Las importaciones indias de petróleo ruso ayudaron a evitar una policrisis mundial

Muchos Estados del Sur Global ya estaban luchando para hacer frente a los problemas de deuda relacionados con la COVID antes de que las sanciones antirrusas de Occidente agravaran su inseguridad alimentaria, por lo que una crisis de precios de la energía, además de eso, podría haberlos empujado al borde de una policrisis incontrolable que también habría desestabilizado a Occidente.

Un representante del Ministerio de Petróleo y Gas Natural de la India declaró ante una comisión parlamentaria permanente relacionada con el departamento que las importaciones de petróleo ruso de su país ayudaron a estabilizar el mercado mundial de la energía y a evitar que se desataran los estragos, según un reciente informe de The Indian Express. Lo que sigue son los extractos que citaron de ese evento, que luego serán analizados para que el lector pueda apreciar plenamente la última contribución de la India al mundo:

«Si ellos (los refinadores indios) no hubieran importado petróleo ruso a la India, que puede ser la gran cifra de 1,95 millones de barriles diarios, esa deficiencia habría creado un caos en el mercado del crudo y los precios se habrían disparado entre 30 y 40 dólares.

El mercado del crudo es tal que, en un mercado de 100 millones de barriles diarios, si la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) dice que va a reducirlo en uno o dos millones de barriles diarios, los precios aumentan entre un 10% y un 20% y alcanzan los 125-130 dólares.

Si India no absorbe -yo lo llamaría absorción- 1,95 millones de barriles diarios, estos precios habrían alcanzado los 120-130 dólares. Habría creado un caos. Diplomáticamente, somos un país soberano y podríamos decir que hemos estado haciendo lo que es bueno para el país y para el mundo».

Esta visión coincide con lo expuesto anteriormente en estos cinco análisis de junio de 2022 a marzo de 2023:

* 14 junio 2022: «La diplomacia energética ruso-india ayuda a Delhi a equilibrar Washington» (AQUÍ)

* 30 de noviembre de 2022: «La geopolítica energética de Rusia con China e India» (AQUÍ)

* 16 de enero de 2023: «Estados Unidos desacreditó sus propias sanciones comprando productos petrolíferos rusos refinados a través de la India» (AQUÍ)

* 8 de febrero de 2023: «Las sanciones antirrusas de Occidente hicieron a la India indispensable para el mercado energético mundial» (AQUÍ)

* 1 de marzo de 2023: «Rusia mantendrá el ritmo de exportaciones de petróleo a la India a pesar del aumento de la demanda china» (AQUÍ)

Si la India no hubiera resistido la presión occidental, toda la comunidad internacional habría salido perjudicada.

Para explicarlo, muchos Estados del Sur Global ya estaban luchando para hacer frente a los problemas de deuda relacionados con el COVID antes de que las sanciones antirrusas de Occidente empeoraran su inseguridad alimentaria, por lo que una crisis de los precios de la energía, además de eso, podría haberlos llevado al borde de una policrisis incontrolable. Esto no sólo podría haber provocado una espiral de disturbios que podría haberse extendido por toda esta franja del mundo, sino que las consecuencias humanitarias y de seguridad también habrían desestabilizado a Occidente.

Los países de ese bloque de la Nueva Guerra Fría que dependen de los recursos y mercados de allí podrían haberse sentido obligados a lanzar intervenciones militares unilaterales, mientras que los flujos de refugiados a gran escala podrían haber irrumpido en sus sociedades con todo lo que ello conlleva para exacerbar las tensiones preexistentes. Este peor escenario se evitó gracias a la neutralidad de principios de la India en el conflicto ucraniano, en el que esta gran potencia mundial resistió la presión de Occidente para boicotear la energía rusa.

Si Delhi hubiera capitulado a sus exigencias, la abrupta retirada de tanta energía del mercado lo habría sumido en el caos. Los productores restantes no habrían podido reemplazar la cuota perdida por Rusia, lo que habría provocado una competencia entre los países más ricos (a saber, China y la UE) por adquirir los recursos restantes. Mientras tanto, el Sur Global, asediado por la deuda y con una nueva inseguridad alimentaria, habría sido incapaz de mantener sus necesidades energéticas mínimas, poniendo así en marcha la policrisis.

Como declaró al Parlamento el funcionario indio anónimo, «hemos estado haciendo lo que es bueno tanto para el país como para el mundo», lo que puso de relieve la creciente convergencia entre los intereses nacionales de India y los de la comunidad internacional. Esta gran potencia del sur de Asia practica lo que puede describirse como una gran estrategia hiperrealista en la que India no sólo da prioridad a sus intereses nacionales tal y como los conciben los responsables políticos, sino que reconoce con franqueza este planteamiento y detalla también esos mismos intereses.

Con ello, India elimina toda ambigüedad sobre sus intereses, lo que la convierte en el socio más previsible que nadie pueda tener. Esta política se basa en la confianza que India ha cultivado con todo el mundo, ya que no tienen ningún motivo para cuestionar la sinceridad de sus representantes cada vez que hablan de sus intereses nacionales. Algunos pueden tener opiniones diferentes e incluso no gustarles las políticas de India, pero nadie puede afirmar con credibilidad que esos representantes mienten sobre lo que quieren y por qué.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Lavrov, elogió este enfoque y el multialineamiento al que naturalmente conduce durante una rueda de prensa con su homólogo indio el miércoles al afirmar que «creo que esta política no sólo es importante para Rusia y todos los demás países del mundo, sino que es la única política que merece la pena llevar a cabo y que garantizará el respeto y la reputación y será beneficiosa en la cooperación de India con otros países que muestren un respeto similar a todos los miembros de la comunidad internacional».

Occidente nunca apreciará lo que India hizo por el mundo, pero el Sur Global está empezando a darse cuenta de que la policrisis que muchos de sus funcionarios temían que se desataría poco después de que se promulgaran las sanciones antirrusas se evitó en gran medida gracias a que India redujo drásticamente las importaciones de petróleo de ese país. Esto estabilizó el mercado, lo que les facilitó la gestión de sus problemas de deuda y seguridad alimentaria, evitando así que esta franja del mundo se deslizara hacia una inestabilidad a gran escala en detrimento de todos.


Una respuesta a «Las importaciones indias de petróleo ruso ayudaron a evitar una policrisis mundial»

  1. Quieren desplazar el «centro de gravedad» de Europa a oriente, pues China va a ser la que corte el bacalao en en la mayor parte del globo. Europa a cubo de la basura, y toda la economía en torno a China. Este movimiento me «suena» a eso; por supuesto no pasa porque sí.
    La escoria cerca del cortijo USA, pero con un buen foso de por medio. España, o lo que quede de ella, va a convertirse en el último rincón de la arrinconada Europa. El puente de Africa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad