La toxicidad de Sánchez

Sánchez en la gestión de la pandemia, no ha decepcionado a sus críticos ni contentado a sus incondicionales o a sus aliados políticos. Fiel a su línea está siendo un desastre sin paliativos, a pesar del apoyo de los medios de comunicación oficiales o privados con subvención. Al desdecirse continuamente no puede liderar nada, en su lugar genera desconcierto y este lleva a la incertidumbre permanente.

El fondo del problema radica en las cifras. España comenzó como el sexto país afectado y rápidamente escalamos posiciones hasta colocarnos en el primer puesto de contagios y fallecidos, en comparación relativa a la población de los otros países. De nada sirve alardear en tve de haber sido los primeros en tomar medidas de confinamiento u otras, cuando es mentira y los números no la respaldan. La incoherencia en la comunicación y el uso del engaño sistemático para conseguir buena imagen, pervierten la acción del gobierno e impiden la autocrítica, siempre necesaria en la gestión de cualquier crisis.

Lo que debía ser el liderazgo para salir del problema, se ha hecho parte del problema. Todo el gobierno gracias a su mala gestión se ha vuelto tóxico. Con el nivel sanitario que tenemos, no es de recibo la situación en la que nos han colocado estos dirigentes, que además no se cansan de repetir que “ahora no es el momento de la crítica”. Es decir, abogan por el cheque en blanco cuando por su incompetencia y falta de responsabilidad, todos los días, tenemos centenares de fallecidos. Mientras que los números reales son ocultados a los ciudadanos. Claro que es el momento de la crítica, cuando los responsables son incapaces de asumir su responsabilidad. Su incompetencia la estamos pagando todos. ¿Cómo es posible que Simón siga apareciendo, después de sus meteduras de pata? Quizás es la cobertura detrás del cual se esconde el principal responsable.

En política se valoran los resultados, no las intenciones. Cuando uno se ve incapaz, tiene la obligación de apartarse y permitir que otro equipo más capacitado asuma la gestión. El ministro de sanidad es un filósofo, el de transportes un antiguo portero de discoteca y la de igualdad declara que la economía no hay que dejársela a los técnicos. Un plantel que tiene muy difícil inspirar confianza en personas no abducidas y con un mínimo de objetividad. Sánchez y su equipo han evidenciado su fracaso, todavía es una hazaña conseguir una mascarilla, en el abastecimiento sanitario y su consecuencia directa: el contagio masivo de los sanitarios. También ocupamos el primer puesto mundial.

Su izquierdismo infantil les hizo: despreciar las informaciones que les llegaban desde el mes de enero; priorizar sus objetivos electorales feministas a la seguridad de la población; incapaces de organizar un equipo de crisis con personas competentes en los sectores concernidos; infrautilizar a las Fuerzas Armadas manteniéndolas al margen de la gestión de la crisis, de la dirección logística y de la planificación del escalonamiento sanitario; ralentizar el funcionamiento del Congreso de los Diputados contra lo que señala el espíritu de la Constitución; aplicar desde el inicio una política de comunicación para ocultar la realidad y utilizar canales corruptos de adquisición de material sanitario que permitían comisiones. Todo ello sin propósito de la enmienda y sin la menor autocrítica que facilitara el cambio de rumbo.

Hoy, la mejor opción sería que el presidente liderara ese paso lateral y facilitara la llegada de un equipo eficaz, así se evitaría el vacío de poder y una verdadera colaboración para detener lo más urgente: el número exagerado de fallecidos. La propia toxicidad de Sánchez hace muy improbable esta opción, a no ser que dentro de su partido se abriera un proceso de reflexión profundo que priorizara el interés nacional por delante del interés personal del presidente.

Al no darse esa posibilidad, sí es probable que intenten una huida hacia delante para tratar de ocultar sus carencias políticas. Para lo cual necesitan controlar más las redes sociales y a ser posible silenciar aquellos medios que todavía no controlan, es decir aplicar la vía venezolana y así abrir el pórtico a un sistema político diferente. En el que cabrían las aspiraciones secesionistas, de la minoría vasca y catalana, a la vez que la desvertebración de la sociedad permitiría el irresistible ascenso comunista.

En la situación que estamos viviendo, la oferta presidencial de unos nuevos pactos de la Moncloa tiene por fin contentar y acallar a la oposición. Mantenerla bajo control. El clima político de entonces nada tenía que ver con el de ahora. Podría superarse si el objetivo de Sánchez fuera el consenso social, pero no es así para impedirlo tiene a Iglesias. Su toxicidad le impulsa a ir hacia delante, caiga quien caiga.

El camino de la oposición es utilizar la Constitución. En primer término, el artículo 113 y plantear una moción de censura. El que se reúnan los diputados no interfiere en absoluto el trabajo en los hospitales. Los fallos señalados más arriba ameritan dicha iniciativa, mucho más que cualquier otra iniciativa similar que se haya tomado en otras legislaturas. El PP tiene capacidad parlamentaria para presentar 2 mociones de censura en este periodo de sesiones, VOX tiene 1.

En caso de no prosperar ninguna de las tres oportunidades, el PP puede apelar al artículo 102 de la Constitución ante el TS (apartado 1º), o ante el Congreso de los Diputados (apartado 2º), para lo cual solo necesita 88 diputados. El número de fallecidos por la mala praxis, sí atenta contra la seguridad del Estado.

Si las tres iniciativas anteriores no dieran resultado y la seguridad del Estado estuviera en riesgo, la soberanía y el ordenamiento constitucional también lo estarían y las Fuerzas Armadas tendrían que asumir la misión que les asigna el artículo 8º de la Constitución.

No pueden permitirse los fallecimientos en racimo por una gestión incompetente, los mecanismos constitucionales permiten evitarlo. La oposición debe cumplir su papel.


6 respuestas a «La toxicidad de Sánchez»

  1. Las fas están capadas mentalmente desde principios de los años 60,evitaran siempre otra guerra civil. Incluso en sus manuales de doctrina anti subversiva años 80 del siglo pasado .no preveian bajo ningun concepto el empleo de las fas en situacion subversiva interior.
    Difícil aplicar el art. 8 CE cuando no hay mando que lo asuma. Y desde el interior de su fuero interno nadie se va a jugar las lentejas. El viejo pensamiento de escofet para forzar la rendición de los sublevados en el hotel colón de barcelona en julio de 1936…

  2. También sería criminal que Pedro Sánchez y su equipo de gobierno se fueran de rositas, dejando -como tristísimo recuerdo de su paso por la política- decenas de miles de fallecidos y una economía hundida.

  3. Tengo que reconocer que el artículo está «de muerte», el autor tengo entendido que ha trabajado en inteligencia, debe ser de los pocos que no son traidores en ese departamento.

    La vía Judicial en España creo que hay que descartar, el poder judicial está infectado de algo peor que de coronavirus, nada podrá hacerse en España sin antes sustituir legalmente e inhabilitar a la cúpula del Poder Judicial. Puedo dar tres ejemplos:
    1.- el primero el informe que el Consejo General del Poder Judicial (que lo preside el Presidente del Tribunal Supremo como titular del Poder Judicial) tuvo que hacer respecto de la propuesta de nombramiento de Dolores Delgado como Fiscal General del Estado. Tal nombramiento ha sido un escándalo por una concentración de razones: la candidata pasaba de Ministra del Gobierno socialista a Fiscal General de Estado, estaba muy desacreditada por las grabaciones de las conversaciones filtradas con el policia Villarejo, tanto por lo que decía de la «operación vaginal, éxito asegurado» de chantaje a determinadas personas, como por el comentario de que miembros de la Judicatura y la Fiscalía, en un congreso en Cartagena de Indias (Colombia) ella los viera con niños, y no lo denunciara como es su obligación como funcionaria pública (art. 262 LECr) máxime tratándose de una Fiscal. Y porque además la Fiscalía de Bolivia llamó a declarar por su presunta vinculación con pagos realizados por el Gobierno de Evo Morales, con dinero proveniente presuntamente del narcotráfico, y las personas llamadas a declarar estaban relacionadas tanto en lo personal (Baltasar Garzón), como en lo político (Zapatero y Pablo Iglesias que es el Vicepresidente del Gobierno) con la candidata. Bueno, lo lógico es que el CGPJ , a la vista de todas estas circunstancias informara el CGPJ desfavorablemente a ese nombramiento porque la mujer del César además de honrada debe parecerlo, por mucho que la candidata tuviera el periodo de antiguedad exigido de 15 años. Sin embargo el CGPJ se implicó tan poco en la defensa de la Justicia, su buen nombre y su buena imagen tanto interior como de proyección internacional, que para no informar desfavorablemente lo que hizo fue limitarse a decir en el informe que cumplía el requisito de antigüedad.
    España frente a la corrupción (y frente a muchas cosas más) no necesita un Poder judicial que vaya a la mínima, y que se moje lo menos posible para mantenerse él en las mieles del poder, sino que lo que necesita es todo lo contrario, un Poder comprometido que se moje y vele de forma militante por la Justicia.
    2.- El segundo ejemplo lo tenemos en en juicio contra el golpe de Estado de Cataluña. Dejando a un lado que tanto el juicio como la sentencian son una completa decepción (que ya solo con esto tenemos prueba bastante), hay que decir que el Catedrático de la Complutense D, Juan Antonio de Castro de Arespacochaga, puso en conocimiento del Juez los datos que él había recabado (y que tiene plasmados en su libro «Soros rompiendo España», Editorial Homo Legens, 2019) sobre la implicación de Soros y su entramado en el golpe de Estado en Cataluña, y sin embargo no se ha adoptado ninguna medida judicial contra Soros y su entramado, como por ejemplo sí se intentó con Pinochet. Este hecho demuestra que la Justicia no está por la labor de nada en la defensa de España, y en la lucha contra gente tan poderosa, sino más bien todo lo contrario. Más bien al contrario, soros es judío y como tal goza de la protección de la Fiscalía del odio, por encima del daño que le pueda estar haciendo a España.
    3.- Y el tercer ejemplo lo tenemos con todas las sentencias tanto del Tribunal Constitucional, como del Supremo y de la Audiencia Nacional, que son todas ellas sin excepción contrarias a España, con la profanación de la tumba de Franco, con Blanquerna, con la inconstitucionalidad del Estatuto Catalán, con la persecución de los «franquistas» a los que sistemáticamente se les discrimina y se les niega la tutela judicial efectiva.

    Todo esto pone de manifiesto que la Justicia hace mucho que ha dejado de ser una garantía de legalidad y Justicia y forma parte del problema. Siendo la solución, son parte del problema, quizás el problema más grave, porque si hiciera honor al art. 117, 1º CE, a través de ella todos los demás problemas podrían solucionarse.
    Es como el VAR (videoarbitraje) del fútbol, eso está muy bien si al frente del VAR pones a unas personas que miren las imágenes buscando la verdad y adhiriéndose a ella. Pero si al frente del VAR poner a unos tíos dispuestos a hacer las mismas trampas que un árbitro sobre el campo, las imágenes serán muy claras y muy nítidas, pero sin están concertados no en resolver la jugada conforme a lo que se ve que ha pasado sino para beneficiar indebidamente a un equipo y perjudicar injustamente a otro, como de hecho ocurre en la realidad con el VAR, entonces la idea era muy buena pero las personas son las inadecuadas.

    En cuanto a la solución militar, como última ratio, si todo lo demás falla. El «cuerpo» de militares rojos son los que más en boca tienen la Constitución Española pero luego menos observan sus principios y valores. Esta es una realidad.
    De esos generales de salón nada cabe esperar, primero porque tienen menos espíritu militar que un cartero eventual o un objetor de conciencia de aquellos que había en mi época que hacían la prestación social sustitutoria en las bibliotecas,, con los pelacos y las bici, y segundo porque la mayoría son rojos y estarían no ya con Pedro Sanchez sino con Pablo Iglesias. Las FFAA han sufrido un proceso de bolchevización y son lo mismo que los de la SEXTA pero de kaki. España está ahora mismo como en 1808, huérfana de padre y de madre, tiene un Rey como si no lo tuviera, porque está desaparecido y comprometido 0, (porque si aparece es para blanquearle al Presidente del Gobierno los Consejos de Ministros con su presencia, va a llegar un momento, como alguien escribió ayer en esta página que lo vamos a ver una vez al año, dando los premio Príncipe de Asturias), las élites como entonces, brindando con champang con el enemigo, y el Ejército como tal no existe (carece de doctrina y está intoxicado en la propaganda «antifacista»).
    A España la salvará la gente corriente, las María Malasaña y su hija, antes dará la vida por España un pobre parado que el Estado lo ha tratado a patadas y que lleva una vida perra, y sin embargo lo dé todo por la Patria, que uno de los muchos pijos que han jurado defenderla y viven del presupuesto. Ninguno de los que cobran para salvarla moverá un dedo, otra cosa es que se apunten a toro pasado si con ello ellos consiguen algo, porque todos estos militarotes rojos que hay ahora, si Franco volviera, todos estos que crujen vivo a un Brigada de la Guardia civil de Cádiz por tener un tuit diciendo viva Franco o por tener otro criticando a Pablo Iglesias, si Franco volviera, entonces competirían entre ellos a ver cuál tenía en su despacho el retrato de Franco más grande. Y serían los primeros en ponerse un brazalete con la bandera de España, y en dar la charla sobre lo bueno que era Franco o los valores patrioticos que ellos en su vida han practicado, y los que harían gárgaras para tener la garganta a punto y que se les oyera más que a nadie decir «anco, anco, anco» brazo en alto. Bonitos son ellos para asegurarse las mejores poltronas, que si hay que levantar el brazo a ver quién es el guapo que lo levanta más que ellos . Yo no lo veré, pero espero que los que sobrevivan a la salvación de España, pasen lista de traidores para que no pase lo que pasa siempre, que unos son los que se la juegan en el Alto de los Leones o en la Batalla del Lago Ladoga, y otros los que con el pantalón de campaña recién planchado se colocan los primeros para las prebendas. Así está España por no haber cuidado esta cuestión, y por no haberse actuado contra tanto «Hardwere Packard» cuando debió hacerse.

    1. Jakob,
      pues aquí tiene la España que aspire a su regeneración un motivo para poder proceder legalmente a limpiar el Poder Judicial: El art. 22, 5º CE prohíbe las sociedades secretas, lo incluye a la Masonería, que queda prohibida por la Constitución.
      ¿Cómo un juez, que por mandato del art. 5, 1º LOPJ debe sentirse vinculado por la Constitución puede contravenir la Constitución y pertenecer a una sociedad secreta prohibida de forma expresa por la Constitución?
      ¿Qué clase de sometimiento pleno a la Constitución pueden hacer aquellas personas que violando la Constitución pertenecen a sociedades secretas prohibidas por la Constitución?.
      ¿Cómo estas personas pueden ser garantía de legalidad de nada?
      ¿Dónde está el Estado de Derecho? si la norma jurídica suprema del Ordenamiento Jurídico (Constitución Española), como la define el art. 5, 1º LOPJ es vulnerada y contravenida precisamente por aquellos que tienen la función constitucional garantizar el cumplimiento de la Constitución y las leyes, de modo independiente y atendiendo EXCLUSIVAMENTE al imperio de la Ley (art. 117, 1º CE) y no de las logias.
      ¿No deberían ser inhabilitadas lo que contravienen esta prohibición?

      ¿No debería haber un macroproceso tipo Nuremberg (salvando las distancias pero para entendernos) como los que ha habido contra la mafia en Italia, para aclarar todo esto y garantizar un Poder Judicial independiente que sirva a la legalidad y a la Justicia y no al interés de las logias?

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*