Ley de «memoria democrática»

El 15 de Julio el Congreso aprobó la ley de «memoria democrática». Con esta ley que revisa la ley de «memoria histórica» de 2007, el gobierno y sus socios avanzan en su afán por reescribir la historia, defenestrar los cuarenta años de paz, justicia, libertad y prosperidad de la España nacida en 1936, y dejar en la ilegalidad y en la ruina económica a quien no se someta al relato, fundamentado en la mentira y el odio, construido por la izquierda en torno a la II República, la Guerra Civil y la España de Franco. Entre el contenido de la nueva ley, que en septiembre se aprobó en el Senado, cabe destacar que se abre la puerta a la ilegalización de la Fundación Nacional Francisco Franco, a la desacralización del Valle de los Caídos y a la expulsión de los benedictinos que mantiene el culto en el lugar.

Es lógico y necesario que quienes plantan cara a esta ley utilicen todas las herramientas judiciales a su alcance. Eso no quita, que sea igual o más necesaria, una oposición en la calle e iniciativas que contrarresten este ataque a la verdad, a la libertad y a los españoles que dieron su vida por Dios y por España y que, con esta ley, se convierten en criminales o, en el mejor de los casos, en víctimas que no merecen ningún reconocimiento. No basta alegar que es una ley inconstitucional. En primer lugar, porque también lo es la anterior ley de «memoria» y todos hemos visto que eso no ha sido impedimento para que la ley se aplique. En segundo lugar, porque quedó demostrado de un modo dramático la confabulación de los tres poderes del Estado para dar carta blanca a la profanación de los restos del Generalísimo. La prudencia como estrategia para que la izquierda no ataque con mayor virulencia no ha resultado nunca; al contrario, el enemigo se crece ante el silencio y el anonadamiento. Además, es preferible morir con las botas puestas que poner todas las esperanzas en un sistema judicial politizado.

Esta ley, y cualquier ley de «memoria», debe ser derogada de manera inmediata cuando gobiernen quienes no han votado a favor de la misma. Como señaló Fernando Suárez (Razón Española, n.º 218), resulta incomprensible la ingratitud de la derecha española que, para demostrar su comportamiento democrático, no se atreve a defender la obra histórica de Franco, verdadero creador de la clase media, de la industrialización, de la Seguridad Social, de la educación generalizada, de una política energética que ya quisiéramos hoy y que inspiró toda la legislación en la doctrina social de la Iglesia. Esta obra supone un patrimonio de incalculable valor. Si el partido fundado por Manuel Fraga no defiende la memoria de Franco no merece ganar las elecciones. La izquierda mantendrá su superioridad moral si la derecha sigue practicando la política del avestruz y pisoteando la memoria de sus padres y abuelos, pues eso ha hecho desde que el 20 de noviembre de 2002, a petición del PSOE a IU, condenara el alzamiento del 18 de julio.

Vox deberá demostrar, de una vez por todas, que sus votos sirven para algo. Abascal no va a tener mejor oportunidad para probar que Vox existe para dar la tan cacareada batalla cultural frente al monopolio del progresismo. De lo contrario, puede que esta sea la última oportunidad de Vox, porque entre la copia y el original, el votante se quedará con el último… o en casa.

Para Razón Española (n.º 232) Revista en papel sólo para subscriptores. Bimestral. 65 €/año. Telf. 91 457.18.75 o correo electrónico fundacionbalmes@yahoo.es.


8 respuestas a «Ley de «memoria democrática»»

  1. De acuerdo en todo, con especial hincapié en que la sociedad civil se tiene que movilizar de una vez por todas y plantar cara a un desgobierno mafioso, aberrante, miserable y antiespañol que está arruinando y destruyendo España a velocidad de vértigo. Llevo tres años diciéndolo y tratando de reclutar voluntarios para hacer presión en las calles todos los días, sin el menor resultado, e incluso he actuado por mi cuenta, sufriendo algún sobresalto que me ha hecho replantearme mi quijotesca actitud. O reaccionamos en masa pero ya, o estamos acabados como sociedad y como nación.
    ¡ARRIBA ESPAÑA SIEMPRE!

    1. España lleva destruyéndose sin freno (con el interregno del Régimen, que también ha tenido muchas fallas y debilidades) desde hace tres siglos y sobre todo desde el advenimiento Borbón, pero ya antes tenia miga.
      El mundo lleva en las mismas al menos cinco siglos con el broche de 1945, donde ya lo vieron claro y crearon todas las organizaciones y modus operandi que nos ha llevado finalmente a esta situación.
      Nunca han tenido oposición y ahora es demasiado tarde, para España y para el resto del mundo; solo puede salvarnos un cambio de las élites por información que desconocemos o simplemente que peleen entre ellas por querer cada una ser único poder. Si no es así no nos salva ni la caridad.
      Del ser humano «normal» (99,99%) hay que olvidarse, no hará nada ni aunque en ello le vaya la vida. Prefiere la ignorancia y la esclavitud sin dudar.

      Hoy mismo y casi para reírme, estando en el gimnasio, dos chicos de unos 22 años estaban todo emocionados hablando del próximo mundial de futbol, de si llegar a cuartos, y todas las tonterías al respecto que uno se pueda imaginar.

      Y me digo: «Voy a darles el día»

      Les interrumpo y les suelto:

      «El futbol no es más que una distracción para que no penséis en otra cosa; en estos mismos momentos el G20 y la reunión sobre cambio climático están modelando vuestras vidas y no tendréis ni dinero, ni trabajo, ni casa, ni acaso vida. Solo os están distrayendo»

      Se quedan mirándome como alucinados, sin saber que decir, y así les he dejado. ¿Alguien piensa que van a hacer algo o siquiera pensar en ello? Pues no, seguirán como siempre igual que todos los demás y si les cae encima el Diluvio Universal, pues ¡mala suerte! pensarán
      Demasiadas generaciones destruidas, demasiado bajo CI humano, demasiada inmoralidad innata, todo ha hecho posible la involución de la civilización; ya hemos pasado el tiempo de la vuelta atrás.

      1. Totalmente de acuerdo, por desgracia. «Pan y circo», o cerveza y fútbol en su versión actualizada. No hay nada que hacer; yo ya no pierdo ni un segundo ni una gota de saliva inútilmente. Como bien dices, el 99.99% de la gente no tiene remedio, les da absolutamente igual todo. Son borregos sumisos acríticos, ignorantes y mentecatos que ni piensan ni lo intentan, ni están en disposición de hacerlo aunque quisieran; ni siquiera te escuchan, y si lo hacen, son incapaces de indagar un poco ni de contrastar nada mínimamente (eso si no se ríen en tu cara y te llaman paranoico, conspiranoico o lindezas similares).

  2. Una ley tan «democrática» como el nuevo Frente Popular que la ha parido.

    La novedad de nuestros días, es que ya no existe esa otra media España que no se resigna a morir (como antaño). Han resuelto ese problema lentamente, pasito a pasito, sin prisas (merced a que la Iglesia no molesta, como antes, y hasta colabora…).

    Ahora mismo, la sociedad española está compuesta por una gran mayoría de insaciables zombis devoradores de euros y diversiones; siempre ansiosos por no hacer otra cosa que «vivir bien» y consumir a todas horas.

    ¡Menudo futuro nos espera!

  3. Imposible resumirlo mejor. Se me ponen los pelos de punta porque ayer mismo recordé las palabras de Gil Robles y pensé justo en eso. Lo que nos espera, en efecto, que no puede ser sino lo peor con esta sociedad inmunda creada «ad hoc» por la chusma roja totalitaria y antipatriota con la complicidad total de la derechita cobarde, o, más bien, la «otra izquierda» (psoe-pp, la misma MIERDA es).
    Sombrerazo, amigo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad