Los judíos de Stalin

No debemos olvidar que algunos de los mayores asesinos de los tiempos modernos fueron judíos.

He aquí una fecha histórica particularmente triste: Hace casi 90 años, entre el 19 y el 20 de diciembre de 1917, en medio de la revolución bolchevique y la guerra civil, Lenin firmó un decreto pidiendo el establecimiento de la Comisión Extraordinaria Panrusa para la Lucha contra la -Revolución y Sabotaje, también conocida como Cheka.

En poco tiempo, la Cheka se convirtió en la organización de seguridad del Estado más grande y cruel. Su estructura organizativa cambiaba cada pocos años, al igual que sus nombres: de Cheka a GPU, más tarde a NKVD y más tarde a KGB.

No podemos saber con certeza el número de muertes de las que fue responsable la Cheka en sus diversas manifestaciones, pero la cifra seguramente es de al menos 20 millones, incluidas las víctimas de la colectivización forzada, el hambre, las grandes purgas, las expulsiones, los destierros, las ejecuciones y las muertes masivas. en los gulags.

Se eliminaron estratos enteros de la población: agricultores independientes, minorías étnicas, miembros de la burguesía, altos funcionarios, intelectuales, artistas, activistas del movimiento obrero, «miembros de la oposición» definidos de forma completamente aleatoria e innumerables miembros del propio Partido Comunista.

En su nuevo y muy elogiado libro «La guerra del mundo», el historiador Niall Ferguson escribe que ninguna revolución en la historia de la humanidad devoró a sus hijos con el mismo apetito desenfrenado que la revolución soviética. En su libro sobre las purgas estalinistas, el Dr. Igal Halfin, de la Universidad de Tel Aviv, escribe que la violencia estalinista fue única porque estaba dirigida internamente.

Lenin, Stalin y sus sucesores no habrían podido llevar a cabo sus actos sin la cooperación a gran escala de «funcionarios terroristas» disciplinados, crueles interrogadores, soplones, verdugos, guardias, jueces, pervertidos y muchos corazones sangrantes que eran miembros del progresismo occidental. Se fueron y fueron engañados por el régimen de horror soviético e incluso le proporcionaron un certificado kosher.

Genrikh Yagoda

Todas estas cosas son bien conocidas hasta cierto punto, aunque los archivos de la antigua Unión Soviética aún no se hayan abierto completamente al público. ¿Pero quién sabe sobre esto? Dentro de la propia Rusia, muy pocas personas han sido llevadas ante la justicia por sus crímenes al servicio de la NKVD y la KGB. El discurso público ruso hoy ignora por completo la pregunta: «¿Cómo pudo habernos pasado esto a nosotros?». A diferencia de las naciones de Europa del Este, los rusos no ajustaron cuentas con su pasado estalinista.

¿Y nosotros, los judíos? Un estudiante israelí termina la escuela secundaria sin siquiera escuchar el nombre de «Genrikh Yagoda», el mayor asesino judío del siglo XX, subcomandante de la GPU y fundador y comandante del NKVD. Yagoda implementó diligentemente las órdenes de colectivización de Stalin y es responsable de la muerte de al menos 10 millones de personas. Sus diputados judíos establecieron y gestionaron el sistema Gulag. Después de que Stalin ya no lo veía con buenos ojos, Yagoda fue degradado y ejecutado, y fue reemplazado como jefe del verdugo en 1936 por Yezhov, el «enano sediento de sangre».

Kaganovich

Yezhov no era judío pero fue bendecido con una esposa judía activa. En su libro «Stalin: Corte de la Estrella Roja», el historiador judío Sebag Montefiore escribe que durante el período más oscuro del terror, cuando la máquina asesina comunista trabajaba con toda su fuerza, Stalin estaba rodeado de hermosas y jóvenes mujeres judías.

Entre los colaboradores cercanos y leales a Stalin se encontraba el miembro del Comité Central y del Politburó Lazar Kaganovich. Montefiore lo caracteriza como el «primer estalinista» y añade que las muertes de hambre en Ucrania, una tragedia sin paralelo en la historia de la humanidad, aparte de los horrores nazis y el terror de Mao en China, no conmovieron a Kaganovich.

Muchos judíos vendieron su alma al diablo de la revolución comunista y tienen las manos manchadas de sangre por la eternidad. Mencionaremos sólo uno más: Leonid Reichman, jefe del departamento especial del NKVD y principal interrogador de la organización, que era un sádico particularmente cruel.

En 1934, según las estadísticas publicadas, el 38,5 por ciento de los que ocupaban los puestos más altos en los aparatos de seguridad soviéticos eran de origen judío. Por supuesto, ellos también fueron eliminados gradualmente en las siguientes purgas. En una fascinante conferencia en una convención de la Universidad de Tel Aviv esta semana, el Dr. Halfin describió las oleadas de terror soviético como un «carnaval de asesinatos en masa», «fantasía de purgas» y «esianismo del mal». Resulta que también los judíos, cuando quedan cautivados por la ideología mesiánica, pueden convertirse en grandes asesinos, entre los más grandes conocidos por la historia moderna.

Los judíos activos en los aparatos oficiales de terror comunista (en la Unión Soviética y en el extranjero) y que en ocasiones los dirigieron, no lo hicieron, obviamente, como judíos, sino más bien como estalinistas, comunistas y «pueblo soviético». Por eso, nos resulta fácil ignorar su origen y “hacernos el tonto”: ¿Qué tenemos que ver con ellos? Pero no los olvidemos. Mi propia visión es diferente. Me parece inaceptable que una persona sea considerada miembro del pueblo judío cuando hace grandes cosas, pero no considerada parte de nuestro pueblo cuando hace cosas sorprendentemente despreciables.

Incluso si lo negamos, no podemos escapar del judaísmo de «nuestros verdugos», que sirvieron al Terror Rojo con lealtad y dedicación desde su establecimiento. Al fin y al cabo, los demás siempre nos recordarán su origen.

Para ynetnews.com


3 respuestas a «Los judíos de Stalin»

  1. Hay que diferenciar entre marranos del becerro de oro de la Antigua Alianza, y los profetas o similar, perseguidos por ellos; y hay que diferenciar entre los marranos anglosionistas de la Reserva Federal/City( de Bergoglio con sus mariachis masones ) después de Cristo, y los judíos asimilacionistas( verdaderos conversos o no ); aunque sean una minoría( la que, como parte de la propia conspiración de los otros )se lleva siempre las tortas los primeros. Muchos como Bergson lo denunciaron, pero la mayoría calla por miedo. Es un error grave y victima de la trampa, meter a todos en el mismo saco, como Hitler, que solo por conseguir financiación pactó con los judíos culpables contra la masa indiferente o contraria al sionismo. Fue, como la de Disraeli, una antítesis fomentada y financiada para ser premeditadamente enfrentada. Todo esto está en los Protocolos, y es parte de su hipocresía doctrinal. Entre los judíos están los mejores( pocos por la bondad sin malicia del sendero estrecho ) y los peores( pocos también, pero corruptores de masas por la fuerza de la imposición ).

    No obstante comprendo que, viendo la cantidad de ellos que están y han estado en el desgobierno del mundo; es normal caer en lo que se pretende. Así, Ford, en su Judío Internacional( fuente importante del nazismo ), diferenció tímidamente entre unos y otros judíos, los que llegaron a USA respaldados por el poder europeo secular, y los que llegaron como otros pueblos, con lo puesto y sin ninguna ayuda. Pero le podía la indignación, ante las tropelías históricas, y salvo apuntes de este tipo, enseguida metía, inconscientemente, a todos en el mismo saco.
    Quevedo igualmente sufrió en sus carnes la infiltración marrana, no dejando de denunciarles; así como el inquisidor Abel; y pagaron con su salud bajo el poder del infiltrado valido marrano que ya corrompía la nobleza, la monarquía y su corte; llenado España de marranos rencorosos y odiadores, situándolos en los altos cargos públicos y privados. Quevedo que investigó la cuestión, también diferenciaba entre verdadero y falsos conversos. Buhigas nos cuenta como ya con Felipe III se introdujo con Portugal, unos falsos conversos adinerados que dieron pronto al traste con todo, diferenciándolos de los que, tras la expulsión y con un excelente trabajo de la Inquisición, se integraron entre el pueblo, con independencia de su falsa o cierta conversión.

    Por eso yo siempre distingo entre judíos, porque por pocos que haya, de los buenos o de los indiferentes, también quiero contar con todos los que anduvieron por esta vida. Empezando por el Cristo. Así, cuando hablo de la conspiración antigua hablo de marranos( que mienten con malicia contra el Antiguo o Nuevo testamento ); y si hablo de conspiración moderna desde la Iustración despótica, de marranos ya voy añadiendo lo de sionistas, más recientemente, o mejor, anglosionistas.
    Sus variadas herramientas( empezando por gnosis sincréticas como el islam ), sembradas a lo largo del tiempo, son fiel reflejo de su maldad y complejos. Y se, a ciencia cierta, que a esta élite( labradores arrendatarios de turno ), le molesta mucho que se promueva esta diferenciación pues, forma parte de su conspiración usar al pueblo judío como parapeto mimético y como excusa victimista para aplicarse contra la resistencia a su NOS/M. Con esta excusa, montaron en gran parte sus revoluciones y sus guerras mundiales; así permanecen, no solo invisibles, sino inadvertidos para gran parte de la humanidad, amparándose entre la masa judía( masa que, por cierto, poco tendrá ya de judía auténtica dada la mezcla inevitable tras tantos siglos, salvo por tradición religiosa; a la que muchos se apuntan, por ejemplo para conseguir subir en la posición social, y sin ninguna ascendencia real ).
    Resumiendo; judíos marranos( o marranos a secas ), judíos sionistas( o sionistas a secas ), y judíos anglo-sionistas( o anglosionistas a secas ); son los principales culpables( sean o no judíos ). Para controlar mejor a su mejor herramienta, la masonería, muchos de ellos ‘pasan por masones’, marraneando una vez más, como Disraeli o el Rothschild de turno. Del entorno de la City salió el futuro enfrentamiento de antítesis que daría lugar al primer amago de granja global, URSS. A la espero de perfeccionar el sistema con China.
    Cuando hablo de judíos, lo hago con respeto, porque: «la salvación viene de los judíos». De los verdaderos/buenos judíos que esperaron a Moisés y siguieron el ejemplo de Abraham; no de los que enseguida, siguiendo ejemplo de otros pueblos extraños, se pusieron a adorar el becerro de oro( el sacrificio humano de Baal, como hoy se sacrifica sin freno desde el mismo momento de la concepción ).

    «Créeme, mujer( tenía otra creencia )… vosotros adoráis lo que desconocéis; y nosotros adoramos lo que conocemos( de lo que tenemos convicción, fe ); pues, la salvación viene de los judíos. Pero llegará un tiempo, y ya llega( él hablaba de si mismo ), en que los verdaderos adoradores( fieles )adorarán al Padre( auténtico )en espíritu y verdad.»

    1. Por cierto, ya puse en algunos comentarios la relación que hace Ford de la aplastante cantidad de marranos en el gobierno alemán resultante de la derrota en la PGM; haciendo referencia al influjo del capital marrano en el origen de dicho conflicto y en su consecución. Igualmente sucede en la URSS resultante de la SGM. Pero se puede ir más atrás y más adelante, que siempre es lo mismo. Y como Ford apunta, sus empresas y nombres se ocultan en aras de la propia conspiración. Que no quepa duda de los que están detrás de los organismo supranacionales de una u otra antítesis, las grandes( o pequeñas )multinacionales, la banca y los gobiernos.
      Ford( el verdadero ), nos cuenta como se crean falsas competencias entre empresas para aumentar el precio, así como el clásico de acumular mercancía y crear artificiales carencias para aumentar el precio, etc etc etc. En realidad todo es falso, un decorado al efecto, y un teatrillo. Sólo ha cambiado el poder, que ha ido creciendo exponencialmente, y ya es total, por lo que cada vez están saliendo más del armario y, ya están en la fase protocolaria, de desacreditar las corruptas, absurdas y decadentes democracias liberaloides; decadencia que ellos financian e idean( Freud-B´nai B´rith incluido ). Es la sinagoga de Satanás; eliminada la Cristiandad( Imperio Español incluido); ahora toca erradicar del todo cualquier resto de Cristianismo; en cuyo caso, este mundo carece de sentido desde ese momento. En atención a los elegidos, se abreviará( el suplicio que viene ).
      Hay que anteponer el alma/espíritu, la Vida( eterna ), a esta vida( la carne ); empezando por no odiar a tales orcos sin empatía. Cosa difícil, pero necesaria; empezando por no caer en la siembra de odio que plantean, buscando el odio a los judíos en general. Cuando los medios, el sistema, invita a una de las, normalmente, dos polarizaciones, lo que hay que hacer es polarizarse en el Evangelio; que nunca será una de ellas, a menos que sea en apariencia, tipo Bergoglio.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad