Los no vacunados somos los leprosos del Siglo XXI

Decía Unamuno que en España de cada diez cabezas, nueve embisten, y una piensa.

No le faltaba razón.

Entre cuatro y cinco millones de españoles no se han sometido, no nos hemos sometido, a la vacunación, prácticamente obligatoria, por numerosas razones, que sería prolijo explicar:

  • La utilización de fetos humanos para fabricar los productos esos, de dudosa procedencia y efectos. Como católico me niego a la utilización de niños abortados como cobayas humanas. Si tengo que morir –y todos moriremos algún día-, lo acepto con humildad y resignación cristiana, pero no quiero vivir a costa de niños asesinados en el vientre de sus madres, más bien madrastras.
  • El carácter experimental de las “no vacunas”… En efecto, cualquier vacuna tarda décadas en experimentarse y aprobarse, salvo esta, cuyos nocivos efectos estamos viendo todos los días, y ello a pesar de que los medios de desinformación habitual, fuertemente subvencionados, los oculten.
  • Tras sufrir un ictus cerebral el 15 de agosto de 2021, y permanecer más de tres meses ingresado en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza (mi agradecimiento hacia todos los profesionales que se afanaron en cuidarme), he visto decenas de pacientes de ictus… ¡y qué casualidad, todos los vacunados estaban bastante peor que yo!, con grandes derrames cerebrales, como si les hubiera estallado la cabeza. Desgraciadamente, muchos de ellos tendrán muy difícil, por no decir imposible, poder volver a su vida anterior…
  • Su apoyo por la Organización Mundial de la Salud, OMS, un organismo absolutamente inútil, y dirigido por un comunista abisinio –país dónde hace 47 años que no se celebran elecciones libres-, que actúa como mamporrero del presidente chino, el líder del comunismo mundial.
  • La total invasión y vulneración que supone de nuestros derechos fundamentales, consagrados por la Constitución del 78, y entre otros, el artículo 14, que establece que ningún español pueda ser discriminado por diversas razones, además de por “cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.
  • La declaración universal de derechos humanos, y el convenio europeo correspondiente, consagran el derecho a vacunarse…, o no, y tan respetables son los que se vacunen como los que no nos vacunamos.
  • Y, desde luego, pretender que las personas sanas, no vacunados, que no hemos contraído el virus, a Dios gracias, somos un peligro para la sociedad, es algo que no se sostiene, y cualquier persona con dos dedos de frente, ve que es una enorme falacia.
  • La imposición de las vacunas, mediante el “pasaporte” Covid, que es una forma de estigmatizar a los no vacunados, y obligar a la población que quiera viajar, asistir a actos públicos, en definitiva ser un ser social, a vacunarse. Por cierto, si en lugar de exigir el certificado Covid para entrar en las cafeterías y restaurantes se exigiera para acceder a las bibliotecas públicas, no hubiera habido ningún problema, pero el rebaño no está dispuesto a dejar de entrar en los bares…
  • Yo estoy solo, con mi familia y amigos de verdad, esos que se pueden contar con los dedos, y sobran dedos. Y no necesito a nadie más, la verdad.
  • En definitiva, confío en Dios, y en las medidas profilácticas de auto protección: alejamiento social, procurar estar el mínimo tiempo indispensable en lugares públicos cerrados, y rezar, que siempre es muy útil y necesario.
  • Estamos asistiendo a un teatro, a una gigantesca comedia, de la que la mayoría de la población no es consciente, pues no piensan, y se creen todo lo que les cuentan las telebasuras, completamente subvencionadas y vendidas al gobierno.
  • Para los que ya tenemos una edad, esta situación me recuerda mucho a la aparición del Sida, por los años 80, creo recordar, del siglo pasado… Había un gran temor a los contagios, se estigmatizada a los seropositivos, eran despedidos de sus trabajos, la gente tenía miedo a vivir con ellos, e incluso a darles la mano, o tomar un café con uno de ellos. Unos años después la enfermedad se ha normalizado, y hoy por hoy, creo que nadie muere de Sida, de lo que me alegro mucho, por supuesto.
  • Las reclamaciones al maestro armero, como decíamos en la mili. Las multinacionales farmacéuticas no aceptan responsabilidad alguna por los problemas sanitarios, muertes, etc., que causen sus productos, según los contratos de venta firmados con los países compradores, y los afectados, o sus derechohabientes, solo podrán reclamar contra el maestro armero, es decir contra su Estado. ¿Y se imaginan ustedes cual va a ser la respuesta de los juzgados y tribunales…?
  • En definitiva, caminamos a pasos agigantados hacia un gobierno global del mundo, el NOM, Nuevo Orden Mundial, en donde el gobierno comunista chino nos tratara como trata a sus “ciudadanos”, como auténticos esclavos, simples consumidores y mano de obras barata, y nada más, sin derechos humanos ni respeto a las ideologías y creencias religiosas, etc.
  • ¿Es eso lo que desea para sus hijos y nietos, y para usted mismo…?
  • Yo, NO.

https://www.ramirograumorancho.com


8 respuestas a «Los no vacunados somos los leprosos del Siglo XXI»

  1. ¡Muy bien Ramiro, ya somos dos!
    «La utilización de fetos humanos para fabricar los productos… me niego a la utilización de niños abortados como cobayas humanas… no quiero vivir a costa de niños asesinados ….».
    Y son los hijos de Satanás los que nos quieren obligar a que nos pongamos «la marca de la Bestía», ritual hecho con sangre de asesinados inocentes no nacidos.
    Solo dos ejemplos de hijos de Satanás:
    EL SOCIALISTA «ANTI OTAN», FIRMANTE A FAVOR DEL ASESINATO DE INOCENTES NO NACIDOS, MASÓN, LACAYO DEL GOBIERNO DE USA Y DE LA CIA, EXSECRETARIO GENERAL DE LA OTAN, FRANCISCO JAVIER SOLANA MADARIAGA, 13 de noviembre del 2021:
    Los que no se vacunan son responsables de esta nueva ola.

    Y Jorge Mario, que desde octubre del 2013 le he señalado con pruebas e indicios de prueba como el profetizado «Pastor necio y Falso profeta» de Zacarías y Apocalipsis. El pasado 24 edité su 147 ego entrevista: ¡sale a más de una ego entrevista al mes…!

    Existe un cierto paralelo CC: Covid y Calvario:
    LO QUE SUCEDE CON LAS “VACUNAS” COVID-19 Y LO QUE SUCEDIÓ EN EL CALVARIO:
    O cuando los bautizados en la Iglesia católica tocan el Infierno: https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20201221_nota-vaccini-anticovid_sp.html
    RESPUESTA A TODOS LOS BAUTIZADOS DE LA IGLESIA CATÓLICA: A LOS DEL VATICANO, A SUS PALMEROS, A LOS QUE NI SABEN NI QUIEREN SABER, A LOS QUE GUARDAN SILENCIO… A TODOS
    En el laboratorio los asesinatos de inocentes no nacidos: en el Calvario el asesinato del Inocente.
    Se podrá pensar o decir que uno no tiene ninguna responsabilidad, porque ni estaba en el laboratorio ni tampoco en el Calvario…: pero se acepta por las buenas, por las regulares o por las malas el resultado de la “vacuna” y lo sucedido en el Calvario.
    “Existen diferentes grados de responsabilidad en la cooperación al mal”, porque no es la mismo los que elaboran las fórmulas en el laboratorio que los operarios de la limpieza del laboratorio, cierto, no es la mismo pero la responsabilidad en su medida existe, de unos y de otros: en el Calvario unos daban martillazos en clavos para crucificar, otros les animaban y gritaban, y otros miraban, guardaban silencio, o se quedaron en sus casas.
    Si solo existen “vacunas” elaboradas con inocentes asesinados no nacidos, no queda más opción que aceptarlas, por “la propia salud y el bien común”: en las “vacunas” como en el Calvario también hay dos opciones, aceptar o rechazar lo que está sucediendo, o aceptar o rechazar lo que sucedió. Los del Vaticano y sus palmeros podrán afirmar que el Señor lo aceptó y sabe y sabía lo que había que hacer: pues muy bien, pero mi conciencia no acepta el escarnio del Calvario.
    Los asesinatos en el laboratorio de inocentes no nacidos ocurrió hace mucho, más de 40 años, por lo que nada nos puede afectar un suceso tan “remoto”…: pues si eso con unos años está ya caduco o atenuado por ser “remoto”, los 20 siglos de lo sucedido en el Calvario…
    Y los “científicos” pueden repetir lo escrito en su día, el que “vosotros no sabéis nada ni pensáis lo que nos conviene”, porque con los cientos o miles de asesinados de inocentes no nacidos en el laboratorio se puede salvar las vidas de todo el mundo, de toda la Humanidad, y no hay nada más que decir: pues simplemente recordar lo que se dijo a continuación y que también está escrito, “que era mejor y más conveniente que muriese un hombre y no que toda la nación perezca”.

    En resumen: el Mundo – y esto que llaman España también- está más que preparado y deseando la llegada del «Salvador» del Mundo, al que se lo están poniendo a huevo.
    Menos mal que nos queda un día menos para estar con la Madre de Dios y Mamá nuestra.
    Abrazos virtuales

  2. ¡¡Soy un LEPROSO!!
    Aislado y solo en el campo.
    No hablo con nadie.
    Mi expectativa de vida es inferior a mi «Lagartija» de la persiana.
    ¡¡GRACIAS!! a la democracia, ahora casi prefiero ir al GULAG…, al menos allí respetan al «repiracionista».

  3. Pienso lo mismo que usted, aunque los leprosos tenían a los Fanciscanos para cuidarles, y nosotros no tenemos a nadie.
    Somos los judios de la alemania nazi, pero en el siglo XXI, y el «pasaporte» Covid es nuestra estrella de David.
    ¡Y encima cuentan con la complicidad del Antipapa, y del cardenal Omella, que es´tá ya caducado como arzobispo, pues tiene más de 75 años, pero es un eficaz palanganero del Papa o Antipapa actual!

  4. Los purasangres, es decir, los NO «vacunados», acabaremos caminando sobre los HUESOS de los covidiotas que han permitido que, en menos de un año, les inyecten ¡tres dosis! de alguna de esas putas PONZOÑAS TRANSGÉNICAS que los hijos de la viuda han creado para MATAR a cuantos hijos de Dios puedan o, en su defecto, convertirlos en «ROBOTS» SINTÉTICO-BIOLÓGICOS mediante el GRAFENO radiomodulable y autoensamblable que llevan en su interior.

    La «repentinitis», pronto, será una PANDEMIA; pero de verdad. No como la del acojonavirus.

    De hecho, mientras que el año pasado NO murieron en España más personas de lo habitual, este año, SÍ se han DISPARADO las MUERTES por causa «desconocida».

    Por otro lado, y aunque es triste decirlo, el DETONANTE de la REVOLUCIÓN que se avecina serán las MUERTES de los NIÑOS a los que el DEMONÍACO sistema está «vacunando» ya.

    Cuando dichos pequeños -hasta entonces, en PERFECTO estado de salud- comiencen a MORIR, tanto dará lo que digan los CRIMINALES MASÓNICOS que en este momento malgobiernan nuestro país, o sus cochinas RAMERAS mediáticas -léase esos putos MERCENARIOS de mierda conocidos como «periodistas»-.
    Sus padres, NO se van a tragar sus asquerosas MENTIRAS de ninguna de las maneras.

    Veréis lo que va a pasar cuando los padres sean conscientes de que este SATÁNICO Estado les ha MATADO a sus hijos… ¡Va a arder Troya!.

    Ah, y los anteriormente citados politicastros y periolistos, como no puede ser de otra manera, se van a COMER el MARRÓN ellos solitos, pues van a ser ABANDONADOS a su suerte por sus AMOS de la puta SINAGOGA DE SATANÁS.

    PD: disidencia + acción = resistencia.
    ¡Ni un paso atrás!.
    Ni para coger impulso.

  5. Es verdad lo que dice, pero los leprosos por lo menos tenía a los francisanos, que les cuidaban, etc., y nosotros tenemos a un Papa -p Antipapa- totalmente en contra, y al servicio del NOM, y en el caso de España, a Omella, su mamporrero, diciendo que los sacerdotes no pueden ejercer su sagrado ministerio «si no están vacunados»…
    Y se queda tan pancho, el muy hijo de su madre.
    En fin, recemos, y organizemonos para defender judicialmente, socialmente, etc., nuestras posiciones.
    Somos pocos, pero los tenemos rodeados.

  6. De acuerdo en su totalidad con el autor, los comentarios.
    Poco o nada que añadir. Ya que la Iglesia y el Papado han desertado de nuestra FE verdadera en Cristo no nos queda más que la oración y la confianza que la segunda venida de Dios Nuestro Señor está muy cercana.
    Íñigo Caballero
    Donostiarra y carlista desde que nací

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad