Liberales, cipayos y otras yerbas (malas)

Tte. Gral. Gan Pampols

En el tiempo que llevamos de conflicto en Ucrania pensé en un principio hacer una recensión de las opiniones vertidas por militares españoles en los diferentes foros en que pudieran hacerlo. El tiempo me ha puesto en claro que no merecía la pena ni dedicar un segundo a semejante tarea. Sencillamente se trataba de una pérdida de tiempo. Las universidades de Navarra y católicas de Valencia y Ávila, esta última con la particularidad de haber invitado como organizador y ponente respectivamente a dos coroneles en activo, mientras que las dos primeras lo hacían con dos generales retirados, parecían ser la ocasión de comparar discursos y someter a escrutinio ideas de unos y otros. A eso podría añadírsele lo escrito por supuestos expertos profesionales en la prensa nacional, alguno TG retirado contratado como colaborador (ABC), para tratar de sacar algo en claro. Inútil tarea. Todo puede resumirse en que sus aportaciones son el colmo de la simpleza, cuando no vomitivas retahílas de propaganda OTAN que lo único que demuestran y ponen negro sobre blanco es la estupidez de buena parte de ellos, especialmente, los que hacen su presentación con una sempiterna sonrisa de conejo, y que vienen a ser los que nos quieren dar a entender que, como ellos son los criados del primo de Zumosol, “esos putos orcos (así llaman los ukronazis a los rusos) se van a enterar”. Rusos, según ellos, que huyen a la desbandada atropellándose unos a otros y dejando atrás hasta el DNI, (lean al famoso TG (r) que lo asegura en ABC y que, por ejemplo, cita como autoridad, al hablar de geopolítica tan de moda como está, a Florentino Portero, toda una garantía de ecuanimidad… a la Tel Aviv); todos asesinos, los rusos claro, eso por descontado, pues si lo dice “la prensa” por algo será, como nos ilustra sesudo el coronel ponente en la Uni-Ávila, al referirse a la patraña de Bucha, como quien sabe de lo que habla: “una tropa desesperada es capaz de cualquier atrocidad”, asegura el obediente currito de flamantes entorchados recién llegado de West Point, y presto al parecer a volverse. En Valencia, otro que tal baila, conocido en este digital por sus curiosas opiniones sobre la milicia y la guerra, se trata de un general, en la reserva nos avisa, que explica el conflicto con el tono neutro y burocrático del que lleva muchos años en la barra de equilibrio y Pinito del Oro (RIP) una aficionada comparada con él que es un profesional, para hacernos la confidencia final, con la apariencia de quien está en el secreto del asunto, de que: “en las guerras sólo hay malos, peores y salvajes”, ¡toma ya!, rematando en plan fino con una cita de autoridad en la que sale a relucir, qué cosas, Mila Milosevich; lo que como en el caso del retirado general, ahora en labores de currito juntaletras en ABC, lo dice todo sobre lo cerca del Támesis que está el lugar de donde, ambos generales, sacan sus ideas o ideicas. En fin, que después de perder el tiempo escuchando a tan ilustres representantes de la nación en armas, -¡ay! que risa tía Felisa-, es obligado concluir que los alegres cipayos ¿del Manzanares, del Turia, de las murallas milenarias?, cumplen contentos con su labor de repetir sin la más mínima crítica y como loros la más burda propaganda otanera, según la cual, los rusos solo tienen chatarra, son tan tontos como salvajes y , por supuesto, no saben interpretar un mapa como ellos, que son tan listos al parecer como lameculos, y que, por supuesto, la guerra la ha ganado Ucrania bajo un nuevo Churchill que ahora se llama Zeledonsky.

Gral. Fulgencio Coll

Punto y aparte merecen, por ejemplo, un general retirado que escribe, como cartas al director del Correo de España, la más necia colección de sandeces y lugares comunes propagandísticos, en el ámbito de la patraña claro está, que es posible leer sobre la OTAN, los putos anglos y sus criminales intervenciones, además de en Ucrania contra Rusia, en Irak y Siria. Está también la estupidez, en forma de declaraciones, que hace “un general de VOX”, lo llama P. Moa sin decir su nombre, asegurando poco menos que la OTAN es una institución benéfica, al modo de una ONG del ramo del hierro suponemos, que vela por la paz entre las naciones y con ánimo preventivo, claro está. O sea, que para este avispado cobrador, de pensión y paga parlamentaria suponemos, la OTAN lo que merece es el premio Nobel de la paz y no sé de qué se quejan los rusos cuando deberían estar agradecidos a tan benéficos sujetos. También, en el ámbito militar, me he encontrado con el caso de un capitán de navío (r) que se deshace en elogios de las tan fantásticas como enormemente interesantes sesiones, plenas de despiertas inteligencias al parecer, a las que en su vida activa fue convocado en los cuarteles generales de la OTAN, que no sólo son un prodigio de pulcritud, sino que afirman la existencia de una organización en la práctica benéfica, -otro que insiste en la opinión, se ve que a los cipayos los aleccionan con esmero allí-, y de carácter tan entrañable como preventivo; no se rían, porque esto es lo que vino a decir el buen marino, al que escuché, encima, no sé si en el colmo de la finura o la cursilería, que el sentía mucho lo de “cancelar” la cultura rusa, porque decía ser un apasionado seguidor de la Netrebko, en fin. Buena gana de seguir, aunque no dejaré sin mencionar a un auténtico cretino, que presume de licenciado en historia para más inri, que hace falta ser zoquete para presumir de semejante cosa en España, en cuyas facultades del ramo no es que se impartan patrañas, sino lisa y llanamente estúpidas infamias antiespañolas, todo ello, a cargo de auténticos malnacidos profesionales de la bazofia más tirada; pues bien, el imbécil es capitán de caballería en activo, y sobre ser un tarugo se permite el lujo, en el blog del “ilustre” comentarista de guerra de ABC, de amenazar con llevar a los tribunales “por apología de crímenes de guerra” (¡el tarugo se inventa hasta un nuevo tipo penal!) a quien critique la intervención de la OTAN en apoyo del títere Zeledonsky en Ucrania, y, de paso, le contradiga a él en su estúpido afán de reverenciar la acción criminal de la sacrosanta OTAN contra Rusia, a él, que denomina “nuestras posiciones” al papelón que está haciendo el ejército en Letonia. Para que se hagan una idea, dice de los combatientes chechenos que son: “mercenarios que sólo buscan oro y mujeres”, rematando, en plan “doctoral” con orejas de acémila, intentando explicar qué son los mercenarios, valiéndose para ello de lo que él cree un ejemplo histórico, y ¿a qué no saben el ejemplo que trae a colación?, no, el de los lansquenetes del Emperador Carlos no, ¡qué va!, el tarugo va y cita: ¡A los regulares españoles y al Tercio inmortal!, unidades ambas gloriosas, que combatieron en nuestra Guerra de Liberación 1936-1939 y que este imbécil estrellado intenta emporcar mencionándolas. ¿Qué les parece? Aunque sea cierto aquello de que no ofende el que quiere sino el que puede, y este bobo no puede, este es el nivel actual, que bien podría llamarse cenutriesco, de algunos de los oficiales que tiene el ejército cipayo de esta nación, antes tan temida como honrada, pero que bien pudiera denominarse ahora: “Garrulistán de la zorra de Albión”.

Gral. Salvador Fontenla

No puedo concluir sin mentar a los que, al contrario, y entre los ejemplos que me son conocidos, dan muestras de sensatez y prudencia. Son la excepción que confirma la regla, pero ahí están. El primero, el general Fontenla, que dice lo que el más puro sentido común dicta y que él se atreve a poner por escrito: A España no se le ha perdido nada en Ucrania y Rusia no es nuestra enemiga. Mira que era fácil, porque tratándose como se trata prima facie de una cuestión entre eslavos, hasta el saber popular español tiene la ley no escrita que para esto vale, aunque se dictara para el juego: “Los de fuera son de piedra y dan tabaco”. Pues bien, era más fácil al parecer seguir la corriente impuesta por la triple M (Marranas Medieras Manipuladoras) y no destacarse, no siendo que me vayan a insultar y me llamen “hijo de Putin” o “Putinesco”; hallazgo éste, cómo no, de ese liberperro con altavoz más conocido como FJL (acrónimo que significa como todo el mundo sabe: Enano Lameculos Judíos). También quiero mencionar al general, o coronel, retirado en todo caso, que invita la universidad de Navarra en Madrid y que, por lo menos, pese a que haga la genuflexión obligada de “esto no quiere decir que yo defienda a Putin o que esté de su parte” etc., no se priva de expresar lo justificada que está la acción de una Rusia provocada y llevada a rastras por la OTAN a una guerra perfectamente evitable. Y nada más, ni rastro entre los militares españoles, al menos que yo sepa, de actitudes como la del vicealmirante Schönburg que tiene el valor de decir lo que piensa, que a Putin hay que tratarlo con respeto tal como merece el mandatario de una gran y antigua nación cristiana como es Rusia, lo que le cuesta el puesto como inspector general de la flota alemana. O del general retirado, igualmente alemán, que no tiene reparo en denunciar la patraña de la llamada matanza de Bucha diciendo lo que el sentido común dicta de que, con toda probabilidad, fue cometida por las fuerzas especiales de la policía ucraniana, -ajustando cuentas con los partidarios de Rusia en las zonas ocupadas luego abandonadas-, y que se utilizó al ejército regular para escenificarla. O como el general, polémico por su ascenso, antiguo jefe de seguridad de la Cancillería con la Merkel, que en un programa de máxima audiencia en la primera cadena de la TV alemana no tuvo reparo en denunciar la guerra contra Rusia como injusta, y donde además calificó como una estupidez la intervención del gobierno federal enviando armas, lo que iba contra los intereses de la propia nación alemana. También en Italia, como en los propios EEUU, o incluso en Francia, no han faltado voces de jefes militares retirados que han clamado contra esta sinrazón criminal, llevada a cabo por auténticos asesinos vocacionales y depravados mamarrachos de la élite anglo, que cuentan a su servicio con unos degenerados lacayos de la peor especie como son los integrantes de la práctica totalidad de la clase política europea.

En España, sin embargo, la norma ha sido y es el más abyecto servilismo, el ejemplo de VOX, tomando la iniciativa de invitarlo al Congreso y aplaudiendo unánimes y como focas a ese repugnante criminal de guerra del Zeledonsky, es vomitivo; claro que escuchar después al a)Blas de Lezo, repetir el estúpido mantra de que: “Alemania decidió suicidarse dependiendo del gas Ruso”, que hay que ser un auténtico imbécil para decirlo sin pestañear como hace ese bobo, que no se sabe si es que es bobo o demasiado listo que nos toma a los demás por idiotas, para demostrar así su ignorancia, porque Alemania, la RDA en concreto, fue con sus ingenieros y equipos de trabajadores especializados la que consiguió hacer llegar a Europa, primero oriental luego occidental, el gas de los enormes yacimientos que, en tiempos todavía de la URSS, se habían descubierto en Siberia, pero que Rusia por si sola era incapaz de explotar por pura carencia de técnicos y obreros especializados que construyeran las pertinentes conducciones a larga distancia, algo que le proporcionaría la RDA, para cuyos equipos se construyeron en la ruta de los trabajos asentamientos y bloques de viviendas que ocupaban los alemanes con sus familias y que luego, como un lujo, ocuparían algunos rusos afortunados  cuando era la época del borrachuzo liberaloide, tan del agrado de los criminales anglos, de Yeltsin, el mismo que sumió a Rusia en la más horrible y a la vez estúpida de las miserias, pero al que los ingleses aplaudían mientras capitales inmensos sacados de Rusia se depositaban en la City; todo ello, a la vez que millones de rusos, hijos de la nación más rica de la tierra, abandonaban a sus hijos pequeños a la muerte en el desamparo, y morían ellos mismos de hambre, de frío y de abandono. Que los anglos sacaran tajada de esa tragedia era, al fin y al cabo, lo normal tratándose de la casta inmunda de la que se trata. Que azucen ahora la guerra contra Rusia, tampoco es extraño en esa gentuza inmunda, pero que tanto cipayo, tanto agente encubierto de esos cabrones, trate de hacernos creer, encima,  que su postura es justa, diciendo como dijo el otro día la Monasterio, enjaezada como yegua jerezana en la tele, mientras ensalzaba sin el menor recato a la tía esa que se les había muerto a los hijos de la gran etc., que: “tenemos que estar con ellos y más en esta hora en que nos estamos jugando (en Ucrania) nuestra libertad”, eso, es simplemente intolerable.

Así pues, y como la guerra es asunto de enorme complejidad pero la inquietud que provoca a todos, salvo a los inconscientes, nos puede afectar, en lugar de perder el tiempo tratando de sacar algo en claro de donde no lo hay, y en el ámbito al que me refiero más arriba lo más que se puede encontrar es el turbio interés del carrerista lameculos o el acomodaticio espectáculo del que piensa que mejor no destacarse no sea que lo llamen a uno “hijo de Putin”, he creído de mayor interés ofrecer la opinión de quien fuera el equivalente en USA de ministro de finanzas en la época Reagan, Paul Craig Roberts, cuya versión en alemán de dos artículos, aparecidos en paulcraigroberts.org, ofrezco por si son de interés en traducción personal y no puramente maquinal. 

¿Ha volado la CIA el Nordstream?

Paul Craig Roberts

Paul Craig Roberts (Factótum de la política económica de la era Reagan y secretario suyo de finanzas al que en Alemania se presta atención como persona que estuvo en los círculos del poder USA y que ahora expresa su propia opinión) (28 de Septiembre de 2022)

Los sismólogos de la isla danesa de Bornholm registraron temblores en el Mar Báltico, cerca de las fugas de los gasoductos Nordstream 1 y 2, a las dos de la madrugada y a las siete de la tarde del 27 de septiembre. Bjorn Lund, del Centro Sismológico de la Universidad de Uppsala, dijo: «No hay duda alguna de que fueron explosiones».

¿Ha volado la CIA los gasoductos Nordstream para impedir que Rusia acuda este invierno en socorro de Europa?

Cuando, el pasado lunes, tanto el Nordstream 1 como el 2 perdieron repentinamente su presión, sismólogos suecos registraron varias explosiones. Por su parte, el director del gasoducto, informó de que los daños alcanzaban dimensiones nunca antes conocidas. Se trata claramente de un sabotaje intencionado, cuya comisión sólo puede ejecutar un gobierno que disponga de elementos submarinos capaces de minar la instalación.

¿Quién ha podido ser?

El secretario de estado USA (ministro de asuntos exteriores) Blinken declaró que: “Los daños en el gasoducto representan para Europa occidental la significativa oportunidad de renunciar al gas ruso en beneficio del gas licuado (gas guarro procedente del fracking) de USA”.

Un diputado polaco del parlamento europeo, agradeció expresamente a USA el haber dejado fuera de servicio el gasoducto, de tal modo, que es ahora Rusia la que tendrá que negociar con Polonia para enviar gas a Europa.

Con motivo de la intervención rusa para impedir la invasión ucraniana del Dombass, el presidente de USA, Biden, dijo: ”El Nordstream 2 desaparecerá. Nosotros le pondremos fin. Les aseguro a ustedes que estamos en condiciones de hacerlo y lo haremos”.

Las obedientes marionetas europeas harán responsable a Rusia, como es natural, de haber volado por los aires sus propios gasoductos.

Como ya vengo advirtiendo, los titubeos del Kremlin respecto a Ucrania, le han proporcionado a Washington mucho tiempo tanto para ulteriores fechorías como para prolongar la guerra. La insistencia en legalismos del Kremlin podría acabar en una guerra nuclear. La única vía segura para que Rusia hubiera finiquitado la amenaza que le supone Ucrania, debería haber sido una guerra relámpago, concluida con la conquista de Ucrania, antes de que occidente hubiera podido reaccionar. La parsimonia, limitación y puro aburrimiento del conflicto, le ha venido que ni pintiparado al interés de Washington en el mismo. Su resultado podría ser la muerte para todos nosotros.

No existe la más mínima duda de que la guerra se ha extendido, y de que ahora el Kremlin parte de la premisa de que, ni Ucrania ni occidente, continuarán con la guerra en tanto que lo harían atacando directamente a territorio ruso, de ahí los referendos.

Tal como ayer expliqué*, estamos ante un momento fatal de la historia.

*El autor se refiere a su artículo del día 27 del corriente que sigue a continuación. 

Un decisivo momento de la historia está ante nosotros.

Paul Craig Roberts (27 de Septiembre de 2022)

Queridos lectores todos, como ya les he ido explicando, ni hay ni tampoco habrá una derrota rusa en Ucrania. Sobre el particular ya les he informado, de que tanto Putin como el Kremlin se hallan sujetos a un elemento decisivo que les diferencia de USA, y que no es otro más que el Derecho de Gentes, al que Rusia se siente obligada, mientras que USA no sólo lo ignora, sino que hace burla de él. Por esa misma razón, tampoco ha existido una “invasión rusa de Ucrania”, tal como los propagandistas occidentales no se cansan de repetir. Ni Kiev, así como el funcionamiento del gobierno ucraniano, ni las infraestructuras y ciudades del oeste de Ucrania han sido objeto de ataques. El Kremlin ha limitado sus operaciones militares a las zonas de población mayoritariamente rusa, sobre la que hace fuego el ejército ucraniano, asediándolas y causando muertes a mansalva entre sus habitantes. Un territorio sobre el que pesaba la amenaza, en febrero pasado, de una ofensiva a gran escala, una invasión, que estaban a punto de iniciar las fuerzas de un ejército ucraniano que, formado, instruido y armado por occidente, integraba en sus filas efectivos superiores a una división de milicias neonazis, con el objetivo de destruir las dos repúblicas independientes del Dombass que Rusia había reconocido. Ambas Repúblicas solicitaron en su defensa la intervención de Rusia, por lo que la “operación militar limitada” que llevó a cabo, lo fue de modo legal y ajustado al derecho internacional.

Tal como mis lectores conocen, sostengo que esa “operación limitada” constituye un error, toda vez que alarga el conflicto en el tiempo, a la vez que permite a occidente inmiscuirse profundamente en él; lo cual no augura otra cosa, que sobredimensionar una guerra que cuenta así con probabilidades de convertirse en nuclear. Era y soy de la opinión, de que Rusia ha antepuesto la legalidad al riesgo de una guerra nuclear.

Por lo que se refiere a los referendos en las cuatro regiones, con la pregunta de si sus habitantes desean una reunificación con Rusia, lo único que el Kremlin pretende es obviar ahora la obligatoriedad del derecho internacional. Está claro que el “SI” será mayoritario, así como que la Duma y el propio Kremlin darán inmediato curso a la incorporación de esos antiguos territorios a Rusia.

La continuación de la guerra por parte de Ucrania, significaría entonces una directa agresión contra la misma Rusia, con lo que las manos del Kremlin estarían libres para responder con la guerra a la agresión de Ucrania. Llegado ese momento, para todos los intervinientes estará claro que, ni para el gobierno de Kiev ni para las infraestructuras y ciudades del oeste de Ucrania, habrá inmunidad alguna. Con otras palabras: Una auténtica guerra, con todas sus lamentables consecuencias, se desencadenará contra Ucrania y, muy posiblemente, para todos aquellos proveedores occidentales de armas y servicios de información.

Los americanos no se encuentran preparados ni mucho menos para eso, pues todo lo que han oído del conflicto se resume en propaganda rusófoba y falsas informaciones sobre la realidad.

Larry Johnson, un auténtico y competente comentarista, insiste en esa idea y advierte, de que occidente no dispone de la capacidad para producir las armas y municiones que serían precisas en una guerra total, y que la economía europea, debido a las sanciones contra Rusia impuestas por USA, está al borde del colapso. El mensaje está claro: USA/OTAN no tienen la mínima posibilidad de impedir una rápida conquista rusa de Ucrania, esto es, salvo que iniciaran una guerra atómica mediante la cual occidente dejara de existir.

Esta es la extremadamente peligrosa situación a la que hemos llegado, y en la que subyace, la práctica inexistencia en occidente de verdaderos medios independientes, así como la ausencia de auténticos expertos competentes que sepan algo sobre Rusia. En el fondo, en el oeste, ni existe el menor rastro de una inteligencia entre los llamados a tomar decisiones, ni al público occidental trasciende el más mínimo indicio de una información que pudiera llamarse exacta.

Los grandes esfuerzos que tanto yo como otros hemos asumido, nos han servido para ser calificados de “conspiranoicos”, cuando no calumniados como agentes rusos o tratados directamente de imbéciles, entre otras infamantes lindezas varias. Todo ello con el fin, claro está, de desacreditar a todos aquellos que entienden la efectiva realidad de la situación. La creciente restricción sobre lo que se puede decir u observar ha conducido a una ignorancia masiva, justo, cuando nos acercamos a lo que puede ser un momento fatídico de la historia.

PD.- Cada uno que saque la consecuencia que estime más oportuna, ahora bien, creo que difícilmente podrá discutirse que si hay alguien en Europa que precisa urgentemente recibir una lección, y severa, que lo coloque en su sitio, esos son dos, por un lado, Polonia y, por el otro, los llamados Países Bálticos, porque si la primera no espabiló tras hacer lo que hizo en los 30’ del pasado siglo y provocar en gran parte lo que provocó, y los otros continúan presumiendo, para más escarnio, de la actuación puramente criminal que, al amparo de Alemania pero enteramente de inspiración propia, tuvieron durante la guerra, es que no tienen remedio y de seguir así acabarán aplaudiendo hasta la mera idea de que nos toque a los demás la lotería, nuclear esta vez, que tan entusiasmados están jugando contra Rusia.


3 respuestas a «Liberales, cipayos y otras yerbas (malas)»

  1. La agenda globalista sigue adelante y con el rey afirmándolo en su discurso, la guerra nuclear ya es un hecho y la peor parte se la va a llevar Europa, en España caerán misiles, no lo dudéis. Nos vamos a suicidar a gran escala, qué impotencia verlo venir desde hace mucho tiempo y no poder hacer nada contra esta insensatez estupidizada y servilismo del maligno.
    https://cesarvidal.com/la-voz/las-noticias-del-dia/las-noticias-del-dia-30-09-22

    Saludos cordiales

  2. Super bueno, don Patricio. Gracias.

    Si algo está dejando expuesto con la máxima claridad, esta gravísima crisis desatada en (pero no de) Ucrania, es la miserable y demencial caterva de mandatarios de todo pelaje que «nos hemos dado».

    Quieran Nuestro Señor y Su Bendita Madre, librarnos de lo peor -al menos- que nos depare el futuro. Amén.

  3. El tono faltón del artículo no me gusta, pero salvo esto hay que reconocer que el artículo es una verdad detrás de otra del tamaño de una catedral, y un conocimiento preciso de michas cosas entre ellas de los Generales que sacan por la tele, que son de vergüenza ajena (y el de la foto no ha sido el peor, precisamente sacaron a este para sustituir a otro todavía más rastrero y de nivel 2º de Primaria), de la Universidad española, los medios de comunicación y todo lo demás.
    ¡Chapeau!

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad