Las FFAA ante la potencial escalada bélica en Ucrania

Estamos asistiendo a hechos que encierran una enorme gravedad por su extremada peligrosidad, ante los cuales las FFAA, en concreto sus mandos, personalmente, especialmente los superiores, por supuesto, pero también, si estos fallan, como parece, los subordinados, tienen que asumir sus responsabilidades respectivas individualmente actuando en consecuencia.

Antes de centrarme en cuál es dicha responsabilidad, y cómo cumplirla, es necesario recordar lo que es evidente y nadie puede negar, salvo que mienta o sea un completo ignorante o, peor aún, un estúpido patán.

La guerra en Ucrania lo es por encargo y deseo de los EEUU que, ante el rival que para sus intereses en Europa y en el mundo comenzaba a ser Rusia, no tuvo mejor idea, como tantas otras veces pues es su modus operandi desde hace décadas, que provocar un conflicto bélico, sólo que esta vez en Europa; a la cual, dicho sea de paso, considera su finca particular.

Para ello, indujo a Ucrania a abandonar su neutralidad y amenazar a Rusia. Primero impulsando aquella “revolución de color” que fue en realidad un clásico golpe de Estado provocado como la propia Victoria Nuland reconoció. Asimismo, amparó a Ucrania en su limpieza étnica en el Dombas. Y, para colmo, auspició la firma entre Kiev y Moscú de los acuerdos de Minsk que la propia Angela Merkel confesó que fueron un engaño para ganar tiempo para poder armar a Ucrania, conscientes, menos Rusia que firmó de buena fe, de que tales acuerdos eran papel mojado. De la ejecución de plan tan vil de agresión contra Rusia se encargó el títere Zelenski, un tirano de manual, creyendo todos, EEUU, la OTAN, la UE y el propio títere, que su victoria sobre Rusia estaba asegurada, cometiendo el error de vender la piel del oso ruso antes de haberlo cazado.

Tras dos años de guerra, Ucrania ha perdido el 20 por ciento de su territorio, ha sufrido bajas humanas superiores al medio millón entre muertos y heridos, la destrucción de gran parte de sus infraestructuras y potencial productivo, el desplazamiento a otros países de casi 13 millones de personas la mayoría de las cuales no volverán, y se encuentra exhausta en todos los órdenes, además de sometida a una dictadura brutal de una oligarquía absolutamente corrupta que necesariamente tiene que vivir del conflicto con el que ha colaborado.

Asimismo, Europa, que no los EEUU, está sufriendo las consecuencias con una crisis energética galopante, otra financiera y la humanitaria de tener que digerir a esos 13 millones de ucranianso a los que hay que facilitar todo a nuestra costa. Al mismo tiempo, los arsenales europeos están bajo mínimos, así como la capacidad para sufragar las necesidades económicas y armamentísticas ucranianas, país que, entrampado hasta las cejas, es del todo insolvente, máxime cuando tiene hipotecado lo poco bueno que le queda intacto a fondos buitre por supuesto norteamericanos, cómo no.

Por su parte, Rusia no sólo no se ha resentido, sino que ha crecido en todos los órdenes, al tiempo que su victoria militar en la guerra le permite estabilizar los frentes a la espera de negociaciones de paz que no llegan sólo por el empecinamiento, al soberbia y contumacia occidental, especialmente de los EEUU y sus sumisos sicarios europeos que lo son todos los dirigentes de nuestros países.

La derrota militar de Ucrania en la guerra es evidente y total, lo que nadie puede negar sin mentir ni hacer el mayor de los ridículos.

Ante tal situación, y en vez de impulsar esas negociaciones de paz, vemos como nuestros dirigentes, carentes de escrúpulos y humanidad, parece que optan por la huida hacia adelante, inventándose una excusa que nadie en su sano juicio cree porque no sólo no existe, sino que no hay prueba alguna que la avale, en realidad todo lo contrario, que es que Rusia va a atacar e invadir en breve toda Europa hasta llegar al Atlántico.

Ante ello, que dan por hecho sin más, y que difunden a los cuatro vientos machaconamente mediante los medios de comunicación que controlan que lo son todos los mayoritarios, Europa tiene, según ellos, que dar el primer golpe y atacar a Rusia, para lo cual no sólo se firman tratados bilaterales de seguridad con Ucrania, se incrementan los gastos de defensa, se acepta un espacio Schengen militar que permite a las tropas norteamericanas campar a sus anchas sobre nuestros territorios nacionales pisoteando nuestra soberanía aún más, sino que se considera el uso de armas nucleares. Ante tamaña agresividad, y lógicamente, Rusia ya ha respondido advirtiendo que se defenderá con todo lo que tiene; y hasta el momento Putin, si algo ha demostrado, es que es cumplidor de su palabra.

La actitud belicista y de espiral de violencia en las declaraciones de nuestros dirigentes clama al cielo. Parecen decididos a provocar una nueva guerra que, si no lo es mundial, será europea y, además, con posibilidades de que en ella se empleen armas nucleares al menos tácticas con resultado siempre impredecible, pero en cualquier caso apocalíptico.

Ante tal posibilidad, bien que por el momento creo aún lejana, porque sigo confiando en que por muy malvados que son, y lo son y mucho, no son tontos y saben de las consecuencias de lo que parecen intentar, veo con desazón cómo nuestros mandos militares en situación de retirados, en constantes apariciones en los medios, sirven de caja de resonancia de lo dicho, jaleando con sus desinformación al pueblo español, al que por ello traicionan una vez más como ya lo hicieron cuando estaban en activo, engañándole, y ello en el mejor de los casos, es decir, en el caso en que se crean lo que dicen, porque también puede ser que su demostrada ineptitud sea lo que les impulsa, ya que desde el principio del conflicto han prodigado en sus análisis tal cantidad de barbaridades sobre asuntos tácticos y estratégicos que han dejado al descubierto su discapacidad y minusvalía profesional de forma que sólo cabe preguntarnos en qué manos hemos estado y concluir que menos mal que no hemos ido a la guerra con ellos.

Pero esos son los mandos retirados, tales como el Almirante Rodríguez Amat, los Generales Gan Pampols, Alejandre, Martínez Isidoro, Argumosa y otros.

El problema, y es este el meollo de este artículo, son los que están en activo, los que mandan, los que pueden llevarnos a una guerra, los que también para mi desazón vienen demostrando la misma ineptitud que los retirados o, pero aún, su sumisión por interés y/o cobardía a la historia oficial de nuestros corruptos dirigentes políticos.

De no abandonar dichos mandos su actitud, España puede verse arrastrada a un conflicto bélico que ni nos va ni nos viene, injusto e innecesario desde todo punto de vista, que causaría grandes pérdidas humanas y materiales, por todo ello moralmente inasumible e inaceptable, lejos de la honorabilidad e hidalguía que ha caracterizado siempre a lo largo de la historia a España y a nuestras FFAA, conflicto para el cual, además, ni España, ni el pueblo español, ni las FFAA están ni preparados, ni tienen forma de estarlo en ninguno de sus aspectos, mucho menos en el de asumir cuantiosas bajas, entre muertos y heridos, muchos de éstos irrecuperables con graves mutilaciones.

Todo lo dicho no lo pueden desconocer tales mandos superiores en activo, como tampoco los subordinados, pero por ahora, sea por interés, por medrar, por “hacer la carrera” o por facturar dietas, callan y se someten a los irresponsables y corruptos dirigentes políticos de todo color que nos llevan a la ruina que, en este caso, además, utilizarían como carne de cañón a nuestros hijos y nietos, a nuestra juventud.

Quiero recordar aquí varios hechos históricos muy similares que vienen a cuento. Cuando en 1940 España estaba siendo presionada por Alemania para que se sumara a la guerra de su parte, la cúpula militar, sin que el Caudillo lo pidiera, elaboró un informe modélico, que redactó Carrero Blanco, en el que con razones de todo tipo, militares, económicas, políticas e incluso morales, desaconsejaba entrar en dicha contienda bajo ningún concepto buscando sólo velar por los intereses de España por encima de todo.

Asimismo, cuando el presidente Johnson propuso al Generalísimo que España se implicara en la guerra del Vietnam, Franco se negó por no convenir a los intereses españoles. Y cuando los EEUU quisieron emplear las bases conjuntas para ayudar a Israel en la guerra del Yon Kippur, Carrero Blanco se negó por los mismos motivos.

Ahora, hoy, es responsabilidad personal de los mandos de las FFAA, tanto superiores en primer lugar, por supuesto, pero también subordinados si ellos fallaran, manifestar con total claridad y rotundidad a los dirigentes políticos de todo color, porque todos están en la misma dinámica belicista injusta, injustificada, innecesaria y peligrosísima, que no, que España ni puede ni debe implicarse en la guerra de Ucrania bajo ningún concepto.

Si no lo hacen, estarán traicionando a España y a los españoles y, caso de que finalmente ocurra, cagarán sobre sus conciencias con los muertos y heridos, así como destrucciones que se produzcan, al igual que llevan ya sobre ellas los que vienen produciéndose entre los ucranianos por haber aceptado alimentar dicha guerra.


5 respuestas a «Las FFAA ante la potencial escalada bélica en Ucrania»

  1. Si tienen conciencia , deberían recapacitar . Los grandes lobys nos llevan a la tercera guerra mundial, el club Bildelberg que se reunió este sábado en Madrid y compañía , tienen a sus lacayos al frente de las instituciones Europeas .
    Debemos recuperar nuestra soberanía Nacional .

  2. El pueblo pan y circo, se repite la historia. Fútbol TV basura y viva la Pepa, cada pueblo tiene lo que se merece prefiere la ignorancia y estar pegando gorrazos todo el día con inclinación.

  3. Excelente trabajo, como siempre de Bendala
    ….» los mandos retirados, tales como el Almirante Rodríguez Amat, los Generales Gan Pampols, Alejandre, Martínez Isidoro, Argumosa y otros….» al servicio de sus amos americanos, OTAN …, y de sus emolumentos…

  4. No dan puntada sin hilo…
    tenemos la invasión kalergi de la » moronegradapanchocaribeña»…criminales y delincuentes de toda índole.
    Provocan una guerra donde el plan es que los españolitos acudan a la picadora de carne mientras los invasores en España llevan a cabo la sustitución étnica plácidamente.

  5. Excelente descripción de la gravedad de la situación a la que se enfrenta España, que poco o nada tiene que ver con Europa, para empezar ni siquiera idioma común; el lugar natural de España y Portugal se encuentra en Hispanoamérica o Iberoamérica (por Brasil); sin embargo, los traidores e irresponsables han incluido, sin pasar por el Congreso, con el alto riesgo que ello conlleva, entre los países enemigos de Rusia. Evidentemente, Lis culpables son, por este orden, un pueblo que spots inconscientemente a los que les destruyen, luego los políticos y sus medios de difusión e intelectuales y, finalmente, altos mandos militares y la extraña función de una Jefatura de un Estado, y los altos mandos militares que se han convertido en meros espectadores, presuntamente, eludiendo sus constitucionales responsabilidades. ¡Dios nos asista!

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad