La verdadera razón del descubrimiento de América

Santa Teresa de Ávila explicaba que el Descubrimiento era una obra de la Providencia Divina, que descubría un Nuevo Mundo para evangelizar, después de la pérdida que el PROTESTANTISMO significó para la Cristiandad.

La Divina Providencia envió una nación católica, España, a descubrir un nuevo continente. Poco más de 20 años después del descubrimiento de América, la herejía PROTESTANTE tomaría grandes áreas del continente europeo y como decía SANTA TERESA DE ÁVILA, Dios tenía previsto que España recuperara en el nuevo continente el terreno perdido en el Viejo.

El gran Papa LEÓN XIII repite otra vez la idea de SANTA TERESA DE ÁVILA cuando nos dice que fue la Divina Providencia quien llevo a Colón a descubrir el nuevo continente donde la Iglesia de Cristo recuperaría el terreno perdido en el Viejo por culpa de la Herejía Protestante. Así nos dice LEÓN XIII en su encíclica «Quarto abeunte saeculo»:

“ …pues Colón abrió el camino a América en un momento en que estaba CERCANA a iniciarse una GRAN TEMPESTAD en la Iglesia. Por eso, en cuanto sea lícito considerar los caminos de la Providencia a partir de los eventos acontecidos, parece que este adorno de la Liguria nació por un designio verdaderamente singular de Dios, para REPARAR LOS DAÑOS que en EUROPA se INFLIGIRÍAN al nombre CATÓLICO. . .”

La sabiduría de SANTA TERESA DE ÁVILA y del gran Papa LEÓN XIII es evidente: Dios recuperó para la Iglesia con el Descubrimiento y Evangelización de América, el terreno perdido por el PROTESTANTISMO en Europa. La mano de la Divina Providencia era evidente.

En el mismo sentido BERNARDINO DE SAHAGÚN escribía que «con esta incorporación al cristianismo ha querido Nuestro Señor Dios RESTITUIR  a la Iglesia lo que el demonio le ha robado con el PROTESTANTISMO en Inglaterra y Alemania» (Historias, MI), (A. VASILIEV, «Medieval Ideas of the End of the World: West and East», en Byzantion, XVI-2.)

El plan de la Divina Providencia en el glorioso descubrimiento de América por la España católica es evidentísimo. La Fe creció en el nuevo continente según el Plan Divino.

En esta perspectiva, (Sahagún 1956 y Mendieta 1945) vieron en el Nuevo Continente la mano de Dios, que daba a la Iglesia un nuevo mundo, a pesar de las enormes pérdidas que por la HEREJÍA PROTESTANTE se habían sufrido en el Viejo. El Demonio le había quitado fieles a la Iglesia en Europa por culpa del PROTESTANTISMO. Dios compensaba esas pérdidas en el Viejo continente en el Nuevo.

De similar lectura Providencialista es el tratado de JUAN SUARES DE PERALTA cuando expresa que «hasta que el reino de Granada fue conquistado no llegó el tiempo que las Indias fuesen descubiertas y conquistadas» rescatando la continuidad de la idea de Cruzada.

PEDRO SARMIENTO DE GAMBOA, en parecido contexto, advierte que la misión de los Reyes Católicos en este papel era PROVIDENCIAL, pues quiso la Providencia «se les recompensase con bienes temporales en este siglo, escogiéndoles entre todos los otros reyes del mundo para llevar LA FE a América» (Historia de los Incas, Buenos Aires, 1942, p. 5)

El 12 de octubre de 1992, en el quinto centenario del Descubrimiento, SAN JUAN PABLO II tributó este homenaje a la Iglesia española:

“Damos, pues, gracias a Dios por la pléyade de evangelizadores que dejaron su patria y dieron su vida para sembrar en el Nuevo Mundo la vida nueva de la fe, la esperanza y el amor. No los movía la leyenda de El Dorado, o intereses personales, sino el urgente llamado a evangelizar unos hermanos que aún no conocían a Jesucristo. Ellos anunciaron ‘la bondad de Dios nuestro Salvador y su amor a los hombres’ (Tit 3, 4) a unas gentes que ofrecían a sus dioses incluso sacrificios humanos».

Y el 26 de enero de 1964 el Papa Pablo VI también celebro la gloria del descubrimiento de América por la España católica:

“¡Salve España católica! Tu fe en Cristo, Hijo de Dios vivo, es tu mejor gloria. Es el eje de oro de tu cultura y es para ti fuente de virtudes. Esa fe que profesaron tus grandes Concilios y está esculpida en catedrales; la que pregonaron teólogos de Trento y llevaron a los MUNDOS LEJANOS tus misioneros. Da testimonio de ella el RACIMO DE NACIONES, que, con tu LENGUA, ha recibido este don de Dios».


2 respuestas a «La verdadera razón del descubrimiento de América»

  1. ¿Porqué nombra a Wojtyła como «San Juan Pablo II» y a Montini como «Paulo VI» si ambos fueron canonizados con igual y «dudosa» fórmula? Tal vez sea porque el primero fue más conservador (conservador de herejías, quiero decir).

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad