Las fronteras compartidas por la Monarquía Hispánica y USA

La Monarquía Hispánica tuvo un dominio sobre gran parte de los actuales Estados Unidos. La presencia real y la administración efectiva la ejerció en Florida, Texas, Nuevo México, sur de Arizona y California. También en parte de un inmenso territorio de fronteras difusas conocido como la Luisiana, situado en su mayor parte al oeste del río Misisipi. Esa presencia en Norteamérica duró más de tres siglos. Durante ese tiempo, los hispanos exploraron, colonizaron y llevaron su cultura, idioma y religión a aquellas tierras.

Toda esa historia es muy poco conocida por una mayoría de la población española y también de la estadounidense. Además, lo que se conoce suele estar impregnado de tópicos negrolegendarios que divulgan una historia repleta de falsedades injuriosas contra España. Aún peor es que muchos españoles e hispanoamericanos han asumido como cierta esa leyenda, creyéndosela. Su vigencia nos destruye la autoestima, provocando que olvidemos nuestras raíces y nos mantengamos divididos. Pero la Historia de España, de los hispanos, es la que es, no la que escribieron otras naciones desde el siglo XVI.

El presente artículo es el primero de una serie elaborada con el objetivo de facilitar el conocimiento de esa historia a personas que tienen prisa, o que sufren las continuas distracciones a las que nos someten los estímulos audiovisuales y de comunicación telemática de las nuevas tecnologías.

En los textos se utiliza a menudo la palabra España como una forma de referirse a la Monarquía Hispana o Hispánica. Los habitantes de ese imperio eran españoles, con independencia de su origen. Muchos de los hechos narrados los protagonizaron personas nacidas en América, tanto criollos como indios hispanizados, incluso en Asia, y no solo peninsulares.

Además de numerosos episodios de su historia, España y los Estados Unidos también compartieron fronteras. De esto hablamos ahora.

La guerra de los Siete Años (1756-1763) se puede considerar como una primera guerra mundial, en realidad una serie de conflictos, en los que participaron casi todos los países europeos y se combatió por muchas partes del planeta. La parte que se desarrolló en América del Norte se la conoce como guerra Franco-India (French and Indian War) y estuvo motivada por las intenciones inglesas de expandir sus colonias a costa de los franceses. España entró en la guerra tarde y mal preparada de la mano de Francia y, en el tratado de París de 1763 que puso fin a las hostilidades, perdió la Florida Oriental y Occidental, que pasaron a manos británicas. Francia, que perdió Canadá y sus posesiones al este del Misisipi, cedió la Luisiana a España como compensación.

A pesar de la victoria, Gran Bretaña salió con la economía malparada y decidió subir los impuestos lo que, junto a restricciones al comercio impuestas por la metrópoli y deseos de libertad derivados de las ideas ilustradas, provocó un gran malestar en sus colonias americanas. Éste aumentó con la Proclamación Real (Royal Proclamation) de 1763, que prohibía la colonización al oeste de los montes Apalaches para evitar la despoblación en los establecimientos de la costa atlántica y los conflictos de los colonos con las tribus indígenas. Algunos de los que luego serían líderes rebeldes, como George Washington y Thomas Jefferson, habían explorado y adquirido en años anteriores miles de hectáreas en la parte superior del Potomac y el Ohio y en el oeste de Virginia. La prohibición dañaba sus intereses y derechos y fue un motivo importante para la insurrección, que finalmente se produjo en 1775. Francia y España apoyaron a los insurgentes.

Las fronteras tras el tratado de París y la proclamación real de 1763. El territorio británico entre los Apalaches y el Misisipi era reserva india.Mapa basado en uno de John Francis (Wikipedia Commons).

El tratado de París de 1783, firmado por Gran Bretaña, los Estados Unidos, Francia y España, reconocía la independencia de las Trece Colonias y España recuperaba la Florida. Pero no se tomaban en consideración las reclamaciones territoriales españolas por derecho de conquista en la orilla oriental del Misisipi, ni el derecho de navegación exclusiva por este río. Esto se debió a que uno de los representantes del Congreso viajó de París a Londres y firmó con la antigua metrópoli un tratado preliminar en el que Inglaterra adjudicaba territorios que ya no eran suyos y permitía la libertad de navegación por un río que no controlaba. Esto significaba retrotraerse a la situación de la paz de 1763. La Monarquía Hispánica y los Estados Unidos compartían ahora frontera, pero también un contencioso relacionado con ella.

El virreinato de Nueva España en 1795. La Capitanía General de Filipinas, que incluía a las Filipinas, Guam y otras islas de soberanía española en el Pacífico, también formaba parte del virreinato de Nueva España.

Tras muchos años de estériles negociaciones entre la corona española y el nuevo estado, finalmente se firmó el tratado de San Lorenzo de El Escorial en 1795, ratificado por George Washington y Carlos IV en 1796. En él se definió la frontera entre Estados Unidos y el norte de Florida. La frontera con Luisiana ya estaba en el río Misisipi. España cedió gran parte de lo ganado durante la guerra y se acordó la libre navegación por dicho río para estadounidenses y españoles.

Por el tercer tratado de San Ildefonso, España cedió Luisiana en 1803 a la Francia de Napoleón, quién de inmediato se la vendió a la joven nación. Según la diplomacia española, la venta de Luisiana fue nula de pleno derecho, al incumplir Napoleón las condiciones firmadas, que incluían la no enajenación del territorio a otro país que no fuera España. Pero nada pudo hacerse por evitarla.

En los siguientes años, la expansión norteamericana hacia el oeste provocó nuevas reclamaciones y conflictos territoriales con España. El tratado de Adams-Onís, llamado así por los representantes de cada país que llevaron las negociaciones, el secretario de Estado John Quincy Adams y Luis de Onís, representante de Fernando VII, firmado en 1819 y ratificado en 1821, estableció las nuevas fronteras entre ambas naciones. En vísperas de la independencia de México, todavía una gran parte de lo que hoy son los Estados Unidos se reconocía como territorio español. Pero para España fue el último capítulo de una historia que había empezado 300 años antes.

Las fronteras acordadas en el Tratado de Adams-Onís (1819).

Parte 2/8

Texto extraído y adaptado de Las raíces hispanas de los Estados Unidos por cortesía de la Asociación Cultural Héroes de Cavite.

2 respuestas a «Las fronteras compartidas por la Monarquía Hispánica y USA»

  1. Excelente idea la del autor; evidentemente, por lo importante que resulta, hoy más que nunca, destacar la extraordinaria proeza y sacrificio que supuso la gran y loable labor, con más luces que sombras; labor, eminentemente civilizadora, integradora y evangelizadora, cosa que, inevitablemente, labró el odio y la envidia de los más encarnizados rivales de España; principalmente, por parte de naciones como Francia, Inglaterra, Italia y Holanda; entre otros, que, armadas de malas artes, sin obviar, la inestimable colaboración de traidores endógenos; entre unos y otros, lograrían socavar la Hispanidad y expulsar a los Jesuitas; tal es así, que, a día de hoy, a la hora de referirse a dichos territorios, malévola y/o erradamente, dicen Latinoamérica; hasta tal punto, que los propios españoles e hispanos lo hayan, absurdamente, creyendo y asumiendo; baste como ejemplo la denominación de «música latina», en lugar de utilizar el término correcto de «hispana». Lastima, que los españoles y sus hermanos consanguíneos hispanoamericanos desconozcan la importancia de los lazos culturales, idioma, e históricos que les unen. Las escuelas españolas e hispanas deberían enseñar lo que les une, no los mentideros urdidos por quienes les desprecian y calumnian; por cierto, no fue una guerra de independencia, fue una guerra civil entre españoles e hispanos (criollos); urdida por logias masónicas francesas y británicas [1] Felicitaciones don Francisco.
    Apunte bibliográfico; obra del estadounidense LUMMIS, Charles F., «Los descubridores del s. XVI», Ediciones GRECH, S.A., Madrid (1987)
    [1] https://www.youtube.com/watch?v=d2j34O-DehE

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad