Las sentencias de conformidad de los fiscales, un claro ejemplo de intimidación

 Con una cierta frecuencia nos encontramos en los procesos judiciales “pactos “entre el Ministerio Público y los acusados.

“Si aceptas una condena pactada, te evitas un juicio que puede terminar en una condena mayor a la pactada”.

Esta oferta del Ministerio Público garante del estado de derecho y en defensa de la legalidad vigente, supone, a nuestro juicio y a la inmensa mayoría de la sociedad española, un claro ejemplo de intimidación.

El Tribunal Supremo, entiende por intimidación, el anuncio de un mal inmediato, grave, posible susceptible de inspirar miedo. Produce en la víctima un sentimiento de miedo, angustia o desasosiego, inquietud anímica ante la contingencia de un daño real.

Para valorar la intimidación hay que atender no solo a la entidad de la coacción psíquica ejercida, sino también y muy principalmente a las condiciones personales de la víctima y a las circunstancias concurrentes de lugar, tiempo, etc.

Respecto a los requisitos de este concepto, se debe tener en cuenta: La posición dominante o de superioridad del Ministerio Fiscal, sobre el acusado; el temor fundado y racional del acusado y el grado de intensidad o reiteración ejercido y para que  se acepte la sentencia de conformidad.

De alguna manera, supone un fraude procesal, al tratar de bordear, la ningunear una condena muy superior si se aplicaran las sanciones correspondientes al delito imputado.

Es evidente que de alguna manera beneficia al acusado que acepta esa sentencia pactada, como mal menor, al evitar una posible condena mayor.

En cualquier caso la personación de alguna acusación popular sin su aprobación daría al traste con la sentencia pactada.

En el caso de las ITV de Oriol Pujol Ferrusola, el Ministerio Público pactó con el Sr. Oriol Pujol, e intimidó y coaccionó a la acusación popular de Manos Limpias, con objeto de que aceptáramos y diéramos nuestra aprobación a la referida sentencia pactada.

Estos comportamientos del Ministerio Público, contribuyen aún más al desprestigio de esta Institución, ya dañada por su falta de independencia y su organización jerárquica.

Un dato tremendamente significativo es el hecho de que los fiscales pide o solicitan penas desorbitantes por no decir estratosféricas que a la postre resultan también reducidas desorbitadamente, lo cual indica que no calibran con rigor la ponderación de las sanciones a los hechos y que le sirven para intimidar a los investigados a pactar.

https://www.manos-limpias.es/


3 respuestas a «Las sentencias de conformidad de los fiscales, un claro ejemplo de intimidación»

  1. No falla, una de las características más claras de las situaciones de crisis nacional, de las épocas de decadencia y de disolución nacional, donde la enfermedad de una nación se hace más notable y más evidente, es en el deterioro primero y en la pérdida total y absoluta de la Justicia, después.
    Esto era así en el Reinado de Enrique IV de Castilla y cuando los Reyes Católicos llegaron al poder, lo fue en la IIª República, y sigue siendo así ahora mismo. Los médicos miran el blanco de los ojos, y sólo con lo que ven en ellos ya descubren patologías, mirando en una nación cómo está la Justicia se ve si esa nación está sana o por el contrario, como en el caso de España, agoniza y está carcomida. Sólo desde los puestos de la Justicia ocupados por indeseables puede entenderse este estado de abandono y de ruina, que se evidencia tambiém que a diario aparezca en las redes el Caso Royuela haciendo acusaciones tremendas de corrupción judicial, fiscal, extorsión, negocio y asesinato, y no determine de forma inmediata por parte de la Fiscalía y del CGPJ, ordenar una investigación en toda regla para aclarar qué hay de verdad en todo esto. El mero hecho de día tras día mirar para otro lado, ya indica la clase de gente que tiene en sus manos la Justicia como Poder del Estado y como servicio público de la Administración de justicia en España

    La corrupción y la maldad cuando se apodera de una nación no es cosa de una persona o dos, sino que como los mosaicos romanos o las cotas de malla de los soldados medievales, está formada por la suma de muchas piezas pequeñas, de muchas teselas o anillos metálicos que debidamente dispuestos forman un todo y una red de maldad y de corrupción, sin cuyo concurso no podría llegarse a los niveles de deteriores que se llega. Me viene a la mente un conjunto de fotos que está en la página 64 del libro del Coronel D. José María Manrique «Madrid 11M, Alta traición», porque el mamoneo del 11M no hubiera sido posible sin toda esta panoplia de «teselas», contribuyendo cada uno en su papel, para hacerlo posible o para impedir que se pueda resolver. Con la falta de Justicia ocurre exactamente igual, lo que ocurre es que el mural de las fotos de los responsables no cabría en la página de un libro, como en el caso del 11M, salvo que la página fuera de tamaño A3 y desplegable, aunque yo creo que ni por esas.
    En España no hay Justicia. La falta de Justicia no es obra de una sola persona o de dos, sino de la suma de una pluralidad de cooperadores necesarios que se prestan a secundar desde sus puestos la corrupción y la prostitución de la Justicia. En España no habríamos llegado a los niveles de iniquidad y corrupción si una institución clave para la defensa de la legalidad como es la Fiscalía funcionara correctamente. Quien dice la Fiscalía dice también los Servicios Jurídicos de las Administraciones, los Abogados del Estado que no tienen escrúpulos de posicionarse a defender lo que merecería no defensa sino acusación en la actuación administrativa, los funcionarios de cierto nivel que toman las decisiones o que en su mano está impedir la arbitrariedad, etc. etc. De lo que pasa en España hay muchos autores, pero también hay muchos cómplices, cooperadores necesarios, y encubridores.
    Las situaciones de iniquidad son la ocasión de oro para los miserables y para los rufianes, pero también lo son para las almas nobles dar lo mejor de sí mismas, y marcar la diferencia. En el caso de la Justicia en general, y de la fiscalía en particular, lo que vemos, al menos la punta del iceberg que asoma y queda a la vista, más la experiencia personal que uno tiene y que no es poca, creo que es una institución ocupada por individuos con una notable mediocridad cuando no directamente bajeza moral y que se salve el que pueda. Es verdad que yo no los conozco a todos, apenas al 1% del total, o quizás ni eso, pero es que no se salva ni uno de este juicio. Y de otros operadores jurídicos no tengo mejor opinión, un Tribunal Supremo que ha desertado de hacer Justicia y se dedica a inadmitir recursos en lugar de a resolverlos, o un Tribunal Constitucional que hace lo mismo con los Recursos de amparo salvo que seas de la ETA o separatista catalán, que lleva 11 años sin resolver el recurso de inconstitucionalidad de la Ley del aborto, o que da carta blanca al separatismo destructor de la Nación Española o que es sectario por razones políticas, por ejemplo contra la familia Franco a pesar de que lleva razón en sus planteamiento, y todos callan.

    En cuanto al chantaje del que habla el artículo, hay un chantaje aún peor que los enjuagues de la Fiscalía, y es cuando este chantaje lo plasma el legislador en las propias leyes, como es el caso por ejemplo de la nueva ley 39/2015 de Procedimiento administrativo que chantajea a los ciudadanos para que acepten sanciones a cambio de renunciar a su derecho a formular alegaciones e interponer recursos, es decir a cambio de renunciar al Derecho Fundamental de de defensa. Estas son las leyes que se hacen en España, sin que ningún operador jurídico diga ni mu.
    Pero siendo todo esto malo de morirse, me parece aún peor la falta de sed de Justicia que hay en España, es un tema clave si no el más clave de todos para la regeneración de España, y sin embargo rara vez hay un partido político que haga referencia a lo que debería ser una aspiración nacional, porque nada hay más que legitime a un Régimen y a un partido, que la Justicia como aspiración y como ideal ético y jurídico. Esto fue lo que hizo tan popular, entre el pueblo llano, al Reinado de los Reyes Católicos. Y que ahora no parece importar a nadie.

    1. Brillante comentario, en realidad un artículo, que suscribo plenamente, de la a a la z.
      Mis felicitaciones al autor, por su valentía al exponer públicamente lo que muchos pensamos, y la gran mayoría no nos atrevemos a decir en voz alta, y en público…

  2. La dirección de la web de MANOS LIMPIAS es incorrecta, pues no es https://, sino http://, es decir, sin la s.
    De cualquier forma, posiblemente poniendo solamente manos-limpias.es, podrán acceder a la Web, afiliarse al sindicato, realizar algún donativo, facilitarnos información sobre hechos delictivos que deseen que denunciemos, etc.
    Gracias por la atención, y ruego disculpas por el error, que ha sido mío, básicamente.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad