Las seis mártires seglares de Posadas (Córdoba)

Lavanderas en Posadas (1902)

En el próximo mes de Octubre serán beatificadas seis seglares asesinadas vil y cruelmente por frentepopulistas, socialistas del PSOE, en la localidad de Posadas (Córdoba). Aprovechamos tan magno acontecimientos para relatar, someramente, sus martirios, se trata de Josefa Bonilla Benavides (34 años al morir) y su hermana María Luisa Bonilla Benavides (39 años); Antonia Palacios Bonilla (59 años) y sus dos hijas Antonia Durán Palacios (26 años) y Julia Durán Palacios (31 años) y María Brígida Toledano Osa (77 años).

Santa María de las Flores

A ninguna se le conocía actividad política de ninguna clase. Todas eran personas de gran religiosidad, muy unidas a la parroquia de Santa María de las Flores de Posadas en la que además de catequistas varias de ellas colaboraban en las acciones de caridad, el coro y en las de culto. Por ello, ya desde la implantación de la II República, pero sobre todo desde el acceso al poder en febrero de 1936 del Frente Popular, venían  siendo acosadas cuando circulaban por la calle, insultadas, acusadas de «beatas» y escarnecidas con todo tipo de mofas y groserías, lo que no les impidió nunca seguir con sus labores en la parroquia.

Ermita de Santiago Apóstol

Todas eran personas sencillas: las hermanas Josefa y María Luisa Bonilla Benavides, eran huérfanas de padre y madre, vivían juntas y estaban solteras; Antonia Palacios Bonilla era viuda de un pequeño comerciante del pueblo, dedicándose a sus labores cuidando de sus hijas Antonia y Julia Durán Palacios que eran solteras, viviendo las tres juntas; María Brígida Toledano Osa, que no tenía hijos, se había quedado viuda al ser asesinado a tiros su marido, Manuel Díaz Palacios, de profesión agente y corredor, por un grupo de pistoleros frentepopulistas que les sorprendieron a ambos  en domicilio de la Ermita de Santiago Apóstol de Posadas en la que vivían porque eran «guardianes» de ella, pudiendo escapar María Brígida de milagro, siendo entonces recogida en casa de las hermanas Bonilla Benavides.

Triunfante el Alzamiento en Posadas el 19 de Julio, bien que muy en precario, el día 22 pasó a estar en manos frentepopulistas al conseguir ocupar el cuartel de la Guardia Civil gracias a refuerzos de las JSU socialistas venidas de Palma del Río.

De inmediato comenzaron las detenciones, entre ellas los dos sacerdotes de la parroquia (que sería asesinados) y las seis seglares objeto de este artículo –también Fernanda Bonilla Benavides y María Luisa Serrano que lograrían sobrevivir–, todos los cuales fueron encerrados junto con otras personas en condiciones lamentables.

Josefa Bonilla Benavides

El 27 de Agosto, algo más de un mes después, llegó a Posadas un nuevo grupo de frentepopulistas de Palma del Río que, haciéndose con el control y sorprendidos de que aquellas personas «aún estuvieran vivas», hicieron una selección llevándose a las seis seglares citadas a una finca fuera del pueblo; María Brígida Toledano, la mayor, porque esta vez estaban dispuestos a que no se les escapara. Allí los horrores se siguieron sin descanso, conociéndose todo por la declaración de uno de los asesinos que, detenido al acabar la guerra, colaboró a cambio de cierta indulgencia.

Las seis mujeres fueron cruelmente torturadas, empleándose los frentepopuslistas con especial sadismo con María Luisa Bonilla Benavides. Las cuatro más jóvenes fueron además violadas repetidas veces. Las hermanas Durán Palacios lo fueron delante de su madre mientras ésta permanecía atada a un árbol. Satisfechas sus bajas pasiones y crueles instintos, los asesinos se dedicaron disparar sobre todas ellas como si de blancos de una feria se trataran. Algunas aún respiraban cuando todas fueron arrojadas a un pozo. Los cadáveres de las hermanas Durán Palacios fueron encontrados, al exhumarlos, con sus respectivos rosarios fuertemente entrelazados en sus manos. Según el asesino detenido las últimas palabras de una de ellas, a penas susurradas, fueron ¡Viva Cristo Rey!


3 respuestas a «Las seis mártires seglares de Posadas (Córdoba)»

  1. + 108. Miguel Arenas Castro. Carabuey (Córdoba) 16-4-1905. Soltero. Comerciante y Juez Municipal. Asesinado en Alcaudete (Jaén) 2-10-1936.
    + 109. María Brígida Toledano Osa. Posadas (Córdoba). Viuda. Sus labores. Tenía 77 años cuando fue asesinada.
    + 110. Antonia Palacios Bonilla. Posadas (Córdoba). Viuda y con dos hijas también asesinadas. Sus labores. Cuando fue asesinada tenía 59 años.
    + 111. Julia Durán Palacios. Hija de Antonia. Soltera. Sus labores. Catequista. Tenía 31 años cuando fue asesinada.
    +112. Antonia Durán Palacios. Hija de Antonia. Soltera. Sus labores. Catequista. Tenía 26 años cuando fue asesinada.
    + 113. María Luisa Bonilla Benavides. Posadas (Córdoba). Soltera. Sus labores. Tenía 39 años cuando fue asesinada.
    + 114. Josefa Bonilla Benavides. Hermana de María Luisa. Soltera. Sus labores. Tenía 34 años cuando fue asesinada.
    Las seis mujeres fueron llevadas juntas por la noche a una finca cerca de Posadas donde fueron torturadas y vejadas antes de asesinarlas el 27-8-1936.
    + 115. Saturnino Feliciano Cabrera Calero. Pozoblanco (Córdoba) 11-2-1893. Casado y padre de cuatro hijos. Maestro. Presidente de la Adoración Nocturna, Terciario Franciscano y de Acción Católica. Estando en prisión redactó varias cartas y en una de ellas escribió: «A mis enemigos el perdón absoluto». Asesinado en el Cementerio 20- 8-1936.
    + 116. María del Carmen Alejandra Cabrera Llergo. Pozoblanco 21-9-1886. Casada y madre de tres hijos. Sus labores. Pertenecía a varias asociaciones católicas y trabajaba para los pobres y necesitados. Pidió perdón para sus asesinos antes de ser fusilada en el Cementerio 20-8 1936.
    + 117. Ángel Cantador González. Belacázar (Córdoba). Casado y padre de cinco hijos. Era relojero, daba clases de piano y ayudaba en su parroquia como sacristán y organista. Fue asesinado por católico y no por ser de Acción Popular. Tenía 50 años cuando fue fusilado en Pedroche (Córdoba) 26-7-1936.
    + 118. Bartolomé Cantador González. Belacázar 10-7-1892. Casado y padre de cinco hijos, el mayor con 15 años y el menor con cinco. Estudió Magisterio, y como su hermano Ángel también ayudaba en su parroquia como organista y sacristán. Para evitar la profanación acudió a la parroquia que estaba siendo quemada a consumir las formas consagradas, y fue delatado como fascista y «Comehostias». Fue disparado y después llevado al Cementerio para quemarlo 15-8-1936.
    + 119. Guillermo Fernández Aguilera. Baena (Córdoba). Viudo que vivía con su hija también viuda y madre de cuatro criaturas. Además y principalmente de ser como un padre para sus cuatro nietos, sacaba tiempo para trabaja en su olivar, ayudar en la parroquia como sacristán y organista, y fundador de la Banda de Música de Baena. Fue detenido y llevado al Asilo de San Francisco convertido en cárcel. El 29 de julio de 1936 fue atado a una ventana para que sirviera como parapeto y así es como murió a sus 63 años.
    + 120. José Fernández de Henestrosa Boza. Fuente Obejuna (Córdoba) 24-9-1898. Casado y padre de siete hijos con los que rezaba el Rosario todos los días. Modesto propietario de un encinar y arrendatario de otro. Era caritativo y ayudaba a los más pobres. Fue detenido el 20 de julio recibiendo un trato denigrante. El 21 de septiembre de 1936 le llevaron en una camioneta hasta el Cementerio de Azuaga (Badajoz) donde fue asesinado.
    + 121. Isidra Fernández Palomero. Villaralto (Córdoba) 15-5-1893. Casada y madre de tres hijos. Sus labores. Presidenta de Acción Católica. El 25 de julio de 1936 fue detenida junto a su marido y llevados al pozo de una mina, les ataron los brazos en cruz y les sometieron a toda clase de tormentos. Isidra fue violada por cuatro de sus asesinos, después la dispararon y degollaron. Su cadáver hasta que fue encontrado permaneció casi tres años sobre una viga del pozo donde fue arrojada, conservando un poco descolorido pero intacto su traje de la Virgen del Carmen, y un palo que la habían puesto sus asesinos para que tuviese las piernas abiertas, y cuando se lo quitaron para enterrarla brotó sangre fresca.
    + 122. Isidro Fernández Rubio. Villaralto (Córdoba) 4-4-1887. Era labrador y marido de Isidra.
    + 123. Francisco Fernández Sánchez Toril. Cabeza de Buey (Badajoz) 4-10-1854. Casado y padre de diez hijos. Se doctoró en Medicina y Cirugía en Madrid. Como médico, tuvo varios destinos pero quiso volver a su pueblo para seguir ejerciendo su profesión y dedicarse también a la enseñanza. Presidente del Apostolado de la Oración y secretario de la Cofradía del Santísimo Sacramento. En 1908 fue nombrado inspector Municipal de Sanidad. Quedó viudo al morir su mujer Delfina en octubre de 1929. Fue detenido y al día siguiente le llevarón al Cementerio donde le desnudaron y asesinaron, muriendo con el Rosario en las manos el 29 de noviembre de 1936.
    + 124. Antonio Gaitán Perabad. El Carpio (Córdoba) 27-8-1920. Joven estudioso, inteligente y buen compañero. Su padre Manuel fue detenido y encarcelado a finales de julio y Antonio no quiso separarse de él. Una noche fueron llevados todos los presos en una camioneta para asesinarlos en el Cementerio. Uno de los asesinos que era forastero le dio pena del niño y le dijo que se fuera, pero Antonio le contestó: «Yo no dejo solo a mi padre», y murió abrazado a él el 21 de agosto de 1936.
    + 125. Juan Gálvez Lozano. Villafranca de Córdoba 1-2-1900. Casado y padre de un hijo. Era sacristán. Estuvo detenido cinco días hasta que fue llevado y asesinado en Fernán-Núñez (Córdoba) 25-7-1936.
    + 126. Francisco García León. Montoro (Córdoba) 20-12-1920. Presidente de la Juventud Católica de su pueblo. Tenía 15 años y 7 meses cuando fue detenido porque se negó a quitarse el escapulario de la Virgen del Carmen. Llevado a prisión, el 22 de julio de 1936 es asesinado junto a todos los detenidos a tiros y a hachazos y después dinamitado el recinto carcelario.
    + 127. Nemesio García-Arévalo Hinojosa. Dos Torres (Córdoba) 1-2-1886. Soltero. Cuando le iban a fusilar sus asesinos descubrieron que llevaba un crucifijo atado al pecho, se lo quisieron arrebatar pero él se resistió, por lo que recibió un culatazo de escopeta que le saltó parte de la mandíbula inferior. Pozoblanco 27-8-1936.
    + 128. Emilio García Pareja. Nació en Zaragoza en 1881 y cuatro años después su padre que eran capitán fue trasladado a Córdoba. Era maestro en Bujalance (Córdoba) donde también estaba su hermano mayor Francisco que era sacerdote y que ofició su boda el 12 agosto de 1918 con María Asunción Villegas Arroyo, pero no tuvieron hijos. El 21 de julio él y su hermano sacerdote fueron detenidos y encarcelados. Y como Emilio se negó a escupir y pisar un crucifijo, los asesinos cortaron los brazos de su hermano y le obligaron a que los llevase al cercano pueblo de Cañete de las Torres donde los dos hermanos fueron asesinados 1-8-1936.
    + 129. Francisco Gómez Gil. Hinojosa del Duque (Córdoba) 28-1-1883. Viudo y con un hijo. Pintor y escultor artístico de motivos religiosos. Pertenecía a la Adoración Nocturna y a la Cofradía de Santa Bárbara. Fue detenido junto a su hermano menor Pedro, y llevados a una huerta del pueblo les destrozaron los brazos y después los asesinaron 4-9-1936.
    + 130. Pedro Gómez Gil. Hinojosa del Duque 30-10-1894. Casado y padre de un hijo. Tenía la misma vocación artística que su hermano Francisco, pero además era un buen fotógrafo.
    + 131. Francisco Herruzo Ibáñez. Obejo (Córdoba) 19-8-1894. Viudo y con un hijo. Oficinista del Ayuntamiento. De carácter bondadoso y afable, rezaba el Rosario todas las tardes en su parroquia. Fue detenido y en la cárcel le maltrataron y le quitaron su Rosario, pero él se hizo uno con garbanzos. En una carta a su hijo escribió: «Te ruego encarecidamente que nunca tomes venganza sobre mis enemigos. ¡Perdónalos!». Fue asesinado y arrojado a un pozo minero del término de Alcaracejos (Córdoba) 21-8-1936.
    + 132. Francisco Izquierdo Pérez. Villafranca de Córdoba 1918. Con diez años quedó huérfano de madre en el parto de su hermana, y como era el mayor se dedicó a cuidar a sus cuatro hermanos. Soltero. Buen estudiante. Ayudaba a su parroquia, tocaba el piano, el armonio y cantaba porque tenía buena voz. Era miembro de las Juventudes de Acción Popular. Fue detenido, torturado y asesinado en El Carpio (Córdoba) cerca del río Guadalquivir 4-8-1936.
    + 133. José León Montero. Belmez (Córdoba) 5-8-1896. Huérfano de padre desde muy joven. Casado y padre de cinco hijos. Administrativo en una empresa de minas. Pertenecía a la Acción Católica, a la Hermandad del Santísimo Sacramento y a la Adoración Nocturna. Detenido a mediados de julio, fue llevado días después a la carretera entre Belmez y Doña Rama donde fue asesinado y quemado 2-8-1936.
    + 134. Blanca de Lucía Ortiz. Palma del Río (Córdoba) 21-11-1875. De familia acomodada, su padre era agnóstico y liberal. Estudió en Sevilla y en Madrid siendo una de las primeras mujeres farmacéuticas de España. Viuda. Presidenta de Acción Católica. Detenida el 2 de agosto, fue torturada, violada, cortaron sus senos y la tiraron al río la madrugada del 19 al 20 de agosto de 1936.
    + 135. Gregorio Ernesto Mohedano. Belmez 9-5-1898. Casado y padre de tres hijos. Director de Correos de Peñarroya-Pueblonuevo. Pertenecía a la Adoración Nocturna. Fue detenido el 18 de julio. En una carta a su esposa escribió: «Te pido de todo corazón que no guardes rencor». Meses después fue asesinado en una finca a unos kilómetros del pueblo 13-10-1936.
    + 136. Adriana Morales Solis. Puente Genil (Córdoba) 5-2-1880. Soltera. En su juventud había sido monja pero una enfermedad la obligó a dejar el convento. Generosa y honesta con sus muchos trabajadores, pues tenía una fábrica de dulce de membrillo, un olivar y un almacén de artículos coloniales y comercio. Muy devota de la Madre de Dios y rezo diario del Rosario. Detenida el 24 de julio de 1936, fue llevada días después al paraje Llano de la Paca donde la maltrataron, asesinaron y llevarse su cadáver para quemarlo en el Cementerio de Puente Genil.
    + 137. Antonio Moreno Sevilla. Chauchina (Granada) 30-12-1889. Casado y padre de siete hijos. Notario y muy culto en otras ramas del saber. Todos los días rezaba el Rosario en familia. Era conocido como «El notario católico» y para otros como «El notario rojo» por su oposición a los hacendados que pagaban a sus trabajadores jornales por debajo de lo debido. Fue detenido y a los pocos días asesinado en el Cementerio de Cañete de las Torres (Córdoba) 26-8-1936.
    + 138. Martín Pozo Díaz. Villanueva de Córdoba 31-5-1870. Casado y padre de seis hijos. Hombre de campo que se dedicaba a la dura tarea de desmonte de las dehesas, y que se especializó como medidor y partidor de fincas. Años después se estableció en Cañete (Córdoba) y con dos socios montó y dirigió una fábrica de harina. Todos los días iba a Misa y todas las noches rezaba el Rosario en familia. Detenido el 21 de agosto, el 9 de septiembre de 1936 fue sacado a un kilómetro del pueblo y asesinado. Durante el recorrido a la muerte dijo a un compañero: «No seas cobarde, estamos andando el camino de Jesucristo».
    + 139. Andrés Rueda Rojas. Pedro Abad (Córdoba) 8-7-1895. Casado y padre de ocho hijos. Presidente de Acción Católica que dirigía la cocina parroquial para ayudar a los pobres. Secretario de Acción Popular. Detenido el 20 de julio y días después herido por disparos en la cárcel. Fue sacado de la cárcel y llevado a una carretera a las afueras del pueblo donde fue asesinado 10-8-1936.
    + 140. María Antonia Vergara Melgar. Puente Genil 9-5-1867. Casada. El matrimonio tenía una tienda en el portal de su casa donde vendían artículos religiosos. María Antonia y su marido Francisco de Paula fueron atados por sus asesinos dentro de la tienda a la que rociaron de gasolina y prendieron fuego 23-7-1936.
    + 141. Francisco de Paula Ortega Montilla. Puente Genil 29-8-1868. Marido de María Antonia.
    + 142. José Toral Cascales. Peñarroya-Pueblonuevo. No se conserva ni fecha de nacimiento ni de Bautismo porque el archivo fue destruido. Ayudaba a su padre propietario de una tienda de paños. A mediados de julio fue detenido y encarcelado con su hermano Antonio. El 14 de octubre de 1936 fueron llevados hasta el Cementerio de Almagro (Ciudad Real) y asesinados. Tenía 24 años.
    + 143. Antonio Toral Cascales. Tenía 20 años cuando fue asesinado junto a su hermano José.
    + 144. Baltasar Torrero Béjar. Villafranca de Córdoba 1865. Casado y padre de dos hijos. Zapatero. Su hijo mayor era sacerdote y también fue asesinado. Baltasar fue detenido y asesinado a las afueras del pueblo 8-8-1936.
    + 145. José Vargas Nevado. Villaviciosa de Córdoba 1902. Casado y padre de cinco hijos. Gran trabajador, fue comerciante de alimentación, ferretería, tejidos y muebles, regentó una bodega de vinos y con un amigo creó una fábrica de baldosas. Todos los días Misa y rezo del Rosario. Pertenecía a la Adoración Nocturna y miembro de diversas Hermandades. Como sabía que hacía tiempo que le buscaban para matarle, antes de entregarse voluntariamente se despidió de su esposa con estas palabras: «Dios me pide el sacrificio de mi vida». Y la tarde del 31 de agosto de 1936 se presentó ante sus sorprendidos asesinos y llegada la noche le mataron.
    + 146. Antonio Zurita Mestanza. Bujalance (Córdoba) 1878. Soltero. Sacristán y sochantre. Fue asesinado en un paraje del pueblo cercano a Lopera (Jaén) 18-8-1936.
    Referencias:
    Miguel Varona Villar. Testigos de Cristo, beatos mártires de la Diócesis de Córdoba, 1936-1939. Córdoba, 2021.
    https://angelmanuel-gonzalezfernandez.blogspot.com/2010/06/persecucion-religiosa-en-la-guerra.html

  2. Todos los rastreros y miserables son enemigos de la pureza.
    Todos los milicianos vomitan odio, todo -en ellos- es falsedad y miseria. Ninguno de ellos verá a DIOS, todos ellos serán eternos compañeros de Satanás. Realmente, lo siento por ellos, no pueden imaginarse lo que les espera.
    ; tal como nos dijo NUESTRO SEÑOR: PADRE, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

  3. Tremenda crónica que muestra hasta dónde pueden llegar las fuerzas del Mal en su ataque a los hijos de Dios. Antes de nuestro Señor Jesucristo dijo el salmista: “Los cielos narran la gloria de Dios” (Salmos 19.1). Después de la llegada de Jesús son los mártires quienes dando su vida por la Verdad, el Bien y el Amor nos ofrecen testimonio de Dios en grado incomparablemente mayor que cualquier tratado de teología que se haya escrito nunca. Gracias a su entrega se fortalece nuestra fe.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad