Los dos hombres más felices del mundo

No les quepa la menor duda. Los padres Custodio Ballester y Jesús Calvo son actualmente los dos seres humanos más felices, más alegres y más satisfechos de todo el mundo, de todo nuestro planeta. ¿Por qué? Porque están siendo perseguidos por el odio a la única y santa Fe, porque defienden la Verdad sin tapujos, a pecho descubierto y dando la cara.

Verdugo

El caso es que un patético «Verdugo» la ha tomado con ellos. Se trata de la fiscal malagueña de Odio  –¿deberá tan odioso nombre a lo odioso de su labor o a lo odioso que es el odio?–, Mª Teresa Verdugo, cuya carrerita se basa en el odio, porque en otra cosa le sería imposible prosperar, les ha puesto en la picota y quiere llevarles al cadalso (tres años de cárcel y 1.500€ de multa) por… decir lo que piensan en la web Alertadigital. Y es que vivimos tiempos en los que la libertad de expresión va quedando sólo a los odiosos, o sea, a los que odian de verdad y más aún a la Verdad, es decir, a los que quieren hacernos creer que lo anormal es lo normal y viceversa.

Lo que el Verdugo –el apellido le viene al pelo, como a Rufian y a otros los suyos– no sabe es que en realidad, pretendiendo lo que no debe ni al final podrá conseguir por mucho que se empeñe, lo que va a lograr es justo lo contrario; bueno, excepto que conseguirá hacer una vez más el ridículo como viene haciendo desde que se dedica al odio, porque no hay nada más odioso que el odio mismo.

El caso es que lo que sí está ya consiguiendo el Verdugo es hacer felices a estos dos grandísimos hombres y más aún sacerdotes. Porque ambos están siendo perseguidos por causa de la Justicia; ojo, de la Verdad, de la justicia divina, no de la que pretende el Verdugo. Y por ello, el Verdugo es herramienta de la Divina Providencia que quiere que Custodio y Calvo acumulen en el cielo, donde nadie, ni el Verdugo, se lo podrá quitar, un inmenso tesoro. Por eso, ambos padres son hoy los hombres más felices del mundo, porque su recompensa en el cielo por este martirio que hoy el Verdugo les impone, será ingente.

Alegraos cuando os persigan por Mi causa es un MANDATO evangélico, no un consejo ni una sugerencia, no, es un MANDATO. Así es que todos alegres, Custodio y Calvo aún más, porque contemplamos a dos mártires que lo son por el odio. Gracias Dios mío por esta gran oportunidad y, según Tu promesa, cuando sean llevados ante el Verdugo haz que Tú hables por ellos, que de sus bocas salgan Tus palabras, que todos podamos escucharlas y que el Verdugo caiga de rodillas ante ellos que será lo mismo que hacerlo ante Tí que, aunque el Verdugo te persiga, Tú sólo quieres su conversión y consiguiente salvación.

Y nosotros, queridos lectores, a rezar dando gracias a Dios por poder contemplar en vivo y en directo el ejemplo de estos dos mártires, por su alegría y porque cumplan Su voluntad cuando el Verdugo les ponga en la picota y más aún si el Verdugo consiguiera llevarles al cadalso. Y desde luego a tomar ejemplo de ellos, especialmente sus «colegas» y «jefes» que hoy, ante la persecución del Verdugo, callan, como es habitual en ellos y se esconden porque tienen miedo a los que como el Verdugo sólo pueden matar la carne.


Una respuesta a «Los dos hombres más felices del mundo»

  1. Todo mi apoyo a ambos insignes Sacerdotes, que cumplen el mandato evangélico de ir por el mundo diciendo la verdad, toda la verdad y nada más que la Verdad.
    SOLO LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*