«Lo verde y lo digital». Las prioridades del Gobierno en 2021

Que el paro juvenil marque a España desde hace meses y continúe ensalzándose no parece algo que preocupe al Gobierno o a sus opositores, al menos en lo que respecta en el sentido práctico: la señalada  ‘generación perdida’ estaría triplicando el desempleo en comparación con la UE sin solución al respecto. Más bien, y en lo que se refiere al plano laboral, primaría antes una reducción de la jornada para quienes ya tienen un puesto asegurado -todo lo asegurado que puede ofrecer un país cuyas profesiones son así de inestables-, que soluciones para su mejor distribución.

La Agenda 2030 es el plan de acción urgente que ha incitado a líderes políticos y otros colectivos influyentes a comprometerse a ella exigiendo como mínimo apoyo o visibilización, priorizando los objetivos estipulados –de dudoso beneficio para la ciudadanía– y -con eso- rechazando inconvenientes como la ‘fuga de cerebros’.

La conocida pandemia del coronavirus ha sacudido a España sin piedad absoluta, abriendo camino a una ‘nueva normalidad’ con una prolongación tan extensa que resultaría complicado vislumbrar su final.

A partir de la segunda quincena de noviembre, FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada) publicó el séptimo boletín de seguimiento de la crisis del COVID19, analizando “la evolución del nivel de actividad por sectores y regiones y los efectos de la pandemia sobre las cuentas públicas” y describiendo y valorando “las principales medidas económicas que se han tomado en relación con ella”.

Beatriz González López-Valcarcel

Este escrupuloso trabajo, firmado por Beatriz González López-Valcarcel -de la ULPGC-, señalaría indiscretamente la fijación hacia “lo verde y lo digital”: “Los PGE recogen, por tanto, un amplio espectro de actuaciones con un fuerte énfasis en lo verde y lo digital, pero con espacio también para la protección social y las infraestructuras más tradicionales. Como ya indicábamos en el anterior Boletín, se echa de menos (aquí o más generalmente en los PGE), una partida destinada a la recapitalización de o ayudas a fondo perdido a empresas viables en los sectores más afectados por la crisis que ayude a preservar un tejido productivo esencial durante un período de baja actividad que será largo”.

La geoingenería parecería ser la solución a los problemas futuros, causando una competitiva disputa entre EEUU y China por sus multimillonarias inversiones para el control climático, adjudicada como posible solución que ayudaría a cumplimentar el objetivo 13 (acción por el clima), pero que todavía siembra dudas sobre si las consecuencias serían fatales o si su uso no esconde negocios más oscuros.

FOTOCOPIANDO A CHINA DESDE EL NÚCLEO FAMILIAR

Ya en su momento, Xi Jinping propuso crear un sistema internacional de caracteres sanitarios basado en resultados de pruebas de coronavirus y un código QR; el líder chino espera que otros países se unan al mecanismo, aceptando lo que conlleva. Aparentemente no lo tendría muy difícil con España, país con quien empezaría un acercamiento que “marcará el comienzo de un futuro mejor” según el presidente de China, lo que nos recuerda que el coronavirus consiguió erradicarse exitosamente gracias al uso de las nuevas tecnologías, ignorando el control excesivo que habría rozado la violación de la intimidad, y según la insistencia de la prensa.

Lo que no habría tenido apenas relevancia en los medios de comunicación o la opinión popular es el documento publicado por Podemos, el cual afirma que “el estado de alarma llegará hasta el 31 de diciembre de 2022”, dato expuesto antes de saberse de la existencia de la nueva cepa detectada en UK y que suscita una vorágine de incertidumbre ante la presión por la vacunación o el alargamiento del teletrabajo. Por el momento, y pese a que cada CCAA se responsabilizaría individualmente, las fechas navideñas no consentirán los viajes para visitar a la familia, mientras el desarrollo del 5G avanza con subastas millonarias –sin olvidar que el 6G llegará según el ITU (Unión Internacional de Telecomunicaciones) en torno a 2030-, países como Hungría protegen al matrimonio convencional o la educación para esa ‘generación perdida’ se pierde en la polémica Ley Celaá, solicitado su tramitación con carácter urgente durante este mes tan caótico.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad