La verdadera historia de la guerra en Ucrania

Los líderes ucranianos han aceptado el engaño estadounidense por razones difíciles de entender. Tal vez creen en Estados Unidos, o temen a Estados Unidos, o temen a sus propios extremistas, o simplemente son extremistas, dispuestos a sacrificar a cientos de miles de ucranianos hasta la muerte o las heridas en la ingenua creencia de que Ucrania puede derrotar a una superpotencia nuclear que considera la guerra como un asunto existencial. O tal vez algunos de los dirigentes ucranianos se estén forrando a costa de las decenas de miles de millones de dólares en ayudas y armas occidentales.

El pueblo estadounidense necesita urgentemente conocer la verdadera historia de la guerra en Ucrania y sus perspectivas actuales. Por desgracia, los principales medios de comunicación –The New York Times, Wall Street Journal, Washington Post, MSNBC y CNN– se han convertido en meros portavoces del gobierno, repitiendo las mentiras del presidente estadounidense Joe Biden y ocultando la historia al público.

Biden vuelve a denigrar al presidente ruso Vladimir Putin, esta vez Biden acusa a Putin de una «vil sed de tierra y poder», después de declarar el año pasado que «Por el amor de Dios, ese hombre [Putin] no puede permanecer en el poder». Sin embargo, Biden es quien está atrapando a Ucrania en una guerra interminable al seguir impulsando la ampliación de la OTAN a Ucrania. Tiene miedo de decir la verdad al pueblo estadounidense y ucraniano, rechazando la diplomacia y optando en su lugar por la guerra perpetua.

La expansión de la OTAN a Ucrania, que Biden ha promovido durante mucho tiempo, es una medida estadounidense que ha fracasado. Los neoconservadores, incluido Biden, pensaron desde finales de la década de 1990 que Estados Unidos podría ampliar la OTAN a Ucrania (y Georgia) a pesar de la oposición vociferante y de larga data de Rusia.

No creían que Putin fuera a entrar en guerra por la expansión de la OTAN.

Sin embargo, para Rusia, la ampliación de la OTAN a Ucrania (y Georgia) se considera una amenaza existencial para su seguridad nacional, sobre todo teniendo en cuenta los 2.000 km de frontera de Rusia con Ucrania y la situación estratégica de Georgia en el extremo oriental del Mar Negro. Los diplomáticos estadounidenses llevan décadas explicando esta realidad básica a los políticos y generales estadounidenses, pero a pesar de ello éstos han insistido con arrogancia y crueldad en la ampliación de la OTAN.

A estas alturas, Biden sabe perfectamente que la ampliación de la OTAN a Ucrania desencadenaría la Tercera Guerra Mundial. Por eso, entre bastidores, Biden ha reducido la ampliación de la OTAN a la cumbre de la OTAN de Vilna. Sin embargo, en lugar de admitir la verdad –que Ucrania no formará parte de la OTAN– Biden prevarica, prometiendo la eventual adhesión de Ucrania. En realidad, está sometiendo a Ucrania a un continuo derramamiento de sangre sin otra razón que la política interior de Estados Unidos, en particular el miedo de Biden a parecer débil ante sus enemigos políticos. (Hace medio siglo, los presidentes Johnson y Nixon apoyaron la guerra de Vietnam esencialmente por la misma patética razón y con la misma mentira, como explicó brillantemente el difunto Daniel Ellsberg.

Ucrania no puede ganar. Es más probable que Rusia se imponga en el campo de batalla, como parece estar haciendo ahora. Sin embargo, aunque Ucrania se abriera paso con fuerzas convencionales y armas de la OTAN, Rusia pasaría a la guerra nuclear si fuera necesario para impedir la entrada de la OTAN en Ucrania.

A lo largo de su carrera, Biden ha estado al servicio del complejo militar-industrial. Ha promovido sin descanso la ampliación de la OTAN y ha apoyado las guerras profundamente desestabilizadoras de Estados Unidos en Afganistán, Serbia, Irak, Siria, Libia y ahora Ucrania. Obedece a los generales que quieren más guerra y más «oleadas» y que predicen una victoria inminente para mantener al público crédulo de su lado.

Además, Biden y su equipo (Antony Blinken, Jake Sullivan, Victoria Nuland) parecen haberse creído su propia propaganda de que las sanciones occidentales estrangularían la economía rusa, mientras que armas milagrosas como los HIMARS derrotarían a Rusia. Y mientras tanto decían a los estadounidenses que no prestaran atención a las 6.000 armas nucleares rusas.

La única forma de salvar a Ucrania es una paz negociada. En un acuerdo negociado, Estados Unidos aceptaría que la OTAN no se expandiera a Ucrania, mientras que Rusia aceptaría retirar sus tropas. Las demás cuestiones –Crimea, el Donbass, las sanciones estadounidenses y europeas, el futuro de los acuerdos de seguridad europeos– se resolverían políticamente, no mediante una guerra interminable.

Rusia ha intentado negociar en repetidas ocasiones: para tratar de impedir la ampliación de la OTAN hacia el este; para tratar de encontrar acuerdos de seguridad adecuados con Estados Unidos y Europa; para tratar de resolver las cuestiones interétnicas en Ucrania después de 2014 (los acuerdos de Minsk I y Minsk II); para tratar de mantener los límites a los misiles antibalísticos; y para tratar de poner fin a la guerra en Ucrania en 2022 mediante negociaciones directas con Ucrania. En todos los casos, el Gobierno estadounidense ha desdeñado, ignorado o bloqueado estos intentos, ofreciendo a menudo la gran mentira de que Rusia, y no Estados Unidos, rechaza las negociaciones. JFK dijo exactamente en 1961: «Nunca negociamos por miedo, pero nunca tenemos miedo a negociar». Ojalá Biden hiciera caso de la perdurable sabiduría de JFK.

Para ayudar al público a ir más allá de la narrativa simplista de Biden y los principales medios de comunicación, ofrezco una breve cronología de algunos acontecimientos clave que condujeron a la guerra actual.

31 de enero de 1990. El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Hans Dietrich-Genscher, prometió al presidente soviético Mijail Gorbachev que, en el contexto de la reunificación alemana y la disolución de la alianza militar soviética del Pacto de Varsovia, la OTAN descartaría una «expansión de su territorio hacia el este, es decir, acercándolo a las fronteras soviéticas».

9 de febrero de 1990. El Secretario de Estado estadounidense James Baker III acordó con el Presidente soviético Mijail Gorbachev que «la expansión de la OTAN es inaceptable».

29 de junio – 2 de julio de 1990. El Secretario General de la OTAN, Manfred Woerner, dice a una delegación rusa de alto nivel que «el Consejo de la OTAN y él [Woerner] están en contra de la expansión de la OTAN».

1 de julio de 1990. La Rada (parlamento) ucraniana adoptó la Declaración de Soberanía Estatal, en la que «La RSS de Ucrania declara solemnemente su intención de convertirse en un Estado permanentemente neutral que no participa en bloques militares y se adhiere a tres principios de desnuclearización: aceptar, no producir y adquirir armas nucleares».

24 de agosto de 1991. Ucrania declaró la independencia basándose en la Declaración de Estado de 1990, que incluía la promesa de neutralidad.

Mediados de 1992. Los responsables políticos de la administración Bush alcanzan un consenso interno secreto para ampliar la OTAN, en contra de los compromisos adquiridos recientemente con la Unión Soviética y la Federación Rusa.

8 de julio de 1997. En la cumbre de la OTAN celebrada en Madrid, se invita a Polonia, Hungría y la República Checa a iniciar conversaciones para ingresar en la OTAN.

Septiembre/Octubre de 1997. En Foreign Affairs (septiembre/octubre de 1997), el ex Consejero de Seguridad Nacional de EEUU Zbigniew Brzezinski detalla el calendario de la ampliación de la OTAN, con el inicio provisional de Ucrania en 2005-2010.

24 de marzo – 10 de junio de 1999. La OTAN bombardea Serbia. Rusia califica el bombardeo de la OTAN de «violación flagrante de la Carta de las Naciones Unidas».

Marzo de 2000. El Presidente ucraniano Kuchma declara que «hoy por hoy no se plantea la entrada de Ucrania en la OTAN, porque la cuestión es extremadamente compleja y tiene muchos aspectos».

13 de junio de 2002. Estados Unidos se retira unilateralmente del Tratado sobre Armas Antibalísticas, una acción que el vicepresidente del Comité de Defensa de la Duma rusa califica de «acontecimiento extremadamente negativo de importancia histórica».

Noviembre-diciembre de 2004. En Ucrania tiene lugar la «Revolución Naranja», unos acontecimientos que Occidente califica de revolución democrática y el gobierno ruso de toma del poder fabricada por Occidente con el apoyo abierto y encubierto de Estados Unidos.

10 de febrero de 2007. Putin criticó duramente el intento estadounidense de crear un mundo unipolar, apoyado por la ampliación de la OTAN, en un discurso pronunciado en la Conferencia de Seguridad de Múnich, en el que declaró: «Creo que es obvio que la ampliación de la OTAN… representa una grave provocación que reduce el nivel de confianza mutua. Y tenemos derecho a preguntarnos: ¿contra quién va dirigida esta ampliación? ¿Y qué ha sido de las garantías ofrecidas por nuestros socios occidentales tras la disolución del Pacto de Varsovia?

1 de febrero de 2008. El embajador de EEUU en Rusia, William Burns, envía un telegrama confidencial a la Asesora de Seguridad Nacional de EEUU, Condoleezza Rice, titulado «Nyet Means Nyet: The Red Lines of Russia’s NATO Enlargement», señalando que «las aspiraciones de la OTAN sobre Ucrania y Georgia no sólo tocan un nervio sensible en Rusia, sino que generan serias preocupaciones sobre las consecuencias para la estabilidad en la región».

18 de febrero de 2008. Estados Unidos reconoce la independencia de Kosovo a pesar de las feroces objeciones rusas. El gobierno ruso declara que la independencia de Kosovo viola «la soberanía de la República de Serbia, la Carta de las Naciones Unidas, la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, los principios del Acta Final de Helsinki, el marco constitucional de Kosovo y los acuerdos del Grupo de Contacto de Alto Nivel».

3 de abril de 2008. La OTAN declara que Ucrania y Georgia «se convertirán en miembros de la OTAN». Rusia declara que «la adhesión de Georgia y Ucrania a la Alianza es un enorme error estratégico que tendría consecuencias muy graves para la seguridad paneuropea».

20 de agosto de 2008. Estados Unidos anuncia que desplegará sistemas de defensa contra misiles balísticos (BMD) en Polonia, y más tarde en Rumanía. Rusia expresa su firme oposición a los sistemas BMD.

28 de enero de 2014. La secretaria de Estado adjunta Victoria Nuland y el embajador estadounidense Geoffrey Pyatt planean el cambio de régimen en Ucrania en una llamada interceptada publicada en YouTube el 7 de febrero, en la que Nuland señala que «[el vicepresidente] Biden está dispuesto» a ayudar a cerrar el acuerdo.

21 de febrero de 2014. Los gobiernos de Ucrania, Polonia, Francia y Alemania llegan a un acuerdo sobre la resolución de la crisis política en Ucrania y convocan nuevas elecciones para finales de año. Sin embargo, la extrema derecha y otros grupos armados exigen la dimisión inmediata de Yanukovich y toman el control de los edificios gubernamentales. Yanukóvich huye. El Parlamento despoja inmediatamente al presidente de sus poderes sin que se abra un proceso de destitución.

22 de febrero de 2014. Estados Unidos aprobó inmediatamente el cambio de régimen.

16 de marzo de 2014. Rusia celebra un referéndum en Crimea que, según el Gobierno ruso, da como resultado una amplia mayoría de votos a favor del dominio ruso. El 21 de marzo, la Duma rusa vota a favor de admitir a Crimea en la Federación Rusa. El Gobierno ruso establece una analogía con el referéndum sobre Kosovo. Estados Unidos rechaza el referéndum de Crimea por considerarlo ilegítimo.

18 de marzo de 2014. El presidente Putin califica el cambio de régimen de golpe de Estado, 18 de marzo de 2014. El Presidente Putin califica el cambio de régimen de golpe de Estado, afirmando: «Los que estaban detrás de los últimos acontecimientos en Ucrania tenían una agenda diferente: estaban preparando otra toma del poder; querían hacerse con el poder y no se detendrían ante nada. Recurrieron al terror, al asesinato y a los disturbios»: «Quienes estaban detrás de los últimos acontecimientos en Ucrania tenían una agenda diferente: estaban preparando otra toma del gobierno; querían hacerse con el poder y no se detendrían ante nada. Recurrieron al terror, al asesinato y a los disturbios».

25 de marzo de 2014. El presidente Barack Obama se burla de Rusia «como potencia regional que amenaza a algunos de sus vecinos inmediatos, no por su fuerza sino por su debilidad».

12 de febrero de 2015. Firma del Acuerdo de Minsk II. El acuerdo recibe el apoyo unánime de la Resolución 2202 del Consejo de Seguridad de la ONU, de 17 de febrero de 2015. La excanciller Angela Merkel reconoció posteriormente que el acuerdo de Minsk II tenía como objetivo dar tiempo a Ucrania para reforzar sus fuerzas armadas. Ucrania no lo aplicó y el presidente Volodymyr Zelensky reconoció que no tenía intención de aplicar el acuerdo.

1 de febrero de 2019. EEUU se retira unilateralmente del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF). Rusia critica duramente la retirada del INF como un acto «destructivo» que ha alimentado los riesgos para la seguridad.

14 de junio de 2021. En la cumbre de la OTAN de 2021 en Bruselas, la alianza volvió a confirmar su intención de ampliarse e incluir a Ucrania: «Reafirmamos la decisión tomada en la cumbre de Bucarest de 2008 de que Ucrania se convierta en miembro de la Alianza».

1 de septiembre de 2021. EE.UU. reitera su apoyo a las aspiraciones de Ucrania en la OTAN en la «Declaración Conjunta sobre la Asociación Estratégica EE.UU.-Ucrania .»

17 de diciembre de 2021. Putin presenta un proyecto de «Tratado entre los Estados Unidos de América y la Federación Rusa sobre garantías de seguridad«, basado en la no ampliación de la OTAN y en limitaciones al despliegue de misiles de alcance intermedio y corto.

26 de enero de 2022. EE.UU. responde formalmente a Rusia que EE.UU. y la OTAN no negociarán con Rusia las cuestiones relativas a la ampliación de la OTAN, cerrando la puerta a una vía negociada para evitar una expansión de la guerra en Ucrania. Estados Unidos invoca la política de la OTAN según la cual «cualquier decisión de invitar a un país a unirse a la Alianza es tomada por el Consejo del Atlántico Norte sobre la base del consenso entre todos los aliados. Ningún tercer país tiene voz en tales deliberaciones». En resumen, Estados Unidos afirma que la ampliación de la OTAN a Ucrania no es asunto de Rusia.

21 de febrero de 2022. En una reunión del Consejo de Seguridad ruso, el ministro de Asuntos Exteriores Sergei Lavrov detalla la negativa estadounidense a negociar:

«Recibimos su respuesta a finales de enero. La evaluación de esta respuesta muestra que nuestros colegas occidentales no están dispuestos a aceptar nuestras principales propuestas, principalmente las relativas a la no expansión de la OTAN hacia el este. Esta petición fue rechazada en referencia a la llamada política de puertas abiertas del bloque y a la libertad de cada Estado para elegir su propia forma de garantizar la seguridad. Ni Estados Unidos ni la Alianza del Atlántico Norte propusieron una alternativa a esta disposición clave».

Estados Unidos está haciendo todo lo posible por evitar el principio de indivisibilidad de la seguridad, que consideramos de importancia fundamental y al que hemos hecho muchas referencias. Al tomar de él el único elemento que les conviene -la libertad de elegir alianzas-, ignoran por completo todo lo demás, incluida la condición clave que dice que «no se permite a nadie -ni al elegir alianzas ni al margen de ellas- reforzar su propia seguridad a expensas de la seguridad de los demás».

24 de febrero de 2022. En un discurso a la nación, el Presidente Putin afirma: «Es un hecho que durante los últimos 30 años hemos intentado pacientemente llegar a un acuerdo con los principales países de la OTAN sobre los principios de una seguridad igual e indivisible en Europa. En respuesta a nuestras propuestas, nos hemos enfrentado invariablemente a cínicos engaños y mentiras o a intentos de presión y chantaje, mientras la Alianza del Atlántico Norte seguía expandiéndose a pesar de nuestras protestas y preocupaciones. Su maquinaria militar está en marcha y, como he dicho, «se acerca a nuestra misma frontera».

16 de marzo de 2022. Rusia y Ucrania anuncian avances significativos hacia un acuerdo de paz mediado por Turquía y el primer ministro israelí, Naftali Bennett. Según informa la prensa, la base del acuerdo incluye: «un alto el fuego y la retirada de Rusia si Kiev se declara neutral y acepta límites en sus fuerzas armadas».

28 de marzo de 2022. El Presidente Zelensky declara públicamente que Ucrania está dispuesta a la neutralidad combinada con garantías de seguridad como parte de un acuerdo de paz con Rusia. «Garantías de seguridad y neutralidad, el estatus no nuclear de nuestro estado: estamos preparados para ello. Este es el punto más importante… empezaron la guerra por esto».

7 de abril de 2022. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Lavrov, acusa a Occidente de intentar hacer descarrilar las conversaciones de paz, alegando que Ucrania se había retractado de propuestas previamente acordadas. El primer ministro Naftali Bennett afirmó posteriormente (el 5 de febrero de 2023) que Estados Unidos había bloqueado el acuerdo de paz pendiente entre Rusia y Ucrania. A la pregunta de si las potencias occidentales habían bloqueado el acuerdo, Bennett respondió: «Básicamente sí. Lo bloquearon y creo que se equivocaron». En algún momento, dice Bennett, Occidente decidió «aplastar a Putin en lugar de negociar».

4 de junio de 2023. Ucrania lanza una gran contraofensiva, sin mucho éxito, a mediados de julio de 2023.

7 de julio de 2023. Biden reconoce que Ucrania «se está quedando sin» proyectiles de artillería de 155 mm y que Estados Unidos «se está quedando sin».

11 de julio de 2023. En la cumbre de la OTAN celebrada en Vilna, el comunicado final reafirmó el futuro de Ucrania en la OTAN: «Apoyamos plenamente el derecho de Ucrania a elegir sus propios acuerdos de seguridad. El futuro de Ucrania está en la OTAN… Ucrania se ha hecho cada vez más interoperativa y políticamente integrada en la Alianza, y ha hecho progresos sustanciales en su camino de reformas».

13 de julio de 2023. El Secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, reitera que Ucrania entrará «sin duda» en la OTAN cuando termine la guerra.

13 de julio de 2023. Putin reitera que «con respecto a la adhesión de Ucrania a la OTAN, como hemos dicho muchas veces, esto crea obviamente una amenaza para la seguridad de Rusia. De hecho, la amenaza del ingreso de Ucrania en la OTAN es la razón, o más bien una de las razones de la operación militar especial. Estoy seguro de que esto tampoco mejorará en nada la seguridad de Ucrania. En general, hará que el mundo sea mucho más vulnerable y provocará mayores tensiones en la escena internacional. Por tanto, no veo nada bueno en ello. Nuestra posición es bien conocida y lleva formulándose mucho tiempo».

Para Brave New Europe


4 respuestas a «La verdadera historia de la guerra en Ucrania»

  1. Parte de un supuesto falso, como es atribuir al «presidente Biden» una serie de actos que el pobre anciano senil, demente y con Alzheimer avanzado es capaz de hacer, dictar o animar.
    EL verdadero presidente es Obama que manda en la Casa Negra, cuyas verdaderas y perversas intenciones son bien conocidas.
    La clase dirigente ucraniana NO tiene ni ideas ni pensamientos propios, solo obedece a los dictados de Obama.
    El dinero enviado por «Occidente», es decir, el conjunto de naciones de Europa al servicio de los Estados Unidos, es desviado una y otra vez hacia los oligarcas, hombres de negocios o la «clase dirigente» ucranianos que se divierten a costa nuestra en MONACO, como ayer lo contaba uno de los Mierdas de Comunicacion «Occidentales».
    Todas las consideraciones evocadas solo sirven para rellenar un papel.
    DIOS, PATRIA Y REY LEGITIMO

  2. Desde el lado de la banda EEUU+UE+OTAN y sus principales dirigentes, todo parece reducirse a una mezcla explosiva de maldad, estupidez y ciega ambición; flotando como barcos herrumbrosos sobre un siniestro mar plagado de mentiras, creado por los corruptos mass media a su servicio. Si vivimos para contarlo, será solamente porque Dios no permita que este asunto acabe por hacer realidad las más terribles consecuencias imaginables.

    1. Estoy de acuerdo, si vivimos para contarlo…una de las primeras tareas ha de ser el ajustarles cuentas estrechas a los cerdos y a las marranas de la puta prensa de malnacidos que estamos sufriendo y que no las pagará todas juntas ni en tres vidas que vivieran esos puercos.
      Ajuste fino que, de ocurrir, como dicen en Francia donde no faltan precisamente los que esperan lo mismo, «no será llevado a cabo precisamente en los tribunales».

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad