Los héroes son eternos

Los héroes son eternos, o deberían serlo si algunos canallas no lo impidiesen. Para conseguir que lo sean se les levanta monumentos, se les dedica placas con­me­mo­rativas, se elige su nombre para los callejeros de las ciudades y pueblos o se les dedica una calle. Todo ello con el fin de mantener vivo su recuerdo para que sirvan de ejemplo a posteriores genera­ciones.

La envidia y el odio tratan de que esto no sea así y desde la izquierda se viene luchando de forma rastrera para conseguir desterrarles de la memoria de sus compatrio­tas.

Al provenir estos ataques de los perdedores de una guerra no dejan de tener sentido, pues con ellos pretenden convertir una derrota en triunfo, algo natural para los que no reconocen la virtud ni la excelencia. Qué fácil es borrar un nombre de un héroe de un rótulo y sustituirlo por otro que, o bien no signifique nada para los españoles o se trate de alguien cuyo único mérito sea el ser de izquierdas. Pero, repito, es normal. Lo que no lo es tanto es que sus oponentes políticos lo admitan y no hagan nada para remediarlo y que un insulso personaje al que le aburrían los desfiles militares mantenga viva una ley impulsada por un descerebrado para dividir de nuevo a los españoles.

En estos tiempos los “valientes” no tienen más remedio que recurrir a soluciones un tanto civilizadas, como ampararse en la noche para derribar una estatua o cubrirla de pintura o cambiar el rótulo de una calle por otro. Tiempo atrás no fue así y el Gobierno del Frente Popular permitió que fuesen asesinados vilmente durante la Guerra Civil más de una docena de nuestros héroes, cuyo único delito era haber destacado por su valor. Para ello, no tuvo inconveniente en abrir la puerta de las cárceles de Madrid a los delincuentes encerrados en ellas y armarlos para facilitar sus asesinatos.

La provincia en la que se produjo un mayor número de asesinatos indiscrimi­nados fue Madrid –cerca de diecisiete mil-, lo cual tiene su lógica al haber mantenido en ella el poder el Frente Popular durante toda la contienda.

Jesús Moreno Álvaro

En cuanto a los militares, la escabechina comenzó al poco del alzamiento. No importó si estaban en activo o retirados, si eran ancianos o jóvenes, si estaban enfermos o sanos, si eran religiosos o laicos, a los asesinos del Frente Popular no le importaban estos nimios detalles.

El primer héroe en caer pudo ser el capellán castrense Jesús Moreno Álvaro, asesinado el mismo 18 de julio. No cabe duda de que dado su carácter de religioso y su edad, 66 años, constituía un grave peligro para el Gobierno, por lo que debía de ser eliminado.

Le seguiría el capitán de Infantería Luis Baquera Álvarez, que había ganado la Cruz Laureada en Marruecos tras participar en cuarenta y dos acciones de guerra. Las graves heridas sufridas al conseguir la Laureada le obligaron a pasar a la situación de reemplazo, que sería aprovechada por los valientes milicianos del Frente Popular para arrestarle y asesinarle el 29 de julio de 1936. Los honrados combatientes del Gobierno aprovecharon la ocasión para robar la Cruz Laureada que tanto le había costado ganar a este héroe de tan solo 37 años de edad.

Col. González Deleito y Gral. López ochoa

El 15 de agosto de 1936 fue asesinado el general Eduardo López de Ochoa y Portuondo, de 59 años, quien a las órdenes del Gobierno de la República había sofocado la rebelión de Asturias y ganado por ello la Gran Cruz Laureada de San Fernando. En los primeros días del mes de agosto de 1936 se presentó un grupo de valerosos milicianos en el Hospital Militar de Madrid –actual Gómez-Ulla- para llevarse al general López de Ochoa, que se encontraba hospitalizado, con ánimo de asesinarlo. Se opuso a ello el Director del Hospital, el coronel médico Federico González Deleito, gran psiquiatra y destacado impulsor de la educación física en España y en el Ejército, que fue inmediatamente destituido por el Gobierno del Frente Popular y enviado a su domicilio. Los milicianos volvieron al Hospital el 17 de agosto y consiguieron llevarse al General, al que fusilaron en las tapias del estableci­miento. No contentos con ello, le decapitaron y pasearon su cabeza clavada en un palo por diversas calles de Madrid. Pero aquella chusma no perdonó la intervención de González Deleito y le sacó engañado de su casa con orden de incorporase al Hospital, siendo interceptado durante el camino y asesinado. ¿Qué habría sido de los españoles honrados si aquellos animales hubiesen ganado la guerra…?

Nicolás Ordóñez
Antonio Vázquez

Guillermo Nicolás Ordóñez había ingresado en el Ejército como soldado y ganado la Laureada en Marruecos siendo sargento. Retirado con el empleo de capitán en Figueroles (Castellón), el 27 de agosto de 1936 fue sacado a la fuerza por los milicianos de su casa y asesinado en la carretera de Castellón, arrojando su cuerpo a la cuneta.

Entre los médicos militares asesinados se encontraba el Laureado Antonio Vázquez Bernabeu, de 40 años. Le fue arrebatada la vida por los milicianos en Paterna el 29 de agosto de 1936, cuando se encontraba reponiéndose de una enfermedad. En esa misma población hubo al término de la guerra un campo de prisioneros, en el que quizá fueron encerrados, juzgados y ajusticiados los piadosos milicianos autores de tan cobarde crimen.

Gómez del Barco

Para terminar por hoy, hay que recordar el cruel asesinato del piloto de Inge­nie­ros José María Gómez del Barco, de 35 años. Ingresó en el Ejército como simple soldado y ganó la Cruz Laureada en Marruecos siendo sargento. Se encon­traba destinado en Cuatro Vientos al estallar el alzamiento y se negó a volar con las tropas gubernamentales, por lo que fue arrestado en su domicilio, del que fue sacado el 18 de septiembre de 1936 y asesinado, encontrándose su cuerpo en la carretera de Aravaca.

La Laureada que estos héroes lucían en su pecho no supuso un freno a los aguerridos combatientes del Gobierno, antes bien un acicate. De los seis valientes asesinados dos habían comenzado su carrera militar como simples soldados. No se trataba, pues, de un odio a la aristocracia militar, sino simplemente de odio a sus propios hermanos. De los seis, la mitad se encontraban enfermos o recuperándose de las heridas recibidas en combate, de lo que se aprovecharon los cobardes milicianos para que no peligrasen sus vidas al cometer tan afrentosas hazañas.

Esto sí es verdadera “Memoria Histórica”.


7 respuestas a «Los héroes son eternos»

  1. GRACIAS CORONEL ISABEL POR ILUSTRARNOS SOBRE LA CONDUCTA DE LOS ADMIRADOS FRENTE POPULISTAS POR PARTE DE LA IZQUIERDA, LOS NACIONALISTAS Y CADA VEZ MÁS PPEROS Y SIMILARES

  2. Toda esa podredumbre es fruto del vil dinero que mana de los marranos anticristianos hacia sus antítesis masonas. El callejero está lleno de esa inmundicia. Y sino, porque creen que le han añadido al Aeropuerto de Barajas el larguísimo nombre que nadie usa, salvo los medios lacayos. Quitan a Franco y dejan al psicópata Corto Villano o al psicópata y traidor Bolívar, y similares.
    Hablar es fácil y la mentira es su seña de identidad; la izda está sembrada por los masones de esa antítesis, pero la dcha está tomada también en su dirección por la masonería regular; hace más despacio y disimuladamente o, mira para otro lado.
    Mientras no se hable del problema, la masonería; seguiremos en las tinieblas de la lechuza. Y nadie puede acabar con eso salvo los propios masones…: un imposible.

    San Juan,3)»…Dios no envió el Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. Quien cree en él no se condena, pero el que no cree, ya está condenado, porque no cree en el Hijo Unigénito de Dios. Y ésta es la condenación: que la luz vino al mundo y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Todo el que hace el mal, odia la luz y no viene a la luz para que no sean criticadas sus obras».

    1. Estimado señor: ¿Apología del franquismo? Pues sepa que las afirmaciones categóricas, como las suyas, sin estar argumentadas le dejan en evidencia y desacreditan. Precisamente los asesinatos que a modo de ejemplo pone el Coronel, son anteriores a que Franco asumiera el poder en Octubre de 1936, y lo son cuando él sólo era uno de los alzados contra el gobierno ilegal e ilegítimo (pucherazo electoral y amparo de la violencia en las calles) del Frente Popular, que no contra la II República, como está más que demostrado. Cargue a cada cual lo suyo. Lo que sí evidencia su comentario es su falta de valor y honradez intelectual para reconocer la verdad de los hechos históricos, demostrando que es usted víctima de la desmemoria antihistórica que nos ahoga, uno de cuyos efectos es producir en ellas, lo sean voluntarias por interés o sobrevenidas por ignorancia, un problema mental grave como es el denominado «entorno abstracto» o «incomunicación esférica», afección que requiere para su cura de tratamiento médico especializado. Saludos cordiales

    2. Si escribiera yo algo parecido sobre legionarios, centuriones, tribunos… destacados en combate de los ejércitos del imperio romano y defenestrados/represaliados/asesinados por intrigas políticas, ¿estaría yo haciendo apología de la esclavitud? Vamos hombre, un poco de seriedad.

  3. » Qué fácil es borrar un nombre de un héroe de un rótulo y sustituirlo por otro que, o bien no signifique nada para los españoles o se trate de alguien cuyo único mérito sea el ser de izquierdas «. La basura masona progre lacayos lameculos de los amos anglo sionistas nazis y su super genocida NOS/M, no se limitan al cambio, sino que todas sus heces periodisticas en nómina le dan la vuelta a todo y reescriben la historia tanto como en las aulas, sino más. Mientras la presionada o vendida antítesis de derechas conserva podredumbres como las estatuas de la psicópata Nelken, Bolívar o Corto Villano, la escoria revolucionaria de izdas sembrada en el embrutecimiento y ceguera, sueña con nuevas sangrías. Tan estúpidos como sus sembradores masones, como los que reptan por estos lares en difícil adoctrinamiento, cuando llegue la «eficiente dictadura», esta vez global, no habrá libertad para nadie más que para los amos. Sus perros guardianes, reciclados de las logias, también estarán atados corto, y tendrán que mancharse mucho más las manos de sangre para mantener contentos al dueño.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad