Los mártires del Valle de los Caídos

El pasado día 24 de abril de este 2023, el gobierno social comunista de Pedro Sánchez dio una vuelta de tuerca más en ese objetivo perfectamente planificado como es el acoso despiadado al conjunto monumental del Valle de los Caídos. Me estoy refiriendo a la exhumación de los restos de José Antonio Primo de Rivera, quinta exhumación que los restos de José Antonio han sufrido desde que las balas disparadas en el amanecer alicantino del 20 de noviembre de 1936 acabaran con su vida a los 33 años. Aquellos que dispararon entonces son los mismos que hoy le niegan el descanso en el Valle de los Caídos profanando sus restos.

Es, como decimos, un paso más en un plan perfectamente planificado de destrucción de lo que es el Valle y sobre todo lo que representa. pero no es de José Antonio, ni de su quinta exhumación de lo que quiero hablar.

En esta oportunidad quiero hablar sobre 113 mártires, reconocidos como tales por la Iglesia católica, que se encuentran inhumados en cualquiera de los 28 espacios de enterramientos de la Basílica del Valle de los Caídos y de los cuales no hemos escuchado –procedente de ninguna alta autoridad eclesiástica española–  ni una sola declaración de alarma o de queja ante el más que incierto futuro de los resto de los mártires ante los ánimos profanadores de Sánchez, Bolaños (aquí tampoco estaba invitado) y los forenses de moda especialistas en remover –de pago–  fosas por toda España.

De entre los 113 mártires  –entre beatos y siervos de Dios–  de la Basílica del Valle de los Caídos, todos ellos asesinados por su Fe y por no renegar de la misma, muchos de ellos víctimas de un ensañamiento atroz, tenemos siete monjas adoratrices asesinadas en Madrid en noviembre de 1936 en numero de 23, cerca de las tapias del cementerio de la Almudena. Siete de ellas fueron enterradas en una fosa común de la necrópolis y exhumadas en noviembre de 1961 para ser trasladadas al Valle, donde se encuentran bajo el concepto de una sola.

Jacinto Martínez Ayuela

La misma suerte corrieron las tres hermanas salesas, asesinadas en Madrid por milicianos anarquistas, también en ese fatídico mes de noviembre del 36. Eran Martina Olaizola, María Felicitas Cendoya y María del Carmen Barrera Izaguirre. Esta última tuvo el aplomo de decir a sus asesinos: «Si por derramar nuestra sangre se ha de salvar España, pedimos al Señor que sea cuanto antes».

Muy cerca del osario de las Salesas, en la cripta derecha, capilla del Santo Sepulcro de la Basílica del Valle se encuentran los beatos Jacinto Martínez Ayuela y Nicolás de Mier, asesinados en Cuenca el 22 de septiembre de 1936. Eran agustinos del monasterio de Uclés.

También se encuentran en el Valle 12 hermanos de las escuelas cristianas (La salle), asesinados por milicias socialistas en la Casa de Campo de Madrid en los primeros meses de la guerra y enterrados también en el cementerio de la Almudena entonces.

José Gafo Muñíz

Tampoco pudieron escapar a los odios a la Fe los redentoristas Antonio Girón González y Aniceto Lizasoaín Lizaso, asesinados en el barrio madrileño de Chamartín de la Rosa en agosto de 1936.

Una vez má procedentes del cementerio de la Almudena, fueron trasladados los restos de otros caídos, más tarde mártires de la Iglesia. Me refiero al dominico José Gafo Muñíz, considerado por alguno de sus biógrafos como el «beato sindicalista» y es que resulta cierto que este asturiano nacido en Campomanes en 1881 dedicó gran parte de su vida a defender los derechos de los trabajadores, pero lo hizo como cristiano y no como otra cosa. Con esa inquietud sindicalista casi tan arraigada en ël como su fe como sacerdote, llegó a presentarse a las elecciones de 1933 en una candidatura de derechas, saliendo elegido diputado por Navarra. Esto le sirvió para ganarse los más enconados odios de las izquierdas que no le perdonaron esa doble provocación, «cura y diputado». Así, una vez iniciada la contienda, fue objeto prioritario de los milicianos que aprovecharon la presencia en la capital del sacerdote para encarcelarlo, resultando detenido el 11 de agosto de 1936 por la temible «Brigada del Amanecer» del genocida Agapito García Atadell. El sacerdote, defensor de los trabajadores, fue asesinado los primeros días de octubre de 1936 en las puertas de la cárcel Modelo de Madrid, en el distrito de Moncloa.

Dimas Madariaga

Curiosamente otro de los más activos dirigentes obreros de la época, presidente de Acción Obrerista y diputado a Cortes por la CEDA por Toledo en las elecciones de febrero de 1936 también se encuentra en el Valle de los Caídos. Me refiero a Dimas Madariaga Almendros, asesinado en Piedralaves, Ávila, el 27 de julio de 1936 por unos milicianos llegados expresamente desde Talavera de la Reina, Toledo, para «darle caza». Madariaga, que aún no goza del reconocimiento oficial como mártir, murió dándose a conocer ante sus asesinados como: «Soy el que nunca reniega del Divino Maestro», momento en el que los milicianos abrieron fuego contra él.

Antonio Gaitán

La lista de los mártires del valle de los caídos se completa con dos sacerdotes de la diócesis de Granada asesinados en Vallecas (Madrid), tres hermanos de San Juan de Dios del sanatorio de Ciempozuelos, dos Marianistas de Ciudad Real, dos Pasionistas de Daimiel, 33 sacerdotes diocesanos, diecinueve presbíteros y dos laicos de Almería, un terciario capuchino (Amigoniano), diecinueve laicos, entre ellos cuatro mujeres, y entre los que quiero destacar al beato Antonio Gaitán Perabad, quien fue asesinado en El Carpio (Córdoba) con tan sólo quince años porque no quiso nunca dejar solo a su padre a quien unos milicianos del pueblo, de nuevo socialistas, sacaban del domicilio familiar, ya sabemos con qué intenciones. Padre e hijo comparten sepultura en el Valle desde el 24 de marzo de 1959 tras ser trasladados por petición familiar desde Córdoba.

En resumen, y como ya ha quedado dicho, son 113 mártires que  –por el momento–  se encuentran en la Basílica Pontificia del Valle de los Caídos. la Asociación Para la Defensa del valle de los Caídos representa legalmente a 262 familias que, teniendo acreditada la presencia de los restos de sus deudos en el Valle de los Caídos NO PERMITEN EXHUMACIÓN ALGUNA CON LOS RESTOS DE LOS SUYOS, NI SOMETIMIENTO DE ESTOS A PRUEBA FORENSE DE NINGÚN TIPO.  Tres de estos caídos cuyas familias representamos son de beatos mártires de los 113 que hoy hemos recordado aquí.

Cualquier modo  de proceder de la Iglesia Española contrario al respeto debido a la memoria y eterno descanso de los restos de los caídos del Valle y de un modo muy especial a las reliquias de estos 113 mártires sería difícilmente entendido por parte de cualquiera que se sienta concernido en la defensa del Valle de los Caídos, familiares de los caídos de modo especial.

Para terminar, traigo aquí las palabras de alguien muy próximo al Valle: «Los mártires son el mejor ejemplo de que la reconciliación es posible: no murieron por odio, sino por amor; no desearon la revancha, sino que perdonaron a sus verdugos en el mismo instante de ser asesinados; no anhelaron memorias vengativas, sino ser recibidos por Dios en el Cielo».

Ninguno de los mártires murió renegando de su Fe. Esperemos que los obispos españoles no renieguen de sus mártires.

Para AFAN


11 respuestas a «Los mártires del Valle de los Caídos»

  1. Magnífico, D. Pablo.
    Pero lo aterrador es que las jerarquías eclesiásticas, desde Roma a Cuelgamuros, parece que están dispuestas a entregar esas reliquias a cualquier asociación o particular revanchista y ateo, por no decir anticatólico y antiespañol, que lo pida, incluso sin acreditar que sus deudos estén documentadamente depositados en la basílica pontificia.
    Porque las reliquias están material y humanamente inseparables de las de los demás caídos, al haberse convertido los columbarios del Valle en auténticos osarios, tanto por venir algunos cuerpos ya mezclados desde sus enterramientos provisionales como como por su mezcla con otros restos por la descomposición de las cajas que los contenían (por la humedad y el tiempo).
    Parece que las autoridades religiosas son capaces de dar incluso la «Mano de Santa Teresa» llegado el caso al «republicano» que se lo pida.
    Aterradora época a la que asistimos en silencio y pasividad más que culpable

    1. Exacto.
      Y es más, en 1979 fueron entregados los supuestos restos de 137 cadáveres a unos parientes suyos (supuestamente, aquí sí que bien empleado) del municipio navarro de S. Julián.
      Pero entonces, con nulas pruebas de ADN, quedó claro que lo que entregó la comunidad benedictina (el prior del momento) fueron seguramente los restos de soldados de las Columnas Gallegas, nada de navarros.
      Por primera vez, las jerarquías eclesiásticas se plegaban un delito a sabiendas. Y también, precisamente, de los nichos de la Capilla del Santo Sepulcro, donde está comprobado documentalmente que hay varios «en proceso de beatificación».
      No es la maldad de los malos, es la de los buenos

  2. Y, mientras se va a empezar a entrar los «peritos» en los osarios para sacar los primeros restos,
    la decisión de que ‘Sálvame’ sea Bien de Interés Cultural depende de Isabel Díaz Ayuso, la misma que no se atrevió a hacer lo propio con el Valle.
    ¡Del PP, líbranos Señor!

    La decisión de que ‘Sálvame’ sea Bien de Interés Cultural depende de Isabel Díaz… https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/medios/peticion-que-salvame-sea-interes-cultural-depende-isabel-diaz-ayuso/20230609174522586674.html?utm_campaign=buenos-d-as-tu-bolet-n-diario-del-confidencial-digital&utm_medium=email&utm_edition=202306120600&utm_source=newsletter

  3. Quienes puedan colaborar (nacional e internacionalmente) a fin de evitar -o mitigar en lo posible- estas infamias, y la mayor que ya tienen proyectada, deben hacerlo pronto. Algún día, quizá no tan lejano como pueda parecer, la indiferencia ante lo que viene sucediendo con este grandioso monumento (único en su género en todo el mundo) recibirá el castigo correspondiente de lo Alto.

    ¡Háganlo ahora que todavía hay tiempo!

    1. No, yo no es que no tenga ninguna esperanza en las jerarquías de la Iglesia: ¡Es que me cago en todas las putas jerarquías de esa Iglesia satánica porque son perros sarnosos que ellos mismos ayudarán a demoler la Santa Cruz!
      Por cierto, que el día en que ese cabronazo socialista asesino de Atadell asesinó al P. Gafo, el ABC de Madrid que dirigía igualmente un cabronazo hijo de la grandísima puta tituló así la noticia que daba, al día siguiente, en suelto de página par: «Ha fallecido el padre Gafo».
      No se si cuando en Sevilla, -después de un juicio en el que tuvo la oportunidad de ejercer la defensa que él y sus gerifaltes asesinos del PSOE les negaban a sus víctimas que se contaron por millares-, le atornillaron el collarín del garrote a esa babosa socialista de Atadell se acordaría del padre Gafo, pero lo que si se, es que el gran tordesillano General de Caballería del Ejército Español, D. Gonzalo Queipo de Llano y Sierra: ¡HIZO JUSTICIA!

  4. El Valle se cae a trozos por falta de mantenimiento, un monumentazo que por si mismo daría para para su explotación con beneficios a poco que lo propusieran, y sin embargo está en un olvido y aislamiento premeditado. Está en el punto de mira del Gnosticismo internacional desde el mismo momento de su creación. Les es intolerable esa enorme cruz frente al NOM (NOS).
    Recientemente estuve por allí, y, sin embargo vi muy cuidadita una capilla, en la hospedería. Y ¿qué vi, encima del Cristo crucificado, presidiendo?, pues la pirámide con el ojo, esa que de niño pensaba que era el ojo de Dios que todo lo ve, pero que lejos de la verdad que conocí después. A Dios no se le representa, sino por su tercera persona/personificación. O bien como una zarza ardiendo, o como una nube en la transfiguración.
    Igual esa escultura no tiene mala intención, pero ahí lo dejo.

    1. Quise decir… segunda persona; el Hijo Predilecto, pues la tercera es el espíritu santo del Padre, que habita siempre en el Hijo. Tres personas/entes en un solo Dios Padre Creador, a donde vuelven y volverán, como Jesús, los elegidos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad