Las ratas del sumidero

Quien por alguna razón siga dudando de hasta que punto las ratas del sumidero (*) merecen ser aniquiladas, apurando cada uno de sus gerifaltes, y hasta las heces, el cáliz que ellos mismos han llenado de hiel y de sangre, que vea el vídeo y lea la traducción de lo que un oficial de su ejército responde, a quien le pregunta por la carencia en sus filas de carne humana suficiente para la trituradora que tan concienzudamente han montado.

Aquí el video.

Ahora la traducción.

“No hay gente suficiente. Hablo claro y no me da miedo. No tenemos suficientes soldados. Los soldados se están acabando por días.

Los que piensan que podrán quedarse en algún lugar de la retaguardia profunda, aguardarán al final de la guerra, para luego decir que ellos ayudaron en el frente económico comprando café y cigarrillos…

Este plan no funcionará (**). Hay pocos soldados, porque tenemos una guerra a gran escala y, por alguna razón, no hay movilización a gran escala. Todos los que se llaman a sí mismos ciudadanos ucranianos, incluidas las mujeres, (deben ir al frente). La ley no prohíbe a las mujeres servir en el ejército.

Nuestras autoridades y la cúpula político-militar llegarán tarde o temprano a esta conclusión. No son estúpidos. Hay grandes esperanzas puestas en el nuevo ministro de Defensa. Espero que tanto la introducción de ciertas tecnologías de control, lo mismo en el sistema del Ministerio de Defensa que para la tropa en general, junto con un enfoque sin miramientos del asunto, conduzca a una movilización masiva.

No veo nada malo en el hecho de que los agentes de alistamiento, los representantes de la caja de reclutas, salgan a la calle y atrapen a los que están obligados a cumplir con su deber militar. Esto no me molesta. Cuando pierdo a mis hombres en una misión de combate lo doy por descontado, porque estamos cumpliendo con nuestro deber militar. Los demás, por lo tanto, tienen también el deber de cumplirlo. No queremos defender a los evasores.”

(*) ”Sumpf” (sumidero). Así es como denominan al actual gobierno de Kiev, y a sus apoyos, los patriotas alemanes. Esto es, los que están próximos y/o  forman parte del grupo parlamentario de Alternativa por Alemania (AfD), cuya presidencia, así del partido como del grupo parlamentario, abandonó el martes 11 de junio el Bundestag, mostrando su repudio al recibimiento en su sede del tal Zelensky: “ese sujeto vestido de camuflaje militar que ocupa ilegítimamente la presidencia de Ucrania”.
AfD es uno de los pocos partidos, con fuerte representación tanto en el Bundestag como en el nuevo Parlamento Europeo, que se opone abierta y activamente a la guerra contra Rusia que promueve la Cancillería alemana.
(**) Se refiere al nuevo y prácticamente indiscriminado “Plan de Movilización”, exigido por los norteamericanos como condición para entregar ayuda económica y militar al gobierno de Zelensky, aprobado por el parlamento ucraniano e impuesto con grandes dificultades, literalmente a punta de pistola y mediante auténticos secuestros, frente a la creciente oposición de los ciudadanos que perciben una muerte segura si son enviados al frente.

(Traducción y comentario de Patricio Montero-Martín)


5 respuestas a «Las ratas del sumidero»

  1. ¿No hay en Ucrania una sola docena de verdaderos patriotas que se conjuren para liberar a su país del grupito de títeres criminales impuestos por Estados Unidos para hacer la guerra contra Rusia?

  2. La diferencia entre los generalísimos Franco y Zelenski; es que el primero miraba por sus compatriotas como buen cristiano, y el segundo por compadres anglosionistas, sacrificando estérilmente al pueblo al que dice defender. Por eso Franco era el Generalísimo, y ganó. Y Zelenski es ‘un mandaó’, y perderá( a propósito y con sangre hasta el cuello como de costumbre ).

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad