Las fábricas de bebés ucranianas obtienen beneficios récord en la guerra

Ihor Pechonoha

Ihor Pechonoha, de la empresa suiza BioTexCom, afirma que el modelo de negocio que le ha permitido crear una de las empresas de gestación subrogada más rentables del mundo es simple explotación: «Buscamos mujeres en las antiguas repúblicas soviéticas porque, lógicamente, [las mujeres] tienen que ser de lugares más pobres que nuestros clientes».

No es de extrañar, pues, que la búsqueda de vientres de alquiler por parte de BioTexCom le haya llevado a la aparentemente interminable reserva de mujeres jóvenes desesperadas de una Ucrania devastada por la guerra. Ocho años de conflicto civil, combinados con la posterior guerra por poderes entre la OTAN y Rusia, han sumido a Ucrania en un desastre económico. Mientras los ucranianos se hundían en la pobreza, su país se convirtió rápidamente en la capital internacional de la industria de los vientres de alquiler. En la actualidad, Ucrania controla al menos una cuarta parte del mercado mundial, a pesar de albergar a menos del uno por ciento de la población mundial. Paralelamente al auge de la industria, un sórdido submundo médico lleno de abusos a los pacientes y corrupción se apoderó del país.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, y su equipo han animado activamente a Occidente a saquear su país devastado por la guerra, firmando un acuerdo de inversión con la empresa mundial de gestión de activos Blackrock, despojando a los trabajadores de sus protecciones laborales y entregando empresas estatales a empresas privadas.

Sin embargo, la industria de la maternidad subrogada de Ucrania ha caído bajo el radar, a pesar de bombear más de 1,5 mil millones de dólares en la economía del país solo en 2018. Desde entonces, el mercado mundial de vientres de alquiler se ha más que duplicado. El sector se valoró en más de 14.000 millones de dólares en 2022, y se prevé que crezca alrededor de un 25% anual en los próximos años, según un análisis de Global Market Insights.

Mientras países como India y Nepal cierran la puerta a las empresas de maternidad subrogada por temor a que este sector fomente la trata de seres humanos, las autoridades occidentales parecen hacer la vista gorda ante el negocio de abusos que florece en una Ucrania desregulada y políticamente inestable.

Emma Lamberton cursa un Máster en Desarrollo Internacional en la Universidad de Pittsburgh. Recientemente ha publicado un artículo en el Princeton’s Journal of Public and International Affairs en el que detalla los riesgos a los que se enfrentan las mujeres ucranianas al participar en la industria de la maternidad subrogada del país.

«La principal preocupación de los defensores de los derechos humanos sobre el terreno en Ucrania es que los legisladores e incluso las organizaciones de noticias no lo consideran una violación de los derechos humanos», declaró Lamberton a The Grayzone.

«Un gobierno nunca vería violaciones de los derechos humanos como el maltrato infantil como algo que simplemente hay que regular», explicó. «Nunca dirían ‘sólo deberías poder pegar a tus hijos los miércoles’, eso sería increíblemente ridículo. Por eso, desde la perspectiva de los defensores sobre el terreno en Ucrania, se trata de un problema de abusos y, por tanto, no debería regularse, sino ilegalizarse».

Los países asiáticos con sistemas reguladores débiles y masas de ciudadanos empobrecidos, como India, Tailandia y Nepal, también fueron mercados populares de vientres de alquiler. Pero sus gobiernos no pudieron ignorar el creciente historial de abusos de los derechos humanos por parte de los principales actores del sector y acabaron cerrando sus puertas a los extranjeros ricos que buscaban vientres de alquiler.

La restricción de estos mercados nacionales de gestación subrogada ha canalizado la demanda mundial hacia Ucrania y ha desencadenado una carrera a la baja entre las empresas de venta de niños. Ahora, los especuladores de la maternidad han exportado la industria de naciones empobrecidas a una en medio de una dura confrontación militar con su vecino.

«La guerra ha puesto de manifiesto la necesidad de una regulación internacional unificada sobre el tema de la gestación subrogada, ya que actualmente las madres de alquiler se ven obligadas a elegir entre permanecer en una zona de guerra o huir a países vecinos que no reconocen la legalidad de la gestación subrogada», señaló Lamberton a The Grayzone.

El Centro de Reproducción BioTexCom es, con diferencia, el mayor actor del mercado internacional de gestación subrogada. El propietario del proveedor de «servicios de tecnología reproductiva» afirmó que, en 2018, la empresa controlaba un descomunal 70 % del mercado nacional de gestación subrogada y un 25 % del mercado mundial.

Aunque el sitio web de BioTexCom se jacta de que la empresa ha dado «la alegría de la paternidad» a miles de parejas de todo el mundo, su verdadera historia y sus operaciones revelan un desgarrador patrón de abusos, secretismo, mala praxis e incluso acusaciones de trata de seres humanos.

En una entrevista de 2018 con Al Jazeera, una ucraniana llamada Alina describió las condiciones que la llevaron a firmar un acuerdo contractual de embarazo con BioTexCom.

«Es difícil encontrar un trabajo bien remunerado en Ucrania… Quería ahorrar dinero para las tasas universitarias de mi hijo, que son muy caras», explica.

Una madre de alquiler ucraniana de BioTexCom que gestaba un hijo para una pareja estadounidense declaró a El País que decidió vender su vientre por problemas económicos. «Crecí sin un hogar. Para mí es importante tener un piso propio. [La gestación subrogada] es la única forma que tengo de conseguirlo».

El director médico de BioTexCom, Ihor Pechenoha, admitió abiertamente a la revista de investigación española La Marea que su empresa se dirige a mujeres de zonas pobres, y que «todas las que trabajan como madres de alquiler lo hacen por dificultades económicas».

«Buscamos mujeres en las antiguas repúblicas soviéticas porque, lógicamente, [las mujeres] tienen que ser de lugares más pobres que nuestros clientes», explicó Pechenoha.

Un informe de 2020 publicado en el Princeton’s Journal of Public & International Affairs subrayaba aún más la explotación extranjera que impulsa el auge de los vientres de alquiler en Ucrania, afirmando:

«Aunque los defensores afirman que las mujeres eligen libremente convertirse en madres de alquiler, las mujeres vulnerables a menudo son manipuladas a través de la presentación de la elección. Las potenciales madres de alquiler se ven obligadas a elegir entre mantener a sus familias mediante una práctica que puede violar sus creencias morales o perder una oportunidad económica de mantener a sus familias.»

Oksana Bilozir, diputada ucraniana que presiona para que se prohíba a los extranjeros alquilar vientres ucranianos, declaró a la Australian Broadcast Corporation (ABC) que «hay dos categorías de madres de alquiler ucranianas: las que quieren hacerlo por dinero y las que ya lo han hecho». Insistió a ABC en que la maternidad subrogada ofrece tanto valor económico a Ucrania que puede ser imposible ilegalizarla.

Bilozir lamentó que las fuerzas corruptas y oligárquicas atrincheradas en el gobierno ucraniano hayan obstaculizado activamente su batalla legislativa contra la industria de los vientres de alquiler.

Emma Lamberton, autora del informe de Princeton sobre el sector ucraniano de los vientres de alquiler, señaló que BioTexCom es en realidad una empresa extranjera que opera dentro de Ucrania. Los documentos del sitio web de la empresa sugieren que está registrada en Suiza.

El «almacén» ucraniano de Bio TexCom

A pesar de las asociaciones de BioTexCom con el acaudalado centro bancario y de un montón de material promocional que hace alarde de sus instalaciones de última generación y alojamientos de lujo para madres de alquiler, múltiples informes indican que sus centros residenciales son más parecidos a una cárcel que a cualquier hotel de cuatro estrellas ­–o, para el caso, de bajo presupuesto.

Una madre explicó que, mientras estaba contratada por BioTexCom, aunque la empresa le alojó en un apartamento como le había prometido, se vio obligada a compartirlo con otras cuatro madres de alquiler embarazadas. Incluso contó que tuvo que compartir cama durante 32 semanas de embarazo.

Otros que han presenciado desde dentro las prácticas de la empresa afirman que ésta utiliza la desesperación económica de los sustitutos como arma para encarcelarlos.

«Si no estábamos en casa después de las cuatro de la tarde, nos podían poner una multa de 100 euros», dijo una antigua madre de alquiler de BioTexCom a la periodista independiente Madeline Rouche. Por término medio, el estipendio mensual de las madres de alquiler oscila entre 200 y 350 euros. En otras palabras, abandonar la vivienda podría costarle a un vientre de alquiler de BioTexCom la mitad de su remuneración mensual.

«También nos amenazaron con multarnos si alguno de nosotros criticaba abiertamente a la empresa o se comunicaba directamente con los padres biológicos», afirma. «Los médicos nos trataban como ganado y se burlaban de nosotros».

Tras nacer, muchos bebés son guardados bajo llave en hoteles con seguridad militarizada hasta que sus compradores llegan a recogerlos. The Guardian describió el distópico proceso en 2020:

«Estos recién nacidos no están en la guardería de un hospital de maternidad, están alineados uno al lado del otro en dos grandes salas de recepción del improbablemente llamado Hotel Venecia, en las afueras de Kiev, protegidos por muros exteriores y alambre de espino».

Mientras tanto, altos funcionarios ucranianos denuncian que la industria abusiva ha encontrado poderosos guardianes en Washington.

El exfiscal del Estado ucraniano, Yuriy Latsenko, supervisó una serie de investigaciones penales sobre BioTexCom por fraude y trata de personas. En 2018, ordenó el arresto domiciliario durante dos meses del fundador de la empresa, un ciudadano alemán llamado Albert Tochilovsky.

Sin embargo, Latsenko fue destituido inmediatamente. Tras su despido, Lutsenko declaró a The Hill que la embajadora de Estados Unidos en Kiev, Maria Yovanovitch, le entregó en una ocasión una «lista de intocables», una lista de personas poderosas a las que Washington prohibía investigar o procesar. Aunque se desconocen los nombres exactos que aparecían en la lista, Latsenko declaró posteriormente a The Guardian que «cree que las investigaciones sobre BioTexCom se han estancado como consecuencia» de su despido.

Mientras el ex fiscal general de Ucrania acusaba a Estados Unidos de proteger al fundador de BioTexCom, los principales medios de comunicación occidentales realizaban una cobertura elogiosa y de relaciones públicas de la empresa, ocultando los abusos y la explotación que se escondían tras las cortinas de la maternidad.

Granjas infantiles en refugios antiaéreos

Cuando comenzó la guerra por poderes en Ucrania, el lucrativo negocio de suministrar bebés a mujeres extranjeras a costa de las pobres ucranianas adoptó una postura militarizada.

Según The Atlantic, la empresa incluso ha conseguido un refugio antiaéreo para garantizar que la producción de recién nacidos pueda continuar sin impedimentos en caso de ataque. Un vídeo publicado por BioTexCom a principios de 2022 mostraba un refugio típico equipado no solo con camas y sacos de dormir, sino también con cunas y máscaras antigás.

Un paquete promocional de ABC News en horario de máxima audiencia sobre la empresa celebraba sus fábricas de bebés a prueba de bombas, declarando: «Agencia ucraniana de maternidad subrogada hace lo que sea para mantener a salvo a los pacientes».

El reportaje comenzaba con David Muir, de ABC, elogiando a la «mayor agencia de gestación subrogada» de Ucrania por «tomar todas las medidas posibles para garantizar la seguridad de sus pacientes y sus bebés».

La próxima fase de la maternidad subrogada: fetos artificiales fuera del cuerpo

Desde la guerra hasta la amenaza inminente de la despoblación, BioTextCom ve los retos más desalentadores de la humanidad como oportunidades de negocio. En una nota que acompañaba a un artículo promocionado por la empresa, BioTexCom destacaba el descenso de las tasas de natalidad en los países en desarrollo para argumentar que su «tecnología de inseminación artificial» es una «oportunidad de supervivencia para la humanidad.»

«En 50 años, la población de la mayoría de los países del mundo se reducirá a la mitad», declaraba el artículo.

Tochilovsky, propietario alemán de BioTexCom, ha argumentado que mientras su empresa se mantenga a la vanguardia de la industria biotecnológica en general, promete un futuro en biotecnología reproductiva en el que los bebés se generen en úteros artificiales y los genes se editen con ordenadores.

En una entrevista con el periódico ucraniano Delo, Tochilovsky habló de la economía digital en el contexto de la «industria de la tecnología reproductiva».

Aludiendo al aumento de las tasas de infertilidad y a las teorías del «colapso demográfico» presentadas por el multimillonario tecnológico Elon Musk y el empresario chino Jack Ma, Tochilovsky afirma que la biotecnología salvará a la raza humana.

«La medicina reproductiva es el futuro de la humanidad», afirmó.

«Lo más importante es la ectogénesis, la capacidad de criar un niño fuera del cuerpo humano… un útero artificial. Algo así como las fábricas que todos vimos en la película Matrix. Creo que dentro de cinco o siete años conseguiremos la ectogénesis». Tochilovsky añadió que BioTexCom está «trabajando en esta dirección».

A la pregunta de cómo piensa BioTexCom resolver la multitud de problemas legales y éticos que rodean a sus futuristas fábricas de bebés, el director general ofreció una solución desconcertante.

«Lo más importante», insistió Tochilovsky, «es prohibir que las fuerzas del orden interfieran en el trabajo».

Para The Grayzone


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad