La sentencia sobre el Col. Pérez de los Cobos: jaque al Estado de Derecho

Lo que el incalificable ministro del Interior Grande-Marlaska, y por ende Sánchez y el PSOE, están haciendo con el Col. Pérez de los Cobos es la típica bellaquería marxista-leninista de siempre; del PSOE también, y ahí está su historia criminal para demostrarlo. Que nadie de la oposición, realmente, mueva un dedo por semejante persecución, también es de la misma clase de bellaquería. En la Administración española hace mucho que se implantó algo realmente atroz y repugnante: cargo por libre designación igual a libre cese… porque sí. Que un cargo sea por libre designación no implica que se le pueda cesar libremente porque… no se someta a los caprichos de quien lo designó; mientras cumpla con su deber, no puede ser cesado, porque se le designa libremente para que cumpla con un deber establecido legalmente, no para que se someta a quien le designó. De los Cobos es un caso claro de esta dictadura de lo políticamente correcto que ha destruido en la Administración española los conceptos de autoridad, responsabilidad e íntima satisfacción por el deber cumplido; y por ello también el compañerismo, virtud opuesta al vicio del corporativismo. Transcribimos una nota de prensa de la UOGC al respeto de la infame sentencia que avala a Marlaska en su persecución a de los Cobos. Así está la «Justicia» y así España.

PD.- Claro que poco o nada deberían quejarse ahora los picoletos porque ellos vienen siendo colaboradores activos, entusiastas e imprescindibles de este desaguisado.

«La Unión de Oficiales de la Guardia Civil, asociación profesional de mandos del Cuerpo, quiere hacer expresa su preocupación frente a la Sentencia dictada por la Audiencia Nacional con ocasión del cese del Coronel D. Diego Pérez de los Cobos, Sentencia que esta Asociación res-peta pero en absoluto comparte, y que solo podemos calificar de ALTAMENTE PREOCUPANTE para el Estado de Derecho.

Mantiene el tribunal, según ha trascendido a los medios, que la Ley no exige precisar aquello que ha motivado la pérdida de confianza, por lo que no procede ni siquiera entrar a examinar a fondo la motivación de la decisión de cesar al Coronel Pérez de los Cobos. «Desde esta perspectiva, no precisa la Sala tener en cuenta, ni siquiera, los hechos a que se alude en el expediente administrativo porque es suficiente con la pérdida de confianza sin necesidad de valorar si la misma tiene razón de ser, siendo éste el significado de que el cese sea discrecional».

Nos dicen que detrás del abanico está Marlaska

Por mucho que el Tribunal obvie la realidad públicamente conocida, no podemos desconocer lo que ha ocurrido: que, al Coronel, se le pidió una información que la Ley le impide facilitar, y al negarse a ofrecer esa información, referente a una investigación en la que estaba afectado un alto cargo, fue cesado. El tribunal considera que, como se trata de un puesto de trabajo de libre designación, la autoridad competente, en este caso el mando político, puede cesar discrecionalmente, sin mayor explicación. La clave de la Sentencia está en que, según la Audiencia Nacional, la norma aplicable al cese es la normativa específica de la Guardia Civil y ésta norma establece que para el cese en un puesto de libre designación basta la mera pérdida de esa confianza.

El problema es que todos los jefes de Comandancia de España, como lo era el Coronel de los Cobos ocupan puestos de libre designación, así como casi todos los mandos con empleo de Comandante o superior, junto con los investigadores de Policía Judicial e Información de todos los empleos que se encargan de las investigaciones (hablamos de unos cuantos miles de guardias civiles), incluidas las que se dirigen contra los políticos y cargos gubernamentales. Según esta doctrina judicial, todos estos pueden ser cesados sin mayor explicación, como si estuviésemos en la Edad Media donde todo se hacía sin la más mínima explicación según los intereses y gustos del Señor.

Animamos al Coronel Pérez de los Cobos a que recurra esta Sentencia , no solo en defensa de sus propios intereses y honor , sino en defensa del Estado de Derecho, en defensa de España, algo que ha venido haciendo ejemplarmente hasta hoy. Y para ello, esta Asociación profesional, la Unión de Oficiales, se ofrece y pone a su disposición sus servicios jurídicos y cuantos re-cursos sean necesarios. Está en juego mucho más que el mero cese de un Coronel, está en juego la NEUTRALIDAD e INDEPENDENCIA de la misma Guardia Civil y del Estado de Derecho


4 respuestas a «La sentencia sobre el Col. Pérez de los Cobos: jaque al Estado de Derecho»

  1. Si ese Tribunal es capaz de emitir esa sentencia con un argumento tan débil quiere decir o que se han vendido al Gobierno o que son los mayores idiotas del mundo.
    En cualquier caso y en cualquier país en el que exista el Estado de Derecho estos jueces deberían ir en directo al paro o por sinvergüenzas o por incompetentes.
    España es ya el paraíso del comunismo más repugnante.
    Íñigo Caballero

  2. Cuando los picoletos se cansen de tragar quina, que hagan lo que hicieron el 23-F del ´81; pero, esta vez, BIEN.

    Que no tienen huevos para hacerlo -que NO los tienen-, pues a seguir tragando MIERDA a paladas hasta el Día del Juicio Final.

    Total, llevan haciéndolo desde hace casi medio siglo ya. No les pilla, precisamente, de nuevo.

    Hala, a seguir aguantando CABRONADAS de ese puto SODOMITA asqueroso de Marlaska, modositos sumisos.

    Viva «honrada» la Guarra Civil.

    Pd.: llorad como MUJERES lo que NO supisteis defender como hombres.

  3. Sí, sí Sr. Enrique de Aguilar, … pero NO.

    Estamos hasta cierto punto de acuerdo en que el Ministro Marlaska es incalificable, y digo «hasta cierto punto» porque se queda usted corto. Este señor durante años ha sido Juez de la Audiencia Nacional, y lo menos que se le puede pedir a un Juez es que sea honesto, y sin embargo lo que este sujeto está poniendo de manifiesto desde que dejó de ser el Vocal a propuesta del PP en el CGPJ para ser nombrado Ministro del PSOE del Gobierno de Pedro Sánchez (el PP como siempre cubriéndose de «gloria») es lo sinverguenza que es, la capacidad que tiene de mentir y de fingir, de hacer trampas, de prestarse a la falsificación de los hechos verdaderamente acontecidos (como en el reciente caso del marica del culo) , y un largo etc. Esta falta de integridad y honestidad tiene una lectura política, que los Ministros del PSOE son unos chorizos (po decirlo suavemente), pero tiene también una lectura judicial, que para mí es más importante y más trascendente, y es en manos de qué clase de gente está la Justicia en este país, por mucho que quieran aparentar otra cosa con sus togas, sus puñetas y sus collares, y que explica por qué en España la Justicia que debería ser la solución a los problemas más graves de la Nación si estuviera en manos de personas como Dios manda, en lugar de la solución es parte del problema, y además de los problemas más graves. Y acudes a la Justicia y te toman el pelo porque no hay Justicia, como la familia Franco sabe muy bien, y ahora se ha enterado este Coronel.

    Estamos también de acuerdo, en que la Justicia en España está desaparecida porque jueces corruptos y fanatizados en la extrema izquierda han venido a prostituir este servicio público y este Poder del Estado, y como carecen de escrúpulos y están intoxicados por el lavado de cerebro de la propaganda roja son capaces de robarle a una persona una sentencia por razones políticas.
    No sé si la sentencia que le ha sido dictada al Coronel D. Diego Pérez de los Cobos ha sido Ponente la misma jueza, u otra distinta, que «presuntamente» en 2019 (si no recuerdo mal) le robó la sentencia al Brigada de la Guardia civil de Cádiz que en junio de 2015 fue denunciado por un Guardia de Podemos que a las pocas semanas se presentó como candidato al Congreso por el partido político Podemos en las elecciones de diciembre 2015, acusado el Brigada de poseer en su cuenta particular de Twitrter unos tuits calificados de «franquistas» y en contra de Pablo Iglesias. Al General entonces de la IV Zona de Sevilla el General D. Laurentino Ceña Coro le faltó tiempo para suspender en funciones al Brigada por el periodo máximo, parta abrirle un expediente disciplinario y para yendo más allá de lo que pedía el propio Guardia de Podemos, que era que se diera traslado a la Fiscalía, el General dió directamente traslado al Juzgado que es mucho peor. Ni que decir tiene que por las evidentes faltas que el Guardia de Podemos cometió a la vista de todos, el General y todos los demás se hicieron los locos, porque si en algún ámbito la Justicia ni está ni se la espera, incluidas las tabernas rurales mejicanas de la época de Pancho Villa en tiempos de la revolución, es en el ámbito militar, que eso es, en esta cuestión, un paisaje lunar, donde el art. 103, 1º CE ni han oido hablar.
    En la actualidad, el guardia podemita, tras perder su escaño en las últimas elecciones de 2019, lo colocó Marlaska, (que como el exdiputado de podemos se presentó a las elecciones por Cádiz), en marzo de 2020 como «asesor» en el Ministerio, a pesar de que el guardia de Podemos no tiene ni el bachiller. Este cara dura es el que hablaba de corrupción y amiguismo. Con estos antecedentes todavía en 2017 la Dirección General de la Guardia civil le anuló al Brigada por la cara (es decir de plano) con violación de más de 10 Derechos Fundamentales el ascenso por antiguedad del Brigada a Subteniente. El Brigada recurrió en alzada primero ante la Ministra Cospedal que no movió ni un dedo por el Brigada (como igualmente había hecho el Ministro del Interior Fernández Díez que en 2015 y sin pruebas, sucumbió a la propaganda comunista y calificó al Brigada de «garbanzo negro». Dios, que no se queda con nada de nadie, le ha devuelto al Ministro Fernández Díez la pelota y parece ser que el «garbanzo negro», verdaderamente negro era él, y de poco le ha servido hacerle el juego entonces a Podemos, haciendo ambos ministros honor al bajo pelaje de la gente del PP por muchos abrigos de pieles que tengan o porque se las den de «cristianos» en documentales) y recurrió después a la Sala de lo Contencioso-administrativo de la Audiencia Nacional.
    El Ministerio de Defensa, a la vista del recurso C-A, y sabiendo el Ministerio que lo iban a perder, porque había 10 motivos de nulidad de pleno Derecho y violación de Derechos Fundamentales, de libro (de hecho tanto el asesor Jurídico de la Dirección General GC, que luego se hace fotos con la bandera de España, como el del Ministerio de Defensa, se negaron el primero a informar sobre los motivos de nulidad de pleno Derecho y violación de Derechos Fundamentales (en el informe que por mandato de la La Ley el órgano autor de la Resolución recurrida tiene que elaborar para elevar el recurso al órgano competente para resolver: art. 121, 2º Ley 39/2015) , y el segundo en la Propuesta de Resolución del recurso primero y en la propia Resolución del recurso después, a pesar de que los motivos de nulidad de pleno Derecho y violación de Derechos Fundamentales eran la parte fundamental del recurso, (que es la que precisa informe más que ninguna otra) y que la negativa a informar o resolver sobre este punto era abiertamente contraria a la Ley: art. 119, 3º Ley 39/2015 LPAC que obliga, en la Resolución de los recursos, a resolver todas las cuestiones que plantee el recurso, hayan sido o no alegadas por el interesado, pero con mayor motivo cuando han sido alegadas y constituyen el fundamento de dicho recurso y además de tal calado jurídico (la violación de Derechos Fundamentales y la nulidad de pleno Derecho es la máxima contravención que se puede cometer en el ámbito del Derecho administrativo) . Como digo estando ya el recurso Contencioso-Administrativo formulado ante la Audiencia Nacional, el Ministerio hizo el paripé y sin anular las resoluciones administrativa dictadas con violación de Derechos Fundamentales y nulidad de pleno Derecho otorgó el ascenso a Subteniente al Brigada cuando éste ya estaba en la reserva y no podía gozar de él en el servicio activo. Aunque el recurso C-A planteaba varias cuestiones más, la Sala de lo C-A se negó a resolver el recurso y pronunciarse sobre la ilegalidad de la actuación administrativa con el pretexto de que el Brigada ya había obtenido su ascenso a Subteniente. La función constitucional de de los Tribunales no es tapar la actuación ilegal de la Administración, sino todo lo contrario art. 106, 1º CE:
    «Los Tribunales de Justicia controlan la legalidad de la actuación administrativa y el sometimiento de ésta a los fines que la justifican».

    El art. 117, 1º CE establece que
    «Los Tribunales integrados por Jueces y Magistrados que forman parte del Poder Judicial, son independientes, inamovibles, responsables y sometidos ÚNICAMENTE al imperio de la ley».
    Pero la sentencia de la Audiencia Nacional no se sometió exclusivamente al imperio de la Ley sino a negarle la tutela judicial efectiva a un Brigada tachado de «franquista» que eso por lo visto es motivo para negarle el amparo judicial.
    El art. 67 CE prohíbe que la sentencia se niegue a resolver alguna de las cuestiones que plantee un recurso, pero la Audiencia Nacional también incumplió este precepto, como incumplió el art. 9, 1º CE que obliga a todos, -ciudadanos y poderes públicos-, también a los jueces, a someterse a la CE y al resto del Ordenamiento jurídico. Art. 5, 1º LOPJ también.
    Y el art. 11, 3º LOPJ (Ley Orgánica del Poder Judicial) le recuerda a los jueces que se dejen de cuentos y de mamoneos y resuelvan los asuntos como es debido sy sobre las pretensiones, sin escudarse en pretextos.

    Quiero decir con este relato, que, aunque largo, he tratado de sintetizar, más allá de plantear la pregunta de ¿qué se hace cuando es la policía la que atraca bancos (porque cuando son los delincuentes se avisa a la policia, pero ¿qué se hace cuando es la propia policía la que comete los delitos?), es decir qué se hace cuando los obligados a garantizar la legalidad de un pais son los primeros en transgredirla y además hacerlo impunemente (el Brigada acudió en amparo ante el Tribunal Constitucional, y qué casualidad que le tocó de ponente, como le ocurrió igualmente a la familia Franco, el Magistrado Conde Pumpido, que es no es precisamente garantía de legalidad e imparcialidad
    : https://www.youtube.com/watch?v=f8Y66GzYSSE
    https://www.youtube.com/watch?v=YKkrip2b2lM&t=2s
    https://www.youtube.com/watch?v=Tm8vxFFR1xg&t=3s
    https://www.youtube.com/watch?v=7EZ82xCxVE8&t=12s

    https://www.youtube.com/watch?v=L2nlNJZ_orM

    como hemos visto en el día de ayer mismo cuando antes de tomar la palabra el represnetante de la Comunidad autónoma catalana un ordenanza ha retirado la bandera de España a la vista de todos, también del Presidente del Gobierno, cuando el Presidente de una Comunidad autónoma no solo es el máximo representante de esa comunidad autónoma sino también del Estado en la misma (art. 152 CE)
    Por tanto estoy de acuerdo en que muy posiblemente, por decirlo suavemente, al Coronel Pérez de los Cobos la Audiencia Nacional ha vuelto a hacer otra de las suyas aprovechando la indefensión que sufrimos los Españoles, y le ha negado injustamente su Derecho Fundamental a obtener la tutela judicial que ha de ser EFECTIVA, y a darle la razón, porque la Justicia roja carece de escrúpulos.

    Hasta aquí todos de acuerdo, pero esto es una cosa y otra muy diferente presentar al Coronel Pérez de los Cobos como un héroe o una víctima inocente de todo esto, porque en eso no estoy de acuerdo.
    El Coronel Pérez de los Cobos es uno de tantos, que se acuerda ahora de la «Justicia» cuando le toca a él, y de la bandera y del patriotismo, pero que ha colaborado con los enemigos de España como todos los demás, con escasísimas excepciones. Haber si el día de mañana le van a hacer una jugada al General Santiago, – aquél que salió por televisión diciendo que la Guardia civil trabajaba para MINIMIZAR en las redes sociales las críticas al Gobierno-, y a alguien se le va a ocurrir darle pena y salir haciendo un artículo como éste para defenderlo.
    El Coronel Pérez de los Cobos es ese señor vestido de paisano, como si en lugar de ser Coronel de la Guardia civil fuera agente de Seguros, que como un pasmarote se prestaba a la farsa de acudir a las reuniones con el Gobierno separatista de Puigdemont, formando parte junto con otros ineptos como el Secretario de Estado de Seguridad entonces José Antonio Nieto, (el clásico pijo cordobés del PP, que tiene su carrera de Derecho y está dado de alta como abogado pero que si tuviera que vivir de la Abogacía la mitad de los días no comía, con el talento justo para acarrear pavos, que por un cargo se prestó a la ignominia a la que se prestó) supuestamente para luchar y abortar el proceso separatista y el referéndum ilegal, y se reunía con los que estaban organizando todo el cotarro, en una escena que si no fuera por lo trágica que es para España sería más cómica que el famoso camarote de los Hermanos Marx.

    Es verdad que en España los tontos son mayoría, y no una mayoría cualquiera sino mayoría absoluta, pero a todos todavía no nos han lavado el cerebro, y aquellas reuniones eran como si para luchar contra los atentados islamitas el Secretario de Estado de Seguridad y un Coronel se reunieran con el Jefe del comando Yihadista, (porque eso era Puigdemont, el Jefe de los golpistas) y sus secuaces, con sus barbas, con sus turbantes, con sus cinturonos llenos de explosivos y de cargadores para el kalasnikov, a prestarse a la farsa de hablar a ver cómo anulaban los atentados yihadistas. Y esto con el jefazo y los secuaces de los mismos.
    Si esto no es el Camarate de los Hermanos Marx pero corregido y aumentado, que venga Dios y lo vea.
    Y como Jefe de la Comandancia de Madrid de la que fue cesado luego por no tener los pantalones lo suficientemente bajados, tolerando los abusos de sus subordinados en el Valle de los caídos y mil cosas más. Ahora venimos aquí y lo blanqueamos. Cuando en España lo que precisamos no es blanquear a los militares que van a lo suyo y se acuerdan de España únicamente cuando les conviene particularmente a ellos, sino lo que hay que hacer es todo lo contrario es señalarlos con el dedo diciéndoles que la serpiente que ahora les ha picado a ellos donde más les duele, que no es España sino su bolsillo y sus ínsulas, ellos la han amamantado a sus pechos, así que ahora que no vengan llorando.

    El General de la GC de la IV Zona Andalucía, que le falto tiempo para actuar contra el Brigada de Cádiz tachado de «franquista», pero que al mismo tiempo pareció tener reuma y parálisis en las manos para haber actuado con mayor motivo y Fundamento jurídico contra las 7 faltas disciplinarias (2 de ellas Muy graves, y 4 Graves) del Guardia de Podemos, (como así exige aunque el General no lo cumpliera el mandato del art. 103, 1º CE de sometimiento a PLENO, no parcial o a la carta, a la Ley y al Derecho), fue nombrado DAO (Director Adjunto Operativo) nada más llegar Pedro Sánchez al Poder en agosto de 2018, y cuando ocurrió este cese del Coronel Pérez de los Cobos en 2020, este General para engañar a los tontos, que en España insisto son mayoría absoluta, hizo el paripé de dimitir, y allá que los borregos le aplaudieron como un gran patriota sin caer en la cuenta que dimitía 2 días antes de salir publicado en el BOD su pase a la reserva forzoso por edad (menuda heroicidad levantar las cartas cuando te quedan 2 días para irte de General a vivir del cuento) , y además no fue por una falsa solidaridad con su subordinado (lo que le importarán a los Generales rojos o advenedizos, que lo mismo les da «arre» que «so», sus subordinados), el Coronel Pérez de los Cobos, sino que varios Tenientes Generales, a la par que éste, saltaron porque el candidato a ocupar el puesto de DAO era un General de Brigada, y los Tenientes Generales de la GC se sintieron ofendidos que pudiera ponérseles por delante un subordinado suyo. Lo que había pasado en Barcelona con el golpe separatista, lo que estaba pasando en España todos los días de la destrucción de España a todos los niveles incluido el del orden público que España cada día se parece más a los suburbios de ciudad de México, y con la defensa nacional que ya es «derrota nacional» ante los asaltos de Marruecos, todo lo que está pasando en España, no es motivo para saltar, pero que le toquen su bolsillo y su «honra» de Tenientes Generales, hasta ahí podíamos llegar.
    El Patriotismo no es eso, y llamar patriotismo a esto es ofender la memoria de los verdaderos héroes como Daóiz y Velarde o los defensores del Santuario de la Cabeza, y demostrar lo bajo que se está de «doctrina» para confundir el oro de 24 kilates con el llamado «oro de Toledo».

    Yo al menos no voy a caer en la trampa, y yo no voy a aplaudir a los que han amamantado a la serpiente y se han prestado a obedecerles sin importarles cuáles serían las consecuencias para España, como el Almirante Memo o el General Coll, y se acuerdan de la «Justicia», únicamente cuando les afecta a ellos en su cuestión particular, que es lo único que les interesa de la Justicia, cuando les conviene, luego antes y después otra vez ni mirarla.
    ¿Qué va a ser lo siguiente?, que le hagan alguna jugada jurídica al Comandante General de Ceuta ese (Alejandro Escámez) que felicita el ramadán todos los años a los enemigos de España, o al General Santiago el de minimizar las redes sociales, o al Ministro Bono, y se nos olvide su historial y los presentemos como héroes, cuando no lo son.

    Lo peor que se puede hacer con una medalla o con un título honorífico es devaluarlo otorgándolo a quien no se lo merece. La Cruz de Hierro o la Laureada de San Fernando tiene valor porque no se le da a cualquiera, hay que realizar un acto extraordinario más allá del valor, si se diera a cualquiera, como ocurre con la medalla jurídica de San Raimundo de Peñafort, que otorga más categoría a quien no la tiene que a quien la tiene, como el Generalato, el mero hecho de que no te dejen ascender a General ya es más distinción para el que no asciende que para asciende, porque indica que eres mejor militar que el que asciende, con escasísimas excepciones, porque sólo ascienden los vendidos, porque los enemigos de España para el cargo cogen a los más tontos, para que la Defensa Nacional esté en manos de los más mentecatos, como forma de vencernos sin pegar un tiro.
    Luego otra cosa, eso de la carta de la Unión de Oficiales está muy bien… pero está muy mnal, porque en el Ejército y en la Guardia civil, no debería de haber «sindicatos» encubiertos, s
    ni sindicatos podemitas como la AUGC, pero tampoco sindicatos de clase o de «cuerpo» como todos los demás. A las Fuerzas Armadas les hace falta mucha doctrina y mucho espíritu militar del que han perdido. Una cosa es que de momento no podamos cambiar las cosas y otra que no sepamos distinguir lo que está bien de lo que está mal. Recordemos al comandante Borrás, herido de muerte en el desembarco de Alhucemas, cuando se percató del semblante de sus subordinados cuando al ser herido fueron a socorrerle, y dijo que nadie se asustara que ´lo peor que le podía pasar es que se muriera y precisamente él había venido allí a morir por España, y pidió que sacaran de sus cosas una bandera de España para que lo enterraran con ella.

    Hace un par de días (el 15 de septiembre) se publicó en estas páginas de El Español Digital el artículo «De canallas e idiotas» donde los lectores comentaban lo negro que estaba el horizonte para España. Es verdad que está negro no, lo siguiente, pero peor aún se va a poner si empezamos a aplaudir a quienes no se lo merecen. Vienen momentos duros para la Patria, porque en 1975 los que tenían que haber defendido a España y al Pueblo desertaron y sucumbieron ante las melodias de mentiras de los flautistas de Hamelin de entonces y 40 años después España está como un toro de lidia agonizando en la arena junto a las tablas, antes de recibir el estoque, y hemos vuelto a febrero de 1936. Ya veremos los que sobrevivamos si es que sobrevivimos algunos de los que estamos aquí para cuando llegue abril de 1939. Pero por Dios Santo, no volvamos a caer en el mismo error de hacer la Guerra de la Independencia contra los franceses de 1808 con todas sus penalidades para luego poner en el trono a Fernando VII. No cometamos el error de hacer la guerra de 1936 para luego entregar la Patria a los herederos de Stalin en aquella guerra. No llamemos «patriotas» a los villanos ni justos a los envilecidos. El Estado que salga de la salvación de España, si es que España se salva y sale algún Estado salvador, ha de ser Justo y Justiciero, y que depure responsabilidades del Poder Judicial, del Poder ejecutivo y del Poder Legislativo y demás colaboracionistas en la destrucción de España, y no caer en el cuento del traje invisible del emperador de decir lo bien que le está el traje al emperador cuando en realidad el emperador va desnudo y no hay traje. Yo al menos me niego a decir lo bonito que es el traje, aunque lo hagan todos los demás, cuando lo que estoy viendo es que el emperador va en gayumbos.
    Si no distinguimos entre el bien y el mal, si regalamos las Cruces de Hierro por cualquier tontería, lo único que conseguiremos es que las Cruces de Hierro dejen de tener ningún valor y que una vez más la sangre y el sacrificio de los que murieron históricamente y mueran en el futuro por la salvación de España, no haya servido una vez más para nada.

    No pretendo sentar cátedra, pero es mi punto de vista, lo peor que podemos hacer es actuar como el PP o como esa gente que aplaude al Rey cuando lo que tenían que hacer es silbarle por inepto y por no comprometerse con el Servicio a España.

  4. Resulta interesante, para tomar conciencia de en lo que es y en lo que se ha convertido la Audiencia Nacional, como punta del Iceberg del Tribunales más importantes que tenemos en España, el artículo del Periodista Agapito Maestre, «¿QUIÉN PROTEGE EN ESPAÑA AL POLLO CARVAJAR?», que aunque escrito para la publicación pepero/liberal «Libertad Digital» creo que es digno de elogio:
    https://www.libertaddigital.com/opinion/agapito-maestre/quien-protege-en-espana-al-pollo-carvajal-6818388/

    ¿QUIÉN PROTEGE AL POLLO CARVAJAL», por Agapito Maestre:

    Si el entero sistema político español depende de Pedro Sánchez Pérez-Castejón, el presidente del Gobierno, entonces es fácil responder a la pregunta sobre quién es el principal responsable de la demora en la extradición a EEUU del Pollo Carvajal, exjefe de la Contrainteligencia Militar de Venezuela en los Gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro y acusado por EEUU de narcotráfico, blanqueo de capitales y colaboración con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para introducir drogas y armas en territorio estadounidense.

    Si la Fiscalía General del Estado, parte del Consejo General del Poder Judicial y otras cien instancias del llamado Poder Judicial dependen de Pedro Sánchez Pérez-Castejón, presidente del Gobierno por un partido político, el PSOE, con excelentes relaciones con la dictadura criminal venezolana desde los tiempos de Rodríguez Zapatero hasta hoy, entonces no creo que ofrezca muchas dificultades responder sobre quiénes son los responsables últimos de que el Pollo Carvajal no esté ya en EEUU.

    Sin embargo, las almas bellas y los creyentes ciegos en las formalidades del sistema político español huyen, como si se tratara de la peste, de la crudeza de este planteamiento. No quieren saber el porqué de esta larga larga y terrible demora en la extradición del Pollo Carvajal. No quieren investigar sobre todo lo que está detrás de este caso: aparición de nuevos partidos políticos en España, financiación de partidos políticos tradicionales, formación de redes políticas internacionales para actuar sobre Estados soberanos, etcétera, etcétera.
    El retraso en la entrega de este presunto delincuente a los EEUU está costando a España caer en las alcantarillas de nuestra reputación democrática. Por desgracia, la mayoría de los medios de comunicación, dependientes del poder de Sánchez Pérez-Castejón, ocultan el problema. Pero la cosa está ahí. Viene de lejos y no se resuelve con pamplinas. Es conveniente y aconsejable para quienes deseen ilustrarse sobre asunto tan grave, en mi opinión, repetir y repetir hasta la saciedad los pasos clave de este proceso, porque en ellos hallaremos, sin duda alguna, a los principales responsables y, seguramente, culpables de lo que está sucediendo. Y que está afectando gravemente a nuestras relaciones con EEUU.

    Repitamos:
    1) cuando el jefe de la Contrainteligencia Militar de Venezuela se refugia en España en el 2019, EEUU solicita su extradición.

    2) La Sección Tercera de la Audiencia Nacional, por una resolución firmada por los jueces De Prada y Guevara, la deniega diciendo que los cargos contra el Pollo Carvajal son un mero «relato novelado de un ataque conspirativo contra los EEUU».

    3) El Pleno de la Sala Tercera de lo Penal revocó tal sentencia y dio luz verde a la extradición.

    4) Entonces, allá por el 8 de noviembre de 2019, cuando la Policía fue a detenerle a su domicilio, había desaparecido, naturalmente, porque estaba informado de la nueva resolución judicial.

    5) En marzo de 2020, después de casi seis meses en busca y captura, el Consejo de Ministros del Gobierno de España volvió a aceptar la petición de extradición de Carvajal, que se encontraba en paradero desconocido.

    6) Su defensa pidió la suspensión temporal del proceso hasta que se resolviese su petición de asilo.

    7) Después de casi dos años huido de la Justicia, es detenido la semana pasada por la Policía gracias a la información suministrada por la agencia antidroga de Estados Unidos (DEA).

    8) Pero la misma Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia, y con el mismo juez Guevara al frente, ha suspendido su entrega a las autoridades estadounidenses a la espera de un informe del Ministerio del Interior sobre la petición de asilo que demandó el fugado al llegar a territorio español.

    9) Todo está a la espera del dictamen del ministro Grande-Marlaska. O sea,

    y 10) todo depende de lo que diga Pedro Sánchez Pérez-Castejón.

    En fin, ¿quién es el responsable último de que el Pollo Carvajal no esté ya en EEUU?
    La respuesta está al alcance de quien siga los diez pasos que acabo de exponer. Ya han desaparecido las sospechas, presunciones y conjeturas. Solo hay hechos desnudos que, naturalmente, tienen que ser interpretados con inteligencia por cualquiera que se interese por la vida pública.

    Hasta aquí el artículo de Agapito Maestre, que hay que complementarlo con el de Jiménez Losantos: «HENRY PAROT Y EL ‘POLLO’ CARVAJAL PRUEBAN LA CORRUPCIÓN DE LA LEY EN ESPAÑA»
    https://www.libertaddigital.com/opinion/federico-jimenez-losantos/henry-parot-y-el-pollo-carvajal-prueban-la-corrupcion-de-la-ley-en-espana-6819258/

    «HENRY PAROT Y EL ‘POLLO’ CARVAJAL PRUEBAN LA CORRUPCIÓN DE LA LEY EN ESPAÑA», por Federico Jiménez Losantos

    Han bastado dos nombres en una semana, los del asesino en serie Henry Parot y el torturador y genocida El Pollo Carvajal para demostrar que, en la España de Sánchez, que es la que tenemos, no existe la Ley, y, si del Gobierno depende, no existirá, porque cuenta ya con jueces tan echados a perder en lo político que no hace falta corromperlos en lo económico. Por si acaso, todo ascenso profesional supone recompensa material. ¿Y cómo se asciende? Por el favor político. ¿Y cómo se logra? Con un favor judicial.

    LA AUDIENCIA NACIONAL O LA JUSTICIA POST-MORTEM
    El favor que la Audiencia Nacional, tribunal especial para la lucha contra el terrorismo, o por eso cobran los que allí trabajan, ha hecho al Gobierno es no impedir el homenaje a Henry Parot que se preparaba en Mondragón tras ser puesto en libertad por Marlaska y Sánchez. Parot es el más sanguinario de los asesinos en serie de la ETA, que, en su versión política, Bildu, es aliado importante del Gobierno del PSOE y Podemos y socio clave en la comunidad de Navarra. Cualquier ciudadano ligeramente informado conoce una de sus masacres más atroces, la de la casa-cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza, donde la banda etarra, hoy bildutarra, asesinó de noche a 11 hombres, mujeres y niños.

    La familia Alcaraz, víctimas entre las víctimas, ha impedido, desde la época más noble de la AVT hasta hoy, que aquella masacre cayera en el olvido, como quiere la Izquierda, y todos conservamos las imágenes de las niñas destrozadas y sus ataúdes blancos. Si se quiere mirar, claro está. Pero se ve que la última moda en la Audiencia, sobre comentar amores pasados y presentes del juez Pedraz, es calarse la venda simbólica hasta el gaznate.

    Sólo eso explica que un juez llamado Calama haya argüido para no prohibir el enésimo ongi etorri de homenaje a los etarras excarcelados que el Gobierno viene permitiendo, que no puede prohibir algo que no sabe si sucederá. Pero sí sabe lo que ha sucedido en la vida de Parot, que son sus crímenes, y también lo que ha sucedido en todos los homenajes de vuelta a casa de los asesinos etarras, y conoce la indignación, hija de la humillación, de las víctimas de Parot. ¿Y a pesar de saber todo eso, no ha prohibido el acto? No. Para disimular ha dicho que lo haga la Delegación del Gobierno, que, con los mismos elementos de juicio, también ha rehusado. Y lo mismo el Gobierno Vasco, que no nació para molestar a sus hermanos de la ETA.

    El resultado es que toda la legislación antiterrorista se ha anulado para favorecer la política del Gobierno, que es la de ayudar a la ETA en lo que necesite, desde favores carcelarios a expansiones de sádica alegría. ¿Qué son treinta y nueve muertos al lado de los intereses de un Gobierno de progreso, que reconoce en forma de ascenso el mérito de los jueces que muestran esa misma sensibilidad, diga lo que diga una Ley de otra época?

    Es trágico que toda la arquitectura legal creada trabajosamente a lo largo de cuatro décadas para luchar eficazmente contra el terrorismo sea ignorada y ridiculizada por un juez común ante el asesino menos común de los infinitos asesinos terroristas. Ya pueden sus señorías y el Gobierno -su señor- cerrar la Audiencia Nacional, cobrar el finiquito y marcharse a casa. La jornada de ayer certificó que el verdadero abogado de la ETA se llama Sánchez. Y que todos los juzgados y gobiernos sirven a su abyecta política.

    NI CONTRA EL TERRORISMO NI CONTRA EL NARCOTRÁFICO
    La Audiencia Nacional se creó como sucesora del TOP (Tribunal de Orden Público) franquista, ya en democracia, para asegurar que los jueces pudieran condenar terroristas fuera de su entorno geográfico, donde eran fácil objeto de chantaje. No hay «juez natural» cuando el juez no puede actuar «naturalmente» o en libertad. Ligada técnicamente a esa dificultad era y es la lucha contra el narcotráfico, cuya capacidad de amedrentamiento y corrupción es letal para la correcta aplicación de la Ley. Terrorismo y narcotráfico están cada vez más unidos, sea en las organizaciones comunistas sea en las técnicas terroristas usadas por ambos, por separado o, como en Colombia y Perú, simultáneamente.

    Así, resultó que una jurisdicción especial, expresamente prohibida por la Constitución pensando en los viejos tribunales militares, se impuso en la AN por necesidades civiles. Y en los años más duros del terrorismo, en la década de los 90 del siglo pasado, la tarea de la Audiencia, tanto de jueces como de fiscales, fue heroica, con víctimas como la fiscal Carmen Tagle, asesinada por la ETA, o en defensa del Estado de Derecho, como cuando los «fiscales indomables» que capitaneaba Eduardo Fungairiño y eran María Dolores Márquez de Prado, Ignacio Gordillo y Pedro Rubira se enfrentaron al Gobierno del PSOE por los crímenes del GAL y otros casos. Fue la época en que la Audiencia Nacional logró mayor prestigio ante la opinión pública y se convirtió en lugar deseado para la carrera profesional.

    Sin embargo, la ampliación de las funciones de la AN a los delitos económicos, ligados en principio al narcotráfico por el lavado de dinero, pero cada vez más centrado en las actividades bancarias, fue distorsionando la función primitiva de la Audiencia y convirtiéndola en un tribunal político o sensible a las presiones políticas, y, por ese camino, más susceptible de corrupción. La figura emblemática fue Baltasar Garzón su juez estrella, que pasó de enemigo de González por el GAL a venderse como número dos del propio González y, al no ver cumplida su promesa de hacerlo ministro, de nuevo enemigo de González, al que casi llevó a la cárcel. Después se hizo figura judicial al servicio de los comunistas de todo el mundo, en el caso contra Pinochet y luego nada menos que contra Franco. Sus servicios al PSOE de Zapatero fueron tan sórdidos como parte de las cloacas del Estado que acabó expulsado de la carrera por prevaricación en el caso Gurtel y ha dejado las célebres grabaciones junto a Villarejo y Dolores Delgado que prueban el fango en que se había sumido esa jurisdicción. Particularmente sórdida es la carta de extorsión a Emilio Botín firmada por Garzón como juez. De ahí pasó a gestionar los problemas del blanqueo del narcotráfico del Cartel de los Soles, es decir, del régimen de Hugo Chávez y Maduro. Su bufete ha declarado 7.5 millones de euros de beneficio neto en España. Se supone que en paraísos fiscales puede cobrar y guardar muchísimo más.

    EL TRIÁNGULO GARZÓN-DELGADO-CARACAS
    El lector conoce la relación de Garzón con Dolores Delgado y De Prada, juez de la AN que ha participado en actos de respaldo a la ETA, mostrando la más abyecta degradación de la jurisdicción antiterrorista, y cómo la «morcilla» contra Rajoy en una sentencia que la propia Justicia ha declarado ilegal pero que catapultó a Sánchez a la Moncloa, fue premiada con el Ministerio de Justicia y la Fiscalía General del Estado para la pareja de Garzón, Dolores Delgado la del «información vaginal, éxito asegurado» y «Marlaska es maricón», que abochornarían a una carrera menos corrupta u obediente y que ha protagonizado un escándalo tras otro. El mayor, sin embargo, es ostentar esos cargos siendo la novia del Abogado del Narco.

    El triángulo Garzón-Delgado-Caracas está por explicar del todo, ya que hay piezas villarejas aún en la nevera de los casos por juzgar, pero el caso del Pollo Carvajal ha mostrado los extremos de degradación, léase corrupción, a que ha llegado la Administración de Justicia con Sánchez. El artículo de Miguel Ángel Pérez en Libertad Digital sobre este asunto
    https://www.libertaddigital.com/espana/2021-09-16/escandalo-pollo-carvajal-interior-afirma-rechazo-asilo-2019-justicia-2020-desconocia-6818639/
    es una descripción tan brillante como aterradora del caos absoluto que reina en lo que un país decente consideraría asuntos de alta seguridad del Estado, pero que aquí se han convertido en una cloaca dentro de otra y de otra y de otra. Léase, junto al de Miguel Ángel Pérez, el artículo de Agapito Maestre sobre quiénes son los protectores políticos del Pollo Carvajal, que es uno de los delincuentes internacionales más peligrosos.
    La conclusión es inapelable:
    – el primero, el Presidente:
    – luego, los ministerios de Interior y Justicia;
    – luego, los jueces que negaron su extradición, con el garzonita De Prada y Guevara al frente;
    – luego, la vicepresidencia comunista de Sánchez -antes Pablo Iglesias, ahora Yolanda Díaz-;
    – y por encima y por debajo de todos y de todo, el CNI, que a medias con los jueces de la Audiencia, los ministros bolivarianos del PSOE y de Podemos, amén de la red de corrupción que mejor que nadie conocen.

    El resultado es que no se extraditó a Carvajal, pero tampoco se le concedió asilo político, o sí y no, y el CNI lleva dos años largos de casero del Pollo.
    Al final, la DEA tuvo que dar la dirección en que se ocultaba, aunque hay versiones de que el CNI sabía perfectamente dónde estaba… y ahí lo dejó, a la espera de órdenes políticas. Éstas se escudaron en la falta de decisiones legales, también fallidas, y se produjo un peloteo similar al del caso Parot.

    ¿TIENE ESPAÑA POLÍTICA EXTERIOR PROPIA?
    Pero si en el caso del sanguinario terrorista etarra podemos hablar de una responsabilidad política y moral directa de la Audiencia y el Gobierno, en el caso del Pollo se trata de una red de complicidades al más alto nivel. El resultado es que el jefe de contrainteligencia del régimen comunista de Caracas, responsable de la represión, tráfico de drogas y armas, y lavado de dinero, lleva años sin ser extraditado por las evidentes complicidades que el narco-comunismo tiene con los poderes políticos de la Izquierda española.

    Desde nuestra Embajada en Caracas, donde los Morodo lavaban las coimas de Pedevesa, a las cuarenta maletas de Delcy Rodríguez y Ábalos, pasando por la financiación de Podemos y la relación con las FARC del PCE de Enrique Santiago, abogado de los terroristas en La Habana, cabe decir sin exagerar que la política exterior española, como acaba de probar el Parlamento Europeo, actúa como narcocancillería del Foro de Sao Paulo.

    La defensa de la dictadura cubana en Estrasburgo por un elemento del comunismo en España ha coincidido con la de López Obrador en el II Centenario de México, convertido en cántico a la tiranía castrista. Borrell podría llamarse Obrador, o Cobrador, como en El conejo en la luna. Pedro Sánchez podría apellidarse Kirchner, o simplemente K. Y Monedero, claro, Luminoso, como pionero en ir a sablear al gobierno senderista de Lima. La política exterior española no existe como realidad autónoma. Somos un apéndice, valioso por europeo, de la diplomacia bolivariana. Es lógico que a los españoles, sobre todo a las víctimas del terrorismo, nos traten los rojos de aquí como a los cubanos, venezolanos o peruanos de allá: a patadas. Con todas las de la Ley, eso sí, despachada en juzgadillos de alcance y alcancía.

    HASTA QUÍ EL ARTÍCULO.

    Esta basura es lo que llaman Estado de Derecho. A estos canallas es a lo que el General Santiago de la Guardia Nacional Republicana (que no Guardia Civil, porque lo que tenemos desde hace muchos años es que ha cobrado vigencia el Decreto de Azaña de 30/agosto/1936 que hizo desaparecer a la Guardia Civil renombrando a la Guardia civil roja como Guardia Nacional Republicana) MINIMIZA en las redes sociales para que no se pueda criticar a toda esta mafia, y a estos canallas es a los que sirven los militares, incluidos los generales de VOX y otros muchos, que ahora van de «patriotas», aunque haya un tonto por ahí, llamado ASPIDE
    que no se entere porque el que está en parvulitos es él. LO del CNI es para nota, no me extrañaría que estuvieran metidos hasta las cejas en el 11M.

    Este el pais que tenemos, luego si viene un Franco y barre toda esta basura, dentro de 70 años en los colegios y en las televisiones volvemos a engañar a la gente y hablamos que Franco se levantó contra «la legalidad republicana» y el régimen legítimamente constituido» (a base de amañar las elecciones de 1931 y febrero de 1936). Menuda mierda de «legalidad republicana» tenemos hoy como entonces en España, y menuda legitimidad del régimen sustentado sobre el terrorismo, los cárteles de la droga, cocaína, fajos de billetes y jueces corruptos.
    Menuda basura,

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad