Los Cabañero: el primer Alcázar

Puertollano, localidad minera de la provincia de Ciudad Real, tenía en 1936 unos 20.000 habitantes, era pues un pueblo pequeño.

En las Elecciones Generales celebradas el 16 de Febrero de tal año, salió vencedor el Frente Popular, coalición de partidos de izquierda y republicanos, todos de marcado carácter revolucionario; tanto entonces, como sobre todo ahora, quedó demostrado que dichas elecciones fueron un auténtico pucherazo, por lo que el Gobierno y Parlamento frentepopulista eran no sólo ilegales, sino también ilegítimos.

Puertollano en 1936

En la provincia de Ciudad Real acudieron a las urnas el 73 por ciento de los votantes. La CEDA, el mayor de los partidos de derechas, logró cinco representantes; Renovación Española, el Partido Radical y el Partido Agrario, todos también de derechas, uno cada uno, y el PSOE, dos. Sin embargo, contagiados por la victoria del Frente Popular a nivel nacional, victoria como se ha dicho ilegal e ilegítima, el 20 de Febrero el socialista Leonardo Rodríguez Barrera se hacía con la alcaldía de Puertollano ilegalmente mediante lo que se puede considerar un «golpe municipal»; se presentó junto con sus correligionarios en el Ayuntamiento y, mediante coacciones y amenazas, desalojó a los titulares.

A finales de Mayo, hubo un enfrentamiento entre miembros de grupos de izquierda y falangistas, produciéndose un tiroteo que hirió de gravedad a uno de éstos, José Hernández Novas, quien falleció el 14 de Junio.

Con las primeras noticias de la sublevación del Ejército de África el 18 de Julio, los mineros y militantes de izquierda organizaron rápidamente controles y patrullas armadas, tomando las calles del pueblo dedicándose a registrar los domicilios de los vecinos considerados de derechas, deteniendo a no pocos de ellos. Todo con el amparo de las autoridades municipales, y desde luego con la más absoluta ilegalidad.

A las 23’30 de ese mismo día, llegó un nutrido grupo de frentepopulistas liderado por Leonardo Rodríguez Barrera, al domicilio de la familia Cabañero Cabañero, sito en la calle Pi y Margall –hoy sigue teniendo el mismo nombre, muy cerca de la plaza del Ayuntamiento–, exigiendo a sus moradores que entregaran las armas que tuvieran en su poder.

En dicha casa se encontraban reunidos, pendientes de la evolución de los acontecimientos, que sabían no pintaba nada bien para ellos, el padre, Juan Gregorio Cabañero Cabañero; su esposa, María Francés, y cuatro de sus cinco hijos –Juan, que era el mayor y al tiempo jefe de la Falange local, Fernando, Eugenio y Gracia–, así como Gloria, esposa de Juan, que estaba embarazada; no estaba presente la otra hija del matrimonio porque residía en Cáceres junto a su marido.

La familia Cabañero

Ante el cariz agresivo y violento de los frentepopulistas, y con el precedente de la muerte del falangista Hernández Novas hacia tan sólo un mes, los Cabañero se negaron a entregar las armas que poseían, que eran una escopeta de caza y dos pistolas, y se dispusieron a resistir con la esperanza de que en breve llegara la Guardia Civil y los rescatara.

Así pues, desde la media noche del 18 de Julio quedó asediada la casa de los Cabañeros, logrando la familia resistir a la turba que la rodeaba, haciendo derroche de valor y serenidad. En un momento dado, no conformes los frentepopulistas con el nutrido tiroteo al que sometían la casa, se dieron a lanzar contra ella cartuchos de dinamita, uno de los cuales terminaría por arrancar de cuajo el brazo de Eugenio –el menor de los varones, de tan sólo 13 años–, cuando intentaba devolver el cartucho a los atacantes confiado, como otras veces había hecho, en que le daba tiempo dado que las mechas venían siendo demasiado largas.

Evadidas de la casa las tres mujeres a través de un boquete realizado en la pared con la colindante, el padre y sus tres hijos siguieron resistiendo toda la mañana del día 19.

Sobre las 14,00 h. observaron la llegada de la Guardia Civil de la localidad que hasta ese instante se había inhibido de lo que ocurría. Creyendo que venían a liberarles, pronto comprobaron que no era así, sino todo lo contrario, pues la Benemérita se unió a los frentepopulistas, llegando a emplazar una ametralladora con la que barrieron la casa de los Cabañeros intensamente.

Finalmente, sobre las 14,30 h., el padre, Juan Gregorio Cabañero Cabañero, moriría de una granada lanzada por un guardia civil que le explosionó en plena cabeza; el hijo menor, Eugenio Cabañero Francés, que apenas sobrevivía al destrozo de su brazo, de un disparo hecho con la ametralladora de la Guardia Civil; los otros dos hermanos, Juan y Fernando Cabañero Francés, emprendieron entonces la fuga siendo cazados en un pajar cercano donde fueron asesinados.

La hija menor, Gracia, moriría dos meses después víctima del trauma causado por los hechos vividos. La esposa del mayor de los hermanos, Gloria, conseguiría dar a luz siendo recogida por unos vecinos. Ambas se salvaron del linchamiento por la intervención de la Guardia Civil, pues las intenciones de los frentepopulistas fue la de asesinarlas una vez capturadas.

Joaquín García Donaire con su escultura

El suceso fue festejado por el Frente Popular de la provincia como si de una gran hazaña se tratara, tardando en creerse que tan reducido grupo de personas y tan mal armadas hubieran sido capaces de tenerles en jaque durante tanto tiempo; toda una noche y una mañana entera.

Tras la guerra, se acordó cambiar el nombre de la calle donde se ubicaba la casa de os cabañeros por el de calle Mártires Cabañero, y por Orden de 4 de Enero de 1961, fue reconocido el heroísmo de Juan Cabañero Francés con la Cruz Laureada de San Fernando, lo que aprovechó el consistorio puertollanense para erigir sendos monumentos –uno del escultor Joaquín García Donaire– en recuerdo a la heroica resistencia de los Cabañeros; ambos han sido destruidos hace unos años y la calle ha vuelto a denominarse Pí y Margall por mor de la vengativa y rencorosa Ley de Memoria Histçórica.

Jaime Eusebio Cabañero Cabañero

Mientras unos frentepopulista se dedicaban a asediar la casa de los Cabañeros, otros prendieron fuego a las iglesias de la Asunción y de la Virgen de Gracia que quedaron destruidas, sufriendo la de la Soledad graves daños.

Asimismo, pocos días después, el 26 de Julio, los mismos frentepopulistas dueños del pueblo, asesinaron al coadjutor del pueblo, el sacerdote Jaime Eusebio Cabañero Cabañero, hermano de Juan Gregorio.

 


11 respuestas a «Los Cabañero: el primer Alcázar»

      1. Estimado señor: por su apellido vemos que puede ser familiar de aquella familia, por lo que nos interesa mucho contactar con usted, puede hacerlo en este correo: buzon@elespañoldigital.com Saludos cordiales

  1. Estimados señores del Español Digital,
    hay una GRAVE errata en su artículo «Los Cabañero: el primer Alcázar»: El señor Emilio Caballero Gallardo, falangista de toda la vida, fue Alcalde de Puertollano EN LOS AÑOS 60 y defendía el comportamiento de los Cabañeros como si de su familia se tratara. Trabajó toda su vida en los sindicatos franquistas, fue Jefe de Sindicatos en la provincia de León y acabó en el Ministerio con un cargo alto. Nada mas terminar la Guerra tendría 15 ó 16 años… ¿¿¿¿¿y según ustedes fue el alcalde que colaboró en 1936 con el asesinato de la familia Cabañero????????????.

    Por favor CORRIJAN la errata cuanto antes, para no dañar el honor de una persona que nada tiene que ver con lo que se dice en su artículo, sino todo lo contrario. El artículo por lo demás es un recuerdo muy necesario y justo de la familia Cabañero. El artículo está también en otras webs, por favor corríjanlo también en ellas…

    Un saludo y muchas gracias por la necesaria corrección a una errata tan injusta…
    Fernando (Madrid)

      1. Estimado seguidor: mil gracias otra vez. Efectivamente el alcalde en 1936 era Leonardo Rodríguez Barrera, del PSOE, quien lo fue hasta la liberación de Puertollano en marzo de 1939. Sometido al correspondiente consego de guerra sumarísimo, debido a sus actuaciones, como la del caso de los Cabañeros, fue fusilado en Junio de ese mismo año. Saludos cordiales.

  2. Conocía este suceso, pero el relato que yo había leído no era el correcto y la versión que yo conocía (que ya digo es errónea) es la siguiente:
    Juan Cabañeros Francés, defendió heroicamente su casa, junto con dos de sus hijos, manteniendo a raya durante más de 24 horas a una masa de fuerzas rojas que los superaban en una proporción de más de 500 a uno.
    Vinieron a su casa a matarlos, con el pretexto de que entregara las armas de caza. Sabedor de que si abría la puerta su familia sería asesinada como tantas otras, se negó a ello. Un hijo, más incauto, abrió y lo mataron en la puerta. Se inició entonces una defensa numantina entre el padre y dos hijos contra una turba de mineros rojos, en la que los rojos ante el mayor valor de los españoles (pues los rojos se consideraban a sí mismo antiespañoles), apostaron varias ametralladoras en el campanario de la iglesia (que fue profanada y asesinados todos los religiosos empezando por el párroco D. Jaime Eusebio Cabañero, tío carnal de D. Juan Cabañero Francés) y echaron mano de la dinamita de esta ciudad minera para sofocar la resistencia. Ahora por el artículo conocemos que las ametralladoras las puso la Guardia civil roja.
    Aún así los rojos tuvieron que pedir refuerzos de Ciudad Real, tanto de milicianos como de Guardias civiles. Como consecuencia de la dinamita, la defensa de un hombre y dos muchachos tuvo que ir replegándose a medida que las habitaciones iban siendo voladas con los explosivos que tiraban sobre ellos. A pesar de su extraordinaria disciplina de fuego, pero al contar sólo con escopetas de caza y faltándoles la munición, todos ellos fueron al final asesinados.
    Si es correcta que en 1961 el Teniente General que había sido Coronel en la División Azul, D. Miguel Rodrigo Martínez , impuso a título pòstumo la Cruz Laureada de San Fernando, -la máxima condecoración militar española-, a Juan Cabañeros Francés, que la recibió su hija superviviente que estaba en el seno de su madre embaraza cuando sucedieron los hechos.
    El Teniente General D. Miguel Rodrigo Martínez era él mismo Laureado de San Fernando, en la guerra del Rif ya había sido propuesto para la Laureada por la defensa de la Fábrica de Harina de Nador donde se distinguió por su valor al cerrar el paso a un grupo nutrido de moros que entraban por la brecha abierta por la artillería enemiga en uno de los muros, entablando combate a la bayoneta y cuerpo a cuerpo. En la acción de Tizzi-Azza obtuvo la Medalla Militar Individual, y en la defensa de la posición de Kudia-Tahar dentro de la defensa de Tetuán, obtuvo la Laureada de San Fernando por su extraordinaria actuación. En Rusia se hizo merecedor de las Cruces de Hierro de 1º y de 2ª clase. Fue Capitán General de Canarias, qué pena que no siga siéndolo, otro gallo cantaría en Canarias en caso de ataque enemigo.

    1. El régimen estaba infiltrado de peperos (CEDA) porque los mejores habían sido asesinados o habían muerto en combate en el frente o en la División Azul, que descapitalizó mucho de héroes a España.
      Joaquín Ruiz Giménez, Ministro de Educación (1951-56), luego en la Transición se supo que era masón, y como él muchos más. No es que el régimen estuviera podrido sino que como ahora y como siempre los buenos son minoría, y los malos se las pintan solos para encaramarse a los puestos del poder, porque no tienen escrúpulos.
      Si uno lo piensa, Franco a su muerte estaba rodeado de traidores: Torcuato Fernández Miranda (más siniestro imposible), alias el paraguazos, (porque a la salida de un acto en una iglesia fue increpado por militantes de FN y quiso agredirles con el paraguas, le quitaron el paraguas y le dieron con él), Arias Navarro que había sido secretario de Azaña y posiblemente masón, el Rey y todos los que estaban a su alrededor a ver si pillaban algo, los militares de alto rango con la excepción del Jefe de su casa Militar. Hasta su confesor, el Padre Llanos, era del PCE. Si eso era en la esfera más cercana a Franco, qué esperar en todo lo demás. Yo, por mi edad, no me pilló el dar la asignatura de «Formación del espíritu nacional», pero mi hermano que si la dió decía que los profesores que daban la asignatura eran rojos y de hecho luego tras la muerte de Franco integraban las listas del PSOE o el PCE.
      Eso lo estamos viendo ahora también, los militares, policía y Guadia civil están en plan rojo. El patriotismo, salvo casos escondidos que haya por ahí, brilla por su ausencia.

  3. Vista la «actuación» de la guardia civil, en funciones de terroristas y asesinos, comprendo perfectamente que el Caudillo disolviera el Cuerpo durante varios meses…, hasta que al final lo volvió a poner en funcionamiento, pero encomendando su dirección general a un General, PARA QUE LES PUSIERA EL VEREDA…
    Conozco a mandos superiores, intermedios y agentes de la Benenmérita, y no tengo nada claro de que lado estarían, si volvieran a repetirse estos tristes sucesos, Dios no lo quiera.

    1. Ramón dice:
      «Conozco a mandos superiores, intermedios y agentes de la Benemérita, y no tengo nada claro de que lado estarían, si volvieran a repetirse estos tristes sucesos, Dios no lo quiera.»

      Yo en cambio sí que lo tengo claro: puede haber guardias a titulo personal que sean verdaderos guardias civiles, pero como Cuerpo incluso éstos se plegarían a hacer lo que les ordenaran fuera lo que fuera (lo hemos visto en el Valle de los Caídos, lo hemos visto cuando la Comandancia de Alicante mandó a la Guardia civil para dar cobertura al alcalde del PSOE y a los ediles de Podemos de Callosa del Segura para arrancar la Cruz de la puerta de la iglesia en un acto de intolerancia y profanación religiosas que luego fue una burla elevado a 1000 porque el Obispado rojo luego toleró que el Subdelegado del Gobierno del PP que había enviado a la Guardia civil fuera el que farisaica e hipócritamente diera el pregón de Semana Santa, porque hasta ese nivel está podrido todo en España incluidas las Cofradías que tragaron como si tal cosa dado su nulo nivel como cristianos, reducido todo al postureo de la gomina, de la medallas de Hermandad y de «¡tós por igual, valientes!», y en mil situaciones más que se han dado), incluido ir por las iglesias o por los conventos matando curas y monjas o por las casas asesinando falangistas, como ya ocurrió en Guadalajara cuando el Alzamiento que la Guardia civil se unió a los frentepopulistas no solo en los combates para aplastar el Alzamiento Nacional en la ciudad y su provincia, sino en los robos de domicilios, violación de las mujeres y todo lo demás en una orgía de crimen de la que ellos mismos participaron como el resto de bandidos, porque todo se pega menos la belleza. Cuando se pierden los papeles no se pierden un poquito sino que se pierden completamente y los Guardias civiles de Guadalajara no pudieron caer más bajo.

      Los guardias civiles actuales provienen de la sociedad, y la sociedad lleva 50 años empapándose de la lluvia ácida de la propaganda roja en lo político y también en lo moral, como todos los demás (jueces y fiscales incluidos). Lo que le faltaba a la Guardia civil son los matrimonios gays y los trans en sus filas, asumidos con toda normalidad por los Generales , que entre los colectivos más vomitivos que conozco quizás el de los Generales de la Guardia civil es el que se lleva la palma (lo cual ya es decir con el Comandante General de Ceuta felicitando el ramadán a la parte anti-española de la ciudad o el Almirante Memo defendiendo al Gobierno con el tema de los cayucos de Canarias, que se lleven la palma los Generales de la GC, con esa dura competencia, es por méritos propios y yo tendría para escribir 1 libro no, sino 2).
      El caso de junio de 2015 de un Brigada de la Guardia civil de Cádiz acusado de poseer unos tuits en su cuenta particular de Twitter de carácter franquista y contrarios a Pablo Iglesias, denunciado en televisión por el portavoz entonces de la AUGC (la Asociación Unificada de Guardias Civiles), calificada por muchos como Podemos dentro de la Guardia civil y de hecho este portavoz, -Juan Antonio Delegado Ramos-, a penas 3 semanas después se destapó que iba a ser el candidato de Podemos por Cádiz a las elecciones Generales de diciembre de 2015, donde por cierto salió elegido Diputado hasta que en las últimas elecciones Generales ha perdido el escaño y Marlaska que es Diputado del PSOE por Cádiz lo rescató como asesor para el Ministerio, a pesar de que carece de estudios.
      Ni que decir tiene que al Brigada franquista lo crucificaron. Este hecho, que lo conozco bien porque conozco al Letrado que lo ha llevado, si algo puso de manifiesto es que por todas y cada una de las manos que pasó este tema, desde la Comandancia de Cádiz, la Zona de Andalucía de la GC, la Dirección General de la Guardia civil y el Ministerio de Defensa en manos entonces de la Srª Cospedal, no hubo ni una sola persona, -ni una sola-, que cumpliera con su deber de imparcialidad y objetividad como Funcionario público haciendo honor al código ético de los Funcionarios públicos, ni uno solo, ni siquiera la excepción que cumpliera la regla. Los más obligados por razón de su rango o por razón de su cargo, los peores de todos, pero los inferiores igualmente.
      La AUGC es la que entre otras muchas actuaciones reclamó que se quitara el lema «Todo por la Patria» de los cuarteles de la GC:
      https://sevilla.abc.es/andalucia/guardias-civiles-piden-retirar-201006230000_noticia.html
      Con esta mentalidad luego van a detener a Igor el «ruso» y los matan como si se tratara de paisanos en lugar de guardias porque la formación militar y policial ha sido sustituida por el lavado de cerebro de la ideología imperante.
      https://www.youtube.com/watch?v=q_10BIVHL1M

      Por tanto a mí no me cabe ninguna duda, lo cual demuestra el enorme mérito de Franco de aunar voluntades con la cantidad de morralla que había. Otra cosa es que si las cosas cambian, muchos de los que han estado trabajando para la destrucción de España luego se las quieran dar de patriotas y no me extrañaría, como ya ocurrió entonces, que les den a ellos los puestos del Estado, porque esta gente a ambición y a cara dura y a cambiarse de bando según vaya conviniendo en cada momento, no hay quien les gane.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad