Las grandezas de un Caudillo

Asistimos a unas décadas transitorias de aquella España “Una, Grande y Libre” en los sentidos más auténticamente enseñoreados por un concepto de nacional-catolicismo, cuyo sentido sobrenatural lo impregnaba todo en lo social, lo artístico, lo militar y lo cristianamente humano.

La iglesia, la escuela, la familia, el trabajo, lo eran todo.

Esa época transicional tras la muerte del gran Caudillo Francisco Franco Bahamonde, el supuesto proyecto perfeccionista de ajustar unos avances socio-económicos en lógico intento progresista, la transición se trocó en ruptura contra el sistema unitivo nacional-católico, que nos retrotrajo al pensamiento liberal masónico contaminando nuestro espíritu católico-nacional –unitivo y secular- con el secularismo materialista y revolucionario del XVIII francés, de corte esencial irreligioso,  conectado con el democratismo europeo en la utopía del igualitarismo del lema “Libertad, Igualdad y Fraternidad” de la Revolución francesa de 1789.

Pero la España multisecular, tierra de María Santísima en sus incontables advocaciones, no perecerá a pesar de los convulsos tiempos de inacabables discusiones estériles de vividores y parásitos empeñados en crear falsos problemas para justificar sus nóminas o tapar sus paros encubiertos, en protagonismos chulescos ausentes del amor por el bien común a la Patria, cuya historia verdadera, ni conocen ni  les importa.

Sin amor a Dios, mal se puede servir a la Patria.

Las grandezas de nuestro invicto Caudillo Francisco Franco, ni se pueden resumir en un artículo periodístico,  porque son objeto de libros cuyos autores han rebasado nuestras fronteras y su importancia histórica a nivel nacional, europeo y mundial en su lucha contra el  enemigo materialista y ateo del  comunismo marxista, representó tal derrota al plan masónico-sionista, que los Papas le hayan reconocido como “el hijo predilecto de entre los estadistas cristianos” y Pio XII le haya concedido la medalla de los “Caballeros defensores de la fe católica”, y declarado nuestra “Santa Cruzada Nacional” como la “undécima Cruzada”, dada su misión ideológica católica, que no una guerra civil de corte político o de pelea de gallos.

La trascendencia no era para menos; el  ser o no ser de nuestra Patria, si la invasión atea arrasadora del patriotismo artístico y monumental religioso, además de la extinción del clero como así intentaron los enemigos de Dios y de las patrias, lo hubiesen logrado.

La Providencia divina se encargó de enviarnos un católico de integridad religiosa y militar, consagrado a la defensa de la fe católica contra esa diabólica posibilidad atentatoria de lo más sagrado aquí y en el resto de Europa, según los satánicos planes de Lenin en el  efecto de la tenaza destructiva de sur a norte,  empezando por España.

Lo lamentable de la política actual española es que la ignorancia de su gloriosa historia en los siglos y en el mundo,  haga olvidar y tergiversar su auténtica misión por ese odio y envidia que la masonería no nos perdona por su derrota en los campos españoles del 36 al  39.

Imperdonables los denuestos y desprecios al invicto Caudillo y a su España íntimamente unida a él en aquella contienda cívico-militar de un país combatiente contra moros, judíos, liberales napoleónicos y últimamente comunistas y masones anticristos, contra los que nos previno en su sapientísimo testamente el Caudillo:

“No olvidéis que los enemigos de España y de la religión cristiana, están alerta”.

Sus proféticas visiones se están cumpliendo y todas sus dramáticas consecuencias, solo pueden recaer en nuestras cobardes y ominosas indiferencias.

Cada país tiene lo que se merece.

¡Si Franco y nuestros mártires levantasen la cabeza…!


4 respuestas a «Las grandezas de un Caudillo»

  1. Miles y miles de españoles, más bien millones, le deben la vida a Francisco Franco. Ya lo escribí hace tiempo y es que los que nacimos en el «baby boom» nuestros padres tenían la oportunidad de formar una familia. Una familia de clase media donde no faltaba el trabajo digno (y fijo de verdad, no con contratos basura indefinidos), donde la vivienda se compraba y se pagaba en 10 años o menos sin tener una hipoteca «euríbor» exclavizante a 30 ó 40 años. Una familia tipo podía tener 4 o más hijos sin faltar de nada y con pocos apuros. Aquella España tenía una juventud sana y sin miedo al futuro, porque había prosperidad.
    Yo soy uno de esos hijos del «baby boom».
    ¡Viva Franco! Mi otro padre.

  2. Lástima que nuestra Guerra de Liberación hubiera dejado camino del Cielo a tantos buenos curas y religiosos, que, andando el tiempo, hubiesen podido hacer una enorme labor piadosa en la España de Franco. Tal vez ello hubiese propiciado que los efectos del nefasto Concilio Vaticano II, no hubieran sido tan desoladores para la sociedad española. Pero así es la vida y la historia, lamentablemente.

    ¡Nunca sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos!

  3. No conocía esa cita, y tiene tela; llamando a cada cosa por su nombre:
    LA ESPAÑA QUE SOÑO FRANCO
    -Crearemos una España fraternal( creación compartida; él y la media España cristiana que vio sinceridad en su seguridad; porque nada podía Franco sin ella, y poco ella sin Franco en aquellas circunstancias )
    -laboriosa y trabajadora( porque por el trabajo encuentra el individuo su dignidad )
    -donde los parásitos no encuentren acomodo( donde el listillo aprovechado sea mal visto; lo que habla de valores y moral )
    -sin cadenas ni tiranías judaicas( por aquello de una, grande y… libre: de deudas y deuda; de influencias exteriores, de la, bien lo sabía, apisonadora sionista/aglosionista usurera; conspiradora, destructora en la sombra… el famoso contubernio judeo masónico; mejor llamado anglosionista masón, por no meter en el mismo saco a judíos inocentes, a los que Franco también salvó )
    -sin marxismo ni comunismo destructores( porque para eso fueron ideados/financiados, para destruir sistemas y ponerlos a los pies del sistema de los amos )
    -un estado para el pueblo,( para servir al pueblo, a cada uno… y no a la especie, evolución ciencia, ni disparate parecido )
    -no un pueblo para el( papa )estado…( el ilustrado despótico; para el pueblo sin el pueblo; o sea para poner el pueblo a los pies de los amos en la sombra )

    O sea, de la noche al día con lo de ahora. La diferencia entre un estado cristiano( o de lo que más se ha podido parecer a tal cosa por aquí ), y uno marrano liberal, socialista, comunista, anarquista o lo que se puedan inventar de nuevo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad