Las apariciones de Akita y Ámsterdam (I) (XIII)

Sor Agnes (Inés) Katsuko Sasagawa

Celle Qui Pleure en Japón   Los días 6 de julio, 3 de agosto y 13 de octubre 1973 la Virgen María se apareció a Sor Agnes (Inés) Katsuko Sasagawa (1931—, Japón) en el convento de las “Siervas de la Eucaristía” de Akita, situado al Norte de la isla japonesa de Honshu, por medio de una imagen de “Nuestra Señora de Todos los Pueblos” allí depositada. Esta imagen de un metro de altura, esculpida en madera en 1963 por Saburo Wakasa, un artista budista de Akita, cobró vida en ocasiones y ‘lloró’ ostensiblemente 101 veces, además sangraciones y exudaciones perfumadas, entre 1975 y 1981.

Con independencia de los particulares mensajes trasmitidos por la Virgen en Akita, que analizaremos, el hecho de hacerlo fundamentalmente a través de una imagen de Nuestra Señora de Todos los Pueblos, según se apareció por primera vez en Ámsterdam el 25 de marzo de 1945, en vísperas del lanzamiento de las primeras bombas atómicas (6 y 9 de agosto de 1945), de alguna forma acredita aquellas manifestaciones marianas en Holanda. 

Nuestra Señora de Todos los Pueblos

Isje Johanna, ‘Ida’, Peerdeman

Isje Johanna, ‘Ida’, Peerdeman (1905-1996, Holanda), fue la menor de una familia católica de cinco hermanos y a los ocho se quedó huérfana de madre. A los 12 años tuvo en la calle una corta y difusa aparición mariana (“de una mujer” de extraordinaria belleza que no la habló), a la salida de una confesión el 13 de octubre de 1917 (coincidiendo con la última de Fátima). Fue seguida de otras dos en similares circunstancias ese mismo mes. Unos seis años después, en una época en que ya trabajaba en una fábrica de perfumes, sufrió diversos ataques del Demonio, hasta el punto que su confesor, el padre dominico Mathias, ‘Thijs’, Frehe (amigo de la familia y su director espiritual durante entre 1917 y 1967), la sometió a un exorcismo; esta situación se prolongó, con alternancias, durante 20 años.

En 1940, cuando Ida tenía 35 años y permanecía soltera, comenzó a tener las llamadas “visiones de guerra”, sobre acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial próximos a suceder, viendo y describiendo frentes de combate y acontecimientos posteriores, … que se comprobaban luego por las noticias captadas en escondidos aparatos de radio.

Entre los años 1945 y 1959 se apareció la Virgen a Ida en 56 ocasiones, generalmente en el piso familiar, en Uiterwaardenstraat 408-3 (Ámsterdam), pero también en Alemania (18 veces, mientras se pintaba allí el cuadro de Nª. Sª. de Todos los Pueblos) y dos en la iglesia de Santo Tomás (Thomas van Aquino, Ámsterdam).

Se presentó bajo el título “Señora de Todos los Pueblos” y pidió la aprobación de un nuevo dogma mariano, el de “María Corredentora, Medianera y Abogada”.

También pidió, como hace siempre, la oración, el rezo del rosario, el sacrificio/penitencia, y la construcción de un templo, “la iglesia de la Señora de Todos los Pueblos”, cuyo diseño especificó. Y el respeto y adoración a la Eucaristía, eligiendo para su primera aparición el 600 aniversario de un milagro eucarístico ocurrido en Ámsterdam el 15 de marzo de 1345 y de la primera procesión que por el mismo se celebró; el milagro fue reconocido por el obispo de Utrecht en 1346. Luego Ámsterdam se convirtió en bastión protestante hostil a la Eucaristía.

Y, por supuesto, dejó mensajes y avisos.

Ida en 1932 y 1951

Thomas van Aquinokerk

Lugar de las apariciones (Uiterwaardenstraat 408-3)

Detalles de las apariciones       

Su primera aparición, que ocurrió el 25-III-1945 (La Anunciación) de una manera muy diferente a las hasta entonces aprobadas por la Iglesia, Ida se encontraba en su casa, hablando con sus hermanas y el padre Frehe, que casualmente estaba de visita. Repentinamente se sintió atraída hacia la habitación de al lado y vio salir una luz de ella, y luego una bellísima figura femenina que pensó que tenía que ser la Santísima Virgen y que le pidió que repitiera lo que decía. Sus hermanas y el sacerdote no veían ni oían nada. Cuando Ida empezó a hablar, el sacerdote dijo a su hermana ‘Truus’ (Gertrudis, maestra): ‘¡enseguida, escribe lo que está diciendo!’, y a Ida le dijo: “pregúntale quien es”. La figura contestó sonriendo: “Me llamarán La Señora, La Madre…”. Truus haría muchas veces de secretaria-fedataria de las apariciones, lo cual era facilitado porque la Virgen siempre hablaba muy despacio y de forma pausada.

Los mensajes (AQUÍ), prácticamente siempre acompañados de visiones y, sobre todo en los primeros años, eran herméticos y simbólicos, y muchas veces apocalípticos.  Destacamos y resumimos varios a continuación:

Desde el primero la Madre habla de su ‘oración’ y de que debía ser divulgada. Ida solo la conocería seis años después, durante un viaje a Alemania (11-II-1951).

La Virgen predijo que “Israel resurgirá … Y Yahvé se avergüenza de su pueblo” (2º mensaje, 25-IV-1945). También en China la victoria del comunismo: “en China veo una bandera roja” (5º, 7-X-1945). Sucedería en 1948 y 1949 respectivamente. La llegada a la Luna fue mostrada a Ida el 7-II-46 (mensaje 7º), También predijo la Guerra Fría y la de Corea (23º, 13-VIII-50), la guerra económica y la crisis monetaria (14º, 26-XII-47), la guerra en los Balcanes (17, 1-X-49), etc.

La Señora dijo: “Calamidad tras calamidad, calamidades naturales … hambre (y) caos político … esto no es sólo para tu país, sino para todo el Mundo”. “Entre los hombres ya no hay Justicia, Verdad y Caridad … Calamidad tras calamidad. Por segunda vez digo: mientras no haya eso, no habrá verdadera paz … anuncio una nueva y gran calamidad sobre el Mundo” (8º, 25-II-46). Ida dice: «veo luces brillantes y es como si el globo saltara en pedazos por todas partes … entonces, la Señora indica el cielo (y) señala a Oriente. Veo muchas estrellas en el cielo y la Señora dice: “Viene de allá”» (10º, 9-VI-46). “Si siguen así, el Mundo se destruirá a sí mismo (11º, 4-I-47). “Olas sobre Europa” (13º, 7-XII-47). “Vendrán calamidades de Norte a Sur, del Sur al Oeste y del Oeste al Este” (26-XII-47).

“La religión va a sostener una dura batalla y querrán pisotearla. Eso será de una manera tan refinada, que casi nadie se dará cuenta. Pero Yo advierto … Roma, ¡ten cuidado!” (9º, 29-III-46). “¿Sabe Roma

qué enemigo la acecha, que va arrastrándose por el Mundo como una serpiente? Y no me refiero sólo al comunismo; vendrán todavía otros muchos profetas, falsos profetas” (29º, 28-III-51).

Nª. Sª. anticipó el fallecimiento del Papa Pio XII; Ida lo escribió y guardó en un sobre lacrado que entregó al P. Frehe, quedándose una copia; el sobre fue mandado al Vaticano a la muerte de Pío XII (54º, 19-II-58); la muerte se produjo el inmediato 9 de octubre. Ida vio el Concilio Vaticano II (27º, 11-II-51). Con relación a estas y anteriores predicciones, cuando Ida pidió a La Señora un signo de autenticidad, sobre todo para vencer la incredulidad de los demás, recibió como respuestas que “saldrá a la luz con el transcurso de los años” (19º, 3-XII-49), y “los signos están contenidos en mis palabras” (51º, 31-V-55 y 53º, 31-V-57).

Últimos años de Ida

Isje Johanna, ‘Ida’, Peerdeman

Ida intentó llevar una vida lo más normal posible y huyó de toda notoriedad. Por mucho tiempo nadie supo que Ida era la vidente, excepto su confesor y sus hermanas. Las dos apariciones públicas en la Iglesia de Santo Tomás fueron para ella acontecimientos dramáticos. A partir de la inauguración de la capilla en 1976 apareció más en público y se relacionaba con los visitantes.

Hasta los años 80 Ida tuvo las llamadas “Experiencias Eucarísticas” (visiones durante sus comuniones sacramentales). En su vejez Ida de nuevo atormentada por ataques diabólicos, de los que fueron testigos sus familiares, sacerdotes e incluso obispos. La Virgen le anunció el año de su muerte en una de sus locuciones a comienzos de 1996, falleciendo de cáncer ese año a la edad de 90.

Artículos anteriores de esta serie:
1.- El Fin de los Tiempos. La Revelación Pública (I)
2.- El Apokalipsis de San Juan y el Fin de los Tiempos (II)
3.- Actores y Momentos de los Días Postreros (III)
4.- La Última Prueba de la Iglesia (IV)
5.- Celle Qui Pleure (La Salette): “Roma perderá la fe” (V)
6.- Revelaciones Privadas, Fátima y el Fin de los Tiempos. I (VI)
7.- Revelaciones Privadas, Fátima y el Fin de los Tiempos. II (VII)
8.- Revelaciones Privadas, Fátima y el Fin de los Tiempos. III (VIII)
9.- Revelaciones Privadas, Fátima y el Fin de los Tiempos (y IV) (IX)
10.- Garabandal I (X)
11.- Garabandal II (XI)
12.- Garabandal III (XII)

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad