Las leyes de Indias: motor del desarrollo de América

Julio J. Henche Morillas

Julio J. Henche Morillas es abogado y letrado asesor de empresas (E-1) por ICADE (Universidad Pontificia de Comillas). Dedicado al ejercicio profesional de la abogacía desde 1986, durante tres años asumió puestos directivos en organizaciones profesionales de seguros en Hispanoamérica. Estudioso e investigador del Derecho histórico en la América de habla española. Uno de sus trabajos más destacados fue “Las Leyes de Indias. ordenamiento de protección de la Monarquía Hispana a los pobladores nativos en América”.

En esta ocasión participa en el libro Cartas Hispanistas al Rey de España (SND). Pretende acercar a los lectores a un conocimiento real y profundo de la Historia de Hispanoamérica y de la aportación española a un ordenamiento jurídico que perduró con altas cotas de estabilidad y desarrollo durante más de 300 años. Participa como colaborador de radio en Onda Cero Sierra de Madrid y Radio Capital de Sevilla.

¿Qué supone participar en este proyecto de Cartas Hispanistas al Rey de España?

Participar en un proyecto conjunto entre tantos investigadores y estudiosos hispanoamericanos y de tantos países, en primer lugar es un honor para mí y en segundo lugar es también un hito de investigación, si se me permite la expresión, cuando conseguimos que en ambos lados del Océano Atlántico, personas con el mismo fin y propósito, personas de tantos lugares y profesiones diferentes aportemos una reflexión profunda sobre nuestro futuro común y el potencial de nuestras sociedades si se toma conciencia de identidad para que sea proyectada en planteamientos de futuro de la comunidad de países hispanos que mejoren nuestro papel en el mundo en el que vivimos.

¿Qué importancia tuvieron las Leyes de Indias en nuestra Historia?

Yo diría que no es solo un papel determinante en nuestra historia de España sino en la historia de América, que en definitiva es la misma historia en casi cuatrocientos años, y por supuesto es también determinante en la historia del mundo, porque supuso un cambio trascendental en las relaciones humanas y la concepción de la Humanidad, y así fue reconocido por la Universidad de Oxford en el año 1934 como el primer antecedente del reconocimiento de los derechos humanos. Las leyes de Indias además fue un sistema legal muy duradero en el tiempo, nada más y nada menos que 300 años , muy profundo en el que se expresa inequívocamente y a toda costa como los Reyes de España trataron de proteger al elemento nativo, no solo contra personas de Europa sino contra los propios caciques indios que practicaban abusos y esclavismo con respecto a nativos de otros grupos étnicos. Las Leyes de Indias deberían ocupar el lugar que se merecen en la historia del progreso humano, porque es cimiento jurídico y cultural de nuestras sociedades contemporáneas y debería ser bien estudiada en todos los centros universitarios y por supuesto en los colegios, cosa que no se hace.

¿Fue un ejemplo para el mundo?

De eso no cabe duda que fue un ejemplo porque a partir de 1493 con la primera disposición de la Reina Isabel la Católica se consideran vasallos a todos los efectos, y sujetos de derecho a los nativos de América, y aunque no profesaban la fe cristiana iban a ser objeto de la evangelización considerándolos por la Corona como seres humanos con derechos naturales, innatos e inherentes para todas las personas, cosa que hoy nos parece absolutamente lógico pero para el siglo XV e incluso en siglos posteriores no lo era. Ese sistema legal engendrado por nuestros reyes que perduró tres siglos en el continente americano, al menos, fue efectivamente una declaración de Derechos Humanos en toda regla. En las leyes de Burgos de 1512 los teólogos y juristas discutieron profundamente sobre estas realidades nuevas que se planteaban a la Corona de España porque otros reinos no estaban ni por asomo interesados o preocupados en estos temas, en primer lugar porque no les afectaban y por otra parte se enfrentaban a problemas en sus reinos que eran muy distintos. Como digo las leyes de Burgos, incorporadas a las “leyes de Indias” consideran que un ser humano por el hecho de ser humano ya tiene derechos elementales inatacables, y eso a pesar de que se discutió la naturaleza humana en muchos casos pues había pueblos precolombinos que practicaban el canibalismo. Estas leyes entendieron que tenían que darse protección a los derechos naturales por el simple hecho de ser humanos todos los indígenas como los demás súbditos que debían ser objeto de protección de la Corona y de hecho fueron vasallos del Reino de Castilla primero y de España después en igualdad de condiciones que los demás vasallos de otros reinos de la monarquía española.

¿Por qué los Papas legitimaron a los reyes de España?

Que los Papas en el siglo XV y XVI intervinieran como poder político efectivo en estas cuestiones era la normalidad, interviniendo en lo que era la autorización mediante las bulas pontificias que daba legitimidad a Portugal y España para expandirse en otros continentes. El derecho canónico, que era derecho aplicable en los reinos cristianos establecía la autoridad de la Iglesia para hacer conquistas en territorios de paganos, y por ello hicieran una delegación de sus funciones a los Reyes de Portugal y de España para evangelizar y conquistas, pero la condición era evangelizar cristianamente. Era la lógica jurídica y canónica de la época porque La evangelización y la expansión del cristianismo se consideraba una obligación de los reinos cristianos y fue la prioridad fundamental e independientemente de si esas tierras generaban riquezas o no. Esa autoridad que tenía el Papa reconocida por todos los reinos cristianos la delegaba en aquellos Reyes que entendía podían hacer la función cosa que hizo el Alejandro VI, entre otros, con España.

¿Por qué insiste en explicar que estas leyes se obedecieron y se cumplieron?

Este aspecto que pudiera parecer controvertido fue el que motivó que yo escribiera e investigara sobre las “ leyes de Indias” en 2020 y ahora aportara mi estudio también en esta obra conjunta de “ Cartas hispanistas” , porque se ha extendido un pensamiento muy arraigado , injusto y falso de que las leyes en América “se obedecían pero no se cumplían”, cosa que nunca ni se dijo ni se pensó . Más bien al contrario como dicen algunos historiadores, como por ejemplo Lewis Hanke que fue presidente de la Academia de Historia de Estados Unidos que al respecto decía “ay quien se atreviera a desobedecer al Rey de España”, u otros como Charles Lummis que afirmaba que aunque hubo incumplimientos como en toda sociedad imperfecta, los infractores llevaron el condigno castigo. Hoy se incumplen a menudo muchas leyes y nadie duda de la eficacia de nuestros ordenamientos jurídicos.

Y de las condenas a los infractores, desde luego no cabe duda porque tenemos archivos, causas judiciales y antecedentes suficientes que contundentemente corroboran que no solo se aplicaron las leyes , sino que se crearon instituciones eficientes, órganos judiciales , se condenaron a los infractores que incluso se llegó a ejecutar con la pena de muerte a españoles que se sublevaron contra las Leyes de indias porque les perjudicaban al suprimir la transmisión hereditaria de las encomiendas a sus hijos, como se hizo con Gonzalo Pizarro, Francisco Girón y Francisco Sánchez , y que por cierto los que defendieron las leyes de Indias fueron elementos indígenas incas a favor de la monarquía católica como Titu Atauchi, al que se le concedió el privilegio de formar su propio ejército para servir al rey de España como consecuencia de los servicios prestados para implantar la legalidad de las leyes de Indias.

El objeto de esa falsa creencia, que trato de rebatir documentadamente, es simple y llanamente desprestigiar a España y sobre todo descristianizar América y con ese fin a principios de siglo XX se expuso por un filósofo italiano y masón en Argentina llamado José Ingenieros a través de su obra histórica que pretende combatir la ola de hispanismo que florece en Hispanoamérica en esos años con el nicaragüense Rubén Darío, el uruguayo José Enrique Rodo, el mexicano José Vasconcelos o el mismo presidente argentino Hipólito Irigoyen que estableció el día de la raza, luego día de la Hispanidad, en 1917. En definitiva este mensaje de la ineficacia de las leyes es un mensaje perfectamente prefabricado, divulgado con clara intencionalidad ideológica y política.

¿Cómo posibilitaron estas leyes, el desarrollo de América?

Esa es la cuestión que abordo en este libro “cartas hispanistas al Rey de España”, y como continuación a un libro anterior que escribí dedicado preferentemente al ordenamiento de protección a los nativos de América. En este nuevo libro lo que aporto en mi capitulo son datos, hechos y estudios de solventes investigadores sobre la gran aportación que hizo España a América no solo desde el punto de vista jurídico sino lo que se promovió para favorecer el desarrollo económico y la vertebración de América con normas de derecho privado y público sobre el comercio, la navegación, las minas, los matrimonios, las universidades, los estudios de Medicina y protomedicina, los cabildos que hoy en día siguen existiendo, sobre el servicio de Correos, o sobre el estudio de las lenguas y las obligación de aprender las lenguas nativas para los evangelizadores y un largo etcétera de actividades, lo que supuso verdaderamente el elemento clave de progreso para que un continente como fue el americano tuviese prácticamente un periodo prolongadísimo de paz desde mediados del siglo XVI hasta principios del siglo XIX y que no ha vuelto a conocer con las emancipaciones, que por desgracia dieron lugar a casi un siglo de guerras civiles fratricidas y conflictos políticos que sus secuelas todavía perduran en nuestros días.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad