Las consecuencias de la derrota moral ya han comenzado en serio

Fiasco post-Bakhmut (norte de Donetsk): Un subalterno – ya harto – dispara a un comandante «Hohol» (en ruso: “хохол”: una forma alternativa de khokhol, un insulto étnico popular en Rusia y otras comunidades de habla rusa, hacia los ucranianos) por ordenar a su unidad que marchara hacia la muerte.

Y es que ya han comenzado las secuelas del lunático baño de sangre de Bakhmut.

No está nada claro – o quizás si –  por qué decenas de miles de jóvenes blancos “ucranianos» han sido enviados a morir en una ciudad que no se podía mantener de ninguna manera. Al menos seis o probablemente ocho meses antes de que los rusos izaran sus banderas en la última torre de mediana altura de Bakhmut, era obvio que la ciudad iba a caer y que todos los que fueran allí iban a morir irremediablemente y sin motivo.

Carne de cañón. Jóvenes llenos de vida e ilusiones, sacrificados gratuitamente o quizás, como “ganado” consumible.

Hay varias teorías sobre por qué el gobierno del “alubio” actor de variedades Zelensky decidió seguir metiendo cadáveres  en esta picadora de carne, en contra del consejo de su propia cúpula militar y, como sabemos por las filtraciones, en contra del consejo de muchos asesores estadounidenses que operan desde Kiev.

Es posible -y mucho-, que el payaso y cupletista aprendiz de genocida, estuviera “ganando tiempo” para completar el entrenamiento del supuesto «nuevo ejército» que está empezando a desplegar.

Se trata de tropas entrenadas por la OTAN en varios países extranjeros.

Estaba enviando -sobre todo- a rusos étnicos a los que había reclutado a la fuerza (presionados), porque está tratando deliberadamente de eliminar a la población rusa étnica masculina en edad de luchar y esta era una manera fácil – y discreta -de liquidarlos.

Enfrentándolos o mejor dicho, metiéndolos en la charcutería por la puerta trasera para convertirlos en fiambres en todas sus variedades.

También hay otras teorías y las dos, parecen lógicas.

Lo que no parece lógico es que se tratara de una cuestión de moral, como ha afirmado el cocainómano  Zelensky mientras se frotaba su nariz aún empolvada.

Eso es lo contrario de la verdad. Todo el mundo sabía que los rusos acabarían ganando, como hicieron en Mariupol, y que ese sería el mayor golpe imaginable a la moral ucraniana.

¿Lo está haciendo sin querer o es que se  trata de liquidar cristianos blancos, reducir la población y así dejar bien limpio el país para poderlo vender mejor?

Las consecuencias de la derrota moral ya han comenzado en serio. Un vídeo publicado recientemente en Telegram muestra a un comandante ucraniano con los sesos desparramados. El tipo que filma su cuerpo inerte,  añade que el autor del disparo es un héroe que salvó a toda la unidad de una muerte segura.

Hay un “tolai” de pelo largo que se acerca al oficial con vendas mientras se le escapan los sesos cuál nervioso pulpo escapándose. Es una criatura de aspecto femenino, y al principio me pregunté si sería un transexual. Luego me di cuenta de que únicamente una mujer -auténtica- sería tan estúpida como para pensar que sería posible volver a meter los sesos de un hombre dentro de su cabeza y que este reviviera.

La pregunta de por qué esto no estaba sucediendo -ya constantemente -ha estado en mi mente durante al menos un año.

Desde que el millonario actorcillo Zelensky empezó con el reclutamiento forzoso, cualquiera supondría que habría una gran hostilidad entre los reclutas y los oficiales al mando, y que los reclutas preferirían disparar al oficial al mando y correr hacia los rusos con una bandera blanca antes que marchar a ser desintegrados directamente y sin motivo.

O peor, ser heridos y que el régimen de Zelensky les extraiga los órganos sin anestesia, algo que los prisioneros de guerra han confirmado en repetidas ocasiones.

Un vídeo reciente confirma la misma historia que venimos escuchando desde hace meses sobre cómo se despoja de sus órganos a los soldados ucranianos heridos y luego se les abandona para que se los coman los perros que aún no hayan sido convertidos en salchichas.

Los “alubios” son famosos porque siempre están con esto de la extracción de órganos. Es su forma favorita de hacer un poco de dinero extra en una zona de conflicto. Por supuesto que los “alubios” que dirigen Ucrania – el país más corrupto del mundo – aprovechan esta otra forma de rentabilizar el sufrimiento.

Estar tumbado en una cama con las piernas reventadas mientras un “alubio” holandés te estirpa los órganos es sin duda peor que recibir un disparo en la cabeza o ser reventado por un RPG (7). Eso te lo aseguro.

“Wagner” tiene una política de «no prisioneros» en vigor después de que los ucranianos empezaran a publicar vídeos de ellos mismos asesinando prisioneros de guerra. Sin embargo, por lo que he visto, esto definitivamente no se aplica a un “Ukie” corriendo hacia la línea rusa agitando su camiseta como bandera blanca.

La Junta de Zelensky ha evitado -de alguna milagrosa manera- que esto ocurriera a gran escala -hasta ahora-, pero es justo decir que en este momento, todo el mundo se ha dado cuenta de que el hecho de que Zelensky se negara a retirar tropas de Bakhmut ha sido -en realidad- un asesinato en masa (ritual) de más de 50.000 de sus propias tropas.

A partir de ahora, vamos a ver a muchos más comandantes a los que se les arranca la camiseta – tras esparcir sus sesos –  y a muchos más reclutas forzados -bandas verdes- corriendo hacia la línea rusa con banderas blancas.

Por supuesto, sé exactamente cómo responderán los ucranianos a eso, ¿por qué? Porque sé cómo piensan los que están al mando de esta hecatombe o mejor dicho, myriatombe. Y ya sabes a quién me refiero…

Empezarán a enviar unidades de infiltración con banderas blancas (falsas) para intentar obligar a los rusos a matar a los desertores que o sean de verdad.

Los ucranianos han cometido todos los demás crímenes de guerra hasta ahora, así que puedes apostar a que encontrarán la manera de explotar la bandera blanca y de que nadie pueda escapar al ritual de sangre blanca que tiene lugar en ese infierno prefabricado.

Mientras tanto, el mercado de órganos se nutre, el de la prostitución se llena de preciosas criaturitas jóvenes rubias de celestes ojos tristes y miles de inocentes niños son vendidos como si fueran hamburguesas para los pícnics dedicados a “Moloch”. Todo – como siempre – acorde al plan.

Para ÑTVEspaña


5 respuestas a «Las consecuencias de la derrota moral ya han comenzado en serio»

  1. Zelensky está destruyendo a Ucrania, pero le da igual.
    Sus propiedades inmobiliarias, y sus inversiones, están en el Reino (hundido) de la Gran Bretaña.
    Es una simple marioneta del imperialismo USA, que han sido, y son, los únicos beneficiados por esta guerra.

  2. Esto recuerda mucho a lo de siempre. Se va alimentando la guerra, aportando armas y carne para que dure el negocio y el teatrillo mientras interese. Ha pasado muchas veces, y siempre por los mismos. Por supuesto, antes se fomento la división y el odio necesarios al efecto. La función última real de esa guerra va mucho más allá de Ucrania y Rusia; es someter Europa.
    Con la masona Revolución Francesa el objeto era llevar el laicismo anticristiano a toda Europa, entre otras cosas. Cada vez que la lían sacan oro.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad