Las cusas del incendio forestal en Toledo… otra vez

El reciente incendio en Toledo, que tan grave ha sido y tanto ha costado, comenzó en una zona de viñas abandonadas y de monte bajo en el término municipal de Almorox perteneciente a dicha provincia, la cual, como sabemos, está enclavada en lo que denominamos Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, donde, según la características del incendio y los técnicos más cualificados, habría sido fácil y rápido apagarlo si hubieran intervenido en los primeros instantes los bomberos de Madrid; muy cercanos al foco inicial del incendio.

Pero es el caso que por arte y parte de nuestras flamantes «autonomías» y de la irresponsabilidad, mediocridad, corrupción y estupidez de nuestros nada flamantes politicastros que nos desgobiernan –eso sí, porque sigue habiendo mucho palurdo que a pesar de los pesares les sigue votando–, dichos bomberos de la Comunidad también Autónoma de Madrid tienen prohibido actuar en la de Castilla-La Mancha por aquello de las competencias, las fronteras, las prebendas, los carguitos, el chupe y la mangancia.

Así pues, y hasta que el fuego, que no entiende de semejantes mamarrachadas, no pasó a «Madrid», los bomberos de esta provincia, perdón, «autonomía», no hicieron nada. Y eso, a sabiendas, porque lo saben tanto los propios bomberos como los mequetrefes politiquillos, de que entonces el fuego habría adquirido unas proporciones y se habría adentrado por unas zonas –pinares densos y en terreno abrupto– donde ya extinguirlo iba a ser difícil, muy, pero que muy difícil.

Así, y con el beneplácito de bomberos y politicastros corruptos y estúpidos, se han volatilizado y hecho humo para décadas, por ejemplo, el magnífico castañar de Las Rozas que tenía el record y la particularidad de ser el de todos los existentes en España el situado más al Sur de la Península Ibérica.

No ha sido la primera vez, y mucho nos tememos que no será la última, porque ni dirigentes ni dirigidos aprenden o aprendemos. Estos reinos de Taifas que «nos hemos dados todos los españoles» siguen el mismo camino que aquellos de tan infausta memoria porque el burrismo y la estulticia, la ceguera y la estupidez de los españolitos de esta época no tiene remedio, al parecer.

Queda hecha la denuncia. Ahora sólo falta que saquemos las debidas consecuencias, que algún fiscal decente, si lo hay, meta mano, y que actuemos de una puñetera vez. Si no ocurre nada de lo dicho, como puede que sea el caso, no nos quejemos.

Compartir

3 thoughts on “Las cusas del incendio forestal en Toledo… otra vez”

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*