Los españoles moriremos con el culo limpio

Tras tomar un par de nueces con un trozo de pan duro del día anterior, salgo a la calle a estirar las piernas, y tomar un cortado con un churro en el bar de un amigo.

Veo a la gente andar por las calles sofocada, con varias bolsas de comida, abundantes rollos de papel higiénico, un gran número de barras de pan, supongo que para congelar, etc.

¿Han llegado al poder los rojos, y hay que prepararse para lo peor…? Al fin y al cabo, esta gente solo trae miseria, paro y piojos.

Pero no es eso, no, aunque también, sino que un gobierno que no para de mentir, desde que “ganaron” unas elecciones falseando los resultados electorales, y que el domingo pasado, día de la manifestación de las femimarxistas, su principal, por no decir único, apoyo electoral –perdón, he olvidado a los separatistas, eternos enemigos de una España unida-, decía que no había problema alguno, pero a partir de ayer, viernes, resulta que la situación ya es dantesca, que tenemos que cerrarnos en nuestras casas y rezar, y solo hay que ver la imagen de ¿Pablo Iglesias? en un tempo pidiéndole a Dios quedarse dónde está, es decir en la vicepresidencia del desgobierno, y su jefa como ministra de “igualda”…

Ha sido tradicional en la historia de España morir con las botas puestas, tanto en la guerra civil del siglo pasado como en todas las anteriores guerras que durante siglos nuestra Patria mantuvo para afianzar su poder y hegemonía mundial.

Pero hoy en día, parece que la principal preocupación de los españoles es morir con el culo limpio, y por eso todo el mundo va como loco a comprar rollos de papel higiénico.

Mi propia señora no se ha podido sustraer a la publicidad gubernamental, y me ha encargado la compra de varios paquetes de papel higiénico… Y yo, siguiendo mi inveterana costumbre de hacer solo lo que estimo procedente en derecho, no he hecho ni caso.

Si falta papel, nos limpiaremos el culo con el Heraldo de Aragón, y así servirá para algo.

Como diría el gran Unamuno, ¡qué país, que paisaje y que paisanaje!

Una sociedad cobarde y corrupta, cada uno en la medida de sus posibilidades, y una castuza política sentada sobre nuestros hombros, y manejando la zanahoria (las subvenciones) y el látigo (las sanciones, los procesos penales, etc.) cabalga a paso ligero camino de ninguna parte…

Solo nos falta revolcarnos en nuestras propias heces, como los cerdos en sus corrales.

Pero los españoles no somos así: tenemos papel higiénico y nos limpiaremos el culo con mucha dignidad, para que quiénes nos dan por el culo encuentren el camino limpio y expedito.

Cada país tiene el “gobierno” que se merece, y España no iba a ser una excepción…

www.ramirograumorancho.com


6 respuestas a «Los españoles moriremos con el culo limpio»

  1. Lo que más me ha sorprendido de la sociedad española actual, en el asunto de la alarma coronavírica, ha sido el verla pasar desde una extraña indiferencia hasta la más absurda histeria colectiva de un día para otro.

    Qué lejos quedan aquellos tiempos del «Si ellos tienen UNO, nosotros tenemos dos» (escrito en una pancarta), cuando los vencedores de la II G.M. (haciendo uso y abuso de la O.N.U. = U.N.O., en inglés) intentaban acabar con el gobierno de Franco mediante el sistema de matar de hambre a los españoles, con la supuesta intención de forzar una rebelión generalizada contra el «dictador».

    Cualquiera diría que «en este país» ya no tenemos ni «M.E.D.I.O.» …

  2. Mientras el sábado hacia cola en el supermercado durante 40 minutos para pagar, y me acordaba de mi máscara antigás, en 40 minutos da para observar muchas cosas, por ejemplo la manía de la gente de no coger una barra de pan sin antes tocar y apretar con los dedos a todas las demás, como si a las 9’30 de la mañana pudiera haber barras más tiernas que otras, o lo de toser encima de los artículos de las estanterías que medio minuto después alguien venía y cogía esos artículos y se los llevaba pegados al cuerpo, (porque todas las cestas y carritos estaban cogidos, no quedaba ninguno), luego estaban los que se paseaban como si aquello estuviera para permanecer en ese ambiente todo el tiempo del mundo, y los que llevan en el carro, hasta arriba, 50 paquetes de arroz, o 15 mallas de patatas, y de la Coca-cola, las bandejas de carne, la leche o el papel higiénico, ni hablamos.
    España será potencia mundial en drogatas, fumadores de porros, mariquitas, abortos, etc. etc. pero para lo que es una situación de emergencia o de «protección civil», estamos verdes no, lo siguiente. Como sociedad (hablo en términos generales) nos falta «aptitud» (cualificación técnica), pero nos falta también «actitud» (moral de combate), y esto es casi peor que lo primero.
    Echo en falta la mili, y lo que va unido a la mili, los reservistas, y un tejido, como el Frente de Juventudes o la OJE, que opere como un porción de la sociedad que pueda ser movilizada para estos casos y que ya posea una disciplina y una capacitación que no haya que partir de cero como si tuviéramos que formar a la gente sin ninguna vinculación con la vida militar.
    España está completamente en bragas (perdón por la expresión pero es la que conceptualmente describe la situación con nitidez), el Ejército apenas tiene efectivos (más grande como Ejército es la Guardia civil que el propio Ejército de Tierra, lo que da idea de lo pequeño es nuestro ejército), para acometer él solo todo lo mucho que habría que hacer en una situación de emergencia nacional. Esto es un error de concepto que no tiene perdón de Dios por lo previsible que es tanto la necesidad de hacer las cosas como es debido, como las consecuencias de no hacerlo y caer en estas carencias que ahora padecemos como en el cuento de la cigarra y la hormiga.
    Jesús ha comentado que lo que más le ha llamado la atención es cómo la gente ha pasado de la indiferencia a la histeria. A mí lo que más me ha llamado la atención, es ver al Ministro de Sanidad ayer en su comparecencia, dando 48 horas a empresas y particulares que pudieran tener un stock de mascarillas y batas de hospital para que las entregaran bajo pena de sanción, porque en los hospitales no hay mascarillas ni para los profesionales, para qué hablar para dotar a toda la población.
    Apenas llevamos una semana con lo del coronavirus y tenemos tan poca previsión que por no tener no tenemos ni batas sanitarias ni mascarillas de quirófano, para qué hablar de máscaras de una mayor operatividad contra la guerra NBQ.
    Está muy bonito requisar a los particulares, pero estaría más bonito haber contado con almacenes de este material (que no caduca, al menos no a medio y corto plazo) que las autoridades hubieran previsto para situaciones de emergencia nacional.
    Porque claro si extrapolamos estas carencias a otras cuestiones, como la munición no ya del cañón de 155 mm. sino la simple munición de fusil, ¿cómo estamos?, ¿a 3 cartuchos por barba?, y en caso de guerra cómo lo solucionamos requisando las cananas de cartuchos del 12 a los particulares. A lo mejor en lugar de gastar dinero estúpidamente en Ministerios inútiles como el de «Igual-dá» o de «Consumo», con sus correspondientes staff (Secretaría General Técnica, Direcciones Generales etc. etc), o en Embajadas catalanas desde donde destruir a España, procedería contar con un mínimo de stock de productos necesarios para estas situaciones.
    Todo esto demuestra lo equivocada que está esta sociedad, cinturón negro 6º dan en corrupción de menores, en banalidad, en materialismo moral y cultural, y en consumo de drogas, pero lega total en todo lo que sea construir una sociedad mejor, más previsora y que tenga otra actitud, porque si ahora que no pasa gran cosa, la gente llena los carros de paquetes de arroz sin importarle en qué situación dejan a los demás, incluidos a aquellos que no tienen capacidad económica para hacer compras compulsivas, (como es el caso de muchas personas de países de Hispanoamérica, con trabajos modestos), si hubiera cadáveres por las calles, entonces serían capaces de matar por coger un pepino.

    La vida militar que en España está prácticamente perseguida (o tapada para que no moleste) y sus profesionales despreciados por la clase política, merece un protagonismo que se le niega, y es preciso sacar conclusiones de todo lo que está pasando. Para que si otra vez llega el crudo invierno, no nos pille como ahora en camiseta de tirantes, sino con un buen abrigo, o al menos preparados con un mínimo de capacitación y de actitud.

    Muy buen artículo, de este prolífico autor que va de un articulo bueno a otro todavía mejor.

    Para quien le interese el tema, se puede recomendar el reciente libro «Manual de supervivencia urbana», de Fernando «Ferfal» Aguirre.

  3. ¡¡Muchas gracias!!
    Tanto a su artículo genial como al Sr. Kevlar Steiner.
    Para reforzar un poco este artículo, añado esto:
    Blaise Pascal, un especialista teórico en juegos de azar ( polímata, matemático, físico, teólogo católico, filósofo y escritor francés — 1623-1662) , demostró que lo racional es apostar por la existencia de Dios. Si apuestas que existe y no existe, no pierdes nada. Si apuestas que existe y da la casualidad de que existe, lo ganas todo.
    … y
    Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano (Friedrich von Schiller)

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*