Los partidos políticos, esa negación de la democracia

En la tranquilidad de en este tiempo que me toca vivir encontré en la biblioteca un viejo libro del autor bielorruso Moisés Ostrogorsky (1854-1921) sobre La democracia y los partidos políticos, de 1902.[1]

Lo primero que llama al atención es la actualidad de sus planteamientos y la similitud de su discurso y el de nuestro presente,122 años después.

De lo poco que se sabe de su vida sabemos que estudió derecho en San Petesburgo; trabajó en el ministerio de justicia del Zar; viajó luego a perfeccionarse en París, Inglaterra y Estados Unidos, donde salió publicado el libro por primer vez; fue elegido para integrar la primera Duma luego de la Revolución de 1905 y abandona la vida pública cuando ésta es disuelta. Sobre las convulsiones políticas de la Rusia posterior nada se sabe sobre él. Murió en San Petesburgo, que ya se llamaba Leningrado.

Por su originalidad lo podemos comparar su obra con la de los grandes estudiosos de los partidos políticos del siglo XX como Robert Michels, Gonzalo Fernández de la Mora, Max Weber, Giuseppe Maranini, Maurice Duverger, Giovanni Sartori; Gianfranco Miglio o Dalmacio Negro Pavón. Pero no cuenta con la fama y las costosas ediciones de algunos de éstos.

Su idea principal es la llamada paradoja democrática según la cual la democracia está ausente en uno de los principales sujetos de ella: los partidos políticos. Tesis que se ha sido reproducida en nuestros días por muchos autores sin mencionar al primer autor de la misma.

Ya al comienzo del estudio afirma: “Un sistema electoral muy desarrollado no es sino un homenaje puramente formal a la democracia” (pág. 26). Esta representación formal de los partidos políticos termina produciendo una camarilla, casta u oligarquía política, profundamente antidemocrática.

Su fruto es la contraproducción de aquello que afirman producir. En una palabra, los encargados de llevar a buen término a la democracia son profundamente antidemocráticos“A los tipos de vileza que ha producido el género humano, de Caín a Tartufo, el siglo de la democracia ha añadido uno nuevo: el político” (pág. 47).

En los partidos políticos no prevalece la razón democrática, sino el uso de los sentimientos para ganar adeptos. El partido político es la escuela perfecta que está bajo el mandato del servilismo y la mediocridad.

Lo interesante de notar es que Moises Ostrogorsky no está en contra de los partidos políticos, sino en contra de su desvirtuación, de su desnaturalización o de su falsificación en la democracia moderna.

Propone que los partidos políticos dejen de ser estructuras rígidas y burocráticas que perduran eternamente. Plantea la no necesaria permanencia de los partidos políticos en el tiempo, pues ellos no son un fin en sí mismo sino un medio, como otros más, en la construcción de una sociedad democrática.

Hay que notar que Ostrogorsky no reacciona ante la existencia de los partidos políticos como suele hacerlo el pensamiento conservador, invalidándolos por su oligarquía, sino que busca su recuperación mediante su limitación temporal. Tienen que abrirse a la posibilidad de que existan partidos temporales en torno a las demandas particulares, lo que crearía una diversidad ideológica que hoy no tenemos.

Como vemos son propuestas actuales realizadas hace 122 años.

 [1] Hay traducción al castellano en la editorial Trotta, 2008.

Para El Manifiesto


Una respuesta a «Los partidos políticos, esa negación de la democracia»

  1. Sistema actual = dictadura encubierta ,donde los principios votados por la población en el 78 ,se incumplen o se pisan.

    Ejem:::presunción de inocencia para los hombres en los casos tan manidos como manipulados conocidos donde como en tantos otros han de demostrar no se es culpable, versus Hacienda 1ª te culpan y pagas, después reclamas si lo ven bien devuelven el dinero.

    O la DGT ,otro organismo parecido en los procederes ,Pero los medios de desinformación masivos se encargan de hacerlo por todos los medios ,de forma que llegue .

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad