ciudad de Oviedo totalmente devastada. Lo decía el manifiesto firmado por el Comité de Alianzas Obreras y Campesinas de Asturias: «Tras nosotros el enemigo sólo encontrará un montón de ruinas. Por cada uno de nosotros que caiga por la metralla de los aviones, haremos un escarmiento con los centenares de rehenes que tenemos prisioneros».


3 respuestas a «La Revolución de Asturias de 1934»

  1. Si a todos estos canallas se les hubiera hecho justicia colgándolos de un árbol, luego no habrían podido repetir los crímenes de 1934 en 1936 con total impunidad.
    Todos los que hemos estudiado en la Universidad de Oviedo hemos visto los agujeros de las balas en sus columnas, y las biblioteca perdida por el incendio de los mineros.

  2. Los sucesos de Asturias en 1934 fueron el origen de la Guerra Civil posterior en toda España, y el primer suceso de mayor importancia que mostró, a las claras, que la república democrática, buscada por los republicanos en 1931, no era el objetivo buscado por el PSOE, separatistas, sindicatos y comunistas. Siendomel PSOE el principal incendiario para ese objetivo. Lo buscado era una república soviética, marxista leninista, al más puro estilo soviético y siguiendo las instrucciones directas y precisas de Moscú. Y el paso principal para la implantación de ese sistema en España, era provocar una guerra civil, seguros de ganarla, y el exterminio físico de los vencidos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*