Las lágrimas de cocodrilo de Pablo Iglesias

mm

Ya conocíamos el pasado chequista del abuelo y el pasado terrorista del padre de Pablo Iglesias. Ahora vamos a conocer el de su tío abuelo fusilado por las tropas franquistas en Paterna (Valencia) y que hoy la prensa lo presenta como un panadero. El nombre del tío abuelo de Pablo Iglesias era Ángel Santa María. El tío Abuelo pertenecía a La Brigada Motorizada del socialista pistolero del PSOE Indalecio Prieto.

ABC del día 16 de febrero de 1937, los muestra una formación de la conocida como «La Motorizada». Fotografía que, si no fuera por las culatas de las armas que se asoman, bien podría ser la formación previa a la salida en una competición de Motociclismo de Harley-Davidson “La Motorizada” se desplazaba en vehículos propios detraídos del parque móvil de la Guardia de Asalto. Este grupo tenía instrucción militar y acceso ilimitado a armas y munición. No era extraño que sus miembros estuvieran mezclados con asesinatos de militantes de derechas. También sus miembros de La Motorizada estuvieron implicados en el asesinato de José Calvo Sotelo el 12 de julio de 1936. “La Motorizada” fue usada por Prieto como escolta en sus desplazamientos, pero también para ajustar cuentas dentro y fuera del partido.
Vamos a detenernos un poco más en “La motorizada”, ya que es una de las claves mediante la cual se relaciona a los asesinos de Calvo Sotelo con Prieto y por tanto con el PSOE.

Como he dicho se trataba de un grupo formado por jóvenes socialistas que no se habían integrado en la JSU y que es considerado por Santiago Carrillo en sus memorias como un grupo violento y pronto a usar las armas. Sicarios del PSOE tal y como sucedió en el congreso de la juventud socialista madrileña, donde según el político comunista se presentaron los miembros de este grupo enseñando sus pistolas con el fin de reventar el acto.
La función de La Motorizada era velar por la seguridad de Indalecio Prieto en los mítines que este daba por toda España, no solo frente a los elementos derechistas o anarquistas, tradicionales enemigos, sino también frente al sector caballerista.

Tal y como sucedió en un mitin celebrado en Écija, Según relata Octavio Cabezas en la biografía de Indalecio Prieto, los seguidores de este sector socialista atacaron a tiros a los prietistas, siendo estos defendidos por los miembros de la motorizada de igual forma.

Al parecer durante este suceso Luis Cuenca salvaría la vida de Indalecio Prieto, el cual, como no podía ser de otra forma, le estaría eternamente agradecido. Este hecho ha sido utilizado para presentar a Cuenca como guardaespaldas personal de Prieto y persona de su confianza.

Podemos por tanto deducir que “La motorizada” era un grupo de jóvenes socialistas, del sector prietista, creado para salvaguardar la seguridad de su líder y que desde luego parecía no rehuían la confrontación, aunque fuera a tiros. Fue utilizada para eliminar al contrario.

Era un grupo de carácter cuasi paramilitar que recibían entrenamiento por parte de militares afines a su ideología. Se trataba de una especie de “escuadron de la muerte”.

El Gobierno frentepopulista se establece en Valencia y allí acaba el abuelo del coletas con este escuadrón de la muerte.

Decir que detrás del frente, en Valencia y zona republicana se mató al disidente como deporte y exterminio.
Es normal que tras la derrota de estos criminales, en Ley Marcial se les aplicara consejo de guerra y fueran fusilados por sus Curriculum de crimen.

Así era este panadero del PSOE y otro prensa de la herencia genética de Pablo Iglesias.

Carta de «un camarada» a El Correo de Madrid

Compartir

4 thoughts on “Las lágrimas de cocodrilo de Pablo Iglesias”

  1. Hay que sacar a la luz todos los crímenes cometidos por los rojos y por los cuales algunos de ellos, no todos, sufrieron el castigo al que se habían hecho acreedores.
    Hablar de cien mil (la cifra no se reduce, pese al dineral dilapidado en buscar huesitos) enterrados en las cunetas (qué cunetas) y no decir porqué fueron muertos y los crímenes que habían cometido y las sentencias que les cayeron por los mismos es querer echar fango en la historia de España
    Por cada cadáver rescatado que se diga el nombre, los crímenes que cometió y el castigo al que fue condenado.

    ¿dónde están los asesinos de los miles de religiosos asesinados?

    1. Estimado seguidor: totalmente de acuerdo. Si quieren «memoria histórica», pues mejor dársela, que hay para dar y tomar. Manos a la obra todo aquel que pueda y sepa. Mil gracias. Saludos cordiales

  2. En zona roja se asesinó a mansalva sin más motivo que «ser de derechas» (ir a misa, leer el ABC etc.) o simplemente para robarles. Todo por supuesto sin juicio ni formación de causa.
    Finalizada la guerra muchos asesinos escaparon de España (Santiago Carrillo es el paradima) Algunos quedaron copados y no consiguieron huir. Juzgados en consejos de guerra, si resultó probado que tenían delitos de sangre, fueron condenados a muerte y fusilados.
    En las correspondientes causas figuran los delitos cometido. Es muy necesario que algún investigador histórico busque en el archivo militar correspondiente de esa antigua Región Militar la causa en la que fue condenado a muerte el tío abuelo de Pablo Iglesias y sabremos que cargos se le hicieron. Su abuelo, a pesar de sus responsabilidades como colaborador necesario en asesinatos, no fue fusilado.
    En zona nacional, las primeras semanas tras el Alzamiento, hubo algún asesinato que las autoridades cortaron de raíz incluso fusilando algún falangista (concretamente en Salamanca) por haberse tomado la justicia por su mano.
    En zona roja los asesinatos siguieron durante toda la guerra y siempre quedaron impunes.
    En zona roja hubo infinidad de chekas donde se torturaba…. en zona nacional jamás se torturó.
    En definitiva, aunque al terminar la guerra pudo pagar algún justo por pecador, la inmensa mayor parte de los ajusticiados eran responsables de delitos de sangre, muchos de ellos de una crueldad y salvajismo inimaginable.
    Es imprescindible documentar esta verdad irrefutable investigando las causas de las que se derivaron sentencias de muerte como paso imprescindible para desmontar las mentiras de la infame Ley 52/2007

    1. Estimado seguidor: muy bien. Lo de los falagistas es ciertísimo, pues testigo de ello fue Félis Schleiter, que lo cuenta y da fe en su libro; además los vio salir encadenados del consejo de guerra. Saludos cordiales

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*