Los británicos entierran su Imperio

Los hijos de la Gran…Bretaña, llevan casi dos semanas enterrando a la reina Isabel II.

En realidad están enterrando su pasado colonial y bucanero, el fin de una época, de un Imperio que yo solo existe en su imaginación.

Pero hay que reconocer que a pompa, boato, y aires de grandeza, no les gana nadie.

Ni a puntualidad.

Yo antes decía que era puntual como un alemán, pero creo voy a tener que empezar a decir que soy tan puntual como un británico.

Todas las muertes son lamentables, y, a todos nos llegará la hora cuando Dios quiera…, pero no el NOM.

(Por eso no me vacuno).

Aquí, en España, las telebasuras nos han estado machacando con abundantes y exageradas informaciones, que más parecía que hubiera muerto nuestro rey, que el de otro país.

Por no hablar de la exaltación de la “reina”, reina que solo existe en su imaginación, pues aquí el  rey es Felipe VI, y Leticia, con c, no es más que su consorte, o la reina consorte, si lo prefieren, pero nada más.

Y con unas funciones que podríamos llamar meramente decorativas, de segundo o tercer nivel, y totalmente limitadas por el artículo 58 de la Constitución:

“La Reina regente o el consorte de la Reina no podrán asumir funciones constitucionales salvo la dispuesto para la Regencia”.

Y, a Dios gracias, la princesa heredera (heredera ¿de qué?), pronto será mayor de edad, por lo que el papel de Leticia solo consistirá en su vida marital, y nada más.

Ni menos.

Si cualquiera puede ser rey, simplemente dando un braguetazo, ¿no creen ustedes que eso supone la deslegitimación de la monarquía, y la alabanza del republicanismo, del  todos somos iguales –pero unos más que otros-, etc.?

Por no hablar, que también, del sentido religioso, transcendente, de la monarquía, con abundantes advocaciones a Dios, ceremonias religiosas, etc.

¡Qué diferente de nuestra consorte, que pasa de todo, no se santigua en las ceremonias religiosas, mirando a todo el mundo, con  aires de desafío, y a su suegro con cara de odio, que no quiere o puede disimular!

Mientras tanto, los palanganeros del gobierno, también llamados periodistas, muy preocupados por quien pagaría los gastos del desplazamiento del rey Juan Carlos I…

En cambio no dicen nada del reintegro de los seiscientos ochenta millones de euros malversados por altos dirigentes del PSOE, y que les permitieron hacer de Andalucía su cortijo, durante décadas, manteniéndose en el poder de forma torticera, repartiendo migajas a quien les daba la gana.

Cuanta gentuza nos circunda y empuja hacia el sumidero de la historia.

En fin, siendo la muerte de Isabel II, como la de cualquier persona de su edad, y ahora lo que toca es afrontar el futuro.

Un futuro que, tanto para España como para el Reino Unido, se presenta lleno de nubarrones, y problemas de toda índole.

En nuestro caso, el principal problema es Pedro Sánchez, ese enemigo de los españoles, en su condición de encargado del judaísmo y la masonería internacional, para la destrucción de nuestra Patria.

https://www.ramirograumorancho.com


6 respuestas a «Los británicos entierran su Imperio»

  1. Desde luego, si esta señora es la reina de España, yo que he sido monárquico toda la vida, por aquello de la estabilidad, la defensa de nuestra cultura y tradiciones, etc., soy republicano…

  2. Viendo por televisión el sepelio de la reina Isabel II, tuve la viva y extraña impresión durante todo el tiempo que duró el evento, de que lo que se estaba representando ante el mundo en tal ocasión, era, realmente, el entierro oficial del Imperio Británico. No lo digo de broma, lo sentí así verdaderamente.

    Por otra parte, don Ramiro, disiento de su apreciación sobre nuestro sin par «dotor-presidente». El mayor problema que tiene España en la actualidad, y lo digo con profundo pesar, es el propio pueblo español en su conjunto (con las debidas excepciones, obviamente). El «dotor cum fraude», más bien parece el ectoplasma de un supuesto jefe de Gobierno, emanado de una sociedad sumamente enferma moral y espiritualmente.

    1. Es verdad lo que dice, y confirma la tesis de que cada pueblo tiene el gobierno que merece…
      ¿Recuerdan el debate televisado entre Solbes y don Manuel Pizarro?
      Según Solves, España iba de maravilla, mientras que Pizarro decía la verdad, es decir, lo contrario.
      Pues bien, al día siguiente, los medios celebraban el «gran éxito» de Solbes.
      ¿Será verdad que no hay peor sordo que el que no quiere oir…?

  3. ¡ Pero qué reina! . En el año 2001 conocí a toda esa familia, entonces totalmente desconocidos, en un caserío o aldea , cerca de Cangas de Onis, ( Asturias) llamado Arenes de Parres, debajo de un hórreo, como cualquier lugareño de aquellos parajes. Y , ahora, son majestades, ungidos por Dios, la Historia y …. Esto parece el cuento de la lechera. Esto no es serio.

    1. Más que un problema de origen , creo es su comportamiento no ya inmoral, sino amoral, y a los hechos me remito…
      1. Liarse con un profesor del instituto, haciendo vida marital con él, aunque hay que reconocer que luego se casaron. (Cuando sucedió, posiblemente, era menor de edad, pñor lo que mal por ella, pero todavía peor por el «profesor», no educador).
      2. Posterior divorcio.
      3. Dos abortos, según el libro de su primo, que está en las librerías.
      4. «Conversión» milagrosa a la religión católica, para poder casarse con el entonces Príncipe.
      5. Ateismo posterior, que debe de ser su única «religión verdadera», además del podemismo y el republicanismo, la mala o nula educación, los coontinuos desplantes a todo el mundo, la infinidad de operaciones que la han convertido en una mala copia de sí mismo, estilo Isabel PREISLER, con una cara y un tipo TOTALMENTE ACARTONADA, actos de Homenaje a la Bandera luciendo la tripica, de una forma totalmente descotada para una CONSORTE REAL, etc.
      6. Y, sobre todo, ningunear al auténtico rey, FELIPE VI.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad