La venida de Jesucristo demostró la unidad de la Fe y la razón

Una reflexión que me ha venido a la cabeza durante esta Semana Santa es que el Padre nos envió al Hijo hecho hombre como demostración de que lo Divino está conectado con lo humano y por ende, de que la Fe y la razón no son realidades separadas.

Con Cristo, el crecimiento espiritual está ligado a la mejora moral, como unión de la Fe y la razón

Con la llegada de Jesucristo, se hace humanamente visible que la Religión no es un ascetismo irracional, sino una práctica con un valor infinitamente racional, donde el crecimiento espiritual está ligado a la mejora moral, y que no se encuentra el misticismo por un lado y la razón por otro, tal y como ocurría en el mundo pagano precristiano.

En la Grecia pagana, la racionalidad y las religiones estaban separadas. El Cristianismo unió Fe y razón

Un ejemplo esclarecedor de esto último es el de la Grecia clásica, donde el logos (el pensar racional o filosofía) se fue abriendo paso a medida que se renunciaba al mitosLa razón y las religiones paganas no formaban una unidad, vagaban cada una por su cuenta. Según G.K. Chesterton, el erudito católico inglés, los hombres de aquella época podían “ser filósofos e incluso escépticos sin perturbar el politeísmo popular”.

Chesterton

Cuando la democracia ateniense entró en crisis y decadencia, Platón propuso buscar una manera de casar racionalidad y eternidad como solución a este hundimiento. Y Aristóteles llegó a la conclusión de que era necesario unir el cuerpo y alma de las cosas.

Esa ansiada unidad de razón y Religión, y de cuerpo y alma de las cosas, solamente se hizo plausible con la llegada de Cristo, que predicó una Fe que no estuviese separada de las necesidades humanas, aunque con un modelo bastante distinto al ideado por Platón y más próximo al de Aristóteles.

G.K. Chesterton: ‘Los ríos de la mitología y la filosofía fluyen paralelos, y no se mezclan hasta que se juntan en el mar de la Cristiandad’.

En lo que concierne a que la unidad de la Religión y la razón solamente se hizo plausible con la llegada de Cristo, G.K. Chesterton concluyó, en su ensayo El hombre y las mitologías, que “los ríos de la mitología y la filosofía fluyen paralelos, y no se mezclan hasta que se juntan en el mar de la Cristiandad”.

Virgilio vio, a través de la razón y en pleno mundo pagano, la necesidad de un dios que nos liberase del sufrimiento, como hizo Jesucristo: ‘Compañeros míos, cosas más graves habéis sufrido, y a éstas también un dios pondrá fin’

Sí que hubo, en el mundo pagano, algunos eruditos que supieron sobrepasar la irracionalidad de los cultos politeístas, para ver racionalidad en un dios que estuviese por encima de esas deidades.

G.K. Chesterton, en su ensayo Dios y la religión comparada, muestra algunas declaraciones que reflejan una superación del politeísmo, aludiendo a la necesidad de un dios situado por encima de los dioses.

Por un lado, Sócrates se despidió de los jueces con esta declaración: «Yo voy a morir y vosotros a vivir. A quién de nosotros aguarda un destino mejor es algo que todos ignoramos, salvo el dios«.

Por otra parte, Marco Aurelio dijo: «Si el otro dice: ‘Oh, querida ciudad de Crécope’, no dirás tú: ‘Oh, querida ciudad de dios‘.

Y por último, el pensador católico inglés menciona a Virgilioquien supo ver, a través de la razón, a un dios que pondría fin al sufrimiento, al igual que Jesucristo, reflexión que se hace evidente en la siguiente declaración: «Compañeros míos, cosas más graves habéis sufrido, y a éstas también un dios pondrá fin».

Último apunte: Si algún aspecto de la Fe Católica no es comprensible a nivel humano, no es porque sea irracional, sino superior a la limitada inteligencia de los hombres, pero racional. También, muchas cosas no se saben por falta de estudio o formación teológica en dichas materias. 

Para el Diario de Colón


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*