«Leon Degrelle, el hombre que cambió mi destino»: merecido homenaje de una gran hija

SND Editores vuelve a romper moldes y a hacer gala de su arrojo, coherencia, valentía y seriedad, publicando un libro maravilloso sobre uno de los personajes más llamativos de la historia reciente, al tiempo que polémico por mor sólo de la ignorancia y la inquina ideológica de sus enemigos hoy detentadores de un poder que corrompen y envilecen. Un libro que era más que necesario para acercarnos de verdad y de primera mano a la trayectoria vital de Leon Degrelle por alguien tan autorizado como es su hija Anne.

La vida se vive de manera continua, como una película, pero se recuerda por instantes, como en un álbum de fotos. Este libro es así. La memoria juega, avanza y retrocede, se sitúa y se vincula a otros momentos, con sus circunstancias y sentimientos. Escribía Nietzsche que los pensamientos muy ordenados siempre traicionan la espontaneidad. Este ágil libro es de una poderosa autenticidad.

En nuestras vidas hay personas que nos marcan, por sus palabras y silencios, acciones y comportamientos, presencias y ausencias, vicios y virtudes, gestos y sentimientos. Creamos así sus imágenes subjetivas y, de paso, la manera de vivir nuestras vidas. Desde el trampolín de la relación con su padre, esta autobiografía salta a las distintas etapas de la vida de Anne Degrelle. Tiene la autora el especial don de hacernos sentir cada momento vital con las palabras adecuadas a la edad que tenía cuando los experimentó: la alegría de una niña, o sus miedos, el cariño de una familia; la pujanza de la vida en una adolescente y jovencita –inextinguible sentimiento en toda su trayectoria-; la fortaleza de la primera madurez; la plenitud familiar de la segunda madurez complicada con “los problemas de la vida”; la serenidad de la “tercera madurez” y el amor de madre y de abuela…

Vidas entrelazadas. Dice Anne que su padre estuvo omnipresente en su existencia, incluso desde el silencio y la ausencia… Estas páginas son el descubrimiento que ella hace de él y más, el redescubrimiento que ella hace de sí misma. Hay una expresión que podría encabezar y terminar este libro: amor a la vida.


7 respuestas a ««Leon Degrelle, el hombre que cambió mi destino»: merecido homenaje de una gran hija»

  1. Habrá que leer el libro.
    Hoy ha muerto el «periodista» José Luis Balbín, el que fuera director de «la Clave», y recuerdo un programa en el que intervino Servando Balaguer que estaba casado con una hija de León Degrelle, no recuerdo si ésta u otra, y su intervención fue memorable, se merendó a todos los invitados rojos, porque el programa estaba lo bastante amañado como para invitar a 6 ó 7 rojos para acorralar a un solo invitado representante de todo lo contrario. La intervención de Servando Balaguer fue memorable.

    Para quien no lo sepa León Degrelle era el líder del Partido Político Rexista de Bélgica. El José Antonio Belga. Hergé creó el personaje de dibujos animados de Tintín (Las aventuras de Tintín) basándose en él.
    Después de la guerra Hergé estuvo a un tris de ser asesinado por ello. El Hermano de Degrelle no tuvo tanta suerte, Degrelle consiguió un avión para volar hasta España y hacer un aterrizaje forzoso en una playa vasca, y entonces como no pudieron matar a Degrelle, detuvieron y mataron a su padre y a hermano que nada tenía que ver con el Movimiento Rexista.
    Degrelle se alistó voluntario en la guerra contra el Bolchevismo, ascendiendo por méritos de guerra hasta comandar la Brigada de Voluntarios belgas SS Valona, su bandera la cruz de San andrés sobre fondo blanco, con un brazo con armadura medieval en el centro levantando una espada. Su libro «La Campaña de invierno», donde narra la experiencia de la guerra en el Frente del Este, es estremecedor.
    La Carta abierta que en 1979 le escribió al Papa polaco con ocasión de del viaje a Auschwitz del Papa, dejó al Juan Pablo II a la altura del betún.
    Aunque fue perseguido por las autoridades rojas españolas a partir de la Transición, y también sufrió una denuncia por parte de Violeta Friedman, lo cierto es que hasta ese momento los cazadores de nazis no ejercieron sobre él la persecución que sí ejercieron sobre otros protagonistas de la Alemania N-S. Muy posiblemente a ello contribuyó, (a parte de su no participación en crímenes) en que su carácter abiertamente católico (la guerra cristera de Méjico le marcó mucho desde su juventud) y su carácter belga valón (francés), en contraposición con los belgas flamencos (nórdicos), era mejor para la propaganda aliada tapar su figura porque con ella dificilmente se podía vender la moto de toda la parafernalia de la raza nórdica y del anticristianismo de los n-s. Pasa un poco como con el pie tullido del Doctor Goebbels, la propaganda roja ridiculiza abundantemente a Mussolini sacando esas imágenes gesticulando en un discurso desde un balcón, o a Hitler haciendo gestos dramáticos en otro discurso, pero si sacan imágenes de la minusvalía de Goebbels entonces dificilmente podrían sostener tantas cosas que dicen sobre la eliminación de los tullidos.
    Hitler dijo de él que de haber tenido un hijo le hubiera gustado que hubiera sido como Degrelle.

    Yo no tengo el gusto de conocer, ni de referencias, a esta hija de León Degrelle, pero hay algo que la honra y es escribir este libro, que dudo mucho que le pueda reportar nada más que problemas. La comparo con la hija del PSOE del Coronel (Capitán de Navío) Camilo Menéndez, el que se enfrentó a Gutiérrez Mellado con aquella frase que ha quedado para la Historia «Antes de la disciplina está el Honor», y gana Anne Degrelle porque a ella no le han lavado el cerebro, pero sobre todo con quien la comparo es con Máxima Zorreguieta, la esposa argentina del Rey Guillermo Alejandro de Holanda (Países Bajos), que por dar el «braguetazo» con el rey renegó de su padre, Jorge Zorreguieta por el mero hecho que en el último gobierno de la Junta Militar Argentina fue Ministro de Agricultura. Todo el revuelo que se formó fue pura propaganda roja, porque no era militar ni había tenido ninguna intervención en la lucha contra el terrorismo, ero la Sr. Máxima se plegó a ello, bien porque es una aburguesada liberal como ellos, bien porque la ambición puede en ella más que todo lo demás. El padre fue vetado en su boda, ocasión de oro que tuvo ella para haber tenido el comportamiento digno que no tuvo y haber dicho que si su padre no podía venir a la boda , ella tampoco. No se puede adorar a Dios y al Dinero al mismo tiempo. En este sentido la actitud de Anne Degrelle le da mil vueltas a la de la burguesa e izquierdista Máxima, con todo su golpe de reina consorte de los Países Bajos. Sólo por esto merecerá la pena comprar y leer este libro.

    Para quien le pueda interesar la figura de León Degrelle, en este enlace, en la parte derecha si pincha en las letras en azul «PDF» (en el recuadro vertical de la derecha), se abre un desplegable, con una serie de archivos de voz y de video, que se pueden ver y oir, pero más abajo también hay libros, que se pueden descargar gratis. Creo que «La campaña de Rusia» hay una versión en Español y otra en francés, lo digo por D. Iñigo Caballero, Donostiarra y Carlista desde que nació, que lo mismo prefiere leerlo en francés.
    El enlace es este:
    https://archive.org/details/leon-degrelle-all-materials/Author%20-%20Leon%20Degrelle%2FFran%C3%A7ais%2FL%C3%A9on%20Degrelle%20-%20Hitler%20pour%20mille%20ans?q=leon+degrelle

    1. Me descubro una vez más ante usted, no tanto por ser capaz de escribir tanto y tan bien a vuelapluma, como por la formación humana e intelectual que desprende.
      Gracias, muy sinceras gracias.
      Dios le guarde.

  2. Los nazis cometieron errores tan graves que no podemos soslayar, aunque hayan sido exagerados. Entre otros, cometieron decenas de miles de asesinatos contra católicos, sobre todo polacos (en la ciudad de Bydgoszcz, por ejemplo, asesinaron a más de 20.000 hombres, mujeres y niños al comienzo de la Segunda Guerra Mundial). También cargaron contra decenas de miles de católicos alemanes que desaprobaban la eutanasia y a otras perversidades. Fue una gran desgracia para todo el mundo que Alemania, oprimida por sus enemigos, cayera en las manos de estos perturbados y violentos nazis. Los católicos que soslayen sus crímenes traicionan a los hermanos y justifican el mal.

    1. El que Polonia tuviese en 1939 población mayoritariamente católica no implica que fuesen todos los polacos inocentes corderitos. Justo en esa ciudad – Bydgoszcz – había población de origen alemán que no fue exactamente del todo bien tratada por nacionales polacos. Tiene un cierto paralelismo con el tema de máxima actualidad con lo que está sucediendo en Donetsk y Lugansk con la población de origen ruso en la actual Ucrania motivado por el corrimiento de fronteras, haciendo que choquen diversos grupos por motivos de lengua, económicos, etc.
      Copio y pego algo que es difícil de corroborar: La cantidad exacta de las víctimas del Domingo Sangriento es objeto de debate. El autor alemán Peter Aurich estimó en 366 el número de muertes de civiles alemanes en Bydgoszcz. Hugo Rasmus las sitúa en, al menos, 415. Dos historiadores polacos Włodzimierz Jastrzębski y Czeslaw Madajczyk estiman en 103 las bajas alemanas (Jastrzebski) y alrededor de 300 (150 el 3 de septiembre, el resto en días posteriores) (Madajczyk). Los historiadores polacos resaltan que como estas pérdidas ocurrieron durante el combate, muchas de éstas deberían ser atribuidas a accidentes comunes en las condiciones de combate urbano. Asimismo, argumentan que las bajas civiles pudieron haber ocurrido cuando la ciudad estuvo siendo atacada por la Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe).
      Con respecto a las cifras de polacos muertos, son cuestionables las circunstancias y el número de víctimas de las represalias que se atribuyen a los nazis en Bydgoszcz en esas fechas –septiembre 1939-. Posteriormente, a lo largo de la guerra 1939-1945, evidentemente el número de muertes de polacos en esa zona habría sido mucho mayor y habría que ver cuánto afectó la participación de los comunistas en ello.
      Nunca podré justificar el movimiento nacional socialista por la ausencia de DIOS en su “programa” pero sí decir que eran ingenuos y hasta “angelitos” en comparación de los sionistas, los mismos a los que consideraban sanguijuelas del pueblo alemán. Esos mismos sionistas que están actualmente en la inminente fase final de EXTERMINIO de gran parte de la población y al resto hacerla esclava y atea.
      Y Wojtyla -como buen fariseo- contribuyendo con su granito de arena demoledor en su visita a Auschwitz.
      Miguel de San Miguel, tienes toda la razón: Los católicos que soslayen sus crímenes traicionan a los hermanos y justifican el mal. Y, siempre siempre, decir la verdad.

      1. A ver, Eugenio… la secta del maligno se lleva la medalla de oro en las olimpiadas de la perversidad en todos los tiempos, en todos los lugares y con sobrado mérito. Eso ni se discute pero por desgracias los nazis no solamente dejaron a Dios fuera de su programa sino que además fueron unos fanáticos redomados del ocultismo y unos violentos que asesinaban a cualquiera que se interpusiera entre ellos y el poder absoluto (y no solamente en Polonia). Todos los detalles que Usted indica lo retratan como a una persona concienzuda y honesta pero es imposible justificar los crímenes de los nazis cometidos tan sólo contra los católicos en varios países. ¡No ignora Usted que también se asesinaron entre sí! En mi convencimiento la revolución que hicieron fue absolutamente legítima y necesaria, pero, por desgracia, fue para mal porque la hicieron mal e hicieron el mal. La dirección del partido estúpidamente se dejó arrastrar a la guerra en lugar de haberla evitado por todos los medios y contentado de momento con pequeños objetivos. Meramente unos cuantos años de trabajo duro y bien organizado, aunque fueran de toda una nación de personas sufridas y hacendosas, naturalmente no bastaron para vérselas con la secta maldita. Las armas, por descontado, tampoco son instrumento adecuado para este menester.

    2. Respondo a Miguel de San Miguel

      D. Miguel, que el Estado N-S cometió errores resulta evidente, porque todos los Estados cometen errores, pero con un límite, que esos errores no se pueden presentar para enviar el mensaje de que solo ellos cometieron errores o los suyos fueron los más graves, porque entonces estamos falseando la realidad. No se puede poner el foco en los alemanes solamente para soslayar todo lo demás, porque eso es una manera también de falsear la realidad.

      El mensaje de que los alemanes perseguían a los católicos, y en concreto a los católicos polacos, sería válido si el enfrentamiento (porque los polacos tampoco eran mancos) hubiera sido por motivos religiosos, pero este no fue el caso. Es verdad que algunos religiosos polacos (y el propio futuro Papa Woytila Juan Pablo II antes de ser religioso) se posicionaron contra los alemanes (muy pocos si los comparamos con el resto del clero) e incluso lucharon en la resistencia (como fue el caso del futuro Papa), pero no es menos cierto que los hechos han demostrado de forma empírica que se equivocaron de plano, porque fue destruir a la odiada Alemania y ¿cuál fue el resultado inmediato en la propia Polonia? La implantación de la dictadura Comunista, la prohibición del Cristianismo que quedó fuera de la Ley y perseguido con saña por la policía política comunista, y el asesinato masivo de los sacerdotes y obispos.
      El destino de los verdaderos obispos polacos fue la tortura y el asesinato en los centros de detención del estado policiaco que se implantó gracias también a los cuatro curas tontos que con su posicionamiento antialemán contribuyeron a ello para desgracia del Cristianismo y de Polonia.
      ¿Y cuál ha sido el resultado en toda Europa y el mundo?
      Su completa descristianización.
      Lo cual evidencia (lo uno y lo otro, lo pasado en Polonia tras la victoria aliada y lo pasado en el resto de Europa y el mundo), con la fuerza incontestable de la realidad de los hechos, porque el movimiento se demuestra andando y la realidad es la que es y no se puede negar porque a la vista está, que luchando contra lo que Alemania representaba (que no era solo Alemania que era toda la parte sana de las naciones cristianas de europeas, porque Alemania no luchó sólo para sí, -como se demostró en la guerra de España que vino a auxiliarnos no solo con la ayuda material prestada sino impidiendo que la Francia del Frente Popular de Leon Blum se metiera abiertamente en la guerra de parte del Frente Popular, y a través de ella se hubiera canalizado de forma masiva la ayuda soviética, americana e inglesa-, y porque los alemanes no lucharon solos contra el bolchevismo, a su lado y codo con codo combatieron también desde los finlandeses en el extremo norte a los búlgaros e italianos en el extremo sur, pasando por todos los demás, otra cosa es el mayor protagonismo de Alemania por ser la potencia militar, y económica más poderosa del momento, y por tanto aglutinó en torno a ella el esfuerzo del resto de las naciones cristianas, que fueron todas salvo Inglaterra, como por otro lado no podía ser de otra manera tratándose de “la pérfida Albión”).
      ¿Qué me quiere decir que los españoles que combatieron en la División azul lo hacían para erradicar el Catolicismo en Polonia y en el resto de Europa?. Más bien es al contrario, mírese la letra del himno de la División Azul y vea su última estrofa:
      «Avanzando voy;
      para un mundo sombrío
      llevamos el sol;
      avanzando voy
      PARA UN CIELO VACÍO
      LLEVAMOS A DIOS.”

      Y quien dice los españoles de la División azul dice todos los demás, los franceses de la Brigada “Juana de Arco” primero y División Charlemagne después, los Belgas de la Brigada Walonie, los daneses del Regimiento Dinamarca de las W-SS, los rumanos, los búlgaros, los húngaros, los noruegos, los italianos, los Letones, etc. etc. Y por supuesto los alemanes.

      Que algunos católicos (polacos y no polacos) por maldad en unos casos (los menos) o por pura estupidez (los más) le hicieran el juego a la Rusia de Stalin y a la Masonería de la América de F. Delano Roosevelt y de Gran Bretaña y bien por dinero, por fanatismo o por pura estupidez se presentaran como “católicos” contra el nazismo no cambia las cosas. También El Papa falso Pablo VI protestaba por el ajusticiamiento de 4 terroristas de la ETA, mientras callaba por los grandes males del terrorismo y la masonería. También el Cardenal Tarancón en estos mismos años finales del Franquismo se presentó como un falso católico, y con él organizaciones al servicio del comunismo y la masonería disfrazadas de “católicas” como los curas que guardaban las metralletas de los terroristas en las sacristías o las pistolas en el Sagrario, los “cristianos de base” (de base comunista), la Juntas obreras católicas, y otras perlas financiadas con dinero del comunismo y la masonería que no eran otra cosa que el Caballo de Troya para engañar a los idiotas que se dejaban engañar y a través de falsos cristianos o de cristianos engañados destruir el cristianismo desde dentro como así ocurrió. ¿O qué ha pasado en España desde 1973, somos más católicos ahora que antes?, la respuesta es NO, antes la Religión presidía las vidas de la mayoría de españoles y hoy la Religión no tiene ninguna observancia para prácticamente nadie.
      Los falsos cristianos como Adolfo Suárez, Ruiz Jiménez, el Rey Juan Carlos, Íñigo Cavero o Fernández Ordoñez, por citar solo unos cuantos, trajeron la descristianización de España, la legalización de las sectas y el satanismo, la legalización de la pornografía y el boom del destape para corromper la moral de los españoles por donde se atisbaba que era la rendija por donde mejor corromperlos, y cargarse la familia como institución cristiana y nacional, la aprobación del divorcio y el aborto y la apertura de mezquitas y sinagogas mientras en las escuelas se prohibían y retiraban los crucifijos; el auge del tráfico de drogas que no tendría la profusión que experimentó desde entonces al momento presente si no hubiera contado con el respaldo del poder y en el caso del hachís marroquí, con su abierta legalización para el consumo, y un largo etc.
      Al final el Cardenal Tarancón y su banda de malhechores (curas etarras, curas masónicos, curas sodomitas y abusadores de niños y de seminaristas, curas satánicos -valga la reiterada redundancia-, etc) se salieron con la suya, pero ¿en qué se ha traducido el “salirse con la suya”?, ¿Un mayor Cristianismo en España?, NO, ha sido todo lo contrario, lo cual demuestra que su mensaje era falso y era erróneo, y a los hechos de España me remito, que desde que se salieron con la suya se ha convertido en un erial lo que antes fue “la reserva espiritual de Occidente”, y hoy es la reserva mundial de drogadictos, de degenerados, de mariquitas, de familias deshechas, de divorciados, de niños que crecen una semana con el padre y otra con la madre y sus respectivas nuevas parejas que cambian cada pocos meses, de niños que no nacen porque se imponen unas condiciones socioeconómicas tan precarias para impedir que se puedan constituir familias, y menos familias cristianas, de niños que no llegan a nacer porque son asesinados a miles en el seno de sus madres, en otro genocidio del que nadie se rasga las vestiduras, de malhechores, porque España se está convirtiendo también en un país de malhechores, de vagos, de maleantes, y de gentes de mal vivir, y un largo etc. etc., de suicidios que la felicidad de un pueblo se mide también por el índice de suicidios, y no verá usted jamás dos cosas comparativas en los medios de comunicación del sistema:
      – una la comparativa de lo que costaba en tiempos de Franco adquirir una vivienda en propiedad, que en 8 años, 10 a lo sumo, se adquiría y además sin tenerse que endeudar hasta las cejas como ahora,
      – otra, la comparativa de las cifras de suicidios de los españoles en tiempos de Franco, que eran mínimas no, lo siguiente, sin punto de comparación con la cantidad de gente que en estos tiempos ya no puede más y se quita la vida. Que de estas muertes también son responsables los Obispos satánicos con Tarancón a la cabeza y los políticos que trajeron la ruina moral y material a España, aunque de este crimen y de este holocausto no se hagan películas, incluida la juventud perdida en la droga que se implantó con la Transición, por políticos como Tierno Galván, -como muy bien ha recordado un lector en un comentario en otro artículo- y fue una realidad general de la izquierda con la complicidad del resto, que está por escribir este drama y este genocidio. Todavía el partido “Más Madrid”, o “Más Hachís” como es llamado por algunos, pide una mayor despenalización de las drogas
      Ahora somos potencia mundial en fumadores de porros y en tatuados por todo el cuerpo, como si el cuerpo fueran un folio de aquellos que pintarrajeábamos en las clases cuando éstas eran un aburrimiento, pero con la diferencia que el folio así estropeado se tiraba luego a la papelera, y el cuerpo queda manchado para siempre, una mancha externa que evidencia lo podrido que está también el alma.

      ooo

      Sentado lo anterior, que creo le quita a usted la razón (se lo digo con humildad, para abrirle los ojos, no para desautorizarlo), voy a responder a la parte histórica de su comentario. No lo hago con la intención de rebatirle sus argumentos, sino de hacerle ver que está siendo víctima de la guerra psicológica que de modo encubierto el enemigo despliega para tener intoxicada a la sociedad y manejarla a su antojo.
      Lo hago con las limitaciones de que en España no hay libertad para hablar de este tema, porque en según qué cuestiones puede calificarse de delito de odio defender la verdad. Difícilmente debe ser verdad lo que sostienen los ingleses sobre la Guerra de las Malvinas, por ejemplo, cuando el plazo que con carácter general los ingleses tienen establecido para no permitir acceder a los archivos declarados secretos, es de 45 años, y en el caso de las Malvinas han impuesto un plazo de prohibición de 99 años. Si fuera verdad su versión oficial de esta guerra, y sus bajas que quieren ocultar, parece lógico que la avalarían abriendo los archivos oficiales para acreditarla. Cuando lo que se hace es al revés, que todo se declara secreto y hasta que no pasen 99 años no se puede acceder a la documentación, es que la versión oficial que los ingleses dan de la guerra de las Malvinas previsiblemente nada tenga que ver con la realidad de lo verdaderamente acontecido, y por eso se oculta la documentación. En el caso de la leyenda negra antialemana que la reacción a los análisis científicos realizados por el Ingeniero norteamericano fabricante de cámaras de gas Fred Leuther, y después por el científico alemán German Rudolf (conocidos como “informes Leuther” e “Informe Rudolf”) no haya sido crear una comisión de expertos compuesta por los científicos más imparciales y más prestigiosos del mundo, de naciones neutrales como por ejemplo Suiza, para comprobar la veracidad o no de tales informes, sino imponer manu militari un dogma que debe ser aceptado sin cuestionar la “verdad” oficial, y el que se atreva a poner en duda el dogma y esta «religión oficial», va a la cárcel con penas muy por encima de las que se imponen a verdaderos criminales, esa reacción no parece que sea la forma más adecuada de buscar la verdad y adherirse a ella. Un montón de gente por todo el mundo (el historiador inglés David Irving sin ir más lejos y muchos otros) van a la cárcel todos los años por esto, incluida España, que de eso se han encargado los políticos del PSOE y del PP con todos los demás. Mientras los que gritan “ETA, mátalo” esos no tiene nada que temer. Lo cual también evidencia la perversidad de las leyes que se hacen en España y en el mundo, y la estupidez de los que sólo ven la manipulación en las leyes de desmemoria histórica referidas a España, pero las mismas leyes cuando son referidas a otras naciones por los mismos motivos no las ven, a pesar de que tanto unas leyes como otras provienen de los mismos autores, y tienen la misma finalidad.

      Mientras que sea delito (falso delito pero los Fiscales se tiran en plancha para ganar puntos, y por puro fanatismo antifascista del que ellos participan como tantos otros), y mientras que los archivos alemanes estén en manos de los norteamericanos que no piensan abrirlos porque lo que dicen estos archivos no parece que les de la razón, precisamente por eso los tienen bajo llave (ya el jurista norteamericano de la Universidad de Harvard Alfred-Maurice de Zayas denunció que si a los abogados de la defensa en el Juicio de Nuremberg se les negó el acceso a la documentación incautada, no solo a la que usaban los fiscales para acusar, que los defensores no tenían derecho a mirar, sino a la que hubiera sido de descargo, que quedó ocultada y prohibida, qué clase de juicio fue ese), yo no puedo rebatir su comentario como podría hacerlo si pudiera expresarme libremente, porque tengo la limitación del estado policiaco en que se ha convertido España. Pero aún con esta limitación , y sin rebasar el límite creo que tampoco lleva razón en la parte histórica de su comentario.
      No puedo estar de acuerdo con su afirmación de que cometieron decenas de miles de asesinatos contra católicos especialmente polacos en la localidad de Bydgoszcz.
      Lo que usted llama «Bydgoszcz», que es el nombre polaco, se conoce mayormente por “Bromberg” (en algunas publicaciones aparece Bomberg, sin la «r»). Era una ciudad que desde hacía siglos pertenecía a Prusia, que tras la primera guerra mundial pasó con su población mayoritariamente alemana a Polonia.
      Hasta donde yo sé en esa localidad jamás se asesinó a 20.000 personas, y menos al inicio de la guerra.
      Me parece que usted está mezclando los datos:
      Hay que distinguir 4 momentos referidos a la ciudad de Bromberg:

      1º momento.- Antes de la guerra, porque las cosas hay que contarlas desde el principio, el Gobierno polaco era un gobierno títere de los ingleses y de las fuerzas ocultas del sionismo, el comunismo y la masonería (valga la redundancia), como hoy lo puede ser el Presidente Zelensky de Ucrania, que en lugar de mirar por su pueblo y buscar la paz y el entendimiento cordial, que garantice la paz en su pueblo lo que hizo fue ponerse a las órdenes de los que buscaban provocar la 2ª guerra mundial sin importarle lo que eso iba a suponer, la destrucción de toda Europa, y en concreto la destrucción de Polonia y luego 40 años de esclavitud comunista dentro del Telón de acero.
      Usted habla de identificar el Mal. Pues empiece usted por identificarlo.
      Las provocaciones a Alemania para provocar una guerra como pretexto para destruir de raíz el resurgimiento de la Europa cristiana eran por todos lados, se boicoteaban sus productos de forma mafiosa y violenta porque una cosa es que quien quisiera no comprara productos alemanes y otra chantajear a las empresas e incluso a las naciones pequeñas y no tan pequeñas, o amenazar a los comerciantes con pegarle fuego a sus tiendas si en ellas se vendían productos alemanes, o incluso matar a sus familias, como ocurría en los EEUU. En Inglaterra se creó un «Consejo Representativo para el Boycot de los Bienes y Servicios Alemanes». Ese organismo tenía por misión hacer el vacío comercial a las firmas inglesas que, a pesar de todos los obstáculos, seguían comerciando con Alemania. Por otra parte, Lord Melchett, Presidente del mastodóntico trust «Imperial Chemical Industries», y Lord Nathan, fundaban un «Joint Council of Trades and Industries», cuya finalidad era extender a todo el mundo las mismas actividades que en el ámbito Inglés llevaba a cabo el citado «Consejo Representativo».
      También apareció una «Women’s Shoppers League», que boycoteaba los productos agrícolas alemanes, y un «British Boycot Organization», que pretendía organizar una guerra económica antialemana en países en que predominaba la influencia política inglesa.
      En octubre de 1934 el Presidente Roosevelt cesó a su Consejero para el Comercio con el Extranjero George Peek cuando ya estaba ultimado un acuerdo de trueque de algodón americano a cambio de productos de la industria química alemana, el sionista Bernard M. Barush hizo que el acuerdo se desbaratara con grave perjuicio para los industriales americanos y para los intereses de la propia economía americana, que todavía no había salido de la crisis de 1929, el motivo fue triple, por un lado boicotear el comercio con Alemania, en segundo lugar mandar el mensaje para las empresas que pretendieran hacer negocios con Alemania que se les iban a boicotear los contratos, y en tercer lugar también abortar todo comercio exterior basado en el trueque en lugar de en las divisas en dólares USA, que estaban poniendo en marcha los alemanes mediante el trueque de unos productos por otros, los banqueros y financieros norteamericanos no estaban dispuestos a tolerar que los alemanes pudieran empezar a establecer un sistema de intercambios comerciales entre países al margen del dólar que ellos manejaban porque sin compras en dólares ellos no se podían hinchar de ganar dinero con préstamos, intereses, etc.
      En 1935 el Gobierno de los EEUU encareció en un 70% los aranceles a la importación de productos alemanes. Además el acoso a los mercantes alemanes en los puertos norteamericanos era constante, con destrucción de su carga, agresiones, y abusos tolerados por la policía, lo que se extendió después a los barcos de pasajeros, como el “Bremen” que el 27 de julio de 1935 su pasaje turístico no pudo desembarcar en el puerto de Nueva York a donde había arribado porque un millar de violentos manifestantes antifascistas amenazaban con linchar a los pasajeros. Ante la indefensión el barco tuvo que zarpar en evitación de males mayores, y en ese momento fue asaltado por la popa y arrancada su bandera. Las protestas de Alemania solo provocaron carcajadas en el gobierno de los EEUU. Se atacaban también con atentados terroristas disfrazados de accidentes, como el sufrido el 6 de mayo de 1937, por el dirigible alemán de pasajeros “Hindenburg”, tras un viaje cruzando el Atlántico desde Alemania, al llegar a la Estación de Lakehurst en Mánchester Township, (Estado de New Jersey), donde el dirigible se vió envuelto en un incendio. De los 97 pasajeros fallecieron 36. El Gobierno americano se negó a investigar lo sucedido y se negó también a que policías alemanes pudieran desplazarse al lugar para recoger pruebas e investigar el suceso sobre el terreno. La Gestapo que no era tonta se temió que los americanos estaban ocultando lo sucedido. El acoso a Alemania (estamos hablando mucho antes de la guerra) incluía que se asesinaba también a sus diplomáticos, como ocurrió con Ernst Eduard von Rath, Secretario de la Embajada Alemana en París, que fue asesinado el 9 de noviembre de 1938 por el polaco judío Herschel Grynszpan (y que dio lugar al estallido de indignación popular de la noche de los cristales rotos que se suele contar callándose todos estos actos de provocación previos).
      En este contexto para meter a Alemania en una guerra que fuera la excusa para su destrucción, mediante una amplia panoplia de provocaciones, el Gobierno polaco, siguiendo las indicaciones de sus amos cometía actos de genocidio contra la población alemana, a pesar de la protección que la Constitución Polaca ofrecía sobre el papel a la minorías.
      La minoría alemana de territorios alemanes que Versalles arbitrariamente adjudicó a Polonia para garantizar estallidos de futuras guerras que enriquecieran a los fabricantes de armas y pertrechos norteamericanos, venía sufriendo toda clase de abusos, las empresas alemanas y las propiedades particulares alemanas habían sido destruidas por decisiones gubernativas, por boicots, por impuestos abusivos, por anulación de concesiones, por expropiaciones, o por aplicación unilateral de la Ley de Reforma Agraria relativa a las zonas fronterizas que privaba a los habitantes de origen alemán de sus propiedades.
      ¿Pregúntese el lector por qué de esto nunca se habla? , como no se habla nunca de los 2000 pobres que el Rey Enrique VIII ordenaba colgar de promedio todos los años, por pedir limosna en la calle, a pesar de que ese rey, al incautar los bienes de la Iglesia, era el que había provocado que los pobres no encontraran ya la ayuda de la Iglesia Católica, proscrita en Inglaterra, que les obligaba a mendigar. Porque la primera manipulación, más allá de que sea verdad o mentira, es que de unas cosas se hablan permanentemente y de otras no se habla NUNCA.

      En una espiral de violencia jaleada por la prensa antifascista fueron destruidas e incendiadas casas, granjas, establecimientos, e iglesias alemanas (protestantes y católicas) en Bromberg – Schwedeuhoehe, en Hopfengarten localidad cercana a Bromberg, en Gross-Leistenau cerca de Graudenz, en Klem-Katz cerca de Gotenhafen. A mediados de 1939 casi un millón y medio de polacos de origen alemán habitantes de Posen en lo que antes era Prusia Oriental y Alta Silesia Oriental habían abandonado sus tierras bajo la presión de las autoridades polacas, lo que suponía el abandono de más de 600.000 hectáreas de tierras.
      De las 675 escuelas públicas de la minoría alemana en Polonia existentes en 1925, a finales de 1938 apenas quedaban en pie 150 en Posen (Prusia Oriental) y 35 en la Alta Silesia oriental.
      A mediados de agosto de 1939 y posiblemente para boicotear las conversaciones de paz entre Alemania e Inglaterra que evitaran la guerra, se produjo una escalada en las agresiones que ya se habían generalizado a partir de marzo de 1939 contra la minoría alemana, y en menor medida letona y ucraniana.
      El 18 de Abril, la Embajada Alemana en Varsovia, se quejó formalmente al Ministerio de Exteriores de Polonia, por los abusos cometidos contra la minoría alemana con motivo de las elecciones municipales polacas, impidiendo a los de origen alemán su derecho constitucional al sufragio, y de presentarse tanto como electores como candidatos. En mayo se clausuran los periódicos en lengua alemana y se prohíbió en Polonia el uso del idioma alemán. En la localidad de Tomaschow-Mazowiecki (de unos 42.000 habitantes, de los que unos 3.000 eran alemanes) se produjo un linchamiento o apaleamiento masivo antialemán. Durante tres días, los alemanes fueron apaleados con el beneplácito de la policía polaca. Estos apaleamientos se sucedieron en otras localidades. Los alemanes pensaron entonces en huir a Alemania, pero esto también era un problema para ellos porque tampoco se les permitía huir del país, y en los puestos fronterizos polacos eran detenidos como si salir del país fuera un delito, y encarcelados. Los que huyen saltando la frontera son ametrallados, no pocos alemanes quedaron muertos en las alambradas por el fuego de los guardias de fronteras polacos.
      El 3 de julio de 1939 el Ministro de Agricultura polaco, (Poniatowski), anunciaba en un discurso, pronunciado en Gdynia, que se iba a proceder a la «reparcelación» de las tierras de Pomerelia, lo cual afectaría a las tierras de los alemanes (que constituían el 78 % de los habitantes de esa región), y que iba a proponer al Parlamento que se dictara una ley por la que se privara de la nacionalidad polaca y se confiscaran los bienes de los ciudadanos polacos (alemanes) que huían a Alemania.
      El 10 de Julio 1939, el Cónsul Alemán en Posen, informó del cierre de sesenta cooperativas lecheras pertenecientes a alemanes, en su región. Dichos cierres se habían producido sin sentencia judicial, sin alegar motivos y sin indemnización, llevando a la ruina a numerosas familias alemanas. Entre el 20 y el 24 de Julio, los Cónsules alemanes en Thorn y en Kattowitz informan, respectivamente, de doscientas y de treinta nuevas agresiones. La absoluta falta de cooperación de las autoridades polacas impidió precisar el número de muertos y de heridos.
      El 9 de Agosto, el cónsul alemán informó del estado de absoluta ruina de la minoría alemana de Galitzia, de unas 55.000 personas, la mayoría ricos labradores afincados allí desde varias generaciones, ahora arruinados por los abusos. Algunos pueblos, como el de Schönthal, cuyos vecinos son casi todos alemanes, son incendiados de noche. En otros pueblos los polacos pegan fuego a las granjas o a las cosechas.
      Usted habla de identificar el Mal, y de no justificarlo, pero usted en su comentario equivoca el rumbo.
      La Delegación Superior de Hacienda de Graudenz ordena a sus funcionarios que extremen el rigor fiscal contra las minorías, y especialmente contra la alemana, no concediendo rebajas, exenciones, ni desgravaciones, y rechazando facilidades de pago y concesión de plazos para el pago de contribuciones atrasadas. Esta medida es particularmente injusta si se tiene en cuenta que los contribuyentes habían sido previamente arruinados por medidas, -legales e ilegales-, de las autoridades polacas, o incitadas por ellas.
      El 12 de Agosto se anuncia el cierre de todas las librerías alemanas en la región de Posen. Y se suceden agresiones en multitud de localidades (en Ochocin, Wicemtowka, Stanislawka, Stray Zapust, Podhajce, Thorn y en Kattowitz).
      En una nota enviada por el embajador alemán en Varsovia a von Ribbentrop (Ministro de Exteriores alemán) dándole cuenta de la entrevista mantenida con el representante del Gobierno polaco, Conde Szembek, con ocasión de elevar una protesta por el asesinato de ciudadanos alemanes, éste informa a von Ribbentrop que “no es posible garantizar vidas y haciendas alemanas en Polonia, pues los polacos, con las promesas inglesas y americanas se sienten tan seguros que dan la sensación de no buscar más que provocaciones”.
      Como colmo de males, los aviones comerciales alemanes que van a Danzing son atacados por la artillería antiaérea polaca.
      Y podríamos seguir y seguir relatando incidentes (hay una lista cronológica completa en “Los Crímenes de los buenos”).

      En esta coyuntura, el 29 de agosto de 1939, Varsovia ordena la movilización general. El 30 de agosto se produce el incidente de Bromberg (en Pomerelia), donde unos 6000 alemanes según la Cruz Roja internacional, (10.000 según las autoridades alemanas) fueron asesinados por extremistas polacos, aunque no se descarta la intervención de los servicios secretos británicos o norteamericanos. Las mujeres fueron violadas a cientos antes de ser asesinadas. Los documentos hablan de ancianos castrados, mujeres con los pechos seccionados, criaturas de cinco y seis años de edad empaladas, públicas violaciones de muchachas.
      Este fue el primer asesinato en masa relativo a Bromberg, y no fue de polacos en manos de alemanes sino de alemanes en manos de polacos.
      Este hecho precipitó la guerra, el 1 de septiembre.

      2º momento.- El segundo momento es conocido como “Domingo sangriento”, ocurrido el 3 de septiembre 1939, también en Bromberg, donde esta vez el ejército polaco realiza detenciones arbitrarias y asesinatos de alemanes, en represalia por la invasión alemana. También aquí las víctimas son alemanas.

      3º momento.- Cuando semanas más tarde el mando alemán tiene conocimiento de lo ocurrido en Bromberg, ocupan la población (que en principio no estaba en la dirección de avance de las fuerzas alemanas), e investigan sobre la identidad de los autores de los asesinatos, y hay condenas a muerte de los responsables. En esta ocasión las “víctimas” sí son polacos, pero no 20.000 sino poco más de 100. El historiador antifascista polaco Czesław Madajczyk, (miembro del Partido Socialista Polaco y del Partido Comunista Polaco cuando, tras la guerra, el partido socialista quede prohibido), fija en 120 las ejecuciones de polacos con relación al Domingo Sangriento.

      4º momento.- Se calcula que en toda la Segunda guerra mundial, no solo en la campaña de Polonia, 20.000 personas entre polacos, judíos y agentes de la inteligencia aliada de esta zona resultaron muertas, heridas, deportadas, o prisioneras, lo cual está muy lejos de decir que en los primeros días de la guerra los alemanes mataron a 20.000 personas de todas las edades en esta ciudad.

      Como verá, no puedo estar de acuerdo con su comentario, ni con la identificación del Mal que usted hace conforme a lo políticamente correcto.

      Yo no soy un experto en la 2ª guerra mundial, y esto es solo un apunte, quien tendría que escribir y aclarar esta cuestión es von Ribbentrop o las autoridades alemanes que poseían los datos, pero que no pueden hacerlo porque han sido asesinadas las personas y destruidos o puestos bajo llave los documentos, pero si algo queda claro con los rojos, es que cualquier parecido con la realidad de lo que cuentan es pura coincidencia.
      Hay libros al respecto:
      -Joaquín Bochaca, Los Crímenes de los buenos.
      – El calvario de los civiles alemanes en Polonia, Ediciones Siegheil (2009)
      – Crimenes polacos contra los grupos étnicos alemanes en Polonia. (1940)
      – Der Tod sprach polnisch – Dokumente Polnischer Grausamkeiten on Deutschen 1919-1949 (La muerte hablaba polaco – Documentos sobre las atrocidades polacas contra los alemanes 1919-1949).

      ooo

      La primera manipulación del enemigo es que estemos hablando de algo que pasó hace 80 años y nos estemos distrayendo de los genocidios que nos afectan en el momento presente:
      – los ancianos que han muerto abandonados en las residencias y hospitales en 2020, a los que se les ha negado la asistencia sanitaria, no obstante haber cotizado en la mayoría de los casos más de 40 años, y sobre los que se está echando un manto de silencio para pasar página sólo porque esto ha ocurrido gobernando el PSOE/Podemos. Si hubieran estado otros en el gobierno se esto se estaría hablando sin parar todos los días.
      – El genocidio de los 140.000 niños abortados en España al año, que se presenta como un derecho de la mujer cuando un derecho sería cortarse las orejas, que para eso son suyas, o pintarse las uñas, pero no matar a la vida que llevan dentro y sobre la que no tienen ningún derecho a asesinar, porque no es su vida sino la de otra criatura.
      – La guerra de Ucrania, donde un loco como Zelenski, posiblemente comprado por intereses oscuros de los EEUU y Gran Bretaña ha arrastrado a la nación Ucraniana a una guerra, donde los ucranianos son la carne de cañón de la guerra, están muriendo soldados y civiles a miles, solo por la mafia de destruir a un país, como es Rusia, que se resiste a ser colonizado por toda la ideología degenerada de los usureros de Wall Street.
      – La invasión subsahariana de España y de Europa, propiciada por las mismas fuerzas y que conllevará la destrucción de España.

      Mientras que se habla de Alemania, distraemos la atención de lo que está pasando ahora mismo.
      No pretendo sentar cátedra, pero es mi opinión.

      1. Estimado Kevlar… es un ensayo muy meritorio lo que escribe. Imposible contestar siquiera a una parte, pero respondo al menos con algunas opiniones y experiencias, pues he vivido varios decenios en Alemania y buena parte de mi familia es precisamente de allí.
        La adnimadversión hacia los polacos cultivada con refinamiento y tenacidad por los alemanes desde la época de Federico el Grande e incluso antes justifica sobradamente cualquier actitud decidida de los polacos contra sus enemigos seculares semibárbaros. Si el epíteto le parece exagerado… a mí también, ¡porque me quedo corto! Aunque Alemania sea una segunda patria para mí, tengo que justificar la actitud de los polacos frente a la Alemania nazi por amor a la verdad.
        Los españoles patriotas, casi todos católicos convencidos, no ven más que el patriotismo en los nazis o admiran las buenas cualidades de los alemanes en general pero ignoran que, desde la rebeldía de Lutero, esta nación quedó sumida en el protestantismo osea en el paganismo, en el utilitarismo más grosero y el adocenamiento espiritual.
        Alemania hizo mucho por la Iglesia cuando fue cristiana (recordemos la maravillosa obra del Kempis o de Meister Eckardt o el sublime himno al Espíritu Santo de Rabanus) pero los crímenes de los luteranos y la Guerra de los Treinta Años, como la revolución en Francia, rompieron la columna vertebral de la nación. Usted, con noble intención, proyecta la valentía, el honor, la grandeza y la espiritualidad de un Quijote más allá de nuestras fronteras pero nada de eso existe ya desde hace siglos en los países que conformaron la antigua Cristiandad y apenas entre nosotros.
        Ahora los españoles jóvenes, como los alemanes, como los franceses o los ingleses, son seres sin verdadero amor. Millones de ellos aprueban el asesinato de los niños en el vientre de sus madres; cientos de miles de ellos lo cometen. De sus predicadores masones no han podido aprender fraternidad ni libertad pero sí toda la égalité imaginable: son todos igual de relativistas y descreídos, una sola masa toda igual a sí misma de seres egoístas, violentos, necios y desorientados. Mucho peores, naturalmente, son los criminales que les han quitado a Dios.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad