La liberación de Irún y San Sebastián

La liberación de Irún y San Sebastián supusieron uno de los primeros y notables éxitos de las armas nacionales en su recién iniciado combate contra las fuerzas marxistas del Frente Popular, ideología que teñía de sangre inocente a más de media España. Fue una victoria conseguida con tenacidad y a precio, sin duda, muy caro. Pero como otras mereció la pena. El Norte rojo quedaba aislado e irremisiblemente sentenciado, siendo cuestión de tiempo su liberación, máxime ante la demostrada ineptitud de los dirigentes frentepopulistas.

Compartir

El 6 de Septiembre de 1936 la liberación de Irún supuso un duro golpe para el Frente Popular, ya que cerró la zona roja del Norte a toda comunicación terrestre con Francia y, por ende, con el resto de la España que había quedado sometida al yugo marxista. Asimismo, con la huida de los gudaris por el puente internacional de Hendaya al son de “Eusko gudariak”, quedó decidida la defensa de San Sebastián, capital que fue liberada el 12 de Septiembre de ese mismo año, tan sólo seís días después de haberlo sido Irún, de forma tan diáfana que incluso se pudo entrar en ella sin pegar un solo tiro y en olor de multitudes, entrando los primeros los denominados «cuarenta de Artajona», todos ellos requetés originarios de tal localidad navarra.

 

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*