Lecturas para este verano: «La Compañía lanzallamas de la Legión»

Col. Manrique
Lucas Molina

Acaba de publicarse un pequeño gran libro, de 48 páginas,  escrito por el colaborador de esta página el Coronel del Arma de Artillería y Diplomado de Estado Mayor, D. José Mª Manrique, y por D. Lucas Molina Franco, que aborda un tema monográfico muy interesante,  y que viene a cubrir un vacío en toda biblioteca de Historia Militar de España, que se precie.

A veces las publicaciones de temática militar se centran en otros conflictos (Segunda Guerra Mundial, Guerras de Oriente Medio, Guerra del Golfo, Guerra de Ucrania, etc) y se echa de menos, muchas veces, que la Historia Militar de España no reciba la atención que merece. En este sentido la publicación viene a cubrir un pequeño hueco (y complementa una publicación anterior de los mismos autores: “Las armas de la guerra civil”, Editorial Esfera de los libros, 2016).

El libro se centra en un arma de infantería, y de los vehículos de asalto,  que ha sido muy eficaz tanto en la defensa como en los asaltos de limpieza de trincheras y otros reductos, como es el lanzallamas,  y su evolución en España desde los modelos importados de la Primera Guerra Mundial, los diseños que con base en estos modelos se fabricaron en España en los años 20 (Bioska), la dotación de lanzallamas durante la Guerra de Liberación de 1936, tanto de procedencia alemana como italiana, así como los prototipos que los ingenieros españoles diseñaron en los años 50, 60 y en las postrimerías de la España de Franco, y que desgraciadamente parece que se abandonaron después.

Es un libro finito de grosor (48 páginas como se ha dicho) pero muy denso en información e ilustraciones, en una edición muy cuidada, -como es regla en los libros de temática militar de la colección Stug3 de la Editorial  GallandBooks-,  en papel couché de alta calidad, muy denso de información, abundantemente ilustrado con buenas y numerosas fotografías, que son una primicia en la mayoría de ellas, con el resultado de un trabajo de excelente factura que otorgará unos ratos de satisfacción lectora a los amantes de la Historia militar española, al menos yo lo he disfrutado, y solo lamento que, como los helados de los niños, se me ha terminado cuando hubiera querido más. No es solo un libro dedicado a este arma y su evolución en España, sino también a la unidad de la Legión que fue instruida y dotada con este ingenio de combate en 1937, y que se cubrió de gloria en la Cruzada de 1936.

El precio es de 12 €, pero tanto la editorial como otras librerías lo comercializan con un descuento que se queda en 11’40 €.

Merece la pena, porque demás de ser un libro de coleccionista, es que este es uno de tantos libros que tal como van las cosas cuando se agote será muy difícil encontrar un ejemplar.


3 respuestas a «Lecturas para este verano: «La Compañía lanzallamas de la Legión»»

  1. Don José, el que dedique un solo momento a esa pequeña obra es todo un honor.
    Mi agradecimiento a Vd. crece cada día, no tanto por el poco merecido elogio a esta u otras obras, como por su impagable lucha por la Verdad y por España.
    Muchísimas gracias.

    Me va a permitir que aproveche este espacio para poner a nuestros lectores el preámbulo del mismo, pues creo que es revelador:
    Nota Previa: Las armas químicas, entre las que estuvieron incluidas las incendiarias, las biológicas y las nucleares están marcadas con una negra aureola, fundamentalmente cuando no las han empleado o emplean las potencias sajonas y sus aliados. Pero toda arma, por definición, está creada para la guerra, tragedia horrible y connatural con las, a veces, perversas inclinaciones humanas, por lo que hay que considerarlas siempre en función del fín y la forma en que se utilizan, además de las generales consideraciones de tiempo y lugar. Las armas químicas (“gases”) y biológicas se prohibieron por el Convenio de Ginebra de 1925 (EE.UU. lo ratificó en 1975). Las nucleares no están prohibidas.
    En relación a los lanzallamas, han sido armas no prohibidas por el derecho internacional hasta 1980, cuando fueron “limitadas” por el Convenio de la Asamblea General de la ONU sobre la Prohibición y Restricción de Ciertas Armas Convencionales (CAC; Convention On Prohibitions Or Restrictions On The Use Of Certain Conventional Weapon, Génova), además de las armas que hieren por fragmentos no detectables por rayos X, las “ trampas cazabobos” -booby traps- (lo cual derivó en la Convención sobre la prohibición de minas contrapersonal, Convención de Ottawa de 1997, no firmada por muchas naciones), y las “municiones dispersadoras” -racimo ó cluster munitions- (Protocolo V sobre “restos explosivos”, de 2003). Respecto a las armas incendiarias (napalm y similares, y lanzallamas), fundamentalmente por la reiterada oposición de EE.UU. e Inglaterra, solo se restringió su uso en casos limitados, pudiendo utilizarse contra combatientes, siempre que se hayan adoptado todas las precauciones posibles para minimizar víctimas colaterales.

    1. Enhorabuena por el libro. Felicidades al autor y a la editorial por la iniciativa.
      Ahora una duda: ¿la foto de la portada es de esa época o posterior? ¿Coloreada? El soldado lleva un gorro con orejeras, parece que es un modelo posterior, ¿del Reglamento de uniformidad de 1943?
      Rpito mis felicitaciones.

  2. Sí, es de una época posterior a la Cia de Lanzallamas de La Legión.
    Y el aparato también es de posguerra, producido por la Fábrica Nacional de La Marañosa.
    La foto está coloreada por la editorial, tendiendo el maquetador/dibujante, supongo, a darle cierto aire legionario.
    Cosas
    Gracias por su interés

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad