La torre de Babel: la idolatría

 ¿Qué hicieron los hombres después del diluvio para inmortalizar su nombre? Habiéndose multiplicado considerablemente, antes de dispersarse, quisieron edificar una ciudad y una torre en la llanura de Senaar, o de Babilonia.

¿Agradó a Dios esta empresa? No, porque estaba inspirada por el orgullo.

¿Cómo abatió Dios el orgullo de los hombres? Confundiendo su lenguaje. “Venid pues, dijo el Padre a su Verbo y a su Espíritu, descendamos y confundamos allí su lengua, de manera que ninguno entienda el lenguaje de su compañero” (Gen., XI, 7).

¿Cuáles fueron las consecuencias de este castigo? 1ª Como los hombres no pudieron ya entenderse, se vieron obligados a abandonar la obra, que se llamó torre de Babel, es decir, de confusión. 2ª La lengua primitiva se dividió en varias lenguas distintas, por lo cual los descendientes de Noé tuvieron que dispersarse y formar varias naciones, diseminadas por toda la tierra.

¿Se conservó mucho tiempo sin menoscabo la religión primitiva? No, pues no tardó en alterarse y en dar lugar a la idolatría.

¿Cuál fue la causa de la idolatría? El desprecio de las antiguas tradiciones y el envilecimiento de la razón, que no pudiendo elevarse sino con trabajo a las cosas intelectuales, confundió pronto la noción de Dios con la de la criatura, de tal manera que desde entonces los hombres no quisieron ya adorar sino lo que impresionaba sus sentidos y halagaba sus pasiones.

¿Qué debemos pensar de esta adoración de la criatura? Que era una locura y un crimen. “Los ídolos son cosas vanas, y obra digna de risa” (Jerem., X, 15) – “ Ni aun a éstos (a los idólatras) se les debe perdonar, porque si pudieron saber tanto, que podían hacer concepto del mundo: ¿cómo con mayor facilidad no hallaron al Señor de él? (Sab., XIII, 8, 9).

¿Qué resolvió hacer el Señor en vista del universal naufragio de la fe? Resolvió formar un pueblo que fuese depositario de las verdades primitivamente reveladas y que preparara las vías al Mesías difundiendo la verdad en medio de las naciones paganas.


Una respuesta a «La torre de Babel: la idolatría»

  1. La denominación correcta es la TORRE DE BORSIPPA, la historia la escriben los vencedores de los conflictos a sus intereses, no significa que sea la verdad del hecho histórico, se construye un hecho cultural, de todo se hace doctrina para el control mental.

    Saludos cordiales

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad